Materia

Materia es todo aquello que ocupa un lugar en el espacio.

También se llama materia a una asignatura académica o disciplina en la enseñanza (como Matemáticas, Lengua, Historia, etc.).

También se usa el término para designar al tema que compone una obra literaria, científica, política, etc. Esta distinción da lugar a la oposición «materia-forma», considerando que una misma materia, como contenido o tema, puede ser tratado, expuesto, considerado, etc. de diversas formas: de estilo, de expresión, de enfoque o punto de vista.

Materia en Filosofía

En física y filosofía, materia es el término para referirse a los constituyentes de la realidad material objetiva, entendiendo por objetiva que pueda ser percibida de la misma manera por diversos sujetos. Se considera que es lo que forma la parte sensible de los objetos perceptibles o detectables por medios físicos. Es decir es todo aquello que ocupa un sitio en el espacio, se puede tocar, se puede sentir, se puede medir, etc.

Materia en Física

Se llama materia a cualquier tipo de entidad física que es parte del universo observable, tiene energía asociada, es capaz de interaccionar con los es decir, es medible y tiene una localización espaciotemporal compatible con las leyes de la física. Clásicamente se consideraba que la materia tiene tres propiedades que juntas la caracterizan:

  • que ocupa un lugar en el espacio
  • que tiene masa
  • que tiene duración en el tiempo.

En el contexto de la física moderna se entiende por materia cualquier campo, entidad, o discontinuidad traducible a fenómeno perceptible que se propaga a través del espacio-tiempo a una velocidad igual o inferior a la de la luz y a la que se pueda asociar energía. Así todas las formas de materia tienen asociadas una cierta energía pero solo algunas formas de materia tienen masa.

Ley de la conservación de la materia

Como hecho científico la idea de que la masa se conserva se remonta al científico ruso Mijaíl Lomonósov (1711-1765), quien en 1748 enunció la ley que lleva su nombre: «La masa de un sistema de sustancias es constante, con independencia de los procesos internos que puedan afectarle», es decir, «la suma de los productos es igual a la suma de los reactivos, manteniéndose constante la masa».

El mismo principio fue descubierto independientemente casi cuatro décadas después (1785) por el químico Antoine Laurent Lavoisier ―el científico francés considerado padre de la Química moderna―, que midió cuidadosamente la masa de las sustancias antes y después de intervenir en una reacción química, y llegó a la conclusión de que la materia, medida por la masa, no se crea ni destruye, sino que solo se transforma en el curso de las reacciones. Sus conclusiones se resumen en el siguiente enunciado: «En una reacción química, la materia no se crea ni se destruye, solo se transforma».

Esa ley a veces es citada como «ley de Lomonósov-Lavoisier».

Sin embargo, el mejoramiento de la precisión de las medidas han permitido establecer que la ley de Lomonosov-Lavoisier, se cumple solo aproximadamente. La equivalencia entre masa y energía descubierta por Albert Einstein obliga a rechazar la afirmación de que la masa convencional se conserva, porque masa y energía son mutuamente convertibles. De esta manera, se puede afirmar que la masa relativista equivalente (el total de masa material y energía) se conserva, pero la masa en reposo puede cambiar, como ocurre en aquellos procesos relativísticos en que una parte de la materia se convierte en fotones. La conversión en reacciones nucleares de una parte de la materia en energía radiante, con disminución de la masa en reposo; se observa por ejemplo en procesos de fisión como la explosión de una bomba atómica, o en procesos de fusión como la emisión constante de energía que realizan las estrellas.

Fuentes