Saltar a: navegación, buscar

Manuel Francisco dos Santos "Garrincha"

Garrincha
Información sobre la plantilla
Copa-mundial-futbol-icon.png Campeón mundial Copa-mundial-futbol-icon.png
Garrincha-a-color.jpg
Datos personales
NombreManuel Francisco dos Santos
ApodoGarrincha, Mané
Nacimiento28 de octubre de 1933
Pau Grande, Río de Janeiro, Bandera de Brasil Brasil
Fallecimiento20 de enero de 1983
NacionalidadBandera de Brasil
Copas mundialesCopa Mundial de Fútbol Suecia 1958
Copa Mundial de Fútbol Chile 1962
Manuel Francisco dos Santos. Ex futbolista brasileño de destacada trayectoria, mejor conocido por “Garrincha”. Campeón mundial con la selección brasileña en la Copa Mundial de Fútbol Suecia 1958 y de la Copa Mundial de Fútbol Chile 1962. Se convirtió en uno de los mejores jugadores de fútbol del Siglo XX.

Síntesis biográfica

Nace en el año 1933, en Río de Janeiro, Brasil. "Garrincha" es el nombre de un pájaro, que vive en la selvas del Mato Grosso , y en cierta época ese pájaro emigra hacia las serranías de Pau Grande, donde naciera el jugador.

Garrincha nació con una deformidad, tenía los pies con una inclinación de casi 80 grados hacia adentro, y una de sus piernas era 6 cm más larga que la otra y tenía la columna vertebral torcida.

De muy pequeño lo operaron para curarle esa anormalidad de las piernas, pero no quedó bien.

A pesar de que los médicos no diagnosticaron un buen futuro deportivo, comienza a jugar al fútbol y el handicap se convierte en la mayor virtud del jugador.

Inicios

Los primeros pasos futbolísticos los dio en el equipo de la empresa textil en la que trabajaba, y como profesional debuta en el Botafogo, de Rio de Janeiro, club en el cual se desempeña desde 1956 hasta 1964. En ese club obtuvo 3 títulos, y además se consagra como el mejor jugador del mundo en 1962.

Trayectoria deportiva

En el 1964 pasó a Corinthians de Sao Paulo, en el 1968 a Junior de Barranquilla (equipo colombiano), en 1969 a Flamenco y finalmente en 1972 pasó a Olaria, donde más tarde terminaría la carrera deportiva.

Participó en tres ediciones de la Copas del Mundo: Suecia 1958, Chile 1962 e Inglaterra 1966, obteniendo el título en las 2 primeras. Jugó 60 partidos con la selección, de los cuales ganó 52, empató 7 y perdió 1.

Garrincha está considerado como el mejor puntero derecho de todos los tiempos, tenía una excelente destreza, veloces desbordes y unos amagues que desconcertaban a los rivales.

El crack

"Garrincha" recién con 19 años hizo el intento en Botafogo, y ahí le iba a ir un poquito bien: 609 partidos y 252 goles. Estuvo en el club en su mejor momento personal, de 1956 a 1964. Ganó 5 títulos y fue la plataforma de lanzamiento de uno de los jugadores que inició el período dorado de la selección brasileña.

El scratch en esa época estaba sumido en una paranoia profunda, luego del golpe que supuso la final perdida en 1950 ante Uruguay. Por eso en vísperas del viaje de la delegación a Suecia, para disputar el Mundial de 1958, los doctores recomendaron prohibir a Mané viajar, no solo por no aprobar los tests de aptitudes físicas, sino también por ser caratulado como “débil mental“. La intervención del compañero de equipo Nilton Santos, el mismo que recomendó ficharlo el día que fue a probarse a Botafogo, hizo que Garrincha tuviera un lugar en el avión.

En la selección endiabló a todos con las piernas chuecas, ésas que le “prohibían” jugar al fútbol. Justamente dicen que gracias a esta deformación, era que los rivales nunca sabían para que lado saldría disparado. La gente se reía al verlo hacer piruetas en la cancha, y por eso fue apodado “la alegría del pueblo”.

Campeón en los mundiales de 1958 y 1962

En la única ocasión, hasta ahora, que un equipo sudamericano se impuso en una Copa Mundial celebrada en Europa, estuvo presente Garricha al conquistar junto con Pelé, Mario Zagallo y Vavá, el certamen celebrado en Suecia en 1958.

En dicho certamen, Brasil con un fútbol práctico, se quedó con la Copa Jules Rimet, pero fue, cuatro años más tarde, en Chile, en 1962, cuando Garrincha tomó el mejor nivel y el ‘Scratch du Oro’, repitió como Campeón Mundial.

En el evento andino, Mané, se proclamó campeón de goleo con cuatro dianas, al perforar dos veces la meta inglesa, en los cuartos de final y dos a la chilena, en la semifinal.

En total, Manuel Francisco dos Santos, jugó 60 partidos con la ‘Verdeamarella’, de los cuales ganó 52, empató siete y perdió uno, lo que le valió el dicho a la escuadra amazónica:

Con Garrincha, Brasil gana y sin Garrincha, Brasil pierde.

El único cotejo que Brasil perdió con ‘Garrincha’ en el once titular, fue en el Mundial de Inglaterra 1966, cuando Hungría lo venció 3-1, el 15 de julio de 1966, precisamente ese fue el último partido donde Mané, vistió la playera de la Selección de Brasil.

La magia con los pies generó la creación del famoso óle, habitual de corridas de toros, en los campos de fútbol, cuando en un partido, celebrado en México, dribló en diversas ocasiones a un defensor del River Plate, propiciando que la afición presente gritara óle, óle, óle.

Muerte

En la vida privada, Garrincha, era amante de la noche y del alcohol. Se casó en 3 oportunidades y tuvo 13 hijos.

Fallece en la miseria, el 20 de enero de 1983, como consecuencia de un síndrome alcohólico y una posterior congestión pulmonar.

El velatorio se realizó en el Estadio Maracaná y el ataúd fue cubierto con una bandera del club Botafogo.

No obstante, el homenaje que aún perdura es el del pueblo de Brasil. En la lápida semiabandonada en el cementerio de Raíz da Serra, cercano a Pau Grande, reza:

Descansa en paz el hombre que fue la alegría del pueblo: Mané Garrincha.

Títulos

Distinciones y reconocimientos

Participación en Copas del Mundo

Garrincha, la inspiración de los poetas

Por la forma de interpretar el fútbol Garrincha constituía un poema dentro del campo. Y, en consecuencia, era inevitable rendirle un homenaje escrito. Quizás, el seudónimo más acorde a lo que significaba él en un estadio lo proporcionó el poeta brasileño Vinicius de Moraes, quien lo llamó “El Ángel de las Piernas Tuertas”.

Pero Garrincha no sólo sirvió como inspiración a los compatriotas. Una preciosa canción compuesta por el chileno Manuel Picón e interpretada por Alfredo Zitarrosa, sensible cantautor uruguayo, demuestra que el idilio hacia Mané no se circunscribía sólo a Brasil.

Pertenecía a todo el pueblo latinoamericano. Otro uruguayo, el genial escritor y periodista Eduardo Galeano, sintetizó en el libro El Fútbol a sol y sombra los 49 años de vida del crack brasileño.

Fuentes