Saltar a: navegación, buscar

Sábado

Semana
Lunes Martes Miércoles
Jueves Viernes Sábado
Domingo

Sábado es el día de la semana que sigue al viernes y precede al domingo, es el séptimo día de la semana en convenciones que consideran que la semana comienza en domingo, o el (sexto) día de la semana de acuerdo al estándar internacional ISO 8601e.

El sábado o día de reposo se conoce por su pertenencia al Decálogo, como séptimo día de la semana.

El sábado es el séptimo día de la semana en convenciones que consideran que la semana comienza en domingo, o el (sexto) día de la semana de acuerdo al estándar internacioal ISO 8601e[1]

El sábado espiritual

El sábado o día de reposo se conoce por su pertenencia al Decálogo, siendo el cuarto mandamiento, como séptimo día que conmemora el descanso del Señor tras la creación física. En este estudio bíblico veremos como ese descanso o reposo del séptimo día, simboliza el reposo del dios Yahvé y del hombre al alcanzar la madurez como cristiano nacido de nuevo en Jesucristo por la fe, en Su obra redentora en la cruz del calvario. Además el sábado se conoce por ser día de reposo con distintos vínculos de las fiestas del Señor en los días llamados de santa convocación, como el día de la pascua como sábado de gran solemnidad y otros sábados.

El sábado en la Historia primitiva

Primer siglo

Jesús. “Y vino a Nazaret, donde había crecido, y como era su costumbre, fue a la sinagoga el día sábado, y se paró para leer”. Luc. 4:16.

Jesús. “Pero oren para que vuestra fuga no sea ni en invierno ni en el día sábado”. Mat. 24:20.

Pablo. “Y Pablo, como era su costumbre, fue hacia ellos, y durante tres días sábados razonó con ellos acerca de las Escrituras”. Hechos 17:2.

Pablo y los Gentiles. “Y cuando los Judíos salieron de la sinagoga, los Gentiles le rogaron que estas palabras les fuesen predicadas el próximo sábado. Y el próximo día sábado vino casi toda la ciudad para escuchar la Palabra de Dios”. Hechos 13:42,44.

Segundo Siglo

Primeros Cristianos. “Los cristianos primitivos tenían una gran veneración por el sábado, y pasaban el día en devoción y escuchando sermones. Y sin lugar a dudas derivaron su práctica de los mismos Apóstoles, tal como aparece de diversas escrituras con ese propósito”. Diálogo Sobre el Día del Señor:189. Londres; 1701. Por el Dr. T. H. Morer (de la Iglesia de Inglaterra).

Tercer y Cuarto Siglo

En el Oriente y en la Mayor Parte del Mundo. “Los antiguos cristianos eran muy cuidadosos en la observancia del sábado, o el séptimo día... Está muy claro que todas las iglesias del Oriente, y en la mayor parte del mundo, observaban el sábado como una fiesta... Atanasio nos cuenta que ellos sostenían asambleas religiosas el sábado, no porque ellos estuviesen infectados con el Judaísmo, sino que para adorar a Jesús, el Señor del sábado; Epifanio dice lo mismo”. Antigüedades de la Iglesia Cristiana, Vol. 2, Libro XX, capítulo 3, sección 166,1137,1138.

Concilio de Laodicea. “Desde el tiempo de los Apóstoles hasta el concilio de Laodicea, el cual se celebró en el año 364, la santa observancia del sábado judío continuó, lo cual puede ser comprobado por muchos autores; si, a pesar del decreto del concilio contra éste”. El domingo un sábado, John Ley:163. Londres, 1640.

Quinto Siglo

Constantinopla. “El pueblo de Constantinopla y casi todos, se reúnen el sábado, como también el primer día de la semana, cuya costumbre nunca es observada ni en Roma ni en Alejandría”. Sócrates, Historia Eclesiástica, Libro 7, capítulo 19.

Sexto Siglo

Roma. Cerca de 590, el papa Gregorio, en una carta al pueblo de Roma, denunció como siendo los profetas del anticristo a aquellos que continuaban trabajando en aquello que no debía ser realizado en el séptimo día”. James T. Ringgold, La Ley del Domingo: 267.

Séptimo Siglo

Escocia e Irlanda. “Parece haber sido una costumbre en las iglesias célticas de los primeros tiempos, en Irlanda y también en Escocia, el guardar el sábado, el sábado judío, como un día de descanso del trabajo. Ellos obedecían el cuarto mandamiento literalmente en el séptimo día de la semana”. Profesor James C. Moffatt, Profesor de Historia de la Iglesia en Princeton, La Iglesia en Escocia:140.

Octavo Siglo

India, China y Persia. “Dispersada y firme era la observancia del séptimo día sábado entre los creyentes de la Iglesia del Este y de los cristianos de Santo Tomás en India, los cuales nunca estuvieron ligados con Roma. También fue mantenido entre aquellos cuerpos que se separaron de Roma después del Concilio de Calcedonia, esto es, los Abisinios, los Jacobitas, los Maronitas”. Schaff – Herzog, La Nueva Enciclopedia del Conocimiento Religioso, artículo Nestorianos; ver también Enciclopedia Real para la Teología Protestante y para la Iglesia, artículo Nestorianos.

Décimo Siglo

Iglesia del Este, Kurdistan. “Los Nestorianos no comían cerdo y guardaban el sábado. No creían ni en la confesión auricular ni en el purgatorio”. Schaff – Herzog, La Nueva Enciclopedia del Conocimiento Religioso, artículo Nestorianos.

Décimo Primer Siglo

Escocia. “Ellos decían que el sábado, era realmente el sábado donde ellos se abstenían de trabajar”. Escocia Céltica, Vol. 2, página 350.

Duodécimo Siglo

País de Gales. “Existe mucha evidencia que el sábado prevaleció en el País de Gales universalmente hasta el año 1115, cuando fue nombrado el primer obispo romano en Saint David. Las iglesias guardadoras del sábado de Old Welsh, ni aun así doblaron sus rodillas a Roma, sino que huyeron hacia sus lugares escondidos”. Lewis, Los Bautistas del Séptimo Día en Europa y América, Vol. 1, página 29.

Décimo Tercer Siglo

Los Valdenses Franceses. “Los inquisidores... (declaran) que la señal de un Vaudois, considerados dignos de muerte, era que seguía a Cristo y guardaba los mandamientos de Dios”. Historia de la Inquisición en la Edad Media, H. C. Lea, Vol. 1. “Y el dragón se airó con la mujer, y fue a hacerle guerra al resto de su descendencia, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo... Aquí está la paciencia de los santos; aquí están aquellos que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús”. Apoc. 12:17; 14:12. NKJV.

Décimo Quinto Siglo

Noruega. “Estamos informados que algunas personas en diferentes distritos del reino, han adoptado la observancia de guardar el sábado. Está severamente prohibido – en el santo canon de la iglesia – que observen algún día, excepto aquellos que el santo papa, el arzobispo, o los obispos mandan guardar. La guarda del sábado no debe bajo ninguna circunstancia ser permitido de aquí en adelante, a no ser los días que el canon de la iglesia manda guardar. Por lo tanto, aconsejamos a todos los amigos de Dios a través de Noruega que quieren ser obedientes para con la santa iglesia dejar solos a estos malvados guardadores del sábado; y al resto les prohibimos bajo penalidad de severos castigos de la iglesia, a guardar el santo sábado”. Concilio Provincial Católico en Bergen, 1435. Dip. Noverg, 7, 397. “Hablará palabras pomposas contra el Altísimo, perseguirá a los santos del Altísimo, e intentará cambiar los tiempos y la ley”. Daniel 7:25. NKJV

El «Sábado» en varios idiomas

Estos son algunos de los nombres que recibe el sábado en distintos idiomas:

Idioma Nombre Etimología
alemán
aymara
español
tagalo
catalán
francés
indonesio
inglés
italiano
leonés
polaco
rumano
ruso
portugués
ucraniano
asturiano
griego moderno
árabe
Samstag
sawaru
Sábado
Sábado
dissabte
samedi
sabtu
sabbath
sabato
sábadu
sobota
sâmbătă
суббота
(subbota)
Sábado
субота
(subota)
sábadu
Σάββατο
(Sábbato)
السبت
(as-sabt)
día del shabat (día de descanso o de reposo)
hebreo שבת shabbat
alemán Sonnabend víspera del domingo (Sonntag)
anglosajón
gaélico
galés
holandés
inglés
latín
sæternesdæg
satharn
sadwrn
zaterdag
Saturday
díes saturni
día de Saturno
japonés 土曜日 / doyôbi día de la tierra
danés
finlandés
islandés
noruego
sueco
lørdag
lauantai
laugardagur
laurdag/lørdag
lördag
día de bañarse
chino 星期六 (xīng qī liù) sexto día de la semana
quechua k'uychichaw día del arcoíris
turco cumartesi día del después del viernes
euskera larunbata, zapatua ?

Referencia

Fuentes