Saltar a: navegación, buscar

República de Cuba en Armas

(Redirigido desde «República en Armas»)

La República de Cuba en Armas fue creada por los revolucionarios cubanos que buscaban la independencia de Cuba ocupada en esos momentos por España. Quedó constituida el 10 de abril de 1869 nombrándose a Carlos Manuel de Céspedes como su primer presidente.

Historia

Primera etapa

Fundación

Billete con valor de 5 pesos emitido por la República de Cuba en Armas en 1869 como vía de recaudar fondos para el movimiento independentista.
Bono con valor de 100 pesos emitido por la República de Cuba en Armas en 1872.

El 10 de abril de 1869 las tropas independentistas que se alzaron contra España en octubre de 1868 se reunieron en Guáimaro, localidad en los límites entre el Camagüey y el Oriente, para acordar la creación de un gobierno revolucionario, nace de esta forma la República de Cuba en Armas.

En esta reunión se elaboró y aprobó la Constitución de Guáimaro, un texto de 29 artículos que con la unión de los grupos insurgentes abrió las puertas a la nación cubana, y normó la estructura del aparato de dirección con la división en los poderes ejecutivo, legislativo y judicial. Como primer Presidente de la República en Armas fue designado Carlos Manuel de Céspedes, y como vicepresidente resultó electo el camagüeyano Salvador Cisneros Betancourt. La investidura del presidente fue realizada el 12 de abril.

Se designó la Bandera de la Estrella Solitaria como enseña nacional y en el Artículo 24 se planteó por primera vez algo que sería irreversible, no obstante a los posteriores escollos:
Todos los habitantes de la República son enteramente libres.

Gobiernos

Carlos Manuel de Céspedes, 1er Presidente de la República en Armas

Carlos Manuel de Céspedes se oponía a la aprobación de formas de gobierno en que, por ser extremadamente democráticas y republicanas, limitaran las atribuciones del ejecutivo y del general en jefe para dirigir la guerra, pues sostenía con firmeza que para tener República, primero había que hacer la guerra. Al asumir la presidencia trazó estrategias para llevar la guerra a toda la Isla, ya fuese por tierra o por mar. Lo antes dicho se demuestra en las siguientes ideas:

  • Sustentó la idea de dar un carácter nacional a la guerra, para ellos nombró, el 1 de junio de 1869, a Domingo de Goicuría en el cargo de jefe de operaciones de Pinar del Río.
  • Fraguó la idea de invadir el occidente de la Isla, lo cual sólo pudo materializarse años más tarde. Fue partidario de destruir las riquezas de España en la Isla de Cuba para socavar sus fuentes de sustento de la guerra.
  • Trató de llevar la guerra al mar, para lo cual nombró oficiales de la marina y otorgó patentes de corso. Sostuvo total intransigencia en cuanto a la conquista de la independencia, siendo muestra de ello el hecho de que el 15 de febrero de 1871 declaró traidor a todo el que entrara en negociaciones con los españoles.

Céspedes defendió el método de lucha irregular. Trabajó por el incremento de las expediciones armadas desde el exterior y desplegó una extensa actividad diplomática cursando misivas a distintos gobiernos de América en busca del reconocimiento, tanto para la beligerancia como para la República en Armas, y su apoyo.

Céspedes fue depuesto el día 27 de octubre de 1873, cuando la Cámara de Representantes reunida en el campamento de Bijagual decidió remplazarlo por Salvador Cisneros Betancourt, presidente de la Cámara en ese momento. Cisneros Betancourt se mantuvo en el cargo hasta el 1 de julio de 1875, fecha en que renunció ante la presión de la Sedición de Lagunas de Varona ocurrida el 29 de junio de 1875.

Juan Bautista fue designado presidente interino de la República en Armas en reemplazo de Cisneros Betancourt. Al siguiente día firmó un decreto donde se establecía que cualquier persona que portara proposiciones de paz sin independencia debía ser tratado como espía, juzgado y fusilado. Este decreto pasó a ser conocido en la Historia de Cuba con el nombre de Decreto Spotorno. A finales de noviembre de 1875 se trasladó con el gobierno, de Camagüey a Oriente para extraer un nuevo contingente que debía reforzar al Mayor General Máximo Gómez en Las Villas para continuar con la invasión de Oriente a Occidente.

El 21 de marzo de 1876 cesó sus funciones como presidente, ocupando dicho cargo Tomás Estrada Palma, quien se mantendría en el hasta el 19 de octubre de 1877, fecha en que es capturado por tropas enemigas. El sustituto de Estrada Palma fue el entonces vicepresidente Francisco Javier de Céspedes quien gobernó hasta el 13 de diciembre de ese mismo año.

A Francisco Javier de Céspedes lo sustituyó Vicente García. Unos días antes de abandonar la presidencia, el 7 de febrero de 1878, sostuvo una entrevista con el Gral. español Arsenio Martínez Campos, a quien le manifestó que si bien no podía aceptar la paz sin independencia, debía consultar con la mayoría de los jefes del Ejército Libertador.

El 10 de febrero de 1878 es elegido como nuevo presidente a Manuel de Jesús Calvar quien se oponía a una paz sin independencia, pero debido a las presiones de varios oficiales del ejercito y del gobierno se ve obligado a capitular. De esta forma culmina la primera etapa de la República de Cuba en Armas.

Segunda etapa

Escudo de la República de Cuba en Armas en 1899.

El 24 de febrero de 1895 se reinicia la guerra independentista en Cuba así que se decidió crear una constitución y elegir la forma de gobierno que se implantaría en la Cuba liberada. El 13 de septiembre de 1895, en las sabanas camagüeyanas de Jimaguayú, se reunieron los 20 delegados que elaborarían la constitución y elegirían el Presidente de la República en armas. En las discusiones, análisis y votación predominaron los criterios políticos y militares por encima de las posiciones regionales, lo cual mostraba una mayor toma de conciencia y cultura política en los hombres del 95. En esta guerra, el contenido político ideológico aparece como factor esencial de la lucha armada del pueblo cubano por la independencia.

Conferido el poder supremo del Estado a un consejo de Gobierno, fue elegido Salvador Cisneros Betancourt como Presidente del mismo y como vicepresidente fue electo Bartolomé Masó. El general Carlos Roloff ocupó la secretaria de Guerra, Rafael Portando Tamayo la de Estado, Santiago García Cañizares la de Interior y Severo Pina María, la de Hacienda. Máximo Gómez Báez fue ratificado como General en Jefe del Ejército Libertador y Antonio Maceo Grajales resultó elegido como Lugarteniente general.

La Asamblea Constituyente de La Yaya, celebrada el 10 de octubre de 1897, designó a Bartolomé Masó nuevo presidente del gobierno revolucionario, tomando posesión del cargo el 30 de octubre de 1897. El 24 de abril de 1898 Bartolomé proclamó el documento conocido como Manifiesto de Sebastopol, donde acentuaba la consigna de independencia o muerte para contrarrestar las intrigas de tendencia autonomista. El 9 de noviembre de 1898 se disolvía el gobierno independentista mediante la entrega de los poderes a la Asamblea de Representantes de la Revolución Cubana reunida en Santa Cruz del Sur.

Ejército

Antonio Maceo, uno de los principales jefes del Ejército Libertador.

El brazo armado de esta república en armas fue el Ejército Libertador el cual fue instituido en 1869 hasta su disolución en mayo de 1899 tras la intervención militar de Estados Unidos.

Este ejército estaba organizado por estados, distritos y jurisdicciones, respondiendo a las posibilidades materiales y al conocimiento que los jefes militares y los dirigentes de la revolución poseían, en aquellos momentos, con respecto a la formación de las fuerzas armadas.

A mediados de 1871, quedaron formadas tres divisiones enmarcadas en igual número de departamentos militares: el primero comprendía desde Baracoa hasta el Río Jobabo; el segundo en Camagüey, y el tercero, todo el territorio de Cinco Villas, es decir, desde la trocha hasta la línea Colón-Zona Oriental de la Ciénaga de Zapata. A finales de 1871, Cuba quedó dividida en cinco departamentos militares, en cada uno de los cuales operaba un cuerpo de ejército.

Medios de Prensa

Constituida la República se creó su periódico oficial, El Cubano Libre[1]. Este medio de prensa tenía como objetivo principal difundir las acciones que realizaba el gobierno y el ejército revolucionario para lograr la libertad de Cuba. El Cubano Libre estuvo presente en la Guerra de los Diez Años y la Guerra Necesaria.

Otro medio de prensa de la Revolución fue El Tínima, publicación oficial de los independentistas de Puerto Príncipe.

Véase también

Referencias

  1. El periódico oficial de la República en Armas por Miozotis Fabelo Pinares. Disponible en: Cubaperiodistas.cu

Fuente