Saltar a: navegación, buscar

Ola de calor

Ola de calor
Información sobre la plantilla
Ocalor.jpg
Concepto:Período prolongado de tiempo excesivamente cálido, que puede ser también excesivamente húmedo.

Ola de calor término que depende de la temperatura considerada "normal" en la zona, así que una misma temperatura que en un clima cálido se considera normal puede considerarse una ola de calor en una zona con un clima más templado.

Este tiempo cálido puede ser el habitual a lo largo de un verano, o puede ser un incremento anormal de temperaturas que tiene lugar una vez cada década o cada siglo, como bien lo indica el científico italiano, Dr. Roberto Pierri en su más reciente libro, "Fenómenos Naturales".

Algunas regiones son más susceptibles a olas de calor que otras. Por ejemplo, los climas de tipo mediterráneo presentan una canícula en la que si de producen olas de calor, el período puede convertirse localmente en extremadamente cálido.

Historia

Ola de Calor

La Ola de calor europea de 2003 mató a decenas de miles de habitantes, mucha de esa gente se concentró en Francia, falleciendo cerca de 20 000. En 2006, Adelaida, Sud Australia tuvo una canícula de cerca de 40 oC por cinco días, mientras Puerto Augusta experimentó Tº arriba de 40 oC con un día que registró aprox. 48 oC.

En julio de 2006, Estados Unidos tuvo una canícula masiva, y gran parte del territorio registró temperaturas por encima de los promedios. Las temperaturas en partes de Dakota del Sur excedió 46 oC, causando muchos problemas para los residentes. En California hubo temperaturas extraordinariamente altas, con registros de 38 a 54 oC). El 22 de julio, el Condado de Los Ángeles registró su máxima temperatura con (48,33 oC). Europa sufrió una canícula masiva también, con temperaturas máximas de 40 oC en París, e Irlanda, con clima marítimo moderado, reportó Tº de 31 oC. Las temperaturas de 35 oC fueron alcanzadas en Benelux, Reino Unido y Alemania.

Olas de calor importantes

  • Ola de calor invernal 2009 en Argentina
  • Ola de calor Norteamericana de 1901
  • Ola de calor Norteamericana de 1936
  • Ola de calor Británica de 1976
  • Ola de calor europea de 1976
  • Ola de calor norteamericana de 1980
  • Ola de calor europea de 1983
  • Ola de calor norteamericana de 1988
  • Ola de calor Venezuela de 1992
  • Ola de calor del sudeste de 1993
  • Ola de calor en España en 1994
  • Ola de calor en España en 1995
  • Ola de calor en Chicago en 1995
  • Ola de calor europea de 1995
  • Ola de calor de la India 1998 (Indian heat wave)
  • Ola de calor del Medio Este de 1998
  • Ola de calor del Sudeste de 1998
  • Ola de calor México de 1998
  • 1999 Northeast heat wave
  • 2001 Eastern United States heat wave
  • Ola de calor en Europa en 2003
  • 2003 Pacific Northwest heat wave
  • 2005 Desert Southwest heat wave
  • Ola de calor norteamericana de 2006
  • Ola de calor europea de 2006

Consecuencias

La ola de calor se caracteriza por altas temperaturas

Estos episodios geotérmicos causan principalmente tres tipos de efectos nocivos: sobre las personas, a las que pueden provocar no sólo el agravamiento de ciertas enfermedades sino incluso la muerte; sobre los cultivos agrícolas, con pérdidas económicas catastróficas en países de latitudes media y alta; y sobre el medio ambiente, como es la proliferación y favorecimiento de grandes incendios forestales como el del parque de Yellowstone (EEUU) en 1988, o el de Sidney (Australia) en diciembre de 2001, y más recientemente el de Riotinto (Huelva), en julio de 2004, con más de 27.000 hectáreas quemadas.

La ola de calor registrada en agosto de 2003 en la Península Ibérica provocó un aumento del consumo que llevó a que el precio medio de la electricidad en el mercado diario de producción (poo) se incrementara en un 24,3 % durante ese mes, hasta los 3,958 céntimos de euro por kilovatio hora (kWh), frente a los 3,184 céntimos de media del mismo mes de 2002, según datos del Operador del Mercado Eléctrico (OMEL).

Dicho aumento de consumo puede ocasionar cortes de suministro, que pueden ser paliados mediante el uso de energías alternativas, en especial, la energía solar. A partir de ese año, para evitar los efectos adversos de las altas temperaturas, la Federación Española de Municipios y Provincias, en colaboración con el IMSERSO, Cáritas y Cruz Roja, estableció un Convenio de Colaboración destinado a informar al ciudadano, sobre todo a los sectores de mayor riesgo.

Las causas de muerte más habituales entre la población son por congelación (hipotermia) o golpe de calor (hipertermia) o por agravamiento de enfermedades crónicas. El “golpe de calor" constituye una enfermedad severa que se caracteriza por el aumento de la temperatura corporal por encima de los 40º C y que genera serios trastornos físicos como desmayos, delirios, convulsiones, vómitos, hipertermias, deshidrataciones, mareos e incluso el estado de coma.

Duración de una ola de calor

La duración de estos episodios suele ser muy breve, de entre 3 y 4 días, aunque pueden prolongarse durante más tiempo si son muy potentes.En el hemisferio norte las olas de calor son propias de los meses de julio y agosto, como meses punta, y fechas aledañas de la época estival.

En España, la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) define ola de calor como un período de al menos 3 días con temperaturas anormalmente elevadas.

En Holanda, una ola de calor es el periodo de al menos 5 días consecutivos donde la Tº máxima en De Bilt excede 25 °C (77 °F), con al menos 3 días de ese periodo de Tº máxima en De Bilt superior a 30 °C (86 °F).

Esta definición también ajusta para Bélgica, Dinamarca y Luxemburgo

Norteamérica

En Norteamérica, un tiempo canícular o ola de calor es usualmente definido como el periodo de 3 o más días consecutivos por encima de 90 °F (32,2 °C). Aunque en México la temperatura generalmente es superior.

Incidencia

Las olas de calor suelen ocurrir durante los días del verano; el término canícula, denota el fenómeno general de una ola de calor, deriva del italiano canícula (pequeño animal) aplicado a la estrella Sirio, también conocido como "Estrella Can." Algunas regiones de la Tierra son más susceptibles al calor que otras, tales como los tipos climáticos mediterráneos con un verano seco que se pone muy caluroso ciertos años.

Impacto

Efectos sobre la salud

Las canículas severas pueden ocasionar óbitos por hipertermia, conocida como "golpe de calor". Adultos mayores, niños muy pequeños, enfermos y obesos son la población de más alto riesgo para las enfermedades derivadas de la ola de calor. Las canículas son los más letales tipos de fenómenos meteorológicos. Entre 1992 y 2001, las muertes por excesivo calor, acompañado de la "enfermedad del siglo XXI: obesidad" mataron en EE.UU. a 2.190 hab., comparado con las 880 muertes por inundación y 150 de los huracanes. Una medida pública de salud durante las olas de calor es la puesta en marcha de acondicionamiento de aire público en centros de enfriamiento.

Mortalidad y efectos derivados

Parte de la mortalidad observada durante una ola de calor, se puede atribuir al "efecto colateral", un término para el desplazamiento hacia la mortalidad de corto término. Y se ha observado que luego de algunas olas de calor, hay un decrecimiento compensatorio de la tasa de mortalidad durante las subsiguientes semanas después del termometeoro. Tales reducciones compensatorias sugieren que el calor ya mató a quien tenía que morir "en el corto término subyacente".

Consumo eléctrico

Muy seguido las olas de calor conducen a picos en el consumo de electricidad debido al incremento en el uso de aire acondicionado, lo cual puede generar fallos en el suministro de electricidad, exacerbando el problema. Durante la ola de calor en EE. UU. en 2006, miles de hogares y negocios se quedaron sin energía eléctrica, especialmente en California y en el área de San Luis, Missouri. En Los Ángeles, los transformadores eléctricos fallaron, dejando a miles de personas sin electricidad durante cinco días.

Incendios forestales

Los incendios forestales son una de los tantos impactos negativos de la ola de calor


Si la ola de calor se produce durante una sequía, con la vegetación muerta, puede contribuir al incendio forestal. Durante la desastrosa canícula de Europa en 2003, los fuegos arrasaron Portugal, destruyendo más de 3.010 km² (301.000 ha) de bosque y 440 km² (44.000 ha) de campo agrícola causando pérdidas por € 1.000 millones.

Enlaces Relacionados

Fuente