Saltar a: navegación, buscar

Santiago Álvarez Fernández-Magriñá

Santiago Álvarez
Fernández-Magriñá
Información sobre la plantilla
Santiago Alvarez Magrina.jpg
Terrorista cubano agente de la CIA y residente en Miami.
NombreSantiago Álvarez Fernández-Magriñá
Nacimientooctubre o noviembre de 1941[1]
Cuba Bandera de Cuba
Residenciaciudad de Miami,
estado de Florida,
Estados Unidos Bandera de los Estados Unidos de América
Nacionalidadcubana
Partido políticoFundación de Rescate Jurídico, Alpha 66, Comandos L

Santiago Álvarez Fernández-Magriñá (Cuba, 1941) es un terrorista cubano residente en Miami, que ―al servicio del gobierno de Estados Unidos― dedicó gran parte de su vida al terrorismo contra Cuba mediante el suministro de dinero a elementos contrarrevolucionarios, a través de la llamada Fundación de Rescate Jurídico, y de otras acciones. Enrolado como mercenario de la Brigada 2506 (que invadió Girón en 1961), mantuvo estrechos vínculos con las organizaciones paramilitares Alpha 66 y Comandos L, con base en el sur de la Florida, bajo la supervisión de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

Autor intelectual y benefactor financiero de ataques terrorista contra Cuba para realizar acciones vandálicas con el objetivo de sabotear objetivos turísticos cubanos, entre estos el famoso cabaret Tropicana, de La Habana. Importante cómplice de Luis Posada Carriles en la planificación del fallido atentado contra el presidente Fidel Castro en Panamá.

Terrorismo contra Cuba

Hijo de un sicario batistiano[2] y nieto de uno de los criminales involucrados en el asesinato del líder estudiantil Julio Antonio Mella en México (en enero de 1929).[2]

Disparó sus armas de muerte contra poblados costeros en la zona sur de Cuba, tales como Cienfuegos y Trinidad.[2]

Como autor intelectual y benefactor financiero el 12 de octubre de 2001, participó en ataque terrorista contra la población llamada Boca de Samá, al norte de la provincia de Holguín, durante la cual los participantes asesinaron a dos personas e hirieron seriamente a una niña cubana.

Fue uno de los ejecutores de la agresión contra el caserío de Boca de Samá, en Holguín, el 12 de octubre de 1971, mientras pertenecía a la organización terrorista Comandos L, en Miami. Como resultado del ataque resultaron muertas dos personas: Lidio Rivaflechas Galano y Ramón Arturo Siam Portelles. También fueron heridas las hermanas Nancy Pavón Pavón (15) y Ángela Pavón Pavón (13), así como Carlos Escalante Gómez y Jesús Igarza Osorio.[2]

Detenido desde noviembre de 2005 a noviembre de 2009 junto al también apátrida Osvaldo Mitat, por poseer armas ilegales. La Fiscalía estadounidense no presentó cargos de terrorismo, aún con tales evidencias, y ambos criminales fueron condenados a cuatro años de cárcel, sanción que se redujo a 11 meses, a cambio de la entrega voluntaria de uno de los alijos de armas, que habían mantenido escondido.

Esa condena a Álvarez Fernández-Magriñá y a Mitat fue reducida, no obstante se recuperó un arsenal sin precedentes en el sur de la Florida, integrado por 30 ametralladoras automáticas, 1 lanzacohetes, varias granadas, más de 200 libras de dinamita y 14 libras de explosivo C-4.

A finales de 2007, ambos terroristas se declararon culpables de obstrucción de justicia en una investigación ligada a cargos de fraude migratorio contra Luis Posada Carriles y se negaron a testificar ante un gran jurado federal sobre la entrada ilegal a Estados Unidos de ese terrorista, reclamado por la justicia venezolana. Luis Posada Carriles entró ilegalmente a Estados Unidos a finales de marzo del 2005 a bordo de la embarcación Santrina, propiedad de Santiago Álvarez Fernández Magriñá.

Santiago Álvarez envió un grupo que se infiltró en Cuba, al que entre otras acciones encomendó hacer estallar una carga explosiva en el cabaret Tropicana, siempre repleto de espectadores.

El 26 de abril de 2014, las fuerzas del Ministerio del Interior detuvieron a los ciudadanos de origen cubano y residentes en Miami, Estados Unidos, José Ortega Amador, Obdulio Rodríguez González, Raibel Pacheco Santos y Félix Monzón Álvarez, cuando planificaban ejecutar acciones terroristas en el territorio nacional, planes organizados bajo la dirección de los terroristas Santiago Álvarez Fernández Magriñá, Osvaldo Mitat y Manuel Alzugaray,. Los detenidos reconocieron que pretendían atacar instalaciones militares con el objetivo de promover acciones violentas. Con tales fines, desde mediados de 2013, tres de ellos habían realizado varios viajes a la Isla para estudiar y modelar su ejecución. Declararon, además, que estos quienes residen en Miami y mantienen estrechos vínculos con el connotado terrorista Luis Posada Carriles.

De izquierda a derecha, los terroristas Santiago Álvarez Fernández-Magriñá, Osvaldo Mitat y José Hilario Pepín Pujol junto al barco Santrina, que introdujo de manera ilegal a Posada Carriles en Estados Unidos, en 2005.

Fuentes