Yateras (Guantánamo)

Municipio Yateras
Información sobre la plantilla
Municipio de Cuba
Ubicación del municipio Yateras
Ubicación del municipio Yateras
EntidadMunicipio
 • PaísBandera de Cuba Cuba
 • ProvinciaGuantánamo
Población 
 • Total18 244 hab.
 • Densidad29,2 hab/km²
GentilicioYateranos
YaterasIde.jpg

Yateras. Municipio que ocupa el tercero en orden en la provincia Guantánamo. Es tierra de frondosos cafetales y música changüisera donde la hospitalidad, el valor, la perseverancia y la solidaridad encuentran un espacio en cada uno de sus hijos, el café brindis por excelencia del yaterano, demuestra la acogida al visitante en cualquier hogar, hasta en los más humildes, donde su forma peculiar de preparación de forma artesanal implica una serie de pasos que desde el punto de vista cultural nos identifica. Nuestra historia no es la suma de hechos acontecimientos y personalidades, sino la evolución de un pueblo que va forjando su historia cargada de heroísmo, lo que hace que seamos consecuentes con el pensamiento martiano: De amar las glorias pasadas se sacan fuerzas para adquirir glorias nuevas.

Caracterización general del municipio

Yateras se localiza en la provincia Guantánamo, en el oriente de la Isla de Cuba. Su extensión territorial de 624,32 Km2, lo que representa el 0,56 % de la superficie total de la isla. Limita al norte con la provincia Holguín, al sur con el municipio San Antonio del Sur, al este con el municipio Baracoa y al oeste con el municipio Manuel Tames, y una población de 18 244 habitantes con una densidad poblacional de 29,2 habitantes por km.2

Con una topografía montañosa donde las escasas llanuras en las márgenes de los ríos, formando pequeños y estrechos valles, en que se localizan los asentamientos poblacionales más importantes. La localidad cabecera es Palenque y la secundan Felicidad, Bernardo, La Carolina, Arroyo del Medio y Monte Verde que a la vez sus Consejos Populares.

El clima es fundamentalmente húmedo con alta precipitación, esencialmente en la temporada de primavera y verano, actúa sobre todos los componentes del medio natural y ejerce una gran influencia sobre la actividad económica que realiza el hombre.

Cartacuba5.jpg

La fauna se caracteriza por una abundante variedad de animales de diferentes especies, con gran diversidad y endemismo, entre los que se encuentran aves, moluscos y quelonios. Entre las aves se destaca la presencia de abundantes poblaciones de cotorras y cateyes, ambas especies consideradas como amenazadas. Entre muchas otras se encuentra el ave nacional, la Cartacuba y el Carpintero Verde, exclusivas de nuestro país que amenizan con sus atractivos colores y su canto el paisaje del Parque Nacional Alejandro de Humboldt, que compartimos con la provincia de Holguín y el municipio Baracoa.

Prehistoria

Descendientes de Aborígenes.JPG

En nuestro municipio encontramos la presencia de diferentes descendientes de aborígenes, afirmación que se sustenta en las múltiples investigaciones realizadas por parte de historiadores, geógrafos y espeleólogos como las que el investigador norteamericano Robert Stewart Culin realizó en recorrido por La Caridad de los Indios comprobando que una elevada presencia de descendientes aborígenes.

En este territorio encontramos numerosas personas de pelo negro, apacibles, de complexión mediana, extremidades cortas, nariz aguileña y pómulos abultados. Sus familias son numerosas y en algunos casos se observan miembros de tres generaciones.

Otros estudios de investigadores de renombre y comisiones nacionales corroboran lo afirmado por Culin, como son: Juan Pérez de la Riva, en su trabajo Desaparición indígena cubana”, el doctor Manuel Rivero de la Calle con su trabajo titulado Supervivencia de descendientes indoamericanos en la zona norte de Yateras, Oriente, el doctor Felipe Pichardo Moya con su trabajo titulado: Los aborígenes de las Antillas, Oscar Tejedor con su estudio titulado :Permanencia del aborigen cubano en nuestra población, el espeleólogo Irán Valdés, los investigadores del Instituto Superior Pedagógico Raúl Gómez García de Guantánamo y Oscar Loyola Vega confirman esta presencia y en sus investigaciones describen sus costumbres , origen de sus apellidos entre otras características que demuestran dicha presencia como afirma el doctor Manuel Rivero de la Calle en su trabajo Supervivencia de descendientes indoamericanos en la zona norte de Yateras, Oriente, que en la población campesina de Yateras en los años 1960-1970 se muestran rasgos indiscutibles de descendencia aborigen, además de los estudios antropológicos realizados por otros investigadores.

Etapa colonial

Ruina francesa3.JPG

Surgimiento y desarrollo de la economía de plantación. Fomento de la producción cafetalera en el municipio.

En 1791 se inicia la Revolución Haitiana como resultado de la agudización de las contradicciones sociales una vez iniciada la lucha revolucionaria se desató una fuerte ola migratoria que llegaban a las costas de Cuba en todo tipo de embarcaciones menores: barcos de velas, pequeñas embarcaciones y buques de vapor. Los más comprometidos lo hicieron en buques de remos, acompañados de sus sirvientes de confianza. Al arribar a la isla, donde fueron bien recibidos por las riquezas acumuladas, solo tenían una preocupación ¿dónde reiniciar sus cafetales?

El antiguo término municipal de Yateras comprendía una región montañosa, de un clima cálido, exuberante vegetación y tierras fértiles. Así dio inicio la proliferación de grandes cafetales, que serían en ocasiones divididos en parcelas y arrendados a pequeños colonos. Este sistema de cafetales comenzó a fomentarse primero en Yateras Abajo y luego de una forma escalonada llegó a Yateras Arriba.

A partir de 1820 junto a otras áreas del oriente cubano, específicamente Guantánamo, comienzan a fomentarse junto a los algodonales los primeros cafetales en las montañas yateranas y el reclamo de fuerza de trabajo esclava para su mantenimiento.

En el período que media entre los años 1820 -1863 se fomentaron en Yateras Arriba 41 cafetales por los emigrados franceses llegados de la vecina tierra de Santo Domingo iniciando su fomento por el cafetal Jagüey del que se desprendieron luego las demás fincas y haciendas.

Estas fincas y haciendas en el periodo antes mencionado fueron evolucionando con la introducción de nuevos capitales, la compra, donación, enajenación e hipotecas hasta convertir a Yateras en un emporio cafetalero llegando a producir el 7,8% de la producción nacional de café.

Casa típica de los cafetales de origen francés.JPG

Entre los cafetales de más importancia entre otros podemos mencionar, El Jagüey, Felicidad, Los Naranjos, Mont Friendship, Monte Verde, Ermitaño, La Cubana, dado por el valor de sus ventas, las producciones que alcanzaban y la cantidad de esclavos que poseían. Estos datos se amplían en las investigaciones de Ismael Alonso Coma en el libro Historia de Guantánamo. 1843-1868

El 28 de enero de 1850 se funda el partido de Yateras con la subdivisión de Yateras Abajo y Yateras Arriba. La máxima dirección del partido recayó en el canario José Beltrán, esto dio mayor realce a las producciones básicas del municipio vinculadas con el cultivo del café.

En la actualidad se constatan ruinas de los cafetales franceses en las siguientes localidades del municipio: Los Naranjos, Jagüey, La Perla, La Deseada, La Cubana, Bella Vista, Dios Ayuda, El Bayameso, Joven María, La Noely, Monte.

Alto, La Caridad, Las Gracias, El Diamante, El Ermitaño, Monte Verde, La Prenda, Santa Teresa, Monte Cristo, Santa Rita y San Inés de Bigñote. De estos 19 han sido declarados patrimonio nacional.

Período de la esclavitud de plantación. Los palenques en Yateras

Vinculado al desarrollo de la economía de plantación y la esclavitud se desarrolla el proceso de lucha de los esclavos quienes al huir de sus amos se convertían en cimarrones, reuniéndose en los palenques de cimarrones.

De la historia de los palenques en Yateras no deben pasar inadvertidos, El Frijol, Calunga, To Tenemos, Calunguita, Vereda del San Juan, Palenque Viejo, Bruto, Yagruma, Barbú, Arroyo de Tongo, Colunga, Tibisial, El Lechero. Y Guardamujeres en este último al final de la guerra de los diez años hicieron noche antes de partir para el exilio, la madre y la esposa respectivamente del Titán de Bronce, las legendarias mujeres: Mariana Grajales Coello y María Cabrales según sostiene el historiador de la ciudad de Guantánamo José Sánchez Guerra en la obra Mambisas Guantanameras.

La historia de la lucha de los apalencados no concluye con la batida dada al palenque El Frijol por las partidas de rancheadores, fue necesario en 1857 organizar desde Santiago de Cuba una expedición para eliminar los palenques de la zona de Yateras que aún se mantenían en pie de lucha. Como se ha visto, fue una tenaz resistencia la de los apalencados en nuestro territorio. Muchos de estos palenques fueron encontrados por el Ejercito Libertador una vez iniciada la Guerra de los Diez Años, como el caso de Guardamujeres.

La Guerra de los Diez Años

El partido de Yateras, al igual que el resto de la jurisdicción de Guantánamo, en 1868 atravesaba una situación económica que se diferenciaba del resto de Oriente. Su producción azucarera se mantuvo estable, con 4 ingenios movidos a vapor, 36 caballerías de caña y los 35 cafetales con que contaba continuaron su producción al igual que la cosecha de productos menores.

Hacia 1870 Yateras se mantiene en relativa calma, cuestión por la cual los españoles la consideraban pacificada, pues las zafras de café y azúcar se desarrollaron normalmente posibilitando el abasto a las tropas españolas. Este fue el principal motivo por el cual fue seleccionado el territorio entre las zonas que abarcaría el teatro de operaciones de la invasión a Guantánamo de 1871.

Dentro de los planes estratégicos de la invasión dirigida por Máximo Gómez figuraba el partido de Yateras como fuente principal de la economía del gobierno español en el cultivo del café, para lo que designa a Antonio Maceo al frente de una tropa después de haber librado importantes combates como el de la Indiana, la Loma de la Galleta, San Fernando, Dos Amigos, Ana Margarita, etc., donde entre otros fueron derrotados los generales Arsenio Martínez Campos y Palanca.

En la incursión de las tropas bajo el mando de Antonio Maceo sobresale combate de El Majagual en Monte Verde, y la aplicación de la tea incendiaria cuando ardieron en llamas de libertad los cafetales de las haciendas Felicidad, Dios Ayuda, La Noelí, La Perla, La Josefina, Monte Verde, Virginia, entre otros. También fueron desalojadas las fuerzas españolas de sus enclaves en Monte Verde, en el fuerte La Perla y en los puestos de Tropezón, Bella Vista y Virginia.

Como resultado del combate de El Majagual el 31 de julio el enemigo se retiró rápidamente, los mambises lo persiguieron, pero no pudieron darle alcance, puesto que no se detuvieron en los fortines, abandonando de esta forma Monte Verde, así continuaron liberando numerosas dotaciones y la tea redentora también se siguió aplicando. Como resultado final de la operación se incorporaron 43 hombres voluntarios del Guaso y 101 de Yateras para un total de 144. Le arrebataron al enemigo en la acción 55 armas para un total de 99, así como, más de 20 mil cápsulas, 600 cartuchos, se incendiaron varios cafetales y se incorporaron 18 esclavos. Entre los incorporados a la tropa de Antonio Maceo se encontraba Arcid Duverger Lafargue.

En el mes de Julio de 1875 nuevamente hacen su entrada en Yateras las tropas al mando del General de brigada Antonio Maceo Grajales, el día 27 e hizo prisionero a media Compañía de línea. En el parte al secretario de la guerra dice Maceo: Después de incendiar al cafetal Monte Alto y caseríos inmediatos desfilamos a 300 m del fuerte de Virginia llevando abundante provisión de reses y efectos, luego y atravesando por los cafetales Felicidad y Jesús María. Los criollos y propietarios de influencias visitan nuestro campamento. Durante la noche el enemigo oye nuestros clarines y distingue nuestras fogatas.

Guerra Necesaria

En Guantánamo se produce el alzamiento del 24 de febrero de 1895 en la finca La Confianza, bajo la dirección de Pedro Agustín Pérez, donde se firma un acta haciendo contar que se reiniciaba la guerra para la independencia de Cuba en el caso de Yateras el alzamiento fue dirigido por José Mejías Cartagena.

El 1ro de abril de 1895 llegan a costas cubanas en la goleta Honor, por Playa Duaba, Baracoa, Antonio Maceo, José Maceo, Francisco Adolfo Crombet Tejeda (Flor), Agustín Cebreco, Arcid Duvergel y otros valiosos patriotas, comenzando su recorrido por la zona más oriental del país. Después del desembarco y su travesía por Baracoa y parte de San Antonio del Sur llegan a Yateras el día 8 de abril al cafetal La Alegría. Maceo ordenó un reconocimiento del lugar efectuado por Flor Crombet, José Maceo y otros. Al poco rato regresaron sin novedad y se dirigen a una casa vacía en la confluencia de arroyo Bernardo y el río Toa, en su alrededor había de todo en abundancia: plátanos, un cerdo en ceba, otras viandas y frutas de todas clases, pertenecientes a Ezequiel Rojas, voluntario de los indios de Yateras.

En este lugar se produce el primer combate de la tropa expedicionaria con los voluntarios de Yateras quienes gracias a un tiro escapado logran sobrevivir al exterminio casi seguro que le esperaba. La derrota cubana en la acción de La Alegría fue completa. Dispersos en pequeños grupos de expedicionarios podían considerarse perdidos. Al general Maceo lo siguieron Frank Agramonte, Juan Limonta, Manuel de Jesús Granda, Domingo Guzmán y Jesús M. Santini; al general Flor Crombet, el general José Maceo, Juan Fustiel, Isidoro Noriega, Tomas Julio Sainz y Joaquín Sánchez; al coronel Agustín Cebreco, Silverio Sánchez, Adolfo Peña, José C. Palacios y Alberto Boix. El coronel Patricio Corona, enfermo y viejo, Jorge Través Estrada, sobrino de Tomas Estrada Palma y el práctico Ramón de Armas, tomaron rumbos distintos para ir a caer prisioneros de los españoles.

El grupo de Antonio fue perseguido de cerca por los indios, quienes estaban emboscados en ese lado del río, moviéndose temporalmente por la margen norte. Logran cruzar hacia el sur y, después de una acelerada marcha aproximadamente de una hora, suben a lo ato de una elevación, a unos o dos kilómetros al sudeste del caserío de Arenal, y este del arroyo del mismo nombre. Allí pasan la noche. Sobre el grupo de Antonio Maceo y las vicisitudes del día 8 y sucesivos, José Luciano Franco expresó:

Como no tenía práctico que lo guiara, el general Maceo —Antonio— brújula en mano, siguió rumbo al sur, al mismo tiempo que trataba de reunir a los dispersos. Su situación era virtualmente insostenible, quizás la más difícil de su vida revolucionaria. Solamente acompañado por cinco jóvenes inexpertos y desarmados, en medio de la feroz persecución de numerosos enemigos bien armados, y provistos de excelentes prácticos, extenuado casi por el hambre, encaraba Maceo el horror de una derrota sin precedentes, la que podía ser también el fracaso de la revolución. Con los pies destrozados, sin poder dormir pues necesitaban burlar entre aquellas maniguas inclementes y abruptas montañas la jauría de los perseguidores […]

Los tres grupos se encontraban con relativa cercanía entre sí, a una distancia no mayor de dos kilómetros entre uno y otro, pero escondidos y guardando gran silencio, pues la zona era batida con frecuencia por los indios que los buscaban con desespero, con la ventaja de contar con numerosos familiares y colaboradores en toda esa región, la cual conocen por ser nativos del lugar.

Todos los grupos se mantuvieron en la zona la noche del día 8 y 9 de abril, posiblemente tratando de hacer contacto, pero no lo lograron. El grupo de Cebreco sale de Yateras y se dirige a los límites del actual municipio de Manuel Tames.

Antonio Maceo, Frank Agramonte, Manuel Jesús de Granda, Jesús María Santini, Juan Limonta y Domingo Guzmán después de la dispersión de La Alegría llegan a Guayabal de Yateras a la casa de José Soblón, en la Bamba. En la noche se trasladan a la casa de Flor Blanco que lo atiende y organiza su partida horas más tarde.

El 12 de abril son conducidos por el práctico Eustaquio Rodríguez, que también los traiciona, hasta la Altura Colorada, donde se despiden, caminaron unos tres kilómetros y en una cueva se disponen a pasar la noche. Alrededor de dos horas después escucharon ruidos y voces dentro del monte, eran los voluntarios de Yateras y se entabla un reñido combate donde resultan prisioneros Granda, Santini y Agramonte, el investigador Hugo Crombet narra lo acontecido de la siguiente forma:

[…] al llegar a la loma de Colorado el práctico plantea que necesitaba regresar a su casa para que su familia sepa que va a estar fuera y lo que hace es regresan con los guardias voluntarios -.De este grupo solo Antonio Maceo y dos expedicionarios, Guzmán y Limonta logran escapar, incorporándose a la fuerzas mambisas días después, el 17 de abril en Vega Bellaca.

El grupo de Flor Crombet y José Maceo después de la dispersión del cafetal La Alegría toma el camino que lo condujo a Alto de Palmarito, donde fueron emboscados por la guerrilla de indios voluntarios de Yateras, ese día llevaban la siguiente formación: vanguardia Juan Fustiel y José Maceo; centro, Tomás Julio Sainz y Joaquín Sánchez “Peñaló”; retaguardia Isidoro Noriega y Flor Crombet.

El 10 de abril de 1895 Flor ya herido en una pierna, disparaba sin cesar su revolver de campaña, a su lado estaba el capitán Joaquín Sánchez quien cayó mortalmente herido, luego un tiro en la frente hace caer al general Flor Crombet. La guerrilla de indios yateranos tuvo la triste e inolvidable gloria de aniquilar al bravo general Hongolosongo. Fustiel fue herido, Noriega y Sainz caen prisioneros de Garrido.

El cadáver de Flor Crombet fue trasladado en el lomo de una mula metido dentro de dos sacos desde Palmarito hasta San Andrés, donde lo depositan bajo una mata de mango mamey en el batey de Felipe Fournier Raimond, hasta su traslado a Felicidad de Yateras donde se le daría sepultura. El maestro de los Preval y Portillo, Francisco Sampera Botler, natural de Santiago de Cuba, fue quien lo llevó al cementerio “El Jagüey” propiedad de los hermanos Preval, trasladándolo en una carreta de bueyes. Se le dio sepultura y su tumba fue marcada con una caneca tipo (T) de la época. Con la muerte de Flor y la caída como prisioneros de Manuel Jesús de Granda, Frank Agramonte y otros.

Bosh Abril decide que con las fuerzas de Garrido era suficiente para acabar con los pocos expedicionarios que quedaban. José Maceo salvó su vida milagrosamente dejándose caer por un farallón. Iniciaba así su conocida Odisea, descrita magistralmente por el generalísimo Máximo Gómez. Después de 10 días caminando, solo y agotado por el hambre y el cansancio, anduvo por los bosques yateranos, siguiendo siempre el cauce del río Toa, luego fue a parar a Palmar de Yateras, desde donde es guiado hasta encontrarse con Pedro Agustín Pérez. Ya incorporado al Ejército libertador dirige el combate de Arroyo Hondo rescatando a José Martí y Máximo Gómez cuando se trasladaban a Guantánamo, cumpliendo con su deber cae heroicamente el hijo de Palmar de Yateras, Arcid Duvergel Lafargue, quien desempeñó también un importante papel en la guerra del 68.

Podemos concluir este proceso planteando que Yateras fue tormentoso abrigo para los expedicionarios de la goleta Honor. En las tres acciones combativas el grupo expedicionario sufre ocho bajas, dos muertos y seis prisioneros, algunos de ellos heridos quienes guardan prisión hasta el fin de la guerra, dejando para la posteridad sitios históricos como cafetal La Alegría, Alto de Palmarito y Altura Colorada.

Es digno destacar el papel de las mujeres en nuestro municipio y en particular la actitud destacada de Cristina Pérez y Pérez quien junto a Silverio Guerra y aprovechando su arraigo en los indios de Yateras y sus dotes de espiritista logró incorporar al Ejercito Libertador a los guerrilleros que dieron muerte a Flor Crombet en Alto de Palmarito. Así se narra por un testigo presencial el momento en que se dirigía a los montañeses en la zona de San Andrés: Escuchad: en el gran reloj de los tiempos está señalada ya la hora de la independencia nacional cubana. A pocas leguas de aquí tenéis a uno de los famosos generales de la contienda libertadora, el gran Antonio Maceo. Yo estoy con él y vosotros conmigo y por consiguiente os mando que alentados por el recuerdo de las persecuciones de que fue víctima nuestra raza, en vez de continuar la sangrienta campaña que contra él habéis emprendido, os unáis a sus fuerzas, valientes y decididos, a pelear por la redención de Cuba, vuestra patria, que ya es hora, que ya es necesario que sea libre.

Al informar al general Maceo en presencia de Pedro A. Pérez de los resultados de su misión le explica: “Aquí están, general, los indios de Yateras. Le garantizo que son bravos, dignos de figurar en la vanguardia de vuestras fuerzas invencibles”. Así termina la triste página convertida en gloria de los indios guerrilleros. Por este y otros servicios a la patria el general Antonio le otorga a Cristina los grados de Capitana del Ejército Libertador, oficializado con el certificado entregado por José Maceo el 23 de noviembre de 1895.

El 15 de mayo de 1895 se incorpora a las fuerzas del Ejército Libertador Guadalupe Rojas conocido como Guadalupe Ramírez Rojas, el joven que disparó el tiro que ocasionó la muerte de Flor Crombet en el combate de Alto de Palmarito, sirviendo hasta el final de la guerra en el Regimiento de Infantería Hatuey.

Yateras en el año 1896 acoge en su seno, casi en la misma fecha un año después del paso de los expedicionarios de la goleta Honor, entre los días 7 al 11 de abril, a los expedicionarios del vapor Bermuda que traía como jefe al general Calixto García Iñiguez que había desembarcado en la bahía Maraví al norte de la provincia de Oriente el 24 de marzo de 1896.

En Palenque, efectúan una junta de jefes, ocasión en que Periquito y los oficiales de Juan de León y Silverio Guerra le proponen distribuir a los expedicionarios del Bermuda entre las fuerzas del Regimiento Hatuey, con el propósito de aligerar la carga del pesado cargamento y disminuir la impedimenta, y lograr que las marchas fueran más rápidas. Con esta medida se produjo una elevación de la capacidad combativa de la columna, la cual era indispensable, pues habían penetrado en el territorio de operaciones de la tercera brigada española, que estaba bajo el mando del experimentado Francisco Canellas y Socades, que tenían como segundo jefe al coronel José Baquero, este último caería en las acciones combativas del verano de 1898.


Regimiento Hatuey. Los indios de Yateras en el Ejército Libertador

En el Regimiento Hatuey, por las acciones realizadas por Cristina Pérez junto a Silverio Guerra, se incorporó el grueso de los indios voluntarios de Yateras.

Silverio junto a Cristina Pérez que estaba casada con unos de los indios de Yateras emprendió la difícil tarea de convencimiento, trasladándose a San Andrés y La Caridad aprovechando también el arraigo del esposo Ramón Ramírez Suárez para incorporar a los expertos indios que en su mayoría pertenecían a la tropa guerrillera que dirigía Pedro Garrido.

El regimiento Hatuey estableció su campamento en las montañas yateranas, especialmente en el lugar conocido como La Piedra, punto desde donde la revolución comenzó a tomar forma al organizarse la vida civil en la zona. Se organizó el trabajo de Hacienda con su secretaría para el cobro de impuestos de guerra a los dueños de comercio y haciendas de la jurisdicción. El campamento La Piedra se convirtió en un bastión inexpugnable. Por el trabajo realizado se logró reunir para la revolución la suma de 348 000.00 pesos, que se designó para organizar nuevas expediciones y para la compra de medios materiales y alimentos para la tropa en campaña. Además, desarrollaron acciones de alfabetización, crianza de animales y producción de alimentos.

Republica neocolonial.1899-1958

División político-administrativa en la etapa y gobierno municipal

El 28 de diciembre de 1908 se reúne el ayuntamiento de Guantánamo para hacer uso del artículo 23 de la Ley Orgánica de los municipios. Se divide en barrios el territorio de Guantánamo y se suprimen los Distritos. Queda el territorio conformado por 33 barrios. Urbanos 8: Mercado, Rastro, Glorieta, Hospital, Gobierno, Caridad, Parroquia y Bano. Rurales 25: Cuatro Caminos, Jamaica, Casimba, Palmas, Felicidad, San Andrés, Guayabal, Sigual, Río Seco, Casiseis (Arriba y Abajo), Baitiquirí, Arroyo Hondo, Caimanera, Ocujal, Indio, Corralillo, Vínculo, Jaibo Abajo, Macurijes, Bayate, Las Lajas y Guaso.

El 1ro de diciembre de 1920 a las 2.00 pm, Yateras se desagregaba de Guantánamo y se constituía con 10 barrios: Río Seco, Felicidad, Sigual, Guayabal, Casiseis Arriba, Palmar, Casiseis Abajo, San Andrés, Casimba y Jamaica, cabecera del municipio.

Le correspondió la presidencia por mayor edad al concejal Salvador Canet Barrera y la secretaría a Juan Francisco Frompen por resultar el más joven, ambos presidieron a la masa definitiva conforme con el artículo 253 de la ley orgánica municipal, resultando presidente José Canet Pérez con 10 votos, secretario Juan Paz Jiménez y Vicente Rodríguez para acompañar al alcalde electo Nicolás Pereira Quevedo, el que compareció jurando el cargo y agradeció a todos los presentes la distinción por haber sido propuesto. Además, se propuso en la reunión que el alcalde comunicara al Gobernador Provincial y Secretario de Gobernación la constitución del municipio. Así surgió el municipio Yateras con una población de casi 20 000 habitantes, el día 1ro de Diciembre de 1920.

Ocuparon la dirección del municipio como alcaldes hasta 1958: Nicolás Pereira Quevedo,1920-1926,entre 1926-1932 Porfilio Parra, 1932 hasta el 27 de agosto de 1933 Alejandro Poumirót, del 27 de agosto del 1933 hasta el 13 de abril de 1936 figuraron provisionalmente como alcaldes interinos Amado Balbén y el sargento del ejército Narciso Campo Contigo, hasta entregar al alcalde electo Pedro Belón Chibás que actuó desde el 13 de abril de 1936 al 12 de enero de 1938, en que solicitó licencia electoral siendo sustituido por Plácido Tamanes Virella y después por Pablo Llosa Machado, desde el 25 de marzo hasta el 10 de noviembre de 1940 en que este hizo entrega de la alcaldía a Ernesto Caballero Suárez, siendo electo por el Partido Revolucionario Cubano Auténtico, a cuya afiliación pertenecía.

Agricultura, industria y comercio

Yateras es uno de los municipios de la provincia oriental esencialmente agrícola, donde la producción cafetalera constituye su mayor riqueza.

En el término municipal existían extensos secaderos de café y fincas dedicadas a la siembra de este cultivo contaba además con 587,64 caballerías de tierras y 859 fincas dedicadas a este producto a la que se agregan 32 plantas descascaradora este aportaba el 7,33 %. En la época neocolonial constituía su patrimonio principal, aunque tenía que tropezar con las dificultades del transporte, ya que los caminos se encontraban en pésimo estado.

Particularmente los campesinos yateranos se encontraban en una situación difícil de subsistencia, disponían de un ingreso per cápita y familia inferior al promedio del país, del cual debían descontar la renta. Su situación se agravaba día por día por el hecho de que la fuerza de trabajo libre solo era contratada en los períodos de zafra azucarera y cafetalera, con una duración de 4,5 meses, percibiendo un salario de 45 pesos y el ingreso anual apenas llegaba a los 200 pesos.

Las condiciones de miseria y explotación lo llevaron a librar numerosas movilizaciones en defensa de su derecho a la tierra y la de sus hermanos campesinos, lo cual contribuyó a reforzar su tradición de lucha. Entre las batallas más importantes se destacan las realizadas por los precaristas, quienes, por su inestable situación, al no tener derecho jurídico sobre la tierra, eran fácil presa de los permanentes desalojos realizados por los latifundistas, sobre todo representados por compañías norteamericanas.

El alzamiento de los Independientes de Color

El 7 de agosto de 1908 se funda el partido de los Independientes de Color como una estrategia del gobernador Charles Magoon para sembrar la división entre los cubanos por motivos de raza, empleando el color de la piel como medio para ganar terreno en el seno del pueblo cubano.

El movimiento armado como manifestación de inconformidad con los gobiernos de turno de la época se desarrolla a lo largo del mes de junio, se extendió por los territorios del norte y el suroeste guantanamero y los poblados más importantes de nuestro municipio convirtiéndose en la capital de las fuerzas rebeldes, por ser el punto de concentración hacia el que se dirigieron todas las partidas y el lugar donde se encontraban los máximos dirigentes del movimiento en el territorio, según sostiene el historiador guantanamero Ricardo Rey Riquenes en su obra: Guantánamo en el vórtice de los Independientes de Color.

El movimiento armado, a lo largo del mes de junio se extendió por los territorios del norte y suroeste de Guantánamo así como el poblado de Yateras, convertido en capital de las fuerzas rebeldes, por ser el punto de concentración hacia el que se dirigieron todos los partidos y el lugar donde se encontraban los máximos dirigentes del movimiento en el territorio entre otros de la región oriental.

Los principales dirigentes de la sublevación en nuestro municipio fueron Felíx Linarez en Jamaica, Chano Martínez en Palmar, Eugenio Lacoste en el cafetal Dios Ayuda, Dionisio Batalla en Monte Líbano, Enrique Bakelais en Palenquito de Yateras y Oscar Favier Despaigne en Felicidad y La Deseada de Yateras. Es de significar la importancia que tomó el movimiento en nuestro municipio pues de los 13 principales dirigentes de la sublevación en Guantánamo 6 pertenecían a Yateras, el 46,1 %, y de los 11 lugares señalados 6 son de Yateras, es decir el 54,5 %.

Los principales jefes comenzaron a presentarse lo que hizo que el movimiento quedara acéfalo y perdiera fuerzas. En el caso de nuestro municipio el 22 de junio se presentó Chano Martínez de Palmar que era unos de los principales jefes, así como Juan Favier, cerrando así la página de heroísmo escrita por los miembros del Partido de los Independientes de Color en el municipio Yateras.

En 1923 por el deslinde que se proponía hacer en las zonas de Yateras y Caugerí provocó una protesta de los campesinos de ambas localidades lo que hizo que una comisión de civiles encabezados por el Alcalde de Yateras y escoltado por una patrulla de siete soldados de la guardia rural se trasladó a Caujerí para comunicar a los campesinos que Alfredo Zayas había dado órdenes de que se suspendiera el deslinde a cambio de que depusieran las armas. La comisión de civiles se retiró hacia Yateras junto con la patrulla de la Guardia Rural. Los campesinos de Yateras que no tenían conocimiento de lo acordado abrieron fuego contra la patrulla iniciando un intercambio de numerosos disparos con la Guardia Rural que provocaron la muerte a un soldado y heridas al Sargento que lo mandaba.

Es significativo señalar que la crisis económica de 1929 a 1933 tuvo su repercusión en el municipio, tanto para la clase trabajadora como para la clase poderosa, en este período se empiezan a destacar los siguientes cafetaleros: Vicente Domínguez y Hermanos con una extensa propiedad en Palenque, Santiago Rivera con áreas en Gervasio y otras propiedades, Monguín Mola (hijo) propietario de Arroyo del Medio, Raizú y Virginia. En la zona de Felicidad se encontraba el señor Jabel con gran extensión de tierra dedicada a la producción de café y ganadería.

En testimonio recogido con Isidoro Carpintruz y Ángela Rivero que fueron trabajadores de Monguín Mola se plantea que éste en sus fincas aplicó técnicas muy avanzadas en el café apoyándose en asesores extranjeros alcanzando gran prosperidad, además del uso de la comunicación entre los cafetales a través de teléfono. Además, introdujo la electrificación de los bateyes utilizando plantas eléctricas. Por otra parte, daba mejor trato y atención a sus trabajadores en comparación con otros terratenientes.

En Yateras se construyó un Comité de Obreros Desocupados que tenía como objetivo luchar por el derecho al trabajo plasmado en la Constitución de 1940. En 1943 se constituyó un Comité de Caficultores en el barrio de Bernardo con el objetivo de defender los precios del café entre los comerciantes que siempre quisieron comprarlo a precios abusivos (13 pesos el quintal).

Economía municipal

Cafe.jpg

En el período de 1940-1952 la economía del municipio Yateras era próspera, fundamentalmente en la producción cafetalera y en menor escala en el ganado vacuno y caballar.

En el municipio los cafetales más reconocidos son los de los señores José Soler y Cía., Ángel Garrido, Vicente Domínguez y Monguín Mola los cuales son los cafetales más jóvenes con respecto a los otros que datan del siglo XVII. Los más antiguos ubicados en las nuevas zonas cafetaleras fomentadas a finales del siglo XIX e inicios del siglo XX se ubicaban en Guayabal, Palenque, Arroyo del Medio, Arenal y Bernardo.

Fuerza de trabajo

Por razones de la propia economía del municipio, basada en el cultivo del café, la fuerza de trabajo fundamentalmente recaía en haitianos que habían ocupado esta zona desde años anteriores producto a la emigración de Haití a Cuba, los cuales se habían ido dispersando desde la zona de Baracoa hasta ocupar los territorios del término municipal Yateras. Se contaba además con otra fuerza de yateranos nativos e inmigrantes de zonas cañeras. En el período del tiempo muerto, que era en tiempo de zafra, los salarios no subían, ni pasaban los 1.50 pesos diarios y la jornada laboral excedía las 12 horas.

Atención a la salud

En este período la atención a la salud era deficiente, afectando principalmente al sector más pobre de la sociedad yaterana que por los bajos ingresos no podía costear los precios de las consultas que se realizaban fundamentalmente en la cabecera municipal. Posteriormente se instala en Palenque el doctor Aurelio Mejías, el cual instaló un pequeño consultorio en el que realizaba consultas de estomatología, medicina general y ginecología. En testimonios recogidos a Bernardino Ramos, Olga Balar y Nelia Rivera, se expresa que a este médico lo caracterizaban sentimientos humanos muy profundos, por lo que a muchos no le cobraba las consultas. Es digno destacar la figura de Pura (La Madrina), esposa de Martínez, que realizó una gran labor como ayudante del médico, aplicando sus conocimientos en medicina tradicional, además, creó una pequeña aula en su casa, donde enseñaba a leer y escribir a niños del barrio hasta incorporarse más tarde al Ejército Rebelde.

Atención a la educación

Una muestra de la situación de este sector antes del triunfo de la revolución lo muestra la cantidad de escuelas públicas existentes. En este periodo el territorio contaba con muy pocas escuelas: Felicidad, San Andrés, Guayabal, Monte Verde, Palenque y La Clarita. Los hijos de los campesinos tenían muy pocas posibilidades de asistir a clases por la difícil situación de los caminos, la lejanía de las aulas y la falta de recursos, ello generaba un elevado por ciento de analfabetos.

En la enseñanza pública fue muy conocida la maestra Lidia Romaguera que vivió y trabajó en el poblado de Palenque. A pesar de su avanzada edad trabajó hasta los inicios de la década de los 70. Fue un ejemplo de educadora consagrada a enseñar a los niños de los humildes campesinos de esta zona montañosa. A la llegada del Ejército Rebelde, en abril de 1958, encontraron solo seis escuelas las que se multiplicaron hasta llegar a 36.

Yateras, cuna del changüí

Changuí.jpg
Instrumentos del Changuí.jpg

El changüí constituye no solo un género de música muy específico, sino una manera de festejo popular interfamiliar, con música, versos, bailes y diversión de relación gesto-música y hasta de expresión musical y cultural arraigadas en costumbres y un modo de vida, que tipifica a zonas rurales, urbanas guantanameras y otras circundantes pues ha ido ampliándose en la medida que pasa el tiempo.

No son pocas las personas que cultivaron el género en Yateras entre las que se destacan Rogelio Lescaille, tresero, cantante, compositor y el primero que introdujo la marímbula en el changüí, Armando Rey Leliebre, tresero por excelencia y cantante excepcional, el primer grupo musical del género se creó en Felicidad llamado Los Cocolisos, fue fundado en 1950. Estaba integrado por Arcadio Duboys, Director y cantante; Rogelio Lescaille, tresero cantante y compositor; José Checo, cornetín; Carlos Guibert, guitarra; Isidro Begué, tumbador; Francisco Begué, bongoes; Ché Prevost, maracas y Raúl Lescaille, clave, se destacan además en el género las personalidades Eduardo Goulet Lestapier unos de los principales cultivadores en el siglo XX y Celso Fernandez con el grupo El guajiro y su changüí


Etapa insurreccional 1952-1959

Combatientes segundo frente.jpg

El territorio de Yateras en la época que nos ocupa (1952-1959) tenía como límites los siguientes: al norte, el municipio de Sagua de Tánamo; al este, el municipio de Baracoa; al oeste, el municipio de Guantánamo y Mayarí y a la sur ciudad de Guantánamo. Poseía características poco comunes: comprendía el llano de Jamaica y el resto está compuesto de macizos montañosos con grandes valles intramontanos de gran fertilidad en sus suelos, aptos para el cultivo de frutos menores y en las montañas el café como principal renglón, además de la madera.

En los primeros días del mes de agosto de 1957 un grupo guerrillero, de aproximadamente 26 hombres, alzados en Sierra Canasta y dirigidos por Luis Herrera (Wicho), salió para Guayabal de Yateras en busca de mejores condiciones y para contactar con los guerrilleros de la zona. En el alto de La Victoria se les incorporaron varios compañeros, entre ellos Emilio Lores Osoria e Inocencio Ramírez Cardosa.

Estando en la carolina el grupo es delatado a la jefatura de Felicidad la que solicita refuerzos a Guantánamo. Atacando el mismo aproximadamente a las 8.00 P.M. en un lugar conocido por La Jaiba, cerca de Guayabal el día 12 de agosto de 1957. A pesar de la superioridad numérica de los soldados de la tiranía los rebeldes, que fueron sorprendidos, se repusieron y rompieron el cerco. Después de tres horas de combate el jefe del grupo ordenó la retirada en el que sufrieron tres bajas: Emilio Lores Osorio, Felipe Ulises Cuesta Bulgar e Inocencio Ramírez Cardosa. Este combate sensibilizó aún más a la población de Yateras con la lucha contra la tenía batistiana. En la zona de Yateras existían pequeños grupos de alzados bajo la dirección de Rouro Rosell, principalmente en Guayabal y Felicidad. Con posterioridad se designó a Francisco Montiel para su dirección. A ellos se sumaban los alzados del grupo de Manolito Sánchez Lora que luego se funde con el grupo de Montiel. Su armamento fundamental eran escopetas de diferentes calibres, fusiles 22 y armas cortas.

El grupo con cierta organización contaba con un puesto médico con el personal necesario para casos de enfermedad o accidentes compuesto por el doctor Aurelio Martínez Mejías y su esposa Pura Fuente Tena, La Madrina, quienes atendieron algunos casos de enfermedad y a Félix Ramos Romero herido accidentalmente por un disparo en una pierna este fue el grupo encontrado por Raúl al llegar el 27 de marzo de 1958 a Guayabal.

De la impresión que causaron estos grupos a la llegada del jefe del frente expresó el entonces Comandante y jefe de Segundo Frente Oriental Raúl Castro: “[…] encontré cerca de doscientos escopeteros, la mayoría buenos muchachos de la zona, pero viviendo una ilusión de revolución en varios campamentos que tenían, con jeep hasta para ir al servicio, comiendo por la libre en una fonda con cocinero y todo aquello me dio la impresión de un campamento de locos […]” .

La construcción de armas y bombas no desmayaba un instante. Llegados a Guayabal en la noche se inició el proceso en los propios autos, como lo rememora Gilberto Cordero en su testimonió: Llegamos por la noche, Raúl nos dijo que si al día siguiente nosotros estaríamos haciendo M-26 y bombas de mano, yo le contesté que antes del amanecer estaríamos produciendo. Él salió y regresó por la madrugada, nos felicitó porque ya nos encontrábamos produciendo en la fábrica montada sobre los propios camiones. Al otro día conseguimos algunos materiales en el lugar. Con lo producido se dotó a la recién creadas compañías D y E de un número considerable de M-26 y bombas de mano.

En la noche del 29 de marzo hizo contacto con Raúl en Guayabal de Yateras en la casa de Marcelino Escandón en la finca San José, René Ramos Latour, Daniel, quien informó a Raúl de los resultados de la reunión sostenida en la Sierra Maestra relacionada con la Huelga General Revolucionaria la que se había proyectado para el 9 de abril, una vez introducidas unas armas que se esperaban del extranjero.

En San José de Guayabal el 6 de abril de 1958 se convocó una reunión, donde participaron entre otros Francisco Montiel, Rauro Rosell y Manolito Sánchez, para dejar constituida la Compañía “D” Omar Renedo Pubillones, que inicialmente tuvo la siguiente estructura: Jefe de Compañía Capitán [{Manuel Fajardo Sotomayor]], 2do Jefe de Compañía primer teniente Francisco Montiel, teniente: Vicente Perera Cardoso, Teniente: Argelio Campos y teniente: Jesús A. Ramírez.

Dicha compañía se oficializa con la orden del jefe del frente de fecha 8 de abril de 1958. Yateras, y específicamente Guayabal, se convierte desde finales de marzo y la primera quincena de abril de 1958 en centro de operaciones y organización del II Frente oriental Frank País del Ejército Rebelde, como se demuestra en los hechos que se relacionan a continuación: aquí se planearon las operaciones “La Niña” y “Omega”. La operación “La Niña” consistía en la recogida de armas que traería un avión a territorio rebelde en Cupeyal del Norte. La operación “Omega” consistía en el ataque simultáneo a cuatro guarniciones militares en apoyo a la huelga del 9 de abril de 1958 planeada por el M-26-7 en el llano, siendo seleccionadas Imías, Jamaica, Soledad y Caimanera. Además de estas acciones se crearon las compañías A, C, D, y E con sus respectivas jefaturas y misiones inmediatas en apoyo a la huelga del 9 de abril y las que posteriormente debían cumplir dentro del frente guerrillero. Las fuerzas de la compañía se siguieron perfeccionando adoptando diferentes formas que le proporcionaran creándose las avanzadas.

El frente en el territorio que ocupa la compañía D se organiza con una infraestructura compuesta por una red de caminos que comunicaba los principales asentamientos poblacionales y barrios, una red telefónica para la comunicación entre los mandos militares, un hospital, una fábrica de armas, un plante de radio Barba Negra y 31 escuelas Rebeldes que funcionaban con regularidad todo el tiempo. El movimiento 26 de Julio se fortalecía cada día más en Yateras y las acciones de la Compañía D resultaban victoriosas con más frecuencia.

Al celebrarse el 21 de septiembre de 1958 en Soledad de Mayarí Arriba el Congreso Campesino en Armas, Yateras estuvo representado por 29 delegados, los que representaron el 10,8 % de los 290 que asistieron.

El comandante Raúl Castro deja definida en las conclusiones la importancia del Congreso cuando expresa:

Hoy 21 de septiembre de 1958, ha sido y será por mucho tiempo, un día memorable para ustedes, para nosotros, para la Revolución Cubana. Jamás, desde Cuba es Cuba, jamás, repito, habíamos presenciado un Congreso Campesino, un congreso de campesinos revolucionarios en medio de una guerra y con un ejército ayudando a los campesinos.

Dos yateranos formaron parte de la directiva del Comité Regional Campesino electa en el Congreso: Nemesio Viquillón Frómeta de El Zapote y Agripino Márquez de La Tagua. La guerra llegaba a su fin, el tirano huyó el 2 de enero Guantánamo se rindió ante el coraje y la valentía de las tropas rebeldes, guiada por Efigenio Ameijeiras en la que se encontraban miembros de la Compañía “D”.

Revolución en el poder

La toma del poder político por parte de las fuerzas revolucionarias dirigidas por el Ejército Rebelde, trajo consigo la verdadera independencia y soberanía nacional. Cumpliendo el anhelado sueño de cientos de miles de cubanos en una larga y cruenta lucha, con disímiles medios, formas y procedimientos de lucha, pero siempre en ascenso.

En la base de la pirámide social se encontraban los campesinos pobres, los obreros agrícolas asalariados y una amplia y diversa población flotante que se convirtió en una de las causas fundamentales del alto el índice de población de tránsito en la zona, los cuales recibieron la expresa atención desde el triunfo revolucionario, haciendo realidad sus sueños, radicándose definitivamente en el territorio

Instituciones estatales

Las medidas tomadas en la fase democrática popular agraria antiimperialista van transformando la situación económica y sociopolítica a favor de las definiciones sociales y la abrumadora mayoría se sitúa al lado de la Revolución.

La creación de los Comisionados por la Ley 106, junto a la JUCEI desarrollaron una importante labor en función del control estatal, para las transformaciones en el sector agrícola se encargaba el INRA que estaba integrado por: Cecilio Sánchez, Saro Basulto, Roberto Romero, Tomás Pérez López (Pao), Antonio Isalgué (Pullo) iniciándose la entrada de maquinarias para su uso en la agricultura.

En la ESBEC No. 5 de Madre Vieja el día 31 de octubre de 1976 se desarrolla la primera sesión de la asamblea municipal dando cumplimiento a los acuerdos del I Congreso del PCC dejando constituida la AMPP compuesta por Municipal 45 delegados dirigida por un comité ejecutivo integrado por Alonso Grey Rojas, Inocencio Velásquez Otamendis, Juan B. López Rodríguez, José A. Dib Rojas, José López Vargas, Roberto Romero Ruiz, Rafael Ramírez Caraballo, Orlando Lara Ramírez, Daysi Leyva Fernández, Erasmo Fransuá Romero, Francisco Druyet Pérez.

Terminada la primera reunión del Comité Ejecutivo, la Asamblea acuerda aprobar como Presidente del Órgano Colegiado por ésta a Alonso Grey Rojas, Inocencio Velázquez Otamendis, Vice Presidente, José López Vargas como Secretario y Juan B. López Rodríguez como miembro Profesional. En la actualidad, a raíz del perfeccionamiento realizado desde su surgimiento, la asamblea está compuesta por 41 delegado.

Organizaciones de masas y políticas

Ya a partir de 1969 se organizan los sindicatos en el municipio creándose el agropecuario con tres representantes, Cielo Samón dirigía la ganadería y AngeL Hernández Donatien atendía desde el municipio hasta la Caridad de los Indios y se mantuvo hasta 1979 y René Carmell Lores. Existían 32 secciones sindicales con 1017 afiliados. Existía un representante en el sindicato de educación, el compañero Reinaldo Paz Rojas y como organizador Emilio Montes de Oca. Atendían 19 secciones sindicales con 238 afiliados.”

En la Primera Conferencia Municipal de la CTC en la ESBEC # 5 HORACIO Matheu Orihuela desarrollada en 1979 los 250 delegados participantes eligen un Comité con 23 miembros, un Secretariado de 9 integrantes en la que se elige su dirección integrada por: Rolando Castillo Vázquez secretario general Rubildo Terrero García como Organizador y Lorenzo Martínez Cantillo como Educador organización que agrupaba los ocho sindicatos del municipio.

Federación de Mujeres Cubanas

El 26 de abril de 1961, en Felicidad de Yateras, fue constituida la FMC con 37 fundadoras de la organización según consta en la historia de la FMC en el municipio. Las que enfrentaron las tareas en comendadas en los primeros años cumpliéndolas con entusiasmo y responsabilidad ,participaron además, en la campaña de alfabetización, la recolección de productos para los milicianos atrincherados en esos momentos en defensa de la patria cuando la crisis de octubre, destacándose las compañeras Olga Lara, Sonia Pichardo e Iluminada López.

Las primeras delegaciones se constituyeron en Felicidad, La Clarita, Monte Verde, San Andrés, Jucaral, La Caridad de los Indios, Arroyo Blanco, Bernardo y Palenque. Posteriormente se formaron las delegaciones de La Gloria, La Magdalena, Santa Catalina, El Zapote, Paulino, Los Negros de Garrido, y así sucesivamente, hasta completar el total de zonas y la integración de la mayoría de las mujeres mayores de 14 años.

Han sido sus secretarias municipales Sonia Pichardo, Ramona Samón, Milagros Guerra, Emma Maza Reyes, Milagros Guerra, Mercede Padilla, Nilda Pelegrín Reyes, Nancy Hernández, Paula Blanco, Bárbara Alonso Rojas e Inés Frómeta Elías y Adisloyda Rodríguez Sánchez realizando un meritorio desempeño que las coloca en los primeros lugares de la emulación en la provincia y nación.

Los Comités de Defensa de la Revolución

En el fragor de la lucha por hacer avanzar la Revolución, defendiéndola de sus enemigos internos y externos, contra los saboteadores y alzados, surge la nueva organización aglutinadora y movilizadora de las masas: los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), el 28 de septiembre de 1960, al llamado de crear un sistema de vigilancia colectivo en defensa de las cuadras, barrios, como explicara el máximo líder.

Fueron coordinadores municipales: Tomilay Cisneros, Lupicinio Durrutti, Eider Álvarez Ramírez, Lorenzo Elías Estévez y Manuel Verdecia Rojas. La organización siempre ha estado presente en las tareas de la revolución, cumpliendo con su objetivo de vigilancia, como durante la invasión Playa Girón, la crisis de octubre, defendiendo la revolución en todo el territorio.

La Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP)

Se organizan también los campesinos, para la defensa de sus intereses, en la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), organización que se fortalece al integrarse por los antiguos arrendatarios, campesinos empobrecidos, antiguos desalojados, incluyendo a los haitianos y descendientes, firmes herederos de los campesinos que participaron en el Congreso en Armas de Soledad de Mayarí Arriba, defendieron la revolución y sus conquistas.

En 1980 existían 45 bases campesinas que se convierten en Cooperativas de Créditos y Servicios (CPA), creándose 14, con 278 asociados en un área de 473,65 caballerías, cumpliendo con sus planes de siembra y acopio, viandas 100 %, hortalizas 107 %, granos 187 %, frutas 155%. Hoy imbuido en la misión de producir para el pueblo en el plan de autoabastecimiento municipal. El 11 de agosto de 1963 se constituye el Comité Municipal del partido en nuestro municipio. Este acto, que se realizó frente al actual taller de confecciones en Felicidad, donde radicó el comité municipal hasta su traslado en 1980 para Palenque, participó José Ramón Machado Ventura e Iván Aragón Brito, representantes del Partido Unido de la Revolución Socialista (PURS). Desde su fundación hasta su posterior traslado a Palenque la sede del Comité Municipal del Partido radicó en Felicidad y asumió la conducción como fuerza superior de todo el proceso de construcción del socialismo. El PCC Municipal llevó como nombre Pastor Martínez Rodríguez combatiente yaterano del Ejército Rebelde.

Dirigieron el PURS en el territorio: Rolando Peñalver, Gilberto Morales Morales, Héctor Baillí Hodelín, Manuel Rojas Legrá sucediéndolos en el cargo de 1er secretario del PCC Arsenio Dopaso Carrillo, Rolando Cortés Vázquez y Héctor Baillí Hodelín. En 1967 ocupa el cargo de primer Secretario Rolando Cortés Vázquez quien dio un gran impulso al trabajo partidista y organización en el municipio. Fueron constituidos los Distritos: Felicidad, Monte Verde, La Clarita, Arenal, Arroyo del Medio, La Cuabita y Palenque con 327 militantes, para llegar en 1987 a la cifra de 875 militantes del Partido.

Han sido primer secretario del PCC en Yateras los siguientes compañeros Gilberto Morales, Manuel Rojas, Arsenio Dopaso, Héctor Baillí, Rolando Cortés Vázquez, Ernesto Garzón Pérez, Carlos Elías Viquillón, Ramón Nolazco Torres, Darío Noa Días, Rolando Rodríguez Romero, Ramón Cueto Laffita y Felipe Caraballo Rodríguez, Magalis Fajardo Ramírez, Manuel Ortiz Monte de Oca y Irma Cuello Massó.

Unión de Jóvenes Comunistas

El Comité Municipal se crea en el año 1968 y su sede radicó en Felicidad, que en aquel entonces era la cabecera municipal. Sus principales dirigentes fueron: Manuel Fuentes, Primer Secretario; Israel Argote Osorio, Organizador y Víctor Manuel Hernández Pérez, Presidente de los Pioneros, quienes condujeron los destinos de la joven organización en el municipio y junto al Partido se dieron a la tarea de organizar a la nueva generación en los centros laborales en lo fundamental. Hasta la etapa han dirigido el funcionamiento de la UJC en el municipio los siguientes compañeros: Año1968-19701; Manuel Fuentes; Año 1970-1973; Israel Argote Osorio, Año 1973-1978; Enrique Pérez; Año 1978-1984; José Sánchez López, Año 1984-1987; Reynerio Terrero Gainza, Año 1987-1989; Pedro Prades Hernández. Año1989-1991 Eider Álvarez Ramírez, Año 1994-1998; Menoides Guilarte Romero, Año 1995-1998.Yadira Pelier Sayú. Año 1998- 1999.; Alvernis Veranes Favier, Año 1999- 2003; Enermis Gallardo Moreira, Año 2003-2005; Albis López Ramírez.

Lucha contra la reacción interna y el bandidismo. Principales grupos. El bandidísmo en el territorio se caracterizó por tres etapas muy bien diferenciadas entre sí y que en la zona montañosa de Yateras tiene sus peculiaridades. En la primera etapa de 1959 hasta principios del segundo semestre de 1960 el objetivo era hacerse sentir como fuerza militar en lo que se destacan: Olegario Charlót Pileta, Pelón, y Carlos Caballero Guzmán.

La segunda etapa comprende a partir del segundo semestre de 1960 en la que se lleva adelante la captación de pequeños agricultores y obreros agrícolas, que constituyeron la base contrarrevolucionaria. Entre las acciones desarrolladas sobresale el apoyo a las acciones desarrolladas por Tico Herrera (maya-girón), que incluso llegó contar con el apoyo de Porfirio Parra, exalcalde del Municipio Yateras.

La tercera etapa se desarrolló a partir de la derrota de Playa Girón. Actúan de una manera individual, pero no están en condiciones de participar directamente en los alzamientos. La Agencia Central de Inteligencia (CIA) lleva a cabo el plan Dilatación (1961) en las zonas montañosas de Yateras para el cual se constituyó la Confederación Nacional Obrera Anticomunista (CONA), que fracasa de forma accidental, donde Amancio Mosqueda Fernández, Yarey, y Leónidas Pérez Tamayo, tienen la misión de formar focos guerrilleros en esta zona montañosa.

Entre diciembre de 1962 a agosto de 1963, fueron liquidados estas bandas, con excepción de la de Marcial Ruiz Téllez, Marcialito, que debido a la condición de prófugo fue capturado el 4 de julio de 1964 en la casa de su colaborador en el lugar conocido por La Luisa de Hondones, en el barrio de San Andrés de Yateras.

Llevaron a cabo varios asaltos a tiendas del pueblo y asesinaron a Inocencio Villalba que pertenecía a la Milicia Nacional Revolucionaria (MNR). Su táctica de mantenerse dispersos en la región y tener en ella numerosos familiares fueron los factores fundamentales para que estos duraran tantos años al margen de la justicia.

El 12 de agosto de 1963 en Los Negros de Garridos fueron ubicados por el Departamento de Seguridad del Estado (DSE) los bandidos José Rodríguez Peña, Reinaldo González y Raudal Domingo. En esta zona, aprovechando el bajo nivel cultural de los campesinos, los bandidos lograron confundirlos y lograron su apoyo lo que ocasiona no pocos quebraderos de cabeza a las fuerzas revolucionarias, fundamentalmente en las zonas montañosas de Bernardo, colindante con San Antonio del Sur por lo que se radicaron las causas 257/61; 36/50; 64/62 432/62; 273/62; 744/64; 889/64 que involucraban a campesinos de Yateras.

Al llamado de la patria para su defensa varios jóvenes se incorporan a los cuerpos que crea la revolución para su defensa como es el Batallón de la Frontera. A ella, en 1961, se incorpora el joven José Pérez Cutiño natural de La Bamba quien en cumplimiento de la orden de participación en la Operación Macambo en la lucha contra bandidos, en mayo de 1969 muere heroicamente junto a Maximiliano Domínguez en la acción en que fueron capturados el mercenario Amancio Mosqueda Fernández y su banda.

Las Milicias Nacionales Revolucionarias

El 26 de octubre se fundan las Milicias Nacionales Revolucionarias reflejo de la esencia popular del proceso. Las particularidades topográficas le imprimen un sello distintivo: las patrullas serranas (Patrullas Campesinas), a las que se incorporaron decenas de campesinos. Eligiéndose a Prudencio Echeverría como representante del Comité Regional Campesino “Frank País”, que comprendía los términos municipales de Yateras, Guantánamo y Baracoa, el que coordinó todas las tareas con el escuadrón 16.

Estas patrullas formaban partes de las compañías serranas, donde el subsector no. 2 quedó ubicado en Felicidad de Yateras, en la zona de Virginia. El apoyo a estos milicianos constituyó uno de los acuerdos emanados del Pleno extraordinario celebrado en el local de la Federación Regional Obrera de los términos municipales de Yateras y Guantánamo, apartándose para esta un día de haber por parte de todos los trabajadores de los distintos sectores.

Con dos batallones bajo el mando de Domitilo Suárez y Reynaldo Chivás Lescaille comandado por el entonces capitán Francisco Rogelio González López (el legendario Comandante Pancho) persiguieron al bandido conocido por Mamá Cuza el que luego de ser desalojado del municipio fue capturado y juzgado por los tribunales revolucionarios.

Después de una intensa preparación de los miembros de las MTT que incluía ejercicios de entrenamiento, prácticas de tiro y una movilización de todo el pueblo, se desarrolla el ejercicio estratégico Bastión 84, el día diez de agosto de 1984. Visita la zona de Guayabal el General de Ejército y entonces Ministro de las FAR Raúl Castro Ruz, para presidir el ejercicio demostrativo. Lo acompañan José Ramón Machado Ventura, Julio Camacho Aguilera, Vilma Espín, Fidel Castro Días Balar y los primeros secretarios del PCC de las provincias orientales.

Transformaciones económico-sociales en el territorio

En el municipio se llevaron a cabo varias obras del “Plan Fidel”, tales como el hospital rural Fausto Favier Favier un internado de primaria el Día de la Victoria, una casa de vivienda, una tienda del pueblo y una escuela primaria. Todas estas obras fueron recorridas e inauguradas por el propio Comandante en Jefe, en julio de 1963, ocasión en la que visita al campesino Juan Martín, emigrante español en la comunidad de la Gloria, momento que aprovecha para compartir con los campesinos de la zona que estaban inmersos en el plan de producción de papa.

Para 1963 se concentraron en manos del estado 42 secaderos de café y plantas de beneficio, que fueron nacionalizados, entre los que se destacan las propiedades de la José Soler y Cia., en la zona de Guayabal, única planta procesadora de café en todo el término municipal Yateras, en Peña Blanca a la familia Lantigua y Blaz, la finca y la planta de beneficio de café. En este proceso todas las propiedades de terratenientes pasaron a formar parte del patrimonio del estado para el disfrute de sus legítimos dueños, el pueblo.

Entre 1976 y 1977 se crea la empresa de producción agrícola cafetalera Yateras con el objetivo de agrupar todas las actividades agrícolas no cañeras. Esta forma de organización dio un avance considerable a la producción en el territorio, fundamentalmente el fomento de nuevos cafetales y la reanimación de otros que ya estaban fuera de explotación producto al envejecimiento de las plantaciones.

En 1982 Yateras cuenta con 46,9 caballerías de café en las que 318,4 son de plantas de café tradicional y las restantes 143,5 corresponden a plantaciones nuevas de alto potencial productivo entre arábigo, caturra y otras variedades de porte bajo.

Para su recogida están en los cafetales 9 000 recolectores de diferentes categorías que incluye fuerzas habituales, estudiantes y movilizados. Cuentan con 5 brigadas milenarias con 72 miembros y 19 millonarias con 204 integrantes. El compromiso de estos laboriosos trabajadores es recoger 1 000 latas en 100 días con un promedio de 10 latas de café diario. Esta labor fue reconocida por el compañero Julián Rizo Álvarez Miembro del Comité Central en el acto de premiación de los más destacados, celebrado la víspera en el poblado de Saburén en el actual Consejo Popular de La Carolina.

La actividad cafetalera se estructura en 5 distritos, 36 lotes, 2300 trabajadores y 589 caballerías. Es también el café el principal renglón del sector campesino. En el proceso de recuperación cafetalera entre 1978 y 1983 se sembraron 196,4 caballerías en el año 83-84 se plantaron 17,8 caballerías. En 1983 se recogieron 439 434 latas de café con un rendimiento de 627 latas por caballerías, en 1984 se cosecharon 596 000 latas, de las cuales 180 000 corresponden al sector privado.

La Salud

Cuando triunfó la Revolución existía un médico en Yateras por 2 700 habitantes aproximadamente, pero se construye el hospital de Palenque Fausto Favier Favier. Para 1980 se crea un Hogar de Ancianos en Felicidad con 20 camas, 2 hospitales con 48 camas, 1 casa materna y 4 farmacias. Hubo un incremento de los médicos en la zona, 13 médicos y 29 consultorios del médico de la familia, 74 técnicos de diferentes especialidades, 2 puestos de consultas de niños sanos en Felicidad y Monte Verde, 4 ambulancias y un Policlínico.

Educación

Por su parte, en la educación una vez concluida la histórica campaña de alfabetización se inicia el proceso de elevación del nivel cultural a través de la batalla por el 6to grado a través de la escuela obrero campesina y educación de adultos, donde más de 300 alcanzan el diploma para 1965. Se crea una red educacional que abarca desde la enseñanza primaria hasta la secundaria básica.

Yateras en la década del 70 y los primeros años de la del 80 se convirtió en el mayor polo educacional de la provincia, al contar con 8 Escuelas Secundarias Básicas en el Campo (ESBEC) con alumnos de 6 municipios. A la vez asimilaba, junto a Maisí, el grueso de los alumnos que pasaban el plan de la escuela al campo.

Como se puede apreciar hubo progresos en estos dos aspectos de la vida social del pueblo Yaterano, elevándose el nivel de atención médica y educacional como parte de las tareas emanadas del órgano central para reafirmar el cumplimiento del Programa del Moncada. Desarrollo Cultural.

Después del triunfo revolucionario el 1 de Enero de l959, el grupo Los Cocolisos se desintegra y se forman nuevos grupos con los músicos que todavía eran de grupos tradicionales campesinos. Amado Cajigal fue director del grupo de Los Naranjos, Evelio Director del grupo tradicional de Virginia Café y Che Prevost director del grupo de Boquerón y Beltrán.

En esa época se comienzan a desarrollar los Festivales Campesinos y en uno de estos encuentros la Dirección Política del territorio decide formar un grupo de changüí y esta responsabilidad recae sobre Armando Rey “Yu”, quién lo organiza y el 17 de mayo de 1959 surge el primer grupo de changüí Estrella campesina. El primer evento en que participa es en la Fiesta de las Aguas en Baracoa, obteniendo una impresionante acogida por el público; luego fue en Santiago de Cuba y de esta forma el changüí siguió conquistando éxitos y ganando seguidores bajo la dirección de Eduardo Goulet Lestapier , e integrado por cinco músicos que han asaltado los escenarios de la música y su género ha traspasado las fronteras internacionales y hoy se escucha en una buena parte del mundo como Francia, España, Alemania y Brasil.

Se formaliza un grupo del changüí que estabiliza sus actuaciones músico danzarias en diversas actividades que se programan institucionalmente, entre ellas, las fiestas populares y otros eventos. Recibió medallas por estar vinculado en el movimiento de artistas aficionados. Parte del patio de su casa fue donado para convertirlo en la institución cultural Casa del Changüí. En 1970 a Pipi se le categoriza como músico de primer nivel, y debido al impacto social alcanzado en 1980 a 1989 se funda la Casa de Pipi como institución cultural “Casa del Changüí”. El grupo Estrellas Campesinas ha tenido presentaciones en la radio y en la televisión provincial y nacional, y también grabaciones en CD como la de la cadena Aurora de Francia.

Entre 1990 y 1999 se ejecuta un proyecto internacional de turismo para la tercera edad que visita la Casa del Changüí, o casa de Pipi, dos veces por semana y reporta ingresos en divisas para la cadena Islazul. “En diciembre de 1999 tuvo el honor de abrigar en el seno de su casa a Francisco Repilado, Compay Segundo, y su grupo. Por sus relevantes méritos ostenta la Distinción por la Cultura Nacional y en el 2009 se le dedicó la cuarta edición del Festival Nacional de Changüí”

Musicalmente el changüí está comprendido dentro del complejo del son, aunque es considerado un género musical en sí. El grupo changüisero debe de estar compuesto por el siguiente formato: Tres, maraca, marímbula, guayo, bongoes. Su nomenclatura la integran el cantante que toca maraca y ejecuta la voz prima, el grupo que canta segundo, el tresero cuyo instrumento es el único de cuerdas, la (marímbula o africano sanza) y los bongoes criollos. Según especialistas y entendidos en la materia, el municipio Yateras es la cuna del changüí, surgido en estas montañas especialmente en la zona de Felicidad hacia finales del siglo XIX.

Otras agrupaciones en el municipio cultivan el género como El Guajiro y su Changüí, grupo profesional bajo la dirección de Celso Fernández Rojas. Creado el primero de abril del año 1993 en Felicidad de Yateras, la agrupación integrada por seis miembros cultiva, además, el son tradicional, boleros, guarachas, nengón y el kiribá.

Se completa la red de instituciones culturales con la creación de casa de la cultura, fundada el 10/1/1980, el 11 de noviembre de 1983 se inaugura el museo municipal Juan Bautista Rojas Ramírez en la zona de Palenque, el 9 de abril de 1992 se inaugura la biblioteca municipal junto a la librería como un complejo cultural, que en su accionar han permitido atesorar fuentes bibliográficas al alcance del pueblo.

Zoológico de Piedra

Ángel Íñigo.JPG

Desde el punto de vista cultural en la década del 70 inicia la obra patrimonial representativa más importante del municipio salida del talento de un campesino quien llevaba dormido dentro de sí al gran artista capaz de transformar rocas en las más disímiles formas hasta con formar una obra única de su tipo en el mundo: el Zoológico de Piedra. Inaugurado el 21 de diciembre de 1977 el que por su valor cultural ha despertado el interés y admiración de visitantes y personalidades al encontrar en este sitio a un campesino empírico y natural que le sacó vida a las piedras transformándolas en el único zoológico en el mundo con estas características empleando instrumentaos rústicos que el mismo confecciona o adapta.

Se ubica en la finca San Lorenzo, en el banco de rocas calizas, exactamente en la comunidad de Boquerón a 600 m aproximadamente de la carretera que conduce a Yateras, cercano al poblado de Felicidad, se encuentra el Zoológico de Piedra en un terreno abrupto, rocoso con llanos y altos, formando lomerío, donde su producción principal es el cafeto, además de frutos menores, ocupando un área aproximada de 1 Km. de extensión y 2 de recorrido y una altura de 750 m, sobre el nivel del mar, posee 426 esculturas,134 piezas en 73 especies de animales, con algunos conjuntos escultóricos.

Su autor Ángel Iñigo Blanco, artista empírico, autodidacta y primitivista, nació el 25 de diciembre de 1935. Su obra tiene un alto significado en la cultura de nuestro país, recibió por su trabajo numerosos reconocimientos provinciales y nacionales, entre ellos la Distinción por la Cultura Nacional, Medalla Vanguardia

Nacional, Sello de 30 y 50 Aniversario de la CTC, Sello de los CDR , entre otras de gran relevancia. En la actualidad su hijo Ángel Iñigo Júnior ha heredado la tradición y sigue creciendo, para orgullo yaterano y cubano, la obra sui géneris que hace realidad los versos de Silvio Rodríguez cuando expresa: “solo el amor engendra la maravilla”


Véase también

Fuentes

  • José Martí: “Carta de Nueva York”, La Opinión Nacional, Caracas, 14 de noviembre de 1881, en Obras Completas, t. 9, p. 88.
  • ONEI Oficina Nacional de Estadística e Información República de Cuba Censo de Población y Viviendas Cuba. – 2012.
  • Robert Stewart Culin: “The indians of Cuba” 1902, Bulletin of the Free Museum of Science and Art., University of Pennsylvania, 3, 1902, pp. 185-226.
  • Actualmente parte de esta zona pertenece al municipio Manuel Tames producto a la División Político Administrativa de 2012.
  • Robert Stewart Culin: Ídem.
  • Manuel Rivero de la Calle: “Supervivencia de descendientes indoamericanos en la zona norte de Yateras, Oriente”, pp. 151-176, citado por José Antonio Molina, Mercedes Garrido Mazorra y Deisy Fariñas Gutiérrez: Huellas vivas del indocubano, Ed. Ciencias Sociales, La Habana, 2007, p. 28.
  • Diego Bosch Ferrer y José Sánchez Guerra: Rebeldía y apalencamiento. Jurisdicciones de Guantánamo y Baracoa, Ed. Oriente, Santiago de Cuba, 2003, p. 21.
  • Los palenques Guardamujeres y El Frijol y los que tienen ubicación en Cuchilla del Toa, en la época en que surgieron, pertenecían a la jurisdicción de Baracoa. Luego, con la División Político Administrativa aprobada en 1976, pasaron a formar parte del municipio Yateras.
  • Ídem.
  • Franco, José Luciano: Antonio Maceo, apuntes para una historia de su vida, Ed. Ciencias Sociales, La Habana, 1973, t. I, p 92.
  • El grupo que siguió a Antonio Maceo estaba compuesto por José Francisco Agramonte Frank, Juan Bautista Limonta, Manuel Jesús de Granda Odio, Domingo Guzmán y Jesús María Santini Torres.
  • José Luciano Franco: Antonio Maceo, apuntes para una historia de su vida, Ed. Ciencias Sociales, La Habana, 1989, t. II, p. 105.
  • Hugo Crombet Bravo: La expedición del honor. Expedición Crombet-Maceo, Duaba, Baracoa, 1. de abril de 1895, Ed. Oriente, Santiago de Cuba, 2003. pág 164
  • Ídem.
  • G.B. Hernández: Alma Cubana. Episodios Históricos, Santiago de Cuba, 1921, pp. 81-82. citado por José Sánchez Guerra: Mambisas guantanameras, Ed. El Mar y la Montaña, 2000, p. 14.
  • José Sánchez Guerra y Wilfredo Campos Cremé: Calixto García en Guantánamo. Ed. El Mar y la Montaña, 2005, p. 35-36.
  • Datos tomados del trabajo de Luís Figueras Pérez y Marisel Salles Fonseca: 56 años de República neocolonial en Guantánamo. (Material inédito)
  • Acta de constitución del municipio Yateras, en Revista Suplementos Fraternales, mayo 20 de 1956, Guantánamo, Cuba, p. 942.
  • Ricardo Rey Riquenes Herrera: Guantánamo en el vórtice de los Independientes de Color, Ed. El Mar y la Montaña, Guantánamo, 2007, p. 52.
  • Eduardo Goulet Lestapier es conocido por el seudónimo artístico “Pipi”. Nació el 13 de octubre de 1940 y reside en Virginia Pecuaria en Felicidad de Yateras, Guantánamo. En 1950, a los 10 años, se vincula a su padre (el tresero de las fiestas) a quien acompaña tocando la marímbula y cantando, sin recibir pago por estas funciones.
  • Francisco Montiel y Manolito Sánchez resultaron traidores del movimiento revolucionario.
  • Comisión de Historia de la Columna No. 18 “Antonio López Fernández”: Hijos de su tiempo, Ed. Verde Olivo, Ciudad de la Habana, 1998.
  • Ídem., p. 49.
  • Comisión de Historia del Buró agrario del segundo Frente Oriental “Frank País”, 1998: Semilla Insurgente, Casa Ed. Verde Olivo, Cuidad de La Habana, 2007, p. 129.
  • Compuesta por personas muy pobres, de diversas razas. En la zafra de café trabajaban en los cafetales y en la zafra de caña se movían hasta el valle de Guantánamo, incluso hasta los centrales de Camagüey.
  • Así surgieron numerosas comunidades cerradas, cercanas a las fincas de café donde eran recogedores habituales, tales como La Escondida en La Carolina, Raisú, La Magdalena y en La Luisa. Tesis defendida por Maritza Maure López en “Particularidades del proceso de integración de los elementos culturales de la emigración haitiana a la identidad regional guantanamera”. Tesis en opción al Título Académico de Master en Estudios Sociales. Escuela Superior del PCC, La Habana, 2005.
  • Archivo, Asamblea Municipal del Poder Popular Yateras. Acta constitutiva. 31/10/76
  • Archivo CTC Municipal Yateras p 3
  • Colectivo de autores: “Federación de Mujeres Cubanas. Municipio Yateras. Historia de la FMC”, (Inédito).
  • Concepción Martínez Incháustegui, Felipa Suárez Ramos y Sonia Maldonado González: Punta de vanguardia. Historia de la Brigada Fronteriza, Ed. Oriente, Santiago de Cuba, 1986.
  • Venceremos, órgano Oficial del PCC, Guantánamo, 14 de octubre de 1982.
  • Eduardo Goulet Lestapier es conocido por el seudónimo artístico “Pipi”. Nació el 13 de octubre de 1940 y reside en Virginia Pecuaria en Felicidad de Yateras, Guantánamo. En 1950, a los 10 años, se vincula a su padre (el tresero de las fiestas) a quien acompaña tocando la marímbula y cantando, sin recibir pago por estas funciones.
  • Yeremí Estenol Lamota, Guantánamo tiene su changüí. Editorial, El Mar y la Montaña, 2009 p 58.
  • Yudislaidis Creagh: “Yateras Cuna del changüí”. Investigación inédita de la Dirección Municipal de Cultura de Yateras.
  • Actualmente el Zoológico pertenece al municipio Manuel Tames producto a la División Político Administrativa de 2012.
  • Dirección Municipal de Cultura Yateras. Museo Municipal Juan Bautista Rojas. Guía Patrimonial.
  • Fallece el 27 de abril de 2014 en el municipio Manuel Tames, como consecuencia de una insuficiencia respiratoria aguda. Hoy la obra es continuada por su hijo Ángel Iñigo