Saltar a: navegación, buscar

Pedro Rogena Camayd

Pedro Rogena Camayd
Información sobre la plantilla
Pedro Rogena.jpg
Joven revolucionario holguinero
NombrePedro Rogena Camayd
Nacimiento6 de junio de 1928
Holguín,Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento9 de diciembre de 1957
Holguín, Bandera de Cuba Cuba
Causa de la muerteAsesinato
NacionalidadCubana Bandera de Cuba

Pedro Rogena Camayd. Destacado revolucionario holguinero miembro del Movimiento 26 de Julio y líder de las luchas campesinas. Asesinado por la tiranía batistiana.

Síntesis biográfica

Nace el 6 de junio de 1928 en Holguín. Sus años infantiles transcurren apacibles, cursando sus estudios primarios en una escuela pública. Tenía gran interés por el estudio. Concluye los estudios primarios en la Academia Privada Buch y pasa más tarde al Instituto de Segunda Enseñanza, teniendo que abandonar esta al concluir el año 2do año debido a la situación económica.

Vida laboral

Su inicio en la vida laboral ocurre antes de cumplir los 16 años de edad como dependiente de la tienda de ropas La moda Americana al tiempo se incorpora a las tareas y a la Dirección Sindical en el año 1944, dirigiéndose en conductor de las luchas del sector contra las injusticias a que se veían sometidas.

Actividades políticas

Fue miembro de la Juventud Católica y presidente de la sociedad de Instrucción y Recreo Juventud Libanesa. Su firma consta en el acta de constitución de la Juventud Ortodoxa ante el llamado revolucionario de Fidel. Rogena se incorporó a las filas avanzadas de su generación el joven, tenía un carácter alegre, jovial y responsable, recibía aprecio y cariño de todos. Lo cual le facilitaba sus nexos con las masas trabajadoras y su labor como dirigente sindical, vínculo que coadyuvó a que tempranamente madurara en su confección política revolucionaria de la sociedad, criticando severamente las condiciones de la explotación y humillación en que se vivía.

Ingresa en la Juventud Ortodoxa luego de 1947, identificado con el pensamiento progresista del partido y su dirigente, Eduardo Chibás, cifrando sus esperanzas en que se lograra barrer el corrupto régimen imperante.

Cuando ocurre el golpe de estado de Fulgencio Batista del 10 de marzo de 1952, es de los primeros en oponerse resueltamente, instando al gremio obrero de comercio a su rechazo. Más tarde instala un estanquillo para la venta de libros y revistas y periódico en los portales hacia 1956, lo que al integrar los círculos del Movimiento 26 de julio en esta ciudad le sirve de punto de contacto de actividades clandestinas, informando los sucesos de Santiago de Cuba el 30 de noviembre de 1956.

Placa colocada en la casa donde vivió

Junto a otros militantes del Movimiento 26 de julio como: Oscar Lucero Moya, Manuel Angulo Farrán, Rubén Bravo Álvarez, Atanagildo Cajigal Torres y demás compañeros, siente con todas sus fuerza el dolor de los hechos acaecidos en la navidades de 1956, Las Pascuas Sangrientas y se jura hacer cuanto tenga que hacer por hacer justicia. En esta época es designado para integrar la dirección de una célula clandestina.

Tortura y asesinato

La justicia del pueblo no se hizo esperar el Movimiento 26 de julio en Holguín organizó y ejecutó el ajusticiamiento del sanguinario Fermín Cowley Gallegos responsable de las conocidas Pascuas Sangrientas, el 23 de noviembre de 1957.

Pedro es de los primeros en ser inculpados, conducido al regimiento y sometido a todo género de vejámenes y torturas durante 11 días para que delatara a sus compañeros de lucha , los esbirros tratan de sacarle algo comprometedor, incrementar sus métodos de tortura, teniendo por respuesta el silencio más absoluto de Pedro.

Además fueron detenidos y torturados Manuel Ángulo Farrán, Atanagildo Cajigal Torres, Rubén Bravo Álvarez, Mario Pozo Ochoa, Ramón Flores Carballosa.

El día 9 de diciembre de 1957 todos los detenidos fueron amarrados por parejas, de muñecas, a muñecas, los llevaron donde estaban parqueados tres automóviles, tres de ellos tenían dificultad para caminar y ellos cínicamente lo ayudaron a montar al carro, ellos rechazaron con caras serias la prosaica ayuda, sabían en su interior que aquellas manos torturadoras nunca podrían ser piadosas.

En cada auto se introdujeron una pareja de presos y dos esbirros, los chóferes ya estaban al timón. Los vehículos salieron despacio, no habían andado más de dos kilómetros cuando todos los carros se pararon, bajaron los prisioneros , los revolucionarios ya estaban seguros de su fin.

Disparen, cobardes! ¡Asesinos! ¡Viva la Revolución!
Tarja a Pedro Rogena Camayd puesto en el parque Calixto García

Fue la respuesta de quienes morían por la hermosa causa de la revolución. Una ráfaga larga se dejó escuchar, simultáneamente los demás comenzaron a disparar contra los indefensos cuerpos de los seis revolucionarios, y doce armas detonaron. El silencio de la noche estalló en plomo, carne y sangre. En menos de medio minuto todos descargaron sus armas en aquella masacre. Así se ponía fin a la vida de seis firmes columnas de la lucha revolucionaria de Holguín. Era el 9 de diciembre de 1957.

El cadáver de Pedro Rogena junto a los de los otros 5 revolucionarios miembros del movimiento del 26 de julio, aparece en el cruce de Güirabo y carretera central en las afueras de la ciudad de Holguín, masacrados sus cuerpos.

Homenaje

Luego del Triunfo de la Revolución en el mismo lugar donde los seis hombres fueron ultimados por los esbirros de la tiranía se levantó un monumento conocido como las Seis Columnas.

Fuente