Zorobabel (personaje bíblico)

Zorobabel
Información sobre la plantilla
Zorobabel a.jpg
Zorobabel y su familia, incluyendo a su nieto Eliachim. Fresco de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina.
Nacimiento510 a. n. e.
Otros nombresSesbazar
CónyugeEsthra de Judea Ha-David
HijosVarones: Mesulam, Hananías, Hasubá, Ohel, Berekías, Hasadías, Jusab-hésed y una hembra: Selomit.
PadresPedaiah, aunque legalmente se le consideraba hijo de Salathiel
FamiliaresAbuelo: Joaquín de Judá, Bisabuelos: Joaquim, Nehushta

Zorobabel, personaje del Antiguo testamento de la Biblia, descendiente del rey David y según el Nuevo testamento es uno de los antepasados de Jesucristo. Fue quién condujo el primer grupo de judíos (42 360 personas según la Biblia) que regresaron a Judá después del cautiverio babilónico y durante el reinado de Ciro. Fue nombrado por Ciro como el primer gobernador de estos judíos y fue también quien puso los cimientos del Segundo Templo en Jerusalén. Según el historiador musulmán Ya'qubi, fue Zorobabel quién recuperó la Torá y los Libros de los Profetas, aunque estos hechos se los atribuye el judaísmo a Esdras.

Etimología del nombre

Zorobabel en hebreo, puede ser una contracción de Zərua‘ Bāvel, que significa ‘semilla de Babilonia’, refiriéndose a un niño concebido y nacido en Babilonia, o bien de Zərûy Bāvel, que significaría, ‘el expulsado de Babilonia’. En idioma acadio, el nombre significa: ‘simiente (prole) de Babel’.

Vida y obra

Genealogía

Al parecer nació en Babilonia durante el exilio. Probablemente era hijo de Pedaiah, aunque legalmente se le consideraba hijo de Salathiel. (Primer libro de Crónicas 3:19; Libro de Mateo 1:12, 13; Libro de Lucas 3:27). La lista genealógica del Primer libro de Crónicas (3:19, 20) menciona por nombre a siete hijos de Zorobabel (Mesulam, Hananías, Hasubá, Ohel, Berekías, Hasadías, Jusab-Hésed) y a una hija (Selomit). Parece ser que el nombre oficial o babilonio de Zorobabel era Sesbazar. (Esdras 1:8, 11; 5:14, 16; compárese con Esdras 3:8).

Gobernador de los judíos y la construcción del Templo

El pueblo judío había permanecido cautivo en Babilonia por muchos años. Muchos de ellos se habían establecido ahí con confortables estilos de vida y querían quedarse. Había, sin embargo, casi 60 000 que no habían olvidado a Judá. Cuándo Babilonia fue derrotada por Ciro, el gobernante de Persia, este permitió que los judíos regresaran a Jerusalén y reconstruyeran su templo.

Después de la liberación, en el año 537 a. n. e., Zorobabel fue quien condujo el regreso del primer y más grande grupo del pueblo judío a Jerusalém y Judá (la tierra prometida). (Esdras 2:1, 2; Nehemías 7:6, 7; 12:1). Como gobernador nombrado por el rey Ciro, Zorobabel se había llevado los vasos sagrados de oro y plata que Nabucodonosor había tomado del templo años antes. (Esdras 5:14, 15.) Una vez establecidos en Jerusalén, se erigió el altar del templo en el séptimo mes (Etanim o Tisri, septiembre-octubre) bajo la dirección de Zorobabel y Jesúa, el sumo sacerdote (Esdras 3:1, 2), y al segundo año, en el segundo mes (Ziv o Iyar, abril-mayo, del año 536 a. n. e.), empezó la construcción del templo mismo. (Esdras 3:8).

Al percibir que los no judíos que pidieron participar en la obra de reconstrucción no tenían un buen motivo, Zorobabel, Jesúa y los cabezas de las casas paternas declararon: «Ustedes no tienen nada que ver con nosotros en edificar una casa a nuestro Dios, porque nosotros mismos juntos edificaremos para Jehová el Dios de Israel, tal como el rey Ciro el rey de Persia nos ha mandado» (Esdras 4:1-3).

Sin embargo, estos no judíos siguieron desanimando a los que reconstruían el templo, y finalmente (en 522 a. n. e.) consiguieron la proscripción oficial de la obra. Dos años más tarde, animados por los profetas Hageo y Zacarías, Zorobabel y Jesúa reanudaron valerosamente la construcción del templo a pesar de la proscripción. (Esdras 4:23, 24; 5:1, 2; Hageo 1:1, 12, 14; Zacarías 1:1) Una investigación posterior de los archivos persas confirmó la legalidad de la obra. (Esdras 6:1-12). Mientras tanto, los profetas Hageo y Zacarías continuaron animando a Zorobabel, y lo fortalecieron para el trabajo, recordándole que tenía el favor divino. (Hageo 2:2-4, 21-23; Zacarías 4:6-10). Por fin (en 515 a. n. e.), se terminó la construcción del templo (Libro de Esdras 6:13-15). Durante la gobernación de Zorobabel también se atendieron las necesidades de los levitas, pues los cantores y porteros recibieron su porción «según la necesidad diaria» (Libro de Nehemías 12:47).

Zorobabel en la Biblia hebrea

Hijo de Salathiel

La Biblia hebrea lista a Salathiel como el segundo hijo de Joaquín, rey de Judá (Primer libro de Crónicas 3:17). El rey neobabilónico Nabucodonosor II envía al exilio en Babilonia a Joaquín y mata al último rey de Judá y tío de Joaquín, el rey Sedecías. Potencialmente, Salathiel se convertiría en el heredero legítimo al trono, si la monarquía de David hubiese sido restablecida.

La Biblia hebrea tiene textos contradictorios en cuanto a si Zorobabel es hijo de Salathiel o de Pedaíah. Varios textos explícitamente llaman «Zorobabel al hijo de Salathiel» (Esdras 3:2, Nehemías 12:1, Hageo 1:1,12,14). Sorprendentemente, un texto habla de Zorobabel como un sobrino de Salathiel (Primer libro de Crónicas 3:17-19): El rey Jeconiah es el padre solamente de Salathiel y Pedaíah, entonces Pedaíah es el padre de Zorobabel.

Varias especulaciones se han creado para mostrar cómo ambas genealogías podrían ser verdaderas. Una sugiere que Salathiel muriera sin niños y por lo tanto Pedaíah, su hermano, se casó con su viuda, según lo que establece el levirato en la Halajá o ley judía en cuanto a la herencia (Deuteronomio 25:5-6). Si es así, Zerubbabel sería el hijo legal de Salathiel, pero el hijo biológico de Pedaíah.

La otra especulación afirma que el título de «hijo de Salathiel» no hace referencia a un hijo biológico, sino al hecho de ser un miembro del «hogar» de Salathiel. El término hebreo: «padre», puede referirse a un padre de familia, similar al término latino paterfamilias. En este sentido, un hombre que es el «padre» de un hogar, hace referencia a que sea el «padre» de sus propios hermanos biológicos, sobrinos y sobrinas, o cualquier otra persona que cohabitate en su «hogar». Zorobabel (y posiblemente su padre Pedaiah) ípodría ser llamado «hijos de este» si vivían en el hogar de Salathiel.

Tal vez ambas especulaciones podrían ser ciertas. Zorobabel podría ser el hijo legal de Salathiel y, por tanto, también un miembro de su hogar. En particular, si Salathiel no tenía hijos biológicos, Zerubabbel como hijo jurídico de Salathiel sería el heredero de la familia y por tanto nuevo «padre» con más autoridad que los demás miembros de la familia.

Sin embargo, otra especulación muy simple sugiere que el texto que identifica a Zorobabel como un hijo de Pedaíah realmente podría deberse un error escribal. Ocurre en una parte del texto donde el hebreo parece no congruente y, posiblemente, ilegible (Primer libro de Crónicas 3:16-21). La mención esperada de Salathiel de ser un «padre» parece accidentalmente omitido, y, por tanto, sus hijos se confunden con los de Pedaíah. Puede haber otros problemas con estos versos también.

En cualquier caso, los textos donde Zorobabel se llama «hijo de Salathiel» tienen un contexto que es abiertamente político y tiene como fin demostrar el potencial derecho de Zorobabel al trono de la dinastía davídica, como descendiente directo del Rey David: Salathiel es el primogénito del rey Jeconiah y resulta pues más «conveniente» que aparezca Zorobabel como su hijo y sucesor (aunque sea adoptivo) para jugar el papel de lider y gobernante de los judíos en Babilonia (reconocido y avalado por el Ciro el Grande) y encargado de organizar el regreso a Judá, con el apoyo y coliderazgo del sumo sacerdote Jeshua, «hijo de Jozadak», el que tambien hace valer su derecho de pertenencia a la dinastía de sumos sacerdotes, como descendiente de Aarón. Por lo tanto, si queda demostrado que uno es descendiente de David y el otro de Aarón, estos dos funcionarios tienen la autoridad divina para reconstruir el Templo y regir el destino del pueblo judío.

En la Biblia Kadosh (traducción del original al español) el Primer libro de Crónicas 3:19 deja claro que Zorobabel (Zerubavel) era hijo de Salathiel.

Zorobabel y Sheshbazar

En la Enciclopedia judía se considera la posible identificación de Zorobabel con Sheshbazzar, quien podría ser «el príncipe de Judá» y líder del primer gran grupo de exiliados hebreos que regresan a Jerusalén.

Zorobabel en otros textos

  • Receptor de un apocalipsis según el Séfer Zorobabel (Apocalipsis de Zorobabel, siglo VII).Apocalipsis de Zorobabel.
  • Desempeña un papel importante en la última obra del escritor hebreo Sholem Asch titulado El Profeta (1955). Allí se lo presenta como el «Príncipe de Judá» en Tierra Santa. Es uno de los constantes seguidores y mejores amigos del profeta Isaías y desciende de la dinastía davídica.

Zorobabel en el Nuevo Testamento

En el Nuevo Testamento, Zorobabel es mencionado en el Evangelio de Mateo, en la genealogía de Jesús, es allí que se dice es el hijo de Salathiel (del griego Salathiel). Zorobabel se volvió a mencionar en la genealogía de Jesús de Nazaret registrada en el Evangelio de Lucas, verso 3:27, dice que él es el hijo de Salathiel.

Fuentes