Saltar a: navegación, buscar

Niels Bohr

Niels Bohr
Información sobre la plantilla
Niels Bohr.jpg
Físico danés, uno de los creadores de la teoría cuántica
NombreNiels Henrik David Böhr
Nacimiento7 de octubre de 1885
Copenhague, Bandera de Dinamarca Dinamarca
Fallecimiento18 de noviembre de 1962
Copenhague, Bandera de Dinamarca Dinamarca
ResidenciaBandera de Dinamarca Dinamarca
NacionalidadDanesa
EducaciónUniversidad de Copenhague
Alma materUniversidad de Copenhague
OcupaciónFísico
Conocido porRealizar importantes contribuciones para la comprensión de la estructura del átomo.
PremiosPremio NobelPremio Nobel de Física 1922

Niels Bohr. Físico danés, uno de los creadores de la teoría cuántica, laureado con el premio Nobel. Miembro de la Academia de Ciencias de la U.R.S.S. desde 1929. Terminó sus estudios en la Universidad de Copenhague, trabajó en el laboratorio de Rutherford en Manchester. Hacia 1913 creó el modelo del átomo de hidrógeno y formuló el principio de correspondencia.[1]

Síntesis biográfica

Nace en Copenhague. Fue hijo de Christian Bohr, un devoto luterano catedrático de fisiología en la universidad de la ciudad, y de Ellen Adler, proveniente de una adinerada familia judía de gran importancia en la banca danesa, y en los círculos del Parlamento. La familia de Niels Bohr contaba con una larga tradición cultural; su padre fue profesor de fisiología en la Universidad de Copenhague, lo cual permitió a sus hijos desarrollarse en un refinado ambiente intelectual.

Estudios

La educación profesional de Niels y su hermano Harald (que fue después un distinguido matemático) se realizó en la Universidad de Copenhague, bajo la influencia de todas las corrientes científicas de Europa, en aquella época el centro intelectual del mundo. Niels Bohr se doctoró en 1911 con un trabajo sobre la teoría electrónica de los metales. Tras doctorarse, completó sus estudios en Manchester, a las órdenes de Ernest Rutherford.

Trayectoria profesional

En 1916, Bohr comenzó a ejercer como profesor en la Universidad de Copenhague, accediendo en 1920 a la dirección del entonces creado Instituto de Física Teórica.

Su país, Dinamarca, ofreció, desde antes de su nacimiento hasta la invasión nazi de 1940, un ambiente de paz y tranquilidad que propiciaba el estudio y en donde se percibían las influencias de sus vecinos: Inglaterra y Alemania. En la ciencia esas influencias se complementaban; la primera ponía énfasis en el método experimental y la filosofía pragmática, mientras que la segunda recalcaba más los aspectos formales y teóricos.

En 1943, con la Segunda Guerra Mundial plenamente iniciada, Bohr escapó a Suecia para evitar su arresto por parte de la policía alemana, viajando posteriormente a Londres. Una vez a salvo, apoyó los intentos anglo-americanos para desarrollar armas atómicas, en la creencia errónea de que la bomba alemana era inminente, y trabajó en Los Álamos, Nuevo México EE.UU en el Proyecto Manhattan.

Después de la guerra, abogando por los usos pacíficos de la energía nuclear, retornó a Copenhague, ciudad en la que residió hasta su fallecimiento.

Investigador

Basándose en las teorías de Rutherford, publicó su modelo atómico en 1913, introduciendo la teoría de las órbitas cuantificadas, que en la teoría mecánica cuántica consiste en las características que, en torno al núcleo atómico, el número de electrones en cada órbita aumenta desde el interior hacia el exterior.

En su modelo, además, los electrones podían caer (pasar de una órbita a otra) desde un orbital exterior a otro interior, emitiendo un fotón de energía discreta, hecho sobre el que se sustenta la mecánica cuántica.

En la Conferencia Solvay de 1927. Niels Bohr se encontraba situado en la segunda fila. Entre los participantes se destacan además, Auguste Piccard, Albert Einstein, Marie Curie, Erwin Schrödinger, Wolfgang Pauli, Werner Heisenberg, Paul Dirac, Louis de Broglie y Max Planck.

En 1922 Niels recibió el Premio Nobel de Física por sus trabajos sobre la estructura atómica y la radiación. Numerosos físicos, basándose en este principio, concluyeron que la luz presentaba una dualidad onda-partícula, mostrando propiedades mutuamente excluyentes según el caso.

Para este principio, Bohr encontró además aplicaciones filosóficas que le sirvieron de justificación. No obstante, la física de Bohr y Max Planck era denostada por Albert Einstein, que prefería la claridad de la de formulación clásica.

En 1933 Bohr propuso la hipótesis de la gota líquida, teoría que permitía explicar las desintegraciones nucleares y en concreto la gran capacidad de fisión del isótopo de uranio 235.

Exilio forzoso

Uno de los más famosos estudiantes de Bohr fue Werner Heisenberg, que se convirtió en líder del proyecto alemán de bomba atómica. Al comenzar la ocupación nazi de Dinamarca, Bohr, que había sido bautizado en la Iglesia Cristiana, permaneció allí a pesar de que su madre era judía. En 1941 Bohr recibió la visita de Heisenberg en Copenhague, sin embargo no llegó a comprender su postura. Heisenberg y la mayoría de los físicos alemanes estaban a favor de impedir la producción de la bomba atómica para usos militares, aunque deseaban investigar las posibilidades de la tecnología nuclear.

La obra Copenhagen, escrita por Michael Frayn y representada durante un tiempo en Broadway, versaba sobre lo que pudo ocurrir en el encuentro que mantuvieron Bohr y Heisenberg en 1941. En el año 2002 apareció la versión cinematográfica del libro, dirigida por Howard Davies.

En septiembre de 1943, para evitar ser arrestado por la policía alemana, Bohr se vio obligado a marchar a Suecia, desde donde viajó al mes siguiente a Londres, para finalmente dirigirse a Estados Unidos en diciembre. Allí participó en la construcción de las primeras bombas atómicas. Volvió a Dinamarca en 1945.

Después de la guerra, se convirtió en un apasionado defensor del desarme nuclear. Pronunció las conferencias Gifford en los cursos 19481950, sobre el tema "Casuality and Complementarity". En 1952, Bohr ayudó a crear el Centro Europeo para la Investigación Nuclear (CERN) en Ginebra, Suiza. En 1955, organizó la Primera Conferencia Átomos para la Paz en Ginebra.

Reconocimientos

Bohr fue galardonado en 1922, con el Premio Nobel de Física por sus trabajos sobre la estructura atómica y la radiación. También fue el primero que recibió, en 1958, el premio átomos para la paz.

Es autor de varios libros de divulgación y reflexión: "La teoría atómica y la descripción de los fenómenos" (1934). En 1958 publicó la famosa obra Teoría atómica y el conocimiento humano".

El elemento químico bohrio se llamó así en su honor, igual que el asteroide (3948) Bohr, descubierto por Poul Jensen el 15 de septiembre de 1985.

Últimos años

En los últimos años de su vida Bohr, además de su lucha constante por la paz y la cooperación internacional, fue un extraordinario promotor científico. Su Instituto de Física Teórica, que hoy en día lleva su nombre, continuó siendo lugar de entrenamiento para físicos provenientes de todas las partes del mundo.

Fue uno de los principales impulsores para la creación del Centro Europeo de Investigaciones Nucleares (CERN) en Ginebra y alojó en su instituto la sección teórica del CERN, hasta que ésta pudo trasladarse a sus instalaciones permanentes.

En Dinamarca promovió la creación de instalaciones nucleares y de desarrollo científico que, con sus aportaciones, contribuyeron a que fuera considerado el ciudadano más eminente de su país.

Su muerte se produjo el 18 de noviembre de 1962, en su ciudad natal.

Concepciones

La particularidad distintiva de las concepciones de Bohr es su tendencia a dar una fundamentación gnoseológica a los problemas físicos concretos. Para interpretar la mecánica cuántica, expuso y desarrolló el principio de complementariedad, positivista en su base gnoseológica, principio que Bohr considera aplicable a las distintas esferas del conocimiento. Superando la influencia del neopositivismo, Bohr, en los últimos años, se aproximó mucho a la interpretación materialista de varios problemas de la mecánica cuántica y de la teoría del conocimiento.

Al hacer hincapié en la importancia cada día mayor de los instrumentos de medida como medios de investigación y de formalismo matemático, como medios para la descripción adecuada de los microprocesos, Bohr señala que «la ampliación del sistema de conceptos proporciona los recursos apropiados... para ampliar la descripción objetiva» («La física atómica y el conocimiento humano», 1961, págs. 98-99). El contenido objetivo de las investigaciones de Bohr confirma el carácter dialéctico del desarrollo de la naturaleza, así como la importancia que tiene para los naturalistas el dominio consciente del método de la dialéctica materialista.

Legado

Niels Bohr ha dejado una marca indeleble en el saber científico y en el tortuoso camino que la humanidad sigue en la búsqueda de un mundo mejor.Su conocimiento de cada detalle no lo distrae del principio básico subyacente. Es sin lugar a duda uno de los más grandes descubridores científicos.

Referencias

  1. Rosental M. y P. Iudin. Diccionario Filosófico. Ediciones Universo, Argentina, 1973, p. 48.

Fuentes