Saltar a: navegación, buscar

Guerrita de Agosto

(Redirigido desde «Guerrita de Agosto de 1906»)
Guerrita de Agosto de 1906
Información sobre la plantilla
Estrada palma.jpg
Fecha:Agosto de 1906
Lugar:Pinar del Río, La Habana y Las Villas, Bandera de Cuba Cuba
Descripción:
La actitud reeleccionista de Estrada Palma al tratar de mantenerse en el poder a toda costa, trajo como consecuencia este hecho.
Ejecutores o responsables del hecho:
Miembros del Partido Liberal y el Partido Moderado.

Guerrita de Agosto de 1906. Conflicto entre facciones políticas, originado por la reelección del presidente Tomás Estrada Palma, afiliado al Partido Moderado, y el consecuente levantamiento armado de miembros del Partido Liberal liderados por José Miguel Gómez. El hecho culminó con la Segunda ocupación militar de los Estados Unidos en Cuba.

Historia

En mayo de 1906 quedó constituido el llamado Comité Revolucionario, integrado por facciones del Partido Liberal opuestas a la reelección de Estrada Palma. Componían el Comité los generales José Miguel Gómez, José de J. Monteagudo, Demetrio Castillo Duany y Carlos García Vélez, y también Juan Gualberto Gómez, Pelayo García, Alfredo Zayas Alfonso y Manuel Lazo.

El primer plan de los complotados contra la reelección estradista fue tomar el poder por medio de un golpe de Estado, procurando ocupar las posiciones principales del gobierno y evitando la intervención extranjera. Para impedir una orden de arresto, el representante a la Cámara Faustino (Pino) Guerra se levantó en armas en Pinar del Río el 16 de agosto de 1906, y fue secundado en La Habana por Ernesto Aubert, consejero provincial, y en Las Villas por Eduardo Guzmán, también del Partido Liberal.

Los alzados llegaron a insurreccionar comarcas enteras; sobre todo, en Pinar del Río, La Habana y Las Villas. Al levantamiento se sumarían importantes figuras del Ejército Libertador como los generales Enrique Loynaz del Castillo, caudillo político del Partido Liberal Nacional, y Quintín Banderas, quien perecería en el enfrentamiento.

En Oriente, integraban la sublevación liberal veteranos de la independencia encabezados por los generales Bartolomé Masó Márquez y Agustín Cebreco, junto con el general Mario García Menocal. De ellos partió la decisión de conferenciar con Estrada Palma y los liberales insurgentes con el fin de encontrar una solución al conflicto.

El 10 de septiembre de 1906 el general Cebreco se entrevistó con el presidente reelecto, quien se negó a aceptar un arreglo con los sublevados. Tres días después llegó a La Habana, procedente del central azucarero Chaparra, el general Menocal, con idénticos propósitos mediadores.

Menocal presidió la Junta de Veteranos orientada a alcanzar acuerdo entre el gobierno y los sublevados, y acompañado por el general Eugenio Sánchez Agramonte sostuvo otra entrevista con Tomás Estrada Palma.

Las proposiciones de los liberales fueron aceptadas en un primer momento por el presidente de la república; sin embargo, el 8 de septiembre de 1906, día de la audiencia, el secretario de Estado Juan Francisco O’Farril solicitó al presidente de Estados Unidos, en nombre del gobernante cubano, el envío a Cuba de embarcaciones de guerra.

Antes de finalizar el año de 1906, el mandatario estadounidense ordenó publicar las notas y cartas cursadas entre el gobierno cubano y el Departamento de Estado norteamericano, en las cuales el presidente de Estados Unidos pedía a Tomás Estrada Palma que apreciara el disgusto con que intervendría el país, y colocaba la responsabilidad de sus actos futuros enteramente en manos de los cubanos.

Bases de la segunda ocupación militar estadounidense en Cuba

El 13 de septiembre, Tomás Estrada Palma solicitó oficialmente la intervención de Estados Unidos y anunció su decisión irrevocable de renunciar y entregar el gobierno de Cuba al representante que designara la nación interventora. Al día siguiente ocurrió el Combate de Wajay, en las cercanías de La Habana -la acción militar más importante del conflicto-, en la cual las fuerzas del general Alejandro Rodríguez, jefe de la Guardia Rural, fueron derrotadas por las partidas combinadas del general Enrique Loynaz del Castillo, Dionisio Arencibia, Baldomero Acosta y otros caudillos.

Tras ese fracaso el presidente comunicó al gobierno de Washington su resolución de no continuar al frente de la república. El vicepresidente Domingo Méndez Capote decidió no aceptar la sustitución reglamentaria y los secretarios del gabinete declararon su voluntad de renunciar. En tales esas condiciones, al no existir una persona jurídicamente autorizada para convocar al Congreso, era imposible que este se reuniera y pudiera designar un nuevo presidente de la república.

Error al crear miniatura: Falta archivo
Los enviados del presidente de Estados Unidos llegaron a La Habana escoltados por una flota superior en naves y hombres a la enviada contra España en la guerra del 98
Con la cercanía en aguas cubanas de una flota compuesta por ocho barcos de guerra estadounidenses, los principales caudillos amotinados se reunieron en Santiago de las Vegas para discutir el cese de las hostilidades, y nombraron a Alfredo Zayas Alfonso como parlamentario ante el gobierno.

El 19 de septiembre llegaron a La Habana los comisionados de paz enviados por el presidente Teodoro Roosevelt, a bordo del buque de guerra Des Moines y acompañados de una poderosa expedición de fuerzas navales. En esa embarcación ocurrieron las entrevistas fundamentales con los dirigentes políticos más relevantes.

Como colofón del conflicto, el 29 de septiembre de 1906 el Secretario de Guerra de Estados Unidos, William H. Taft, asumía las funciones de gobernador de Cuba, estableciendo un gobierno provisional norteamericano que dio inicio a la segunda ocupación militar de Estados Unidos en la Isla, la cual se extendió hasta 1909, cuando ocupó la presidencia José Miguel Gómez.

Enlaces externos

Fuentes