Ecosistemas cubanos

De EcuRed
Ecosistemas cubanos
Información sobre la plantilla
Concepto:Sistema complejo con una determinada extensión territorial, dentro del cual existen interacciones de los seres vivos entre sí y de estos con el medio físico o químico.

Ecosistemas Cubanos. Sistema complejo con una determinada extensión territorial, dentro del cual existen interacciones de los seres vivos entre sí y de estos con el medio físico o químico. Cuba tiene una gran diversidad de ecosistemas con características propias, muchos de ellos estrechamente interrelacionados.

Contenido

Ecosistemas

Cuba se caracteriza por la alta complejidad y heterogeneidad de sus paisajes, condicionadas, entre otros factores, por la situación del archipiélago en la zona tropical, su configuración estrecha, alargada y sublatitudinal, la constante influencia marítima, la estacionalidad climática, el amplio predominio de rocas carbonatadas, la marcada influencia de los procesos neotectónicos en la diferenciación del relieve, la preponderancia de las llanuras y el alto endemismo y diversidad de la biota.


De acuerdo con las grandes morfoestructuras del relieve y las condiciones climáticas regionales, en Cuba se distinguen diferentes tipos de paisajes, estos son: montañas húmedas; alturas y colinas húmedas y medianamente húmedas; montañas secas; alturas y colinas secas; llanuras medianamente húmedas y llanuras secas.

Por su parte, en la zona costera cubana, se localizan los principales ecosistemas marinos del país, como: los arrecifes coralinos y los pastos marinos (estos últimos conocidos en Cuba como seibadales), los fondos arenosos (que incluyen a las playas), los fondos fangosos y los fondos rocosos de macrolaguna y las lagunas costeras. Especial significación tiene el ecosistema de manglar, por su abundancia y el papel que juega en la protección de la zona costera.

Ecosistemas de Montañas

Montañas
Montañas

Cuba posee cuatro macizos montañosos: la cordillera de Guaniguanico, en la región occidental; el macizo de Guamuhaya, también conocido como Escambray, en la región central; y la Sierra Maestra y el Macizo Nipe-Sagua-Baracoa, en la región Oriental[1].

Estos macizos ocupan aproximadamente el 21% de la superficie del país y están conformados por montañas bajas y medias, siendo la máxima altitud la del Pico Real del Turquino, con 1 974 m. Son muy relevantes desde el punto de vista biogeográfico, evolutivo y conservacionista, en ellas se encuentra la mayor riqueza de diversidad biológica del país. Más del 37% de las áreas boscosas del país se encuentran en las zonas montañosas.

La flora vascular cubana posee 6 700 formas, de las cuales 51% son endémicas. Se localizan más del 70% de las plantas endémicas de Cuba, así como otros grupos taxonómicos como los hongos, estimados en más de 3 400 especies, que están ampliamente representados.

La diversidad faunística, representada por más de 14 000 especies, es elevada especialmente en artrópodos, moluscos, anfibios, reptiles y aves, destacándose además su alto índice de endemismo.

Estas peculiaridades se deben a las propias características generales de los ecosistemas de montaña y a la compleja evolución geológica de estas regiones en el país, que le han conferido una gran variedad de substratos geológicos que condicionaron la elevada diferenciación paisajística de estos territorios. Un factor esencial en las características de los ecosistemas de montaña cubanos es que el hecho de que sean estos territorios los que mayor tiempo han permanecido emergidos durante su transformación, ha posibilitado que en ellos se haya producido una evolución más prolongada de su biota. Por esta razón las montañas de Cuba y particularmente las orientales, están considerados entre los centros de evolución, dispersión y endemismo más importantes de las Antillas.

La alta fragilidad de estos ecosistemas, los altos valores de la biodiversidad y el papel que juegan en la producción de agua, obliga a diseñar un modelo de desarrollo sostenible para las montañas cubanas que atenúe y revierta los problemas ambientales presentes, fundamentalmente relacionados con la disminución de la cobertura vegetal, las prácticas inadecuadas en el uso y laboreo de los suelos, el manejo inadecuado de las cuencas hidrográficas, los impactos dados por la construcciones y las infraestructuras, y la explotación de recursos minerales, especialmente a cielo abierto.

Características

  • Manifiestan un gradiente altitudinal de temperatura (al ascender disminuye)
  • Gran fragilidad
  • Diversidad biológica muy elevada.
  • Ricos en recursos naturales: forestales, mineros, turísticos e hidraúlicos y recursos genéticos para desarrollar variedades de cultivo.
  • Proveen la mayor parte del agua que se utiliza, ayudan a filtrarlas y a proteger su calidad.

Amenazas

  • Tala indiscriminada (erosión acelerada y pérdida de la Diversidad Biológica, destrucción de los suelos y disminución o pérdida total de la calidad de las aguas)
  • La minería sin tecnología adecuada afecta la cobertura vegetal, la fauna aliada, los suelos, deteriora las aguas y el aire
  • Sismos, volcanes, huracanes, ciclones
  • Priorizados para conservación y uso sostenible

Zona Costera

Zona Costera
Zona Costera

El Archipiélago está integrado por la Isla de Cuba, la Isla de la Juventud (antes Isla de Pinos) y más de 4000 cayos y cayuelos. La longitud total de sus costas alcanza una cifra superior a los 6,000 Km Interfase entre la tierra y el mar (donde las actividades humanas se interrelacionan) Regiones marinas que rodean las islas y continentes, diferentes del ecosistema oceánicos o de mar abierto

La Zona Costera es:

  • La más frágil y vulnerable y las más impactada por la actividad humana.
  • Más diversa, variable y heterogénea que el océano abierto.
  • Formada por una diversidad de hábitat y ecosistemas (manglares, arrecifes coralinos, pastizales y complejos de vegetación rocosa: rocosos y arenosos)

Playas de Arena

Las playas son quizás uno de los ecosistemas con menor diversidad biológica, debido a su homogeneidad física, su baja bioproductividad y elevada turbulencia. No obstante, las etapas juveniles de muchas especies de peces transitan por este biotopo, especialmente en aquellas donde existe vegetación marina, o se encuentran ubicadas en aguas interiores, donde es mayor el aporte de nutrientes y menor la turbulencia. Sirven además de sitio de nidificación de diversas especies de aves marinas y de las tortugas marinas, especies de gran interés para la conservación. En algunos casos también pueden ser importantes zonas de cría de peces comerciales. No obstante, su mayor importancia, se vincula al turismo[2].

En las playas, las principales afectaciones ambientales han sido provocadas por el inadecuado uso de la zona costera: invasión del litoral por el urbanismo, la deforestación y la construcción de viales sobre la misma línea de costa, la siembra de especies no compatibles con este frágil ecosistema, como es el caso de las casuarinas, y otras.

El origen de las playas es variado según sea la fuente que aporta la arena, algunas son biogénicas, otras se forman por la acumulación sedimentos oolíticos-biogénicos y también pueden formarse por la acumulación de arenas fluviales o por la abrasión costera. Estas acumulaciones son frágiles y aunque en muchos casos su erosión acelerada se debe al mal manejo, también se produce erosión por causas naturales.

El control de estos procesos, se logra por dos vías: la eliminación de los agentes erosivos y la alimentación artificial de arena. Un ejemplo concreto es el de la playa de Varadero, cuyo programa de recuperación incluye: regulaciones para la ubicación de las nuevas instalaciones turísticas, eliminación de las construcciones existentes sobre la duna y suministro de arena.

Se han identificado un total de 336 playas de arena en el archipiélago cubano. La escasez de aportes terrígenos debido a la ausencia de ríos de gran caudal, así como la existencia de grandes extensiones de manglares y ciertas áreas de lagunas costeras, dan origen a que las playas cubanas posean una constitución principalmente biogénica y oolítica. Se calcula que el 16% de las costas del archipiélago, o sea unos 1 000 Km. de longitud aproximadamente, está constituidas por playas de arenas. Por sus magnificas condiciones físicas y ambientales las playas de arenas de todo el Archipiélago de Cuba constituyen uno de los principales recursos naturales para el desarrollo socio-económico del país.

Arrecifes coralinos

Los arrecifes coralinos son estructuras geológicas sólidas, masivas, de origen biológico, y con formas variadas, que cubren la matriz rocosa de algunos fondos marinos tropicales y subtropicales. Éstos crecen hacia la superficie y son creados por organismos fijos al fondo que forman esqueletos pétreos de carbonato de calcio (principalmente corales pétreos). Los organismos fijos lo conforman principalmente los corales pétreos, las esponjas, los gorgonáceos, las ascidias y las algas, y los móviles, una rica fauna de peces e invertebrados [3].

Los arrecifes cubanos aparecen en forma de crestas (restingas), promontorios (cabezos o arrecifes de parche), barras alternadas con canales de arena (fondos de camellones, o de macizos y canales, como le llaman en México), y tapizan cantos y terrazas rocosas, entre otras variadas estructuras.

Más del 98% de los aproximadamente 3 200 km del borde de la plataforma marina de Cuba está orlado por arrecifes de borde de plataforma. En muchos lugares estos arrecifes poseen crestas arrecifales en su parte más somera. En los anchos sectores del noroeste (Golfo de Guanahacabibes), sudoeste (Golfo de Batabanó) y sudeste (Golfo de Ana María-Guacanayabo) de la plataforma marina, se encuentran áreas dispersas de arrecifes de parche. En el Golfo de Guacanayabo existen arrecifes peculiares sobre fondo fangoso.

Manglares

Se localizan en las costas de origen biológico, acumulativas, cenagosas y con esteros con escurrimientos de agua dulce, aunque también en ambientes salinos como los cayos e islas de las plataformas. En este complejo ecosistema, hay que considerar el hábitat aéreo o terrestre y el sumergido, que aunque son diferentes están estrechamente relacionados[4].

En zonas con aportes de agua dulce y nutrientes los bosques de mangle alcanzan 20-25 metros de altura y una alta densidad, mientras que en aguas muy saladas y pobres en nutrientes, pueden ser de pequeña talla, achaparrados o enanos. Asociada al bosque de manglar habita una rica fauna.

Las raíces sumergidas de los mangles sirven de sustrato a numerosos invertebrados y peces. Los manglares aportan energía al ecosistema acuático, mediante sus hojas, ramas y raíces, las cuales pasan a formar parte del detrito acumulado en los sedimentos. Las raíces de los mangles sirven de refugio a las etapas juveniles de langostas y peces. Protegen las costas de la erosión provocada por el oleaje, el viento y las corrientes costeras y filtran los contaminantes evitando que lleguen a los arrecifes coralinos y otro hábitat.

Los manglares ocupan una superficie de 5,321 km2 (el 4.8% de la superficie terrestre total de la Isla de Cuba y 26% de la superficie total de bosques) a lo largo de un perímetro costero de cerca de 5,476 Km. Estas importantes formaciones están presentes en casi el 70% de las costas cubanas, por lo que se consideran la primera formación forestal natural. Los manglares juegan un papel fundamental en la protección y estabilización de las áreas costeras, así como en el funcionamiento general de sus ecosistemas. Asimismo, constituyen importantes zonas de reproducción y cría de especies marinas.

Humedales

Humedales
Humedales

Los humedales cubanos ocupan una superficie de aproximadamente 10 410 km2, lo que representa el 9.3 % de la superficie del país; se incluyen los pantanos y áreas cenagosas, tanto litorales como interiores [5].

Los ecosistemas de humedales están reconocidos como de alta fragilidad y vulnerabilidad; sin embargo, gran parte de ellos en Cuba, al igual que en otras regiones han tenido la responsabilidad de sustentar directa o indirectamente a diversas comunidades de diferentes civilizaciones. Los principales beneficios de los humedales pueden ser de tipo ecológico y económico, entre ellos se encuentra la protección de los hábitats, la mitigación de la erosión costera, la captura del CO2 atmosférico, la depuración de efluentes, la amortiguación de los impactos sobre la infraestructura socioeconómica por fenómenos meteorológicos extremos, el abastecimiento de agua para el consumo y las actividades económicas, la recarga del agua subterránea y la captación de aguas de lluvia en zonas urbanas y rurales; también tienen funciones primordiales para la vida en general, al contribuir positivamente a la calidad de las aguas, controlar las inundaciones, la estabilidad de la línea costera, servir de barreras y/o filtro natural, entre los eventos marinos y terrestres fundamentalmente con la acción protectora de los bosques de mangles.

Los humedales cubanos son parte importante e inseparable de la riqueza y diversidad biológica del archipiélago, desde las diferentes unidades de paisajes que ellos atesoran: estuarios, costas abiertas, ciénagas, llanuras inundables, matorrales y bosques entre otros; hasta lagunas, canales y ríos. Los humedales de origen artificial (a partir de acciones del hombre), también tributan de manera positiva o negativa; según las circunstancias a tal riqueza y diversidad biológica.

Entre los humedales de mayor connotación nacional se encuentran la Ciénaga de Zapata, Birama (incluye el delta del río Cauto), Lanier, Cunagua, el sistema lacustre del SE de Pinar del Río y los grupos insulares (los Colorados, Sabana Camagüey, Jardines de la Reina y los Canarreos) . El humedal de Zapata constituye el mayor y más excepcional de Cuba y el Caribe Insular, lo que le ha valido su inclusión en la Lista de Humedales de Importancia Internacional de la Convención RAMSAR.

Los humedales cubanos y sus ecotonos en correspondencia con su elevada riqueza y diversidad de ecosistemas, poseen una biota privilegiada y una alta potencialidad de usos y aportes económicos (maderables, medicinales, melíferas, ornamentales, artesanías, recursos fitogenéticos, silvestres comestibles para humanos y la fauna entre otros).

En cuanto a la flora, se encuentran tanto especies primitivas como evolucionadas; también especies epífitas, parásitas, hemiparásitas y hasta insectívoras. No faltan aquí especies endémicas (exclusivas de Cuba), raras, amenazadas y/o en peligro de extinción, así como de interés biogeográfico relacionado con Cuba y con otras regiones del mundo.

Los humedales deben conservarse y manejarse adecuadamente, por ser base importante de la diversidad biológica del archipiélago cubano, y sustrato incalculable para el desarrollo socioeconómico en aspectos tales como la ciencia, la docencia, la cultura, la historia y el turismo. La eficaz protección de sus complejos ecosistemas y especies; así como de su medio ambiente en conjunto, beneficia a las actuales y futuras generaciones.

Características

  • Diversidad de paisajes, de ecosistemas (en ellos hay una gama de hábitats interiores, costeros y marinos que comparten ciertas características)
  • Biota privilegiada, elevada riqueza de especies, refugio de fauna
  • Alta potencialidad de usos y aportes económicos
  • Elevada fragilidad y vulnerabilidad

Ecosistema Subterráneo

  • Cualquier tipo de oquedad, de diversas dimensiones en las profundidades de la superficie terrestre (bajo el mar, llanuras y montañas)
  • Espacios abiertos en las rocas (poros, grietas, cavidades, túneles y sistemas de galerías subterráneas).
  • Ambiente peculiar (oscuridad total o parcial)
  • Viven organismos (animales, plantas, hongos y bacterias) adaptados a condiciones extremas: todo el tiempo, parte de su ciclo o entran eventualmente en las cavernas
  • Conservan las principales reservas de agua subterránea, la lluvia se infiltra en las cavernas y rehabilitan los acuíferos
  • Se contaminan por depósito de escombros, desechos varios. Bloqueo de entradas de cueva (acción del hombre)
  • Deben cuidarse para garantizar la calidad de las aguas y de la vida, y para preservar la biota especializada presente en ese ambiente

Cuencas Hidrográficas

En ellas se localizan diferentes ecosistemas Se consideran unidades de manejo ambiental (se desarrollan procesos económicos y sociales basados en los recursos naturales que poseen) Existen cuencas subterráneas, que descargan en un punto dado

Afectaciones

Cuencas de interés nacional

  • Cauto
  • Zaza
  • Cuyaguateje
  • Guantánamo-Guaso
  • Almendares-Vento
  • Ariguanabo
  • Toa
  • Hanabanilla

Referencias

Fuentes