Saltar a: navegación, buscar

Instituto de Medicina Legal de La Habana

Instituto de Medicina Legal de La Habana
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Bandera de Cuba Cuba
Instituto M. Legal.jpg
Institución dedicada a la actuación y desarrollo de la especialidad de Medicina Legal
Fundación:1959
Tipo de unidad:Institución perteneciente al Sistema Nacional de Salud
Director/a :Dra. Alicia Marlenne Basanta Montesinos
País:Bandera de Cuba Cuba
Sede:Ciudad de La Habana Bandera de Cuba Cuba
Instituto de Medicina Legal de La Habana. Institución fundada hace más de cinco décadas. Durante muchos años fue la única instalación en el país dedicada de forma exclusiva a la actuación y desarrollo de la especialidad de Medicina Legal. Es el centro de mayor actividad pericial en el campo médico-legal en Cuba, para lo cual sólo dispone de unos 30 médicos en su planta, muchos de los cuales cumplen otras tareas fuera del país o en otros servicios de forma provisional.

Antecedentes

Comenzó realmente con un simple cambio de nombre, pero gracias al establecimiento de un sistema de formación de recursos humanos se ha logrado que los profesionales y técnicos, como principal capital de la Institución, hayan alcanzado un alto nivel que ha marcado el desarrollo y ha permitido que puedan responder a las exigencias periciales de cada momento.

Al triunfo revolucionario de 1959, en una recién construida instalación concebida para morgue judicial y banco de órganos y tejidos de la ciudad, se ubican los servicios de lo que sería el primer Instituto de Medicina Legal de La Habana. Durante muchos años fue la única instalación en el país dedicada de forma exclusiva a la actuación médico-legal, hasta el surgimiento posterior de algunos centros provinciales o locales de Medicina Legal, los que respondieron o se anticiparon a la política de desarrollo de la especialidad hasta el año 2000, concebida por el Ministerio de Salud Pública a mediados de la década de los años 1980-1990.

El primer director y fundador, el Dr. Genaro Suárez Suárez, médico endocrinólogo de profesión, pero con conocida dedicación y amplios conocimientos para su época de la medicina legal, tuvo una visión acertada de lo que requería el futuro del país, y con el conocimiento que tenía de lo que en el campo de la medicina legal ocurría en el mundo, ayudado por el innegable espíritu emprendedor y poder de decisión, nombró de un día para otro la recién construida instalación con el nombre de Instituto.

La medicina legal, no reconocida todavía como especialidad 50 años atrás en Cuba, era sólo una dedicación empírica de algunos médicos, la mayor parte de las veces de forma no exclusiva. Sin embargo, esto no impidió poder contar con muchas figuras ilustres en la historia del país en el campo médico-legal, sobre todo provenientes de la Cátedra de la Universidad de La Habana (de la que las carreras de medicina y derecho fueron fundadoras en su concepción como primera Universidad de Cuba en 1728).

Se reconoce como primer maestro de medicina legal en el país al español Don José de Lletor y Castro Verde, quien comenzó a impartir la asignatura en la carrera de medicina en el año 1839, y como primer cubano en hacerlo, a Don Ramón Zambrana y Valdés, que fuera su sucesor. Muchas han sido las figuras que han engrandecido la especialidad en épocas posteriores, por sólo citar a algunas de ellas se destacan los profesores Raimundo de Castro y Bachiller, en la primera mitad del siglo XX, y Francisco Lancís y Sánchez e Ignacio Fournier Ruiz en la segunda mitad de ese siglo. En el resto del país se destacaron algunos médicos forenses. Era un nombramiento dado por los jueces en su demarcación judicial a aquellos médicos que auxiliaban en la administración de justicia, basado en lo establecido por la Ley de Enjuiciamiento Criminal, sustituida posteriormente por la Ley de Procedimiento Penal.

En todo ese período se subordinó la medicina forense a la administración de justicia, y no es hasta el año 1965 que se transfiere el Cuerpo Médico Forense del Ministerio de Justicia al Ministerio de Salud Pública, lo que incluyó también el llamado Instituto de Medicina Legal que ya funcionaba con ese nombre desde 1960.

Poco después, la salud pública crearía de forma paulatina diferentes institutos de investigaciones vinculados a las especialidades de endocrinología, cardiología y cirugía cardiovascular, nutrición, gastroenterología, angiología, reumatología, entre otros. Tendrían la misión de propiciar el desarrollo de las distintas especialidades dentro del joven sistema nacional de salud creado; pero tal brillante decisión no abarcó a la medicina legal y, por tanto, no tendría en cuenta el pionero centro nombrado con esa categoría desde 1959 en el campo de la medicina legal, que ya había pasado a su subordinación, y que seguiría diferente camino dentro del propio sistema de salud.

Servicios

Esta Institución, en los inicios, concebida para dar espacio a 24 trabajadores y servicios a una ciudad de poco más de un millón de habitantes, es hoy el centro que responde a todas las actuaciones médico-legales de la capital cubana, con más de dos millones de habitantes, y su población flotante, incluido gran número de turistas de diferentes nacionalidades. También se remiten de forma excepcional algunos casos de muerte violenta ocurridos en otras localidades del país.

Actividad docente

Es el centro docente de mayor actividad en el campo de las ciencias forenses en todo el país y por donde pasan estudiantes de Medicina, Derecho, Policiología, entre otros, y donde se desarrollan otras muchas actividades de formación de pregrado y postgrado.

Preparación del personal

Ha sido la preparación del personal la clave para el trabajo en el Instituto de Medicina Legal de La Habana. Tener profesionales y técnicos capaces de saber qué puede hacerse en cada caso, qué posibilidades ofrece la peritación médico-legal a la actuación judicial, para entonces saber tomar la muestra adecuada, buscar el lugar propicio y la técnica necesaria para dar respuesta al problema que se presenta, aun cuando ella no esté disponible en la Institución, es la forma de trabajo que se inculca a los educandos y con la cual se ha tenido éxito.

Funciones del personal

En el Instituto se realiza una guardia física de 24 horas que cuenta con 2 a 4 médicos por turno, los que son acompañados por 2 o 3 auxiliares para la práctica de las necropsias y otras actuaciones médico-legales, y cuenta también con un vehículo de guardia tipo furgoneta en el cual se concurre al lugar del hecho y donde se traslada también el cuerpo del fallecido de retorno a la instalación para continuar la labor médico-legal que corresponda. Existe también un personal de apoyo institucional, que incluye el personal de recepción y custodia, así como auxiliares generales para mantener la limpieza del centro, y otros localizables, como el que realiza la labor de filmaciones o las pruebas de laboratorios cuando son de urgencia.

Práctica forense

Desde la concepción original, el Instituto de Medicina Legal se ha caracterizado por el desarrollo de las actuaciones médico-legales básicas, entiéndase las investigaciones tanatológicas y de la clínica médico-legal, complementadas siempre por los estudios de laboratorios necesarios.

En el Instituto se realizan diariamente los reconocimientos o las necropsias de los casos que son remitidos por la autoridad competente a dicha instalación: en principio todas las muertes violentas, a las que se suman todos los casos de extranjeros y sujetos que en el momento de su muerte tuvieran afectado por alguna causa su régimen de libertad personal (aunque no se trate de una muerte violenta), los casos de muerte sospechosa de criminalidad, los fallecidos desconocidos y otras muertes que por sus características sugieran una actuación médico-legal, promediando unos 1.500 fallecidos por año que ingresan en el Instituto.

Levantamiento de cadáveres

Una de las actuaciones tanatológicas básicas realizadas por los peritos del Instituto, considerada de gran importancia, es la de concurrir al lugar del hecho y realizar el levantamiento de cadáveres, que significa el conocimiento de la actuación desde el propio lugar de la muerte o donde apareció el cuerpo hasta la realización de la necropsia médico-legal, lo que siempre se hace por más de un perito.

Exhumaciones

Como actuaciones que también se realizan en el campo tanatológico están las exhumaciones de cadáveres y restos óseos, y su investigación, tanto antropológica, biológica, odontológica, como médico-legal en general, que permite la identificación y explicación sobre las posibles causas de la muerte y las circunstancias en las cuales se produjo; para esto los médicos se apoyan en la presencia de dos antropólogos entre los profesionales que laboran a tiempo completo dentro del Instituto.

Metodología para la peritación médico-legal del estado de salud

El Instituto de Medicina Legal fue el promotor de establecer la metodología para la peritación médico-legal del estado de salud para conocer la compatibilidad de un sujeto con el régimen penitenciario, vigente hoy en Cuba, así como también la metodología para el funcionamiento de las comisiones provinciales de peritación psiquiátrica forense en el Sistema Nacional de Salud, todo lo que ha favorecido la uniformidad de la peritación forense a lo largo de todo el país.

Regulaciones y procedimientos para el trabajo médico-legal

Existen en el Instituto de Medicina Legal de La Habana un conjunto de documentos que establecen los procedimientos para las actuaciones que se deben realizar en cada caso, lo que se elabora por vez primera a finales de la década de los años 1970-1980, y se han actualizado con relativa sistematicidad. Éstos recogen una información preliminar de la actuación, el motivo de ella, las bases legales para la misma, el lugar de la actuación, el número de peritos que deben estar presentes, la manera de informar y si existen modelos oficiales específicos para la misma, las muestras que deben ser recogidas cuando ello procede, así como los instrumentos o materiales que se necesitan para poder realizar dicha peritación, entre otros detalles prácticos.

Colaboración y relaciones internacionales

El Instituto mantiene buenos vínculos de trabajo con muchas instituciones similares del mundo y con organizaciones que se vinculan con la salud y el trabajo en las ciencias forenses. En los primeros años de su creación se mantuvieron estrechas relaciones con las instituciones homólogas pertenecientes al entonces campo socialista, razón por la cual se recibieron visitas de expertos de países como Polonia, Hungría, Alemania, Rusia entre otros.

De igual forma se visitaron esos países, se asistió a numerosos congresos y eventos, y los primeros cursos internacionales se recibieron en dichas instituciones, incluida la primera graduación, en 1987, de un Doctor en Ciencias Médicas en el campo médico-legal, el Dr. Jorge González Pérez, que defendió su título en Alemania.

El Instituto ha participado en eventos internacionales en la gran mayoría de los países de América Latina, así como ha colaborado en el desarrollo de maestrías en Bolivia y diplomados en Honduras, así como labores asistenciales médico-legales en Bolivia, Haití, Nicaragua, Venezuela, República Dominicana, Ecuador, Angola, Etiopía, Mozambique, Congo y Sudáfrica.

Ha participado en reuniones internacionales de directores de Institutos de Medicina Legal organizadas por la Cruz Roja Internacional y la Organización Panamericana de la Salud, así como en otras tantas reuniones internacionales, sobre todo en el tema de desastres, donde se ha tenido una intensa labor en tema de preparativos.

Reconocimiento internacional

Su participación en la búsqueda e identificación de enterramientos humanos, unida a la realizada en los preparativos para el manejo masivo de víctimas fatales en situaciones de desastres, han llevado al Instituto de Medicina Legal de La Habana a ser reconocido internacionalmente.

Desde 1988 ha sido el Instituto de Medicina Legal de La Habana un referente en la elaboración de manuales para el manejo masivo de cadáveres en situaciones de desastres, que ha ido perfeccionando y son hoy parte de las publicaciones especializadas que ha realizado sobre el tema la Organización Panamericana de la Salud.

Búsqueda e identificación de los restos del Che

Es bien sabida la participación de dicha Institución en la integración de un grupo multidisciplinario que, a partir de 1995, y durante más de cinco años, realizó la búsqueda e identificación en tierras bolivianas de 31 integrantes de la guerrilla de 1967 del Comandante Ernesto Che Guevara.

El diseño de un proyecto científico propio, con el uso de novedosas técnicas geológicas y geofísicas, así como computacionales y de teledetección, unido a los tradicionales métodos arqueológicos y antropológicos, dieron a este grupo de científicos la posibilidad de encontrar enterramientos realizados en total secreto 30 años antes.

Otras labores de identificación

A partir de un intenso trabajo realizado a finales de los años 1980 por dicha Institución, permitió regresar a Cuba los restos de más de 2.000 cubanos fallecidos cuando cumplían misión internacionalista en diferentes partes del mundo, sobre todo en tierras africanas; significó meses de trabajo para realizar la ubicación, exhumación, identificación, y preparación de cada uno de estos cadáveres u osamentas, todo lo que permitió cumplir con éxito la llamada "Operación Tributo".

Meta propuesta

No siempre es la tecnología lo que determina el desarrollo, pues aun en ausencia de ésta se puede aspirar a metas superiores. La disponibilidad de la misma, bien sea propia o eventual, necesita siempre de la persona preparada y capaz de usarla o al menos saber las potencialidades de la misma para los fines que se desean; por eso, la formación y superación de los profesionales que laboran en el campo forense debe ser la meta superior propuesta, siendo esta la estrategia a seguir por Instituto de Medicina Legal de La Habana.


Bibliografía

  • Lancís y Sánchez F. Lecciones de Medicina Legal. La Habana: Imprenta Universitaria "André Voisin" 1962.
  • Lancís y Sánchez F, et al. Medicina Legal. La Habana: Editorial Pueblo y Educación. 1999.
  • Ponce Zerquera F. Comunicación personal.

Véase también

Fuentes