Saltar a: navegación, buscar

Bautistas

Bautistas
Información sobre la plantilla
Denominación Bautista.png
Concepto:Denominación cristiana fundada a comienzos del siglo XVII en Inglaterra, tiene sus orígenes en la Reforma Protestante. Con el énfasis en el Nuevo nacimiento y el bautismo por inmersión de los creyentes.

Bautistas. Movimiento cristiano surgido en el 1609 por Juan Smyth, quien estableció la primera iglesia con ideas bautistas en el pueblo de Gainsborough en la región de Lincolnshire, Inglaterra. Se Caracteriza por una de Fe personal y de seria dedicación a vivir según los más altos preceptos Cristianos. El término bautista describe una práctica que ha sido ampliamente resaltada, el bautismo de creyentes adultos por inmersión.

Origen del término

La palabra “bautista” como nombre para referirse a una denominación, nada tiene que ver con Juan el Bautista, tampoco significa que el bautismo sea su característica primordial. Se usó por primera vez en Alemania, siglo XVI e Inglaterra, siglo XVII.
El nombre no era grato a los iniciadores de dicha denominación, fue más bien un apodo dado por los opositores que un nombre creado por ellos, aquellos “primeros bautistas” preferían ser llamados “creyentes bautizados” o “cristianos neotestamentarios” ya que no deseaban ser asociados con el movimiento anabaptista, que había sido estigmatizado a consecuencia del “fiasco de Münster”. Esa carga negativa del nombre persiguió a la denominación durante muchos años.
Desde la época de la iglesia primitiva se estableció la fórmula “Un Señor, una Fe, un bautismo” (Efesios 4:5), pero en el siglo III (alrededor del año 250 D.C), Cipriano, obispo de Cartago, insistió en la necesidad de rebautizar a los que habiendo apostatado de la Fe ortodoxa deseaban reincorporarse a la Iglesia. Esto originó una controversia que produjo división. Sus oponentes (encabezados por el obispo de Roma) argüían que la validez del bautismo no dependía del administrador sino de la fórmula y la intención. Este punto de vista llegó a ser aceptado. No obstante, la opinión de Cipriano resurgió en muchas ocasiones, y de manera fuerte en la época de la Reforma.
Un siglo después los donatistas retomaron la doctrina rebautizando a todos los que querían sumárseles provenientes de otros grupos y fueron perseguidos. En el 413 D.C se promulgó el “Código de Teodosio” que establecía severos castigos tanto a rebautizadores como a rebautizados. Posteriormente fueron también perseguidos los maniqueos y los montanistas. En el siglo XVI, Carlos V, secundado por católicos y luteranos, puso de nuevo vigente la ley, y con saña persiguió a los anabaptistas.
A partir del fiasco de Münster el nombre “anabaptistas” y sus derivados, entre ellos “bautista”, tuvo una carga negativa. Se entiende pues, que los antecesores de dicha denominación rechazaban el nombre que los vinculaba con aquel movimiento grandemente estigmatizado.
El bautismo bíblico consiste en la inmersión en agua del creyente, usando la fórmula trinitaria, “en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”. La palabra bautismo deriva del vocablo griego “baptizo”, que significa zambullir, sumergir. La forma usual de efectuar el acto en la iglesia primitiva era por inmersión, por lo que en el siglo II comenzaron a construirse bautisterios. La costumbre de bautizar por aspersión se introdujo gradualmente. El concilio de Ravena en 1311, fue el primero que legalizó el bautismo por rociamiento. En la actualidad casi la generalidad de los estudiosos, reconoce que el bautismo bíblico es por inmersión.

Origen de los Bautistas

Artículo principal: Reforma Protestante
El asunto de los orígenes ha sido uno de los aspectos más ampliamente debatidos en la historia bautista. Abundan las teorías sobre su origen, los historiadores han ofrecido varias explicaciones acerca de la raíces del movimiento. Esas incluyen:

  1. Un esfuerzo por trazar una línea de sucesión desde el siglo I, (iglesia primitiva).
  2. La influencia o parentesco con los anabaptistas del siglo XVI.
  3. El desarrollo directo de los grupos bautistas a partir de segmentos del puritanismo inglés.
  4. Una combinación de varias de estas teorías.

Existen tres teorías fundamentales:

I- Teoría antipaidobautista.

Esta teoría sostiene que la historia bautista se identifica con la historia de los antipaidobautistas, se piensa que la denominación actual es la culminación de una larga lucha contra el bautismo infantil. Se traza la historia bautista a través de los anabautistas alemanes, suizos y holandeses, de los valdenses, petrobrusianos, enriqueanos, donatistas y novacianos. Los historiadores no pretenden hallar una sucesión histórica de grupos antipaidobautistas, sin embargo, se cree que haya un parentesco espiritual.
Entre los historiadores que sostienen esta teoría se encuentran: Tomás Crosby, J.M. Cramp, Ricardo Cook, Tomás Armitage, Alberto H. Newman y Walter Rauschenbusch.
Estos primeros estudiosos trataron de vincular a los bautistas modernos con la iglesia primitiva. En sus estudios encontraron eslabones desconectados en una cadena de antipaidobautismo, esta cadena de sucesión resultó ser más el estudio de la historia del bautismo que el de la denominación bautista.

II- Teoría de la sucesión apostólica.

La misma es un intento de trazar el comienzo bautista desde el primer siglo, sostiene que la historia bautista se remonta a los tiempos apostólicos. Robert Torbet utilizó la frase: “Jerusalén-Jordán-Juan” para describir la teoría de la sucesión basada en la creencia que los bautistas comenzaron con el bautismo de Jesús por Juan el Bautista en el río Jordán y que la primera Iglesia en Jerusalén fue bautista en su naturaleza.
Historiadores llamados sucesionistas manifestaron una exclusividad denominacional, al punto que el sentido de la palabra sucesión sugiere que sólo la iglesia bautista posee las marcas de la verdadera iglesia. Algunos llegaron a identificar a las iglesias bautistas con el reino de Dios, excluyendo a las demás denominaciones cristianas.
Es positivo señalar que dichos historiadores plantean un elemento de verdad, es decir, que las iglesias bautistas deben ser apostólicas en doctrina y en práctica. No obstante, esa apostolicidad no depende de una sucesión histórica apostólica.

III- Teoría de la restitución separatista.

Según esta teoría la denominación bautista se originó en el siglo XVII en Inglaterra como una fase del movimiento separatista. El separatismo fue hijo de otro movimiento más amplio, el puritanismo. Alrededor de 1633, el bautismo llegó a ser una cuestión candente entre los puritanos. Como resultado del estudio de la Biblia, algunos rechazaron el bautismo infantil. Estos antipaidobautistas congregacionales, influidos por los anabautistas adoptaron el modo bíblico de bautismo alrededor del año 1641. Por el énfasis en la forma del bautismo fueron llamados bautistas, surgiendo así esta moderna denominación. Los que sostienen esta teoría se basan en la continuidad histórica de los bautistas desde aquel entonces. Son varias las interpretaciones de la misma.

Conclusión:

Desde el punto de vista histórico no se puede trazar una sucesión de iglesias bautistas hasta el siglo I, pero sí se tiene una relación apostólica en el sentido de la fidelidad en doctrina y práctica con el Nuevo Testamento. Desde el punto de vista de la investigación histórica documentada se debe trazar dicho surgimiento en el siglo XVII, pero a su vez se debe reconocer que el origen doctrinal está originado en la época apostólica.

Historia

El movimiento bautista como denominación surgió a comienzos del siglo XVII en Holanda e Inglaterra, bajo la dirección de Juan Smyth y Thomas Helwys, separatistas ingleses convencidos congregacionalistas, quienes fundaron la Primera Iglesia Bautista en tierras holandesas, en Ámsterdam en 1609, donde se bautizaron todos por inmersión. No fue hasta el 1644 con la confesión de Londres que se hicieron oficiales los Principios Bautistas y el pensamiento propio. En Norteamérica la Primera Iglesia Bautista se estableció en 1639 en Providence (Rhode Island) por el ministro anglicano Roger Williams. Los Bautistas de raza negra, algunos historiadores señalan a la Iglesia de Silver Bluff en Carolina del Sur, organizada cerca de 1773. Los Bautistas Asiáticos tienen sus raíces en algunas obras antiguas entre los chinos radicados en California, en la actualidad hay obra entre los japoneses, coreanos, filipinos, indochinos, etc.
De 1802 a 1845 se dio un impulso a la evangelización. Es interesante que las primeras entidades bautistas que surgieron, más allá de la congregación local, fueran a causa del movimiento misionero, se puede afirmar que la vida corporativa de los bautistas tiene su origen en la actividad misionera.
En aquel entonces se defendían principios como estos, y actualmente muchos siguen en vigencia:

  • Bautismo por inmersión y para creyentes.
  • El pacto de la Gracia.
  • La vida espiritual interior.
  • La seguridad de la Salvación.
  • Autonomía entre la Iglesia y el Estado.

Los Principios Bautistas

El término “principio” se aplica a lo que se acepta de manera general, son como las “normas” sobre las cuales se desarrolla la actividad en base a la doctrina que sustentan. Es como una marca de identidad denominacional.
Antes de abordar en dichos principios, es bueno recordar que la Reforma Protestante estableció tres grandes principios que los bautistas han mantenido junto con las Iglesias evangélicas. Estos son:

  1. La supremacía de la Biblia sobre la tradición.
  2. La supremacía de la Fe sobre las obras.
  3. La supremacía del pueblo sobre el Clero.

Los principios bautistas fundamentales se han ido formando en el transcurso de los siglos. Muchos autores sostienen que dichos principios existían antes del surgimiento de la denominación bautista, dichos principios fueron cristalizados cuando se pusieron en práctica en Inglaterra en el siglo XVII. Estos son los siguientes:

  1. Principio Cristológico (El Señorío de Jesucristo).
  2. Principio Bíblico (La Palabra de Dios como única regla de Fe y práctica).
  3. Principio Eclesiológico (El bautismo y la membresía de la Iglesia son sólo para creyentes).
  4. Principio Sociológico (Gobierno congregacional y democrático de la Iglesia).
  5. Principio Espiritual (Libertad Religiosa y Libertad de Conciencia).
  6. Principio Político (Autonomía de la Iglesia y el Estado).

Véase también

Bibliografía

Anderson. C, Justo. Historia de los Bautistas, Volumen I. Editorial Mundo Hispano, 1978. ISBN 0311150365.
enlace externo:[*http://books.google.com.cu/books/about/Historia_de_Los_Bautistas_Tomo_1.html?id=Ywuy_gQX5gsC&redir_esc=y*]

Fuentes

http://www.prtc.net/~pibc/Historiabautista.htm Consultado: 8 de enero del 2013
http://ibsg.wordpress.com/2012/01/03/5-historia-de-los-bautistas-las-iglesias-de-inglaterra-y-el-origen-de-los-bautistas-actuales/ Consultado: 8 de enero del 2013
http://mb-soft.com/believe/tsxt/baptists.htm Consultado: 9 de enero del 2013
http://es.wikipedia.org/wiki/Iglesias_bautistas#Origen_del_nombre Consultado: 9 de enero del 2013
http://cristianos.about.com/od/Cristianos-Iglesias/p/Iglesias-Bautistas.htm Consultado: 16 de enero del 2013