Saltar a: navegación, buscar

Iván Tenorio

Iván Tenorio
Información sobre la plantilla
IvanTenorio.JPG
NombreIván Tenorio Gómez
Nacimiento12 de enero de 1941
Matanzas, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento31 de octubre de 2014
La Habana, Bandera de Cuba Cuba
Causa de la muerteCáncer
NacionalidadCubana
CiudadaníaCubana
OcupaciónCoreógrafo y bailarín
PremiosPremio Nacional de Danza, Medalla Alejo Carpentier

Iván Tenorio Gómez. Relevante coreógrafo y bailarín. Profesor Titular Adjunto del Instituto Superior de Arte, en su meritoria carrera tuvo una cantidad innumerable de obras montadas para colectivos como el Ballet Nacional de Cuba, el Ballet de Camagüey y el Ballet de Cámara de Madrid.

Desarrolló una amplia labor docente y dirigió infinidad de trabajos tanto en Cuba como en el extranjero.

Datos biográficos

Nace el 12 de enero de 1941, en el seno de una familia de origen español, en Jovellanos, Matanzas. En 1956 se trasladan a La Habana, donde inicia sus estudios de teatro en la sala-academia de la actriz española Adela Escarpín en Prado 260. En este centro se inició como actor en calidad de alumno.

Amparado por una beca para realizar estudios de técnico en laboratorio patológico en los Estados Unidos, entre 1958 y 1959 vivió en New York, pero su vocación teatral lo enrumbó hacia esta especialidad. En esa ciudad entró en contacto con la danza moderna norteamericana y estudió también en la academia de Martha Graham, de la cual tomó algunas clases especiales.

Trayectoria

En 1960 regresó a Cuba e ingresó como actor en el grupo Teatro Estudio. Su debut con esta emblemática institución del teatro cubano fue en la puesta de Fuenteovejuna, donde interpretó al Maestre de Calatrava. Luego actuó brevemente en otras piezas como Farsa y justicia de la Reina Castiza, pero muy pronto se convirtió en asistente de dirección de Vicente Revuelta, uno de los más afamados directores de la escena cubana y fundador del propio grupo. Allí comenzó a tomar clases de expresión corporal y, dada su facilidad para el movimiento, en 1963 dejó las tablas dramáticas para entrar en una compañía de danza.

Trabajos en la danza

Con el nombre de Danza Contemporánea, el coreógrafo y promotor cultural Guido González del Valle inauguró esta compañía donde Tenorio encontró su verdadero camino, la danza.

Estudió ballet con los maestros Joaquín Banegas y Cristina Álvarez, ambos del Ballet Nacional de Cuba. Dentro de Danza Contemporánea realizó su primera aproximación a la creación coreográfica con la obra Oratorium.

Al cerrar la compañía en 1965, realizó audiciones para el Ballet Nacional de Cuba con vistas a participar en el montaje de El lago de los cisnes que realizó Alicia Alonso ese año. Luego de la larga temporada con este título capital dentro del repertorio del ballet, Iván Tenorio continuó como miembro del cuerpo de baile de la compañía y participó de una hermosa experiencia que se producía en el seno de la agrupación entonces dirigida por el maestro Fernando Alonso: el Ballet coreográfico. Es en este proyecto donde realizó su primera obra para el ballet: Del amor y la guerra, con música de Samuell Barber, en 1967, pieza que luego se conoció como Adagio para dos. Luego realizó dentro del mismo espacio Introducción a una idea.

En 1968, junto a otros jóvenes bailarines de la compañía, fue enviado al Ballet de Camagüey, segunda formación cubana de ballet, que había iniciado sus trabajos un año antes. Un interesante e intenso momento se vivía dentro del Ballet de Camagüey, pues se comenzaba a definir su estética creativa, y la llegada de estos y otros jóvenes bailarines, llenos de ideas nuevas, comenzó a hacer efecto en el repertorio.

Es el momento en que surgen como coreógrafos Alberto Méndez González y Gustavo Herrera quienes, junto al propio Tenorio, componen la tríada de la coreografía cubana de las décadas del 70 y el 80.

En este ambiente coreográfico Iván Tenorio creó Pavana para una infanta difunta en 1970, y al año siguiente una de las piezas cumbres del acervo creativo en la danza, Cantata –inicialmente titulada Juegos profanos–, que durante muchos años dio sello y personalidad a la compañía camagüeyana.

Luego de estrenar Momentum en 1972, Tenorio fue llamado nuevamente al Ballet Nacional de Cuba, esta vez como coreógrafo. En 1973 estrenó otra de las obras claves de la historia danzaria: Rítmicas, con música de Teatro Auditorium Amadeo Roldán, que fuera interpretado ese año en el II Concurso Internacional de Ballet de Moscú por los jóvenes bailarines cubanos Amparo Brito y Andrés Williams.

En esta obra Tenorio logró un contrapunto expresivo entre el popular baile de la rumba y las excelencias del ballet clásico. Rítmicas fue la pieza que lo consagró como coreógrafo y recibió el Segundo premio en coreografía moderna en el Concurso Internacional de Ballet de Tokio, Japón, en 1976 y el Premio Nina Verchinina a la mejor coreografía moderna en el Primer Concurso Latinoamericano de Ballet y Coreografía de Río de Janeiro, Brasil, en 1983.

Muerte

Fallece el 31 de octubre de 2014 en La Habana, Cuba[1].

Obras

Innumerables son las obras de Iván Tenorio que han quedado como iconos dentro del repertorio del Ballet Nacional de Cuba, institución en la cual aún trabaja como coreógrafo y para la cual ha creado más de 50 obras. Entre las más destacadas se encuentran:

  • La casa de Bernarda Alba (1975), Mención en el Primer Concurso Coreográfico de la sección de artistas escénicos de la UNEAC.
  • Elogio de la danza y La noche de Penélope (1976).
  • El triunfo de Afrodita, Leda y el cisne (1978).
  • Muerte de Narciso (1979).
  • La corona sangrienta (1980), primer ballet que estrenara para Alicia Alonso.
  • Estudios para cuatro (1981).
  • Hamlet (1982), segundo premio del Concurso de Coreografía de la UNEAC en 1983.
  • La valse (1985).
  • Los amantes de Verona (1987).
  • Viva Lorca (1989).
  • Casiopea (1992).
  • Luna rota (2002).
  • Teseo y el Minotauro (2006).

La propensión de Tenorio para acometer piezas inspiradas en obras teatrales le ha valido el calificativo de “dramaturgo” del ballet cubano, mientras otros críticos, dada la frecuencia de temáticas de la cultura greco-latina, lo han calificado como el “mitológico” del repertorio de esta compañía.

Otros trabajos

Tenorio realizó colaboraciones con el ya desaparecido Conjunto Dramático Nacional (De película, 1963, y Réquiem por Yarini, 1965); la Compañía Teatral Rita Montaner (La pérgola de las flores, 1964); el Teatro Nacional de Guiñol (Asamblea de mujeres y Shangó de Imá en 1965); el Teatro Musical de La Habana (En el viejo varietés, 1982); el Teatro Karl Marx (Hello Dolly!, 1984) y Mefisto Teatro (Cabaret, 2009, y Chicago, 2010) entre otros.

Repercusión

El trabajo de Iván Tenorio ha recorrido los cinco continentes, tanto por las presentaciones de compañías cubanas como extranjeras, y en diferentes períodos de su extensa carrera ha realizado colaboraciones con instituciones culturales fuera de Cuba.

Ejemplos de ello son las colaboraciones en 1981 y 1990, con el Ballet Estatal de Eslovaquia; en 1982, con el Ballet del Rhin, Francia; en 1988 con el Ballet Santiago de Cali, Colombia y con el Ballet Nacional de Panamá; en 1989 y 1991 con el Ballet Ecuatoriano de Cámara; en 1990 con la Compañía Internacional de Operetas, Italia; en 1999 con la Universidad Rey Juan Carlos, España.

Su trabajo como docente se extendió también a instituciones como el Instituto Superior de Arte de Cuba, del cual fue fundador y profesor titular adjunto en la Facultad de Arte Danzario en la especialidad de Ballet.

Su más reciente proyecto, el ballet Ellos bailan preludios de Chopin, se estrenó en el 22 Festival Internacional de Ballet de La Habana el 30 de octubre de 2010.

Premios y distinciones

  • Ostentaba las distinciones: Por la Cultura Nacional, Raúl Gómez García.
  • Segundo premio en coreografía moderna en el Concurso Internacional de Ballet de Tokio, Japón, en 1976
  • Premio Nina Verchinina a la mejor coreografía moderna en el Primer Concurso Latinoamericano de Ballet y Coreografía de Río de Janeiro, Brasil, en 1983.
  • 2007, Premio Nacional de Danza: Instituido en 1998. Se otorga a los representantes más meritorios de la danza cubana por el conjunto de su obra y que hayan alcanzado resultados relevantes en el quehacer danzario.
  • 2003, Medalla Alejo Carpentier: Se otorga a ciudadanos cubanos y extrajeros en reconocimiento a relevantes méritos alcanzados y a la labor que realizan en el enriquecimiento de la cultura nacional.

Referencias

  1. Falleció Iván Tenorio, destacado coreógrafo cubano. Disponible en:Diario Granma. Consultado el 2 de noviembre de 2014

Fuentes