Nicolás Estévanez Murphy

Nicolás Estévanez Murphy
Información sobre la plantilla
Nicolaz estevanez.png
Nacimiento17 de febrero de 1838
Las Palmas de Gran Canaria, España
Fallecimiento19 de agosto de 1914
París
Causa de la muertePulmonía
OcupaciónMilitar, político federalista, ideólogo y traductor español
CónyugeMaría Concepción Suárez Otero
PadresFrancisco de Paula Estévanez y de Isabel Murphy Meade

Nicolás Estévanez Murphy. Militar, político federalista, ideólogo y traductor español, a quien se deben versiones en lengua española de ´La Política de Aristóteles, Obras escogidas de Séneca, Obras escogidas de Cicerón, Del espíritu de las leyes de Montesquieu, Catecismo positivista de Augusto Comte, publicadas todas en París por la casa editorial de Garnier hermanos, con la que colaboró muchos años.

Nacimiento

Nació en Las Palmas de Gran Canaria el 17 de febrero de 1838, hijo de un militar progresista de origen malagueño, Francisco de Paula Estévanez, y de Isabel Murphy Meade, de una familia de comerciantes de ascendencia irlandesa asentados en España, los hermanos Estévanez Murphy –Diego, Patricio y Nicolás–, y en particular Nicolás, son bien recordados hoy en las islas Canarias, donde calles e instituciones llevan su nombre; incluso algunos alucinados descerebrados se empeñan en reivindicar a Nicolás Estévanez como uno de los padres del nacionalismo canario.

Estudios

Ingresó en 1852 en la Academia de Infantería de Toledo, y terminó sus estudios en 1856. Ese mismo año tomó parte con su batallón (cazadores de las Navas) en la represión de las jornadas revolucionarias de julio de 1856 en Madrid.

Vida

Estuvo de guarnición en Cangas de Onís y en 1858 fue comandante militar de Llanes. Una vez alcanzado el grado de alférez hizo la campaña de África en 1859 y 1860 con el regimiento de Zamora, al mando de Antonio Ros de Olano, donde fue herido, ascendido a capitán y condecorado con la cruz laureada de San Fernando por haber intervenido en quince acciones y dos batallas.

En 1863 fue destinado a Puerto Rico, y en 1864 se le encargó que visitara los Estados Unidos para estudiar los episodios militares más importantes de la Guerra de Secesión, y elaborar la Memoria correspondiente. De octubre de 1864 a julio de 1865 intervino en la guerra de Santo Domingo, mandando un batallón, a pesar de ser capitán.

En plenos preparativos de la revolución de 1868, fue llamado por el General Prim, quien le dio instrucciones en su londinense refugio de Paddington para que se pusiera de acuerdo con Amable Escalante. Tomó Estévanez parte activa en la revolución de 1868 y en el movimiento federal de 1869: detenido en Béjar, estuvo prisionero en las cárceles de Salamanca y de Ciudad Rodrigo durante once meses, recobrando la libertad con la amnistía de 1870.

Desde la cárcel colaboró en El Combate y El Rayo. Su nombre aparece, desde el primer número del 15 de junio de 1871, entre la relación de colaboradores que figuran en la cabecera de La Ilustración Republicana Federal, publicada en Madrid y dirigida por Enrique Rodríguez Solís. Frecuentó por un tiempo los círculos masónicos, que abandonó por no tener que tratar a príncipes y reyes.

Matrimonio

Reintegrado al ejército y destinado de nuevo a las Antillas, prestó sus servicios en Puerto Rico, donde se casó con María Concepción Suárez Otero, con la que tuvo dos hijos y Cuba, donde fue propuesto para comandante por méritos de guerra.

Licencia absoluta del ejército

El 25 de agosto de 1871 fue fusilado Juan Clemente Zenea, y el 11 de noviembre publicaba Estévanez, en La Ilustración Republicana Federal, un artículo en su recuerdo titulado ¡Glorias cubanas! , que continuó en otras dos partes dedicadas a Plácido y a Heredia. Apareció esta tercera entrega de ¡Glorias cubanas! cuando Nicolás Estévanez pedía la licencia absoluta del ejército: ya al ser fusilados en la Habana los famosos ocho estudiantes de medicina, el 27 de noviembre, uno de los momentos más recordados de la guerra de los diez años, había roto públicamente su sable discrepando de lo que consideraba un crimen.

En la concurrida esquina de San Rafael y Prado, una placa en bronce recuerda la actitud honorable de Nicolás Estévanez, el militar español que honró a su patria rompiendo su espada, indignado por el crimen.

De regreso a España

Vuelto a la península, integrado en el Partido Republicano Federal, miembro del Directorio republicano con Orense, Pi, Figueras y Castelar, fue diputado por Madrid en 1872. Elegido para las Constituyentes por tres distritos, optó por representar a Canarias. Se sublevó en Andalucía el 23 de noviembre de 1872: tomó Linares, atacó Almuradiel, fue rechazado en La Carolina y el 6 de diciembre batió a la columna Borrero en la acción de San Andrés.

Proclamada la República el 11 de febrero de 1873 fue nombrado Gobernador de Madrid, puso un cartel en su despacho que avisaba: «El Gobernador no tiene ni destinos, ni dinero, ni nada que dar», destino desde el que pudo deshacer hasta once movimientos sediciosos de los reaccionarios carlistas y se destacó en la defensa del orden durante los sucesos del 23 de abril de 1873, tras cuya neutralización colaboró generosamente en salvar la vida del frustrado general Serrano.

Ministro de la Guerra durante un breve periodo del 11 al 28 de junio de 1873, se le recuerda por haber rechazado las pretensiones de algunos republicanos para que se convirtiera en Dictador. El presidente Francisco Pí Margall el 11 de junio al 18 de julio, le encargó ese mismo año de 1873 que preparase su vuelta a Cuba, pero al requerir Estévanez hacerlo al frente de un ejército de al menos veinte mil hombres, que no pudieron ser reclutados, declinó asumir aquella proyectada misión pacificadora.

Con la restauración en España del régimen monárquico, y repuestos los Borbones en el trono, hubo de exiliarse con su familia, estableciéndose primero en Lisboa, logrando el gobierno español su expulsión de Portugal en 1876 por sus activismo antimonárquico.

Vuelto a Cuba fue también expulsado de la isla en 1879, el Capitán General le concedió doce horas para abandonarla, marchando a los Estados Unidos y luego a México. Acabó por establecerse en París, donde se integró como traductor y colaborador habitual en la casa editorial de los hermanos Garnier, que mantenía importantes colecciones en español destinadas al número creciente de lectores hispanos de ambos hemisferios. Se encargó primero de preparar ediciones destinadas a un público juvenil, luego algunos títulos técnicos y novelas, para abordar más adelante versiones en español de clásicos: Aristóteles, Séneca, Cicerón, Teofrasto, Montesquieu, Diderot, &c.

En la política española

Nunca dejó de estar presente en la política española: en las elecciones generales de primero de febrero de 1891 figuró su nombre junto a los de Salmerón, Pí, Palanca, Pulido y Ortiz, en la candidatura de coalición republicana, obteniendo 6.471 sufragios.

Retornó a España en agosto de 1898, estableciendo su residencia en una quinta de Getafe, cerca de Madrid, con voluntad de reintegrarse más efectivamente en la política activa española, en el entorno de Francisco Pí Margall.

Se convirtió en un habitual colaborador de la prensa y en El Imparcial fue publicando sus Memorias (1899), que luego aparecieron como libro, Fragmentos de mis memorias (2ª ed., Tipografía de los Hijos de R. Álvarez, Madrid 1903, 547 págs.).

Las Memorias de Estévanez fueron reeditadas en Madrid en 1975 y en Tenerife en 1989. Una anécdota que allí se cuenta sirvió para que el 22 de mayo de 2004, día en el que matrimonió el Príncipe de Asturias con una hija de Oviedo, doña Letizia Ortiz, un grupo de republicanos asturianos decidiese instaurar esa fecha para conmemorar, en Cangas de Onís, al oso regicida que abrazó y mató con sus garras al rey Favila en 739, el hijo y sucesor de Don Pelayo en la conmemoración de 2006 se constituyó ya la Cofradía del Oso Regicida.

Atentado

Tras fallecer Pí Margall en 1901 se propuso unificar a todos los defensores de la República para alcanzar el poder por la vía parlamentaria. El 26 de abril de 1903 fue elegido diputado republicano por Madrid, en el periodo del gabinete Silvela-Maura. Pero su impaciente radicalismo militar le llevó a formar grupo con Alejandro Lerroux, Francisco Ferrer Guardia y otros defensores de la vía insurreccional.

De hecho Mateo Morral (1880-1906), el anarquista catalán y regicida frustrado (se le recuerda sobre todo por la matanza, treinta muertos, que provocó en Madrid el 31 de mayo de 1906, al arrojar una bomba desde el tercer piso del número 88 de la calle Mayor sobre la comitiva nupcial de Alfonso XIII y Victoria Eugenia, de la que salieron ilesos quienes se suponían destinatarios principales del explosivo disimulado en un ramo de flores), que se suicidó tras asesinar al guardia que le reconoció el 2 de junio, cerca de Torrejón de Ardoz, en una huida en la que contó con alguna ayuda del activista José Nakens, y que pertenecía a una acaudalada familia del pujante sector textil de Sabadell, íntimo colaborador de Ferrer Guardia, tuvo en Nicolás Estévanez uno de sus principales mentores ideológicos, e incluso compuso una obra titulada Pensamientos revolucionarios de Nicolás Estévanez, que se publicó con prólogo de Federico Urales. Mateo Morral era socio de Luis Bulffi el propugnador de la ¡Huelga de vientres!, y desde Salud y Fuerza difundían en español las doctrinas de Pablo Robin y afines.

Pío Baroja, que estudió con detalle el atentado de Mateo Morral, del que le llamó inicialmente la atención sobre todo que la bomba utilizada estuviera envuelta en una bandera de Francia, implica en sus Memorias a Nicolás Estévanez en la frustrada conspiración contra Alfonso XIII. Habría sido Nicolás Estévanez, que recaló en Barcelona diez días antes del atentado, rumbo a La Habana, días después también recaló en las islas Canarias, que no visitaba desde 1866, quien habría transportado y entregado a sus amigos la bomba elaborada en Francia.

Además, estando dos o tres años después en París, en una cervecería de la Avenida de Orleans, Baroja, Estévanez y el periodista Javier Bueno, éste de manera impertinente le dijo al viejo Estévanez que él creía que había participado en el atentado de Morral. Al oírlo, Estévanez se puso muy rojo y después palideció, es probable que don Pío Baroja ya supiera entonces que Javier Bueno era hijo no reconocido de José Nakens, nacido en 1890 de los amores del anciano director de El Motín con la actriz Soledad Bueno.

Muerte de el terrorista Mateo Morral

El 2 de junio de 1906 se pegaba un tiro el terrorista Mateo Morral, el recopilador de los Pensamientos revolucionarios de Nicolás Estévanez, inmediatamente después de asesinar al guarda Fructuoso Vega, que le llevaba detenido a Torrejón, tras sospechar en la venta de Los Jaraices que aquel catalán que había pedido una tortilla francesa de tres huevos fuera el autor del sangriento atentado del 31 de mayo. Diez días después llegaba Nicolás Estévanez a La Habana, con voluntad de establecer su retiro en Cuba, hubiera o no transportado hasta Barcelona tres semanas antes la bomba con la que su discípulo debiera haber eliminado en Madrid al Borbón, el día en el que contraía matrimonio, para reproducirse legalmente y continuar su estirpe coronada.

Muerte de Nicolás Estévanez Murphy

No logró Nicolás Estévanez establecerse definitivamente en Cuba y acabó por volver a Madrid, viajando con frecuencia a París. En 1909, el año de la semana trágica de Barcelona tras la huelga general del 25 de julio, jaleada por los «jóvenes bárbaros» del Partido Republicano Radical de Alejandro Lerroux, el año del fusilamiento de su amigo Francisco Ferrer Guardia el 13 de octubre, decide abandonar definitivamente España, a la que ya no volverá, falleciendo en París el 19 de agosto de 1914, víctima de una pulmonía contraída al parecer desempeñando una misión de enlace, pues no dudó en presentarse como voluntario, a pesar de su edad, al servicio de Francia, en los primeros días de la nueva guerra europea, que más tarde sería conocida como Primera Guerra Mundial.

Selección bibliográfica de Nicolás Estévanez Murphy

  1. La milicia. Tipos y costumbres militares, Establecimiento tipográfico de R. Vicente, Madrid 1868, 163 págs. 2ª ed., Imprenta a cargo de J. J. Heras, Madrid 1870, 123 págs. 3ª ed., Imprenta de J. J. Heras, Madrid 1875, 169 págs.

Las Arañas. Un drama entre dos rosales. Historia de seiscientas hermanas gemelas, Garnier hermanos (Biblioteca selecta para los niños), París 1882, 86 págs.

  1. Nociones de geografía universal, Garnier hermanos, París 1885, III+705 págs.
  2. Atlas geográfico de América, con un resumen geográfico, Garnier hermanos, París 1885, 22 págs., 17 mapas.
  3. La vuelta al mundo por un joven norte americano, Garnier hermanos, París 1887, 147 págs.
  4. Miscelánea de ciento treinta lecturas, Garnier hermanos, París 1889, 464 págs. París 1928, 358 págs.
  5. Romances y cantares, con un prólogo de D. Eduardo Benot, 3ª ed., Garnier hermanos, París 1891, XXX+281 págs.
  6. Los goces de la vida, Garnier hermanos (Biblioteca selecta para la juventud), París 1892, 177 págs.
  7. Resumen de la historia de América, Garnier hermanos, París 1893, 438 págs. 2ª ed., Garnier hermanos, París 1893, 438 págs. Nueva edición continuada hasta nuestros días por Isidoro L. Lapuya, Casa editorial Garnier hermanos, París 1928, VI+502 págs.
  8. Entretenimientos matemáticos, físicos, químicos, &c., Garnier hermanos, París 1894, 238 págs.
  9. Diccionario militar, con un vocabulario español-francés-alemán, Garnier hermanos, París 1897, VIII+252 págs.
  10. Episodios africanos, Garnier hermanos (Biblioteca de la juventud), París 1897, 188 págs.
  11. Fragmentos de mis memorias, 2ª ed., Tipografía de los Hijos de R. Álvarez, Madrid 1903, 547 págs. Mis memorias, prólogo de José Luis Fernández-Rua, Tebas (Recuerdos y memorias, 8), Madrid 1975, 328 págs. Fragmentos de mis memorias, edición de Nicolás Reyes González, Viceconsejería de Cultura y Deportes (Biblioteca Básica Canaria, 12), Santa Cruz de Tenerife 1989, 282 págs.
  12. Carta-prólogo a Ricardo Ruiz y Benítez de Lugo, Estudio sociológico y económico de las Islas Canarias, Biblioteca Canaria nº 2, Madrid 1904, 154 págs.
  13. Resumen de la Historia de España, Publicaciones de la Escuela Moderna, Barcelona 1904, 198 págs. Facsímil, con una introducción de Teresa González Pérez, por Editorial Bencomo y Cabildo Insular de Tenerife, Santa Cruz de Tenerife 1999.
  14. Calandracas, Colección Diamante nº 69, Librería Española, Antonio López editor, Barcelona 1900?, 190 págs.
  15. Quisicosas traducidas y aumentadas, Garnier hermanos (Biblioteca de los novelistas, 3), París 1905, 319 págs.
  16. Prólogo a Alejandro Lerroux, De la lucha, F. Granada, Barcelona 1908, XII+349 págs.
  17. Prólogo a Carlos Meany Meany, Alma intensa, con una Carta de José Santos Chocano, Garnier hermanos, París 1909, XVI+187 págs.
  18. Rastros de la vida, artículos y renombranzas, Garnier hermanos, París 1913, VIII+252 págs.
  19. Cartas. Edición, estudio y notas por Marcos Guimerá Peraza, Aula de Cultura de Tenerife (Biblioteca isleña, 9), Santa Cruz de Tenerife 1975, 340 págs.

Algunas traducciones al español realizadas por Nicolás Estévanez Murphy

  • Los misterios de la luna. La hermana de Rembrandt, Garnier (Biblioteca selecta para los niños), París 1881, 99 págs.
  • La familia desconocida, página de historia natural. Un cocinero célebre, Garnier (Biblioteca selecta para los niños), París 1883, 107 págs.
  • Hans Christian Andersen, Una noche aprovechada. El Gas. El Petróleo. Los seis antojos de Fritz. Recuerdos de la mar, Garnier (Biblioteca selecta para los niños), París 1885.
  • Emilio Desbeaux, Los por qué de Susanita, con un prefacio de Javier Marmier, Garnier hermanos, París 1886, XV+296 págs.
  • Louis Grégoire, Nueva geografía universal, traducida y ampliada por Nicolás Estévanez, ilustrada con numerosas láminas, mapas y cromos, Garnier hermanos, París 1883-1884, 2 vols. París 1887, 2 vols.
  • Francisco Tulou (pseudónimo de F. de Donville), Galería de niños célebres, Garnier hermanos (Biblioteca selecta para los niños), París 1889, VI+179 págs.
  • Teofrasto, Los caracteres, traducidos del griego, con los Caracteres o las costumbres de este siglo por La Bruyère, con un juicio de Sainte-Beuve, obra traducida de la última edición francesa por Nicolás Estévanez, Garnier hermanos, París 1890, XXI+358 págs.
  • Rodolphe Töpffer, Los viajes escolares, por el maestro R. Töpffer, precedidos de una noticia por Saint-Beuve, y seguidos de los Cuentos de Töpffer, Garnier hermanos, París 1896, XIX+414 págs.
  • Emilio Andre, Manual de esgrima, florete, espada y sable, Garnier hermanos, París 1897.
  • Denis Diderot, Obras escogidas, precedidas de su vida por Madame de Vandeul, su hija, y de una introducción por F. Tulou, Garnier hermanos, París 1897, 2 vols. Garnier hermanos, París 1913, 2 vols. El sobrino de Rameau, reedición con introducción y notas de Valeriano Bozal, Editorial Ciencia Nueva, Madrid 1968, 130 págs.
  • Louis Desnoyers, Aventuras de Juan Pablo Choppart, Garnier hermanos, París 1898, 314 págs.
  • Louis Desnoyers, Aventuras de Roberto y su fiel compañero Baltasar Lavena, Garnier hermanos, París 1898.
  • Alexandre Cormier, Tratado de fotografía, Garnier hermanos, París 1898, 346 págs.
  • J. F. Boutet, Pasteur y sus discípulos. Historia abreviada de sus descubrimientos y de sus doctrinas, Garnier hermanos, París 1899, XXIII+408 págs.
  • Sainte-Beuve, Juicios y estudios literarios, Garnier hermanos, París 1899, VIII+379 págs.
  • Gustave Le Rouge, En globo dirigible, Garnier hermanos (Biblioteca de los novelistas), París 1905, 2 vols.
  • Henry Gréville (pseudónimo de Alice Henry, después Madame Durand), La Mamselka, novela de costumbres, Garnier hermanos, París 1905, 344 págs.
  • Henry Gréville (pseudónimo de Alice Henry, después Madame Durand), Villoré (snobs provincianos), Garnier hermanos (Biblioteca de los novelistas), París 1905, 280 págs.
  • Walter Scott, La linda moza de Perth, o el Día de San Valentín, Garnier hermanos (Biblioteca de los novelistas), París 1907, 2 vols.
  • Walter Scott, El Abad, Garnier hermanos (Biblioteca de los novelistas), París 1908, 2 vols.
  • Tolstoi, Katia, Garnier hermanos (Biblioteca de los novelistas), París 1908, 175 págs.
  • Augusto Comte, Catecismo positivista. Exposición sumaria de la religión universal, Garnier hermanos, París 1913, 346 págs.
  • James Fenimore Cooper, Eva Effingham o América, continuación de 'El Paquebote', Garnier hermanos, París 1913, 2 vols.
  • Séneca, Obras escogidas, Garnier hermanos (Autores célebres), París 1914, 2 vols.
  • Cicerón, Obras escogidas, Garnier hermanos, París 1914, 3 vols.
  • Aristóteles, La Política, Garnier hermanos (Biblioteca de Autores célebres), París 1920, XII+388 págs.
  • Montesquieu, Del espíritu de las leyes, Garnier hermanos, París 1921, 2 vols. XLIII+503+505 págs.
  • Désiré Lacroix, Historia de Napoleón, Garnier hermanos (Ciclo napoleónico), Paris s.f., 2 vols.

Sobre Nicolás Estévanez Murphy

  • Mateo Morral, Pensamientos revolucionarios de Nicolás Estévanez, prólogo de Federico Urales, 3ª edición, Biblioteca de la Revista Blanca, Barcelona 1932. José J. Olañeta Editor (Pequeña biblioteca Calamus scriptorius, 17), Barcelona-Palma de Mallorca 1978, 61 págs.

Sobre Nicolás Estévanez Murphy en el Proyecto filosofía en español

  • 1890 Nicolás Estébanez en el Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano.
  • 1920 La Política de Aristóteles, Garnier hermanos, París 1920.
  • 1924 Nicolás Estévanez en la Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana.

Textos de Nicolás Estévanez Murphy en el Proyecto filosofía en español

  • 1871 «¡Glorias cubanas!», en La Ilustración Republicana Federal · 1 · 2 · 3
  • «Prólogo», a su versión de La Política, de Aristóteles, Garnier, París 1920.

Fuente