Saltar a: navegación, buscar

Plaza del Mercado en Guantánamo

Plaza del Mercado en Guantánamo
Información sobre la plantilla
Obra Arquitectónica
Plaza mercado1.gif
Forma parte del grupo de las edificaciones más representativas del eclecticismo en la ciudad de Guantánamo.
Descripción
Estilo:Eclecticismo
Localización:Calle Los Maceo e/ Prado y Jesús del Sol, Guantánamo, Bandera de Cuba Cuba
Datos de su construcción
Inauguración:19 de enero de 1921
Otros datos
Arquitecto(s):José Lecticio Salcines


Plaza del Mercado: Forma parte del grupo de las edificaciones más representativas del eclecticismo en la ciudad de Guantánamo y que elaborara tan sabiamente José Lecticio Salcines a partir de 1914. Desde el siglo XIX los guantanameros pretendían contar con un mercado de abasto que eliminara las ventas ambulantes y donde se recepcionaran los productos agrícolas de las montañas. Durante la colonia fue infructuoso este anhelo, pero fue concretado el 19 de enero de 1921.

Concepción

Desde el siglo XIX los guantanameros pretendían contar con un mercado de abasto que eliminara las ventas ambulantes y donde se recepcionaran los productos agrícolas de las montañas. Las condiciones en que este tipo de comercio se realizaba en la ciudad eran antihigiénicas, además del desorden público que producían los vendedores en toda la calle Los Maceo, razones que agilizaron la construcción de esta colosal obra para la ciudad. Fue financiada en buena medida por el pueblo, para lo que se hicieron colectas públicas.

El terreno utilizado para la construcción tuvo siempre buena ubicación, pero era bajo y con un manto freático muy superficial, lo que obligó a reforzar fuertemente las cimentaciones.

El arquitecto Salcines, con una visión futurista de su pueblo natal, diseñó este presuntuoso edificio para mercado de abasto público y su intención no fue otra que dotar a la incipiente y efervescente ciudad de un edificio importante, cargado de buena decoración, lo que ha devenido en sitio de referencia urbana y arquitectónica para la ciudad de Guantánamo.

Características

El valor del edificio radica propiamente en su arquitectura. El arquitecto utilizó sus cuatro esquinas como referencia formal y para ello diseñó en ellas cúpulas nervadas, que centrasen toda la atención. La obra se inauguró el 19 de enero de 1921 durante el gobierno del alcalde Manuel Medrano Castellanos.

Esta construcción marca también el inicio de la mecanización en la construcción, así como la apropiación de novedosas técnicas como el hormigón o cemento armado, como se le conocía; técnica solo empleada en la capital y algunas ciudades importantes. Se dice que se utilizan por primera vez en la ciudad el wincher, la picadora de piedras y los camiones.

Porción inferior

Especial reconocimiento tiene José María Cantalapiedra, español y maestro de obras que realizó las esculturas y otras decoraciones pétreas. La planta, que obedecía al terreno disponible, es rectangular, simétrica, compuesta por cuatro grandes áreas dedicadas al comercio, que son el eje del edificio y están bordeadas interiormente por calles peatonales y vehiculares en ambos sentidos, que refieren el ideal renacentista europeo.

Se utilizó como cubierta el hormigón armado. Los accesos principales de cada fachada están formados por puertas de rejas de dos hojas. A ambos lados de dichos vanos adintelados y como flaqueándolos están sendas columnas de capitel dórico–romano. Sobre estos elementos descansa un entablamento de igual orden, compuesto por un pequeño arquitrabe con incisiones horizontales.

Porción superior

En la porción superior a estas tres entradas y justo encima del entablamento, se ubica un conjunto escultórico de filiación neoclásica y alusión a la mitología grecolatina, realizado por el maestro José María Cantalapiedra compuesto por una figura femenina con los brazos abiertos, en ademán de invitación al lugar, esta figura es un canto a la prosperidad y al desarrollo.

En un plano inferior, a derecha e izquierda, se observan otras dos figuras: masculina y femenina. La masculina lleva en su cabeza una corona de donde salen pequeñas alas y en el centro de ambas, la bola del mundo.

Completa el cuadro el escudo nacional, una soga, un yunque, una pala, dos ruedas y un ancla. Se plantea que esas piezas escultóricas son un canto al trabajo, como la base de la prosperidad y el bienestar de los hombres, y la alegría de vivir. A ambos lados, dos ramas en bajo relieve.

Todo el edificio tiene un pretil formado por celosías rectangulares de cemento, en un período en que la ciudad ostentaba una relativa holgura económica, y afanes por modernizar sus espacios

Recuperación

En este edificio cesaron las actividades de comercio privado desde los primeros años de la década del 60, en que se truncó el destino original del edificio para convertirse posteriormente en un almacén de materiales de construcción.

Luego de años de abandono, desde finales de la década del 80 y principios del 90, motivado por el peligroso estado de sus cúpulas y parte de la cubierta pesada, el gobierno de la provincia decidió en 1993 reparar el edificio y convertirlo en Mercado agropecuario. Se inauguró en 1994.

La nueva intervención contó con la asesoría de proyectos y ejecución de las siguientes entidades: Arquitectura y estructura: Oficina Técnica de Restauración de Monumentos. Redes hidrosanitarias y viales a cargo del Centro de Proyecto del Ministerio de la Construcción (MICONS) de Guantánamo.

Fuentes