Saltar a: navegación, buscar

Barnum Brown

Barnum Brown
Información sobre la plantilla
Barnum Brown.jpeg
Paleontólogo.
Nacimiento12 de febrero de 1873
Carbondale, KansasBandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
Fallecimiento5 de febrero de 1963
Nueva York

Barnum Brown es conocido como uno de los mayores coleccionistas y cazadores de dinosaurios del siglo XX. El Brown comenzó su carrera en el Museo Americano de Historia Natural en 1897 como asistente y viajó por todo el mundo recogiendo fósiles de dinosaurios y mamíferos. Entre sus descubrimientos están los primeros ejemplares de Tyrannosaurus rex, que en la actualidad se muestran en las salas del AMNH.

Vida y obra

Nació Brown el 12 de febrero de 1873 en Carbondale, Kansas, hijo de una familia granjera, Su infancia y juventud transcurren en una finca al más puro estilo campesino. Siendo un hombre desde joven de temperamento moderado y reflexivo, pasó su tiempo en gran parte en el estudio, sobre todo en las ciencias naturales.

Su interés por los fósiles comenzó a los 21 años, cuando recogió ejemplares para Samuel Wendell Williston. En 1895 logró recoger un cráneo completo de Triceratops, entrando dos años después a formar parte del Museo de Historia Natural (Nueva York).

Ingresó en la Universidad en 1893, y su testimonio da fe de su capacidad. Sus vacaciones de verano desde el 1892, las pasó haciendo trabajo de campo en geología y paleontología.

Entre los paleontólogos, Barnum Brown es casi universalmente conocido como el mayor coleccionista de fósiles de todos los tiempos, y aunque su nombre ya no es reconocido ampliamente entre el público en general, el nombre del dinosaurio más famoso jamás descubierto -Tyrannosaurus rex- ciertamente si lo es. Los fósiles que desenterró a través de continentes de las Américas a Asia ampliaron mucho nuestro conocimiento no sólo de la evolución de los dinosaurios, sino también de la mayoría de los principales grupos de reptiles y mamíferos. Crucial para su éxito fue una inclinación por la excentricidad y el riesgo, tanto profesional como personalmente. Sus expediciones, muchas de las cuales se comprometió con poca o ninguna copia de seguridad, incluso de sus compañeros de confianza, le llevaron a varias de las regiones más remotas y peligrosas de nuestro planeta. Como si eso fuera poco arriesgado, Brown utiliza a menudo su modo como un buscador de hueso para cubrir un segundo papel clandestino como un agente de inteligencia estadounidense.

Brown dirigió muchas expediciones, entre ellos una a Wyoming en 1903. En Montana desenterró el cráneo de Tyrannosaurus rex en 1905. Pero la primera prioridad de Brown fue siempre la búsqueda de fósiles. Sus hallazgos se siguen utilizando para investigar las principales preguntas en la paleontología, y algunas de sus ideas, incluyendo una visión radical de la relación íntima entre los dinosaurios y las aves hoy parecen casi misteriosamente proféticas. Los paleontólogos con acceso a los archivos del Museo Americano de Historia Natural, tienen una oportunidad única de mirar hacia atrás un siglo después de su descubrimiento del dinosaurio más famoso del mundo.

Sorprendentemente, los paleontólogos de la actualidad todavía tienen una relación íntima con Brown, cuyas técnicas, teorías y descubrimientos continúan ayudando a entender la época en la que los reptiles dominaban la tierra.

Publicaciones

  • Capas del cretácico superior de Hell Creek (Montana) (1907)
  • Los Anquilosaurios, un nueva familia de dinosaurios acorazados del Cretácico superior (1908)
  • Correlación del cretácico al Eoceno en Nuevo México, Wyomig, Montana y Alberta (1914)
  • ¿El fósil más antiguo hallado por el hombre? (1926)
  • Los misterios de los dinosaurios (1938)
  • El origen de los Ceratópsidos cornudos (1940)
  • Reptiles voladores (1943)
  • Monografía sobre Protoceratops (1940)


Fuentes