Saltar a: navegación, buscar

Linfoma de Hodgkin

(Redirigido desde «Enfermedad de Hodgkin»)
Linfoma de Hodgkin
Información sobre la plantilla
Sistema linfaticoíndice.jpeg
Índiceenfermedad de hodgkin.jpeg
Agente transmisor:La causa es desconocida
Región de origen:Tejido linfático
Región más común:Tejido linfático, Ganglios linfáticos, bazo,hígado y médula ósea
Vacuna:No
Linfoma de Hodgkin. Es un cáncer del tejido linfático encontrado en los ganglios linfáticos, el bazo, el hígado y la médula ósea. Frecuentemente, el primer signo de la enfermedad de Hodgkin es la presencia de un ganglio linfático de gran tamaño. La enfermedad puede diseminarse a los ganglios cercanos. Más adelante, hacia los pulmones, el hígado o la médula ósea. La causa es desconocida. La enfermedad de Hodgkin es poco común.

Caracterización general

Los ganglios linfáticos son glándulas pequeñas con forma de uva que se encuentran a través del cuerpo y forman parte del sistema de circulación del líquido linfático.

El líquido linfático es un liquido claro que se filtra de los vasos sanguíneos, y para que el cuerpo mantenga un volumen constante de sangre, el líquido linfático es colectado y regresado a la sangre a través de la circulación linfática. Los ganglios linfáticos están conectados entre ellos a través de los vasos linfáticos que transportan el líquido linfático. Antes de regresar la linfa a la sangre, los ganglios linfáticos limpian el líquido, buscando por posibles gérmenes de infección (bacterias, virus, etc.) el cuerpo usa células del sistema inmune.

La mayoría de las personas recuerdan haber tenido glándulas inflamadas debajo del cuello cuando tuvieron alguna infección. Esas “glándulas” eran ganglios linfáticos inflamados que estaban reaccionando a la infección. En casi todos los canceres, esta conexión de ganglios linfáticos es una de las áreas a las cuales el cáncer puede extenderse. Sin embargo, en la enfermedad de Hodgkin (también conocida como linfoma de Hodgkin), el cáncer origina de los ganglios linfáticos si mismo.

Grupos de ganglios linfáticos se encuentran en áreas particulares del cuerpo, como el cuello, la axila, y la ingle. También hay órganos específicos en el cuerpo que son considerados parte del sistema linfático, como el bazo y las amígdalas; sin embargo, cantidades pequeñas de tejido linfático también pueden ser encontradas en muchos de los órganos del cuerpo.

Nombres alternativos

Linfogranulomatosis maligna; Enfermedad de Hodgkin; Cáncer o linfoma de Hodgkin

Causas

El primer signo de este cáncer a menudo es la inflamación de un ganglio linfático que aparece sin una causa conocida. La enfermedad se puede diseminar a los ganglios linfáticos adyacentes y posteriormente se puede propagar al bazo, el hígado, la médula ósea u otros órganos.

Se desconoce la causa. El linfoma de Hodgkin es más común entre personas de 15 a 35 y de 50 a 70 años de edad. Se piensa que la infección con el virus de Epstein-Barr (VEB) contribuye a la mayoría de los casos.

Síntomas

  • Inflamación sin dolor de los ganglios linfáticos del cuello, las axilas o la ingle.
  • Fiebre y escalofríos.
  • Sudores nocturnos.
  • Pérdida de peso.
  • Pérdida del apetito.
  • Picazón en la piel.
  • Tos, dolores en el pecho o problemas respiratorios si hay inflamación de los ganglios linfáticos en el tórax.
  • Sudoración excesiva.
  • Dolor o sensación de llenura por debajo de las costillas debido a la inflamación del hígado o el bazo.
  • Dolor en los ganglios linfáticos después de tomar alcohol.
  • Piel enrojecida y caliente.

Nota: los síntomas causados por el linfoma de Hodgkin también se pueden presentar con otras afecciones.

Diagnóstico

Los médicos pueden diagnosticar la enfermedad de Hodgkin con una biopsia. Eso implica extirpar y estudiar una muestra del tejido con un microscopio. El tratamiento varía dependiendo de la magnitud de la diseminación de la enfermedad y suele incluir radioterapia o quimioterapia.

Entre más pronto se diagnostique la enfermedad, más eficaz será el tratamiento. En la mayoría de los casos, la enfermedad de Hodgkin puede curarse.

Histopatología

Se distingue de otros linfomas por la presencia de células grandes con dos núcleos vesiculares y nucleólos eosinófilos prominentes, llamadas células de Reed Sternberg. Estas se disponen en forma irregular en los infiltrados, aunque a veces aparecen en Linfomas no Hodgkin y lesiones inflamatorias ganglionares constituyen el marcador histológico más confiable de la EH.

Desde hace mucho tiempo se explora el origen de las células en la EH. A nivel celular la morfología es compleja con linfocitos anormales, células plasmáticas, eosinófilos, histiocitos, células de Hodgkin y células de Reed Sternberg. Se establecieron líneas celulares in Vitro que representarían a las malignas de la EH. Estas células expresan antígenos B y T, así como también CD15 , CD25, CD30 (antígeno de activación asociado a la EH), además de antígenos 2ª del complejo mayor de histocompatibilidad, receptor de transferrina CD71 y diversos marcadores de células T y B. Los marcadores varían con el subtipo histológico.

Cuadro clínico

  • Adenopatías cervicales indoloras suelen ser las manifestaciones iniciales más comunes.
  • Fiebre sin infección, la fiebre con infección sólo es frecuente en los estadios finales de la enfermedad.
  • Sudoración nocturna, los escalofríos son inusuales.
  • Pérdida de peso: es un indicador de pronóstico desfavorable.
  • Prurito generalizado sin erupción.
  • A menudo se puede hallar masa mediastinal en la radiografía de tórax.
  • Dolor después de la ingesta de alcohol es un fenómeno peculiar e inexplicable.

Al examen físico se pueden hallar adenopatías cervicales o supraclaviculares en particular del lado izquierdo. La patología mediastina es frecuente pero casi siempre se acompaña de adenopatías supraclaviculares. Las adenopatías axilares e inguinales son menos frecuentes. Los ganglios no son sensibles y la piel que los cubre no se altera. Los ganglios son firmes pero no duros. La esplenomegalia es inusual y la hepatomegalia es menos común. La EH puede invadir cualquier estructura En algunas series se ha demostrado compromiso de la piel, pleura y otros órganos en menor porcentaje.

Tratamientos y recomendaciones

Se utilizan diversos tratamientos para la enfermedad de Hodgkin, entre ellos: La radioterapia, la quimioterapia, el trasplante de medula ósea (de la misma especie), trasplante de célula madre periférica (del mismo individuo).

Etapas del tratamiento

En todas las etapas se debe inmunizar al paciente contra la gripe, neumonía y meningitis. En un lapso de entre 5 y 15 años después del tratamiento, algunos pacientes podrían desarrollar otra forma de cáncer como resultado del mismo tratamiento. Debido a esta posibilidad usted deberá hacerse examinar por el médico con cierta regularidad.

ETAPA I, IA

Si el cáncer se encuentra sobre el diafragma y no complica parte del tórax:

  1. Radioterapia de un campo y a los ganglios linfáticos en la región superior del abdomen. # Radioterapia de un campo únicamente (en ciertos pacientes). 3.Radioterapia de un campo, los ganglios linfáticos en la región superior del abdomen y el bazo. 4.Quimioterapia con o sin radioterapia.

Si el cáncer se encuentra sobre el diafragma y complica parte del tórax:

  1. Radioterapia de un campo, más quimioterapia.
  2. Radioterapia de un campo y a los ganglios linfáticos en la región superior del abdomen.
  3. Un estudio clínico con nuevos métodos de tratamiento.

Si el cáncer se encuentra bajo el diafragma:

  1. Quimioterapia con o sin radioterapia.
  2. Radioterapia a los ganglios linfáticos de la región superior del abdomen y la pelvis, o irradiación ganglionar total. Si se requiere, también podrían tratarse el bazo o la ingle.

ETAPA IB

Si el cáncer se encuentra sobre el diafragma y no complica parte del tórax:

  1. Radioterapia de un campo y a los ganglios linfáticos en la región superior del abdomen o radioterapia ganglionar total.
  2. Radioterapia de un campo mas quimioterapia.
  3. Quimioterapia sola.

Si el cáncer se encuentra sobre el diafragma y complica parte del tórax:

  1. Radioterapia de un campo, más quimioterapia.
  2. Quimioterapia más radioterapia donde se encuentra el cáncer. 3.Radioterapia de un campo, a los ganglios linfáticos de la región superior del abdomen y al bazo.

Si el cáncer se encuentra bajo el diafragma:

  1. Quimioterapia con o sin radioterapia a la región superior del abdomen y la pelvis, las áreas complicadas por cáncer o el bazo.
  2. Irradiación ganglionar total o radiación a los ganglios linfáticos en la región superior del abdomen y la pelvis.

ETAPA II, IIA

Si el cáncer se encuentra sobre el diafragma y no complica parte del tórax:

  1. Radioterapia de un campo y a los ganglios linfáticos en la región superior del abdomen. #Radioterapia de un campo únicamente (en ciertos pacientes). 3.Quimioterapia con o sin radioterapia.

Si el cáncer se encuentra sobre el diafragma y complica parte del tórax:

  1. Radioterapia de un campo, más quimioterapia.
  2. Radioterapia de un campo y a los ganglios linfáticos en la región superior del abdomen.

Si el cáncer se encuentra bajo el diafragma:

  1. Quimioterapia con o sin radioterapia en las áreas que contienen cáncer.
  2. Radioterapia a los ganglios linfáticos en la parte superior del abdomen y pelvis. El bazo también se podría tratar si es necesario. 3.Radioterapia ganglionar total.

ETAPA IIB

Si el cáncer se encuentra sobre el diafragma y no complica parte del tórax:

  1. Quimioterapia bien sea sola o seguida por radioterapia de un campo.
  2. Radioterapia de un campo y a los ganglios linfáticos en la región superior del abdomen o irradiación ganglionar total.

Si el cáncer se encuentra sobre el diafragma y complica parte del tórax:

  1. Quimioterapia y radioterapia de un campo.
  2. Quimioterapia, y radioterapia al área donde se encuentra el cáncer.

ETAPA III, IIIA

Si el cáncer no complica gran parte del tórax:

  1. Quimioterapia con o sin radioterapia.
  2. Irradiación total o subtotal de los ganglios.

También puede administrarse radiación al hígado.

Si el cáncer complica gran parte del tórax:

  1. Quimioterapia y radioterapia.
  2. Una prueba clínica de quimioterapia.

ETAPA IIIB

  1. Quimioterapia.
  2. Quimioterapia y radiación a las áreas donde se encuentra el cáncer o a las áreas de mayor extensión.

ETAPA IV

  1. Quimioterapia.
  2. Quimioterapia con irradiación total a los ganglios o con radiación a los lugares con grandes cantidades de cáncer.
  3. Una prueba clínica que emplee trasplante de medula ósea.

Recurrente

Su tratamiento dependerá del lugar en donde recurra la enfermedad y del tratamiento recibido anteriormente, si el tratamiento preventivo fue a base radioterapia sin quimioterapia, sólo se dará quimioterapia. Por el contrario si el tratamiento preventivo fue a base de quimioterapia sin radioterapia, se le dará radioterapia (si afecta a los ganglios.) Si la recurrencia es amplia y afecta a varios órganos puede ser mejor la quimioterapia o el trasplante de medula ósea o trasplante de célula madre periférica.

Si la enfermedad de Hodgkin aparece en la niñez el tratamiento es diferente.

La detección precoz es la mejor forma de tratamiento, por ello si aparecen síntomas de ella se debe consultar al médico cuanto antes. El pronóstico de la enfermedad dependerá de la extensión de la misma y de la situación de salud general de la persona afectada.

Posibles complicaciones

Las complicaciones a largo plazo de la quimioterapia o la radioterapia abarcan:

La quimioterapia puede causar conteos sanguíneos bajos, que pueden llevar a que se presente riesgo de sangrado, infección y anemia. Para minimizar el sangrado, aplicar hielo y presión a cualquier hemorragia externa, utilizar un cepillo de dientes suave y una máquina de afeitar eléctrica para la higiene personal.

Durante el tratamiento de un cáncer, siempre se debe tomar muy en serio la presencia de infecciones. Consultar de inmediato con el médico si se presenta fiebre u otros signos de infección. La planificación de las actividades diarias con períodos de descanso definidos puede ayudar a prevenir la fatiga asociada con la anemia.

Pronóstico

La enfermedad de Hodgkin es considerada una de las formas más curables de cáncer, sobre todo si se diagnostica y trata a tiempo. A diferencia de otros cánceres, la enfermedad de Hodgkin a menudo es muy curable aun en estadios tardíos. Con el tratamiento apropiado, más del 90% de las personas con linfoma de Hodgkin en estadios I o II sobreviven durante al menos 10 años. Si la enfermedad se ha diseminado, el tratamiento es más intenso, pero el porcentaje de personas que sobreviven 5 años es aproximadamente del 90%.

Los pacientes que sobreviven 15 años después del tratamiento tienen mayor probabilidad de morir posteriormente por otras causas diferentes a la enfermedad de Hodgkin. Las personas con linfoma de Hodgkin cuya enfermedad reaparece al cabo de un año después del tratamiento o que no responden a la terapia de primera línea tienen un pronóstico más desalentador.

Es importante que a los pacientes se les hagan evaluaciones periódicas y exámenes imagenológicos durante años después del tratamiento para verificar si hay signos de recaída y comprobar los efectos a largo plazo de los tratamientos.

Bibliografía

  • Horning SJ. Hodgkin’s lymphoma. In: Abeloff MD, Armitage JO, Niederhuber JE, Kastan MB, McKena WG, eds. Clinical Oncology. 4th ed. Philadelphia, Pa: Elsevier Churchill Livingstone; 2008: chap 111.

Fuentes