Saltar a: navegación, buscar

Partido Independiente de Color

(Redirigido desde «Movimiento Independiente de Color»)
Partido Independiente de Color
Información sobre la plantilla
PICCuba.jpg
Miembros del partido
LíderEvaristo Estenoz Corominas
Pedro Ivonet Dofourt
Fundación7 de agosto de 1908
Disolución1912
Ideología políticaAnti-esclavista, anti-discriminación, independentismo
SedeLa Habana
PaísBandera de Cuba Cuba

Partido Independiente de Color. Organización política fundada por Evaristo Estenoz Corominas, veterano luchador del Ejército Libertador de Cuba, para luchar contra la discriminación de los negros y mestizos a inicios del Siglo XX, este partido organizó la protesta armada o intento insurreccional de 1912, que culminó con una masacre de negros y mestizos.

Orígenes

El racismo, nacido de una historia de más de cuatro siglos de esclavitud en la Cuba colonial, y potenciado con la intervención norteamericana para escamotear la independencia al Ejército Libertador, cuando ya este tenía derrotado al colonialismo español, provocó que la República naciera con una Constitución, aprobada en 1901, que solo refería que: "todos los cubanos son iguales ante la Ley. La República no reconoce fueros ni privilegios".

No se precisó entonces, de forma alguna, cómo encarar y resolver el problema ancestral de la discriminación racial, a pesar de que la raza negra había aportado el 80 por ciento de los combatientes del Ejército Libertador, más del 14 por ciento de sus generales y el 30 por ciento de sus coroneles.

El 29 de junio de 1902, veteranos negros de las guerras de independencia organizaron un mitin en un teatro de La Habana, en el cual participaron muchos veteranos blancos que habían combatido junto con sus hermanos de color, como llamaban a negros y mestizos. El general Silverio Sánchez Figueras denunció en su intervención que mientras a los de su raza no se les permitía pertenecer a la policía, ese cuerpo estaba plagado de bandoleros. Similares planteamientos hizo también el general Juan Gualberto Gómez.

Fueron tantos los desmanes cometidos por el Gobierno reaccionario y racista de Estrada Palma que fue derrocado por la Revolución de agosto de 1906, en la cual tuvieron una activa participación liberales negros, aunque no lograron con ello, como habían esperado, la desaparición de los prejuicios raciales.

Fundación

Placa conmmemorativa a la fundación del Partido Independiende de color
Evaristo Estenoz
El 1 de agosto de 1908 se celebraron las elecciones parciales en las que ninguno de los candidatos negros postulados para concejales y consejeros, por los partidos Liberal y Conservador, resultó electo.

Toda esta intolerable situación dio origen, el 7 de agosto de 1908, a que fuera fundado, por Evaristo Estenoz veterano luchador del Ejército Libertador, el Partido Independientes de Color, en el # 63 de la calle Amargura en La Habana. Teniendo como proclama principal la idea del héroe nacional José Martí de tener una “Republica con todos y para el bien de todos”.

Se levantó en acta formal que el presidente de la agrupación seria Estenóz y el puesto de secretario seria ocupado por Gregorio Turín, también oficial del Ejército Libertador, así como las cusas por las cuales había sido constituida la organización; se dirigió la solicitud de inscripción a Enoch Crowder, presidente de la Junta Electoral durante la intervención norteamericana, y la misma fue aprobada. Como primer objetivo se plantearon la participación en las elecciones del 14 de noviembre de ese año En el acto de constitución proclamaron:[1]

"solemnemente, fija nuestra vista en la cordialidad universal, en el amor al progreso de la humanidad, el bien colectivo de todos los habitantes que integran el territorio de la Patria, y más que todo, el respeto y la consideración mutua que por ley humana y por ley política y civil debe existir para que todos gocen de la luz del sol en esta tierra, puedan amarse y entenderse, y recogiendo el general sentir de todos los elementos de la raza de color de toda la Isla, que nos consultan a diario, demostrando su inconformidad con el actual estado de cosas, entendemos que para llevar a la práctica una era de paz moral para todos los cubanos, presentemos una candidatura formada por hombres de color cubriendo todos los cargos efectivos".
"…inspirados en una obra amplia y generosa, tenemos el deber de mantener el equilibrio de todos los intereses cubanos, y que la raza negra tiene derecho de intervenir en el Gobierno de su país, no con el fin de gobernar a nadie, sino con el propósito de que se nos gobierne bien".

La experiencia electoral de 1908 llevó a esta agrupación a expresar en la tribuna pública su convicción de que la militancia en los partidos tradicionales no era el camino para obtener los derechos que le eran conculcados.[1]

"Los hombres de color que militan en los partidos políticos, no han tenido, no tienen, ni tendrán, correligionarios en ellos, más que en los casos en que se proyecte una manifestación callejera, para que sean los negros los portadores de las candilejas; para que formen los núcleos numerosos que aplaudan en los mítines, para que sean los propagandistas decididos y entusiastas de los candidatos postulados por el partido, para que sean los agentes gratuitos y diligentes el día de las elecciones, y para conseguir tal cooperación, tan solo basta con que aparezcan en la candidatura del partido, dos o tres nombres de individuos de piel oscura, postulados para los más humildes de los cargos…"

Aceptada su inscripción como partido político por la comisión electoral que presidía un norteamericano, acudió el nuevo Partido Independiente de Color (PIC) a las elecciones presidenciales de noviembre de 1908, aspirando solamente a elegir representantes al Congreso.[1]

"Para nuestro partido, hoy por hoy, no es un caso de indisciplina que sus miembros voten indiscriminadamente por Menocal o por José Miguel, por quien mejor les plazca. Lo esencial nos es que salgan triunfantes para representantes nuestros candidatos."

Acciones

Se crea el periódico “Previsión” como órgano de los independientes de color en La Habana el 15 de agosto de 1908, se efectúa el primer mitin público en la plaza del Cristo para boicotear elementos del partido liberal afectados por el desprendimiento de numerosos liberales negros, que habían formado filas junto a los independientes de color.

Ideario del Partido

Tenían el programa más avanzado de aquellos tiempos el cual abarcaba 5 temas principales: derechos obreros, derechos ciudadanos, nacionalismo, instrucción pública, jurídica y tierra a los campesinos.

Demandaban:

  • Repatriación por cuenta del estado de todos los cubanos que quisieran regresar al país y estuvieran carentes de medios.
  • Revisión de los expedientes de propiedad hechos efectivos durante la primera intervención norteamericana.
  • Nacionalización del trabajo, mediante ley que garantice la admisión de cubanos con prefencia a los extranjeros.
  • Distribución en colonias de las tierras del Estado o de las que se adquieran para el efecto, para los que carezcan de recursos.
  • Leyes para regular el trabajo infantil.
  • Seguros contra accidentes del trabajo.
  • Creación de la escuela naval y militar.
  • Enseñanza gratuita y obligatoria, incluyendo la gratuidad en la Universidad.
  • Inmigración no selectiva, debido a los intentos de blanquear el país.
  • Juicio por jurado, constituidos por ciudadanos de ambas razas.
  • Oposición a la pena de muerte, pues estimaban que los negros eran las principales víctimas ya que los blancos tenían muchas más oportunidades de que se les conmutara la pena.
  • Reforma penal, para crear verdaderas instituciones correccionales, pues la mayoría de los que iban a prisión eran pobres y analfabetos y se les debiera enseñar oficio para su mejor reintegro a la sociedad.
  • Tribunales de trabajo para mediar en las disputas entre el capital y el trabajo.
  • El nombramiento de ciudadanos de color en el cuerpo diplomático entre los nativos cubanos.

Reacciones en el gobierno

Ante el auge del Partido Independiente de Color, el senador liberal Martín Morúa Delgado presentó en el Senado, el 11 de febrero de 1910, una enmienda al artículo 17 de la Ley electoral para eliminarlo de la vida política, basándose en que “considera contraria a la Constitución y a la práctica del régimen republicano la existencia de agrupaciones o partidos políticos exclusivos por motivos de raza, riqueza, título profesional o nacimiento”.

Martín Morúa Delgado elevó al Congreso su enmienda, que impedía la existencia de partidos con individuos de una sola raza, color o clase social. El Senado la aprobó en febrero de 1910.

Tres meses después la sancionó la Cámara de Representantes. Por esta fecha, Estenoz y más de 70 miembros del partido estaban en prisión. Con la aprobación de la enmienda Morúa, los políticos liberales y conservadores eliminaban el “peligro” que representaba el PIC, al intentar llevar a la práctica los derechos y la igualdad para las masas negras plasmadas teóricamente en la Constitución.

No obstante la aprobación de la enmienda y la represión, el PIC continuó su lucha, concentrándose en la abolición de la misma. Esta lucha alcanzó su nivel más alto en 1912.

El Gobierno de José Miguel Gómez, entretanto, recrudeció la represión contra los Independientes de Color. En abril de este año el ministro de Gobernación, Gerardo Machado y Morales, inició una persecución tenaz contra ellos.

La protesta armada

Ante todos estos hechos se consultaron las asambleas de base del partido y se optó, con la aprobación de una abrumadora mayoría, iniciar una protesta armada.

El 20 de mayo de 1912 se produjo el levantamiento. En menos de dos meses fueron masacrados más de tres mil negros y mestizos, fundamentalmente en la antigua provincia de Oriente. En el alzamiento, conocido también como Guerra del 12, según los últimos estudios realizados por los investigadores, murieron cerca de 5 000 personas.

En menos de dos meses fueron masacrados más de tres mil negros y mestizos
Las tropas del Gobierno tuvieron 12 bajas. El jefe de la Guardia Rural, general José de Jesús Monteagudo, en informe al presidente José Miguel Gómez, expresaba:[1]
"Es imposible precisar el número de muertos, porque los combates han degenerado en una carnicería dentro del monte".

El levantamiento principal fue en Oriente, encabezado por sus principales dirigentes: los generales Pedro Ivonet Dofourt y Evaristo Estenoz, quienes dirigieron a los alzados, la mayoría de ellos con armas viejas e ineficaces frente a las bien armadas fuerzas del Gobierno. Hubo otros levantamientos en Villa Clara y en Matanzas. En La Habana un grupo dirigido por el comandante del Ejército Libertador, Tomás Arcona, fue exterminado. Se combatió en Regla, Marianao, Güines, Nueva Paz. Se produjeron, además, levantamientos en Villa Clara y en La Habana y Matanzas.

En la capital, el 20 de mayo, en Cuatro Caminos de Falcón, lugar situado entre Arroyo Arenas y Jaimanitas, fue sorprendida una partida cuyo jefe era Tomás Arcona. En los municipios habaneros de Caimito y Jaruco, fueron derrotados los rebeldes. Se detuvieron a varios antiguos altos oficiales mambises, entre ellos al general Juan Duchase; los coroneles Isidro Acea Gil, José Gálvez, Alfredo Rodríguez; al comandante Eligio Griñán y al hijo del general Guillermón Moncada. Estuvieron también a punto de ser encarcelados los mayores generales Agustín Cebreco y Jesús Rabí, a pesar de haber expresado su postura contraria al alzamiento en telegrama enviado al Gobierno.

Los grupos alzados en armas no eran numerosos. Un hecho que frustró la magnitud del levantamiento fue la detención, el 19 de mayo de 1912, de numerosos Independientes de Color. La llamada “ley de fuga” sirvió para encubrir decenas de asesinatos.

El Presidente norteamericano inmediatamente amenazó con la intervención y envió buques de guerra a la Bahía de Nipe, Bahía de Guantánamo y a la Bahía de La Habana. Así desembarcaron tropas para “proteger” las propiedades norteamericanas en Oriente. Entre los elementos alegados por la prensa estadounidense para aplastar el levantamiento se argumentó que “era un mal ejemplo para la población negra del sur de Estados Unidos”.

Luego de varios encuentros con el ejército cesó la resistencia. El general Estenoz se fue detenido y asesinado el 27 de junio de 1912. En cuanto a Pedro Ivonet, lo capturaron y asesinaron.

Así concluyó en los albores del Siglo XX cubano la historia del Partido Independiente de Color y la lucha de los negros y mestizos por lograr la eliminación de la discriminación, que perduró durante los años de la neocolonia, hasta 1959, en que la Revolución Cubana comenzó a adoptar medidas concretas para erradicarla, medidas que aún se aplican para garantizar la igualdad entre todos los cubanos.

El Partido Negro Independiente fue despreciado desde sus comienzos, asumiéndose que desaparecería pronto, como una de las tantas novedades empezadas por los negros. A medida que pasó el tiempo atrajo veteranos combatientes de dos y tres guerras y se propagó por la isla. Al año había un club en cada ciudad y el partido contaba con 60 000 votantes negros – una organización capaz de obstruir los planes preconcebidos por los blancos --. Vino a ser cuestión de conveniencia política, de primera intención menospreciar y finalmente aplastar la tentativa de los líderes negros.
Arturo Schomburg[2]

Según Tomás Fernández Robaina, reconocido historiógrafo cubano que ha dedicado buena parte de su labor intelectual a investigar este suceso:[3]

«La mayor contribución del Partido Independiente de Color al movimiento social de los negros, y a la historia de Cuba en particular, fue haber mostrado la opción política independiente como una alternativa importante en la lucha contra la discriminación racial de la cual eran víctimas. Este hecho marca la madurez política de los que integraban un sector del movimiento ya mencionado».

Referencias

Fuentes