Jazmín chino

Jazmín chino
Información sobre la plantilla
Jasminum-polyanthum.jpg
Nombre Científico:Jasminum polyanthum Franch.
Reino:Plantae
Subreino:Tracheobionta
División:Magnoliophyta
Clase:Magnoliopsida
Subclase:Asteridae
Orden:Lamiales
Familia:Oleaceae
Tribu:Jasmineae
Género:Jasminum
Especie:Jasminum polyanthum
Hábitat:China

Jazmín chino (Jasminum polyanthum). En botánica, se le llama trepadora, enredadera, escandente o bejuco a toda planta que no se mantiene erguida por sí misma, necesitando un soporte para encaramarse: otra planta, un muro, un peñasco, etc. Para ello puede utilizar órganos como zarcillos, uncinos, raíces adventicias, etc. o se enrosca alrededor del soporte, llamándose entonces voluble. Ciertas enredaderas no necesitan un soporte, y pueden extenderse por la superficie del suelo sin ningún problema. Las enredaderas pueden secar a otras plantas o árboles, si no se les poda, al quitarle la importante luz solar a otras plantas. Sin embargo no son plantas parásitas, ya que solo buscan un soporte para recibir más luz; o bien, para buscar el lugar perfecto para su desarrollo.

Taxonomía

Nombre científico

  • Jasminum polyanthum Franch.[1][2]

Autores

Sinonimia

  • Jasminum blinii H. Lév.
  • Jasminum delafieldii H. Lév.[4]
  • Jasminum excellens King & Prain[5]

Nombre común

  • Jazmín chino, Jazmín de China, Jazmín de invierno
Fruto de Jazmín chino

Características

Requerimientos de cultivo

  • Luz: sol, aunque es mejor evitar la luz solar directa del mediodía en verano.
  • Temperatura: hasta -5ºC.
  • Hay que guiarla con alambre.

Poda

  • Poda en invierno de limpieza, consistente en suprimir elementos como:
  • Ramas muertas, secas, rotas o enfermas.
  • Ramas cruzadas, mal orientadas o que enmarañan mucho.
  • El tener las trepadoras saneadas y no muy densas de ramas, se facilita que entre la luz en su interior y que no envejezca antes de tiempo.
  • Si no se hace limpieza durante varios años, aparecerá el temido enmarañamiento, además de mantener elementos indeseables (flores pasadas, chupones, rebrotes, tocones secos, etc.).
  • Además de la poda de limpieza invernal, se podan después de acabar la floración. Nada más terminar la floración los ramos florecidos se podan muy fuerte, dejando 2 ó 3 yemas por cada uno. De ahí saldrán nuevos brotes que portarán las flores el año siguiente.

Multiplicación

Se propaga sin dificultad por estacas de madera semidura con hojas, tomadas a fines del verano y puestas a enraizar en invernadero. También se emplean acodos e hijuelos.

Referencias

Fuentes