Saltar a: navegación, buscar

Juan Gualberto Gómez

Para otros usos de este término, véase Juan Gualberto Gómez (desambiguación).
Juan Gualberto Gómez
Información sobre la plantilla
Foto de Juan II.jpg
Iniciador de las guerras independentista de Cuba
NombreJuan Gualberto Gómez
Nacimiento12 de julio de 1854
Ingenio Vellocino, Sabanilla del Comendador, Matanzas,Cuba, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento5 de marzo de 1933
NacionalidadCubana
CiudadaníaCubana
OcupaciónPeriodista

Juan Gualberto Gómez. Uno de los patriotas más consecuentes con los principios independentistas que ha tenido la Historia de Cuba. Mencionado por la historiografía cubana casi siempre por ser la persona elegida por José Martí para organizar los preparativos dentro de la Isla para la Guerra de Independencia. La grandeza de su vida y obra estriba en la capacidad que tuvo para desempeñarse con acierto y de manera sobresaliente en distintos ámbitos de la esfera pública y política dentro y fuera de Cuba a lo largo de su existencia.

Síntesis biográfica

Nació el 12 de julio de 1854 en Ingenio Vellocino, Sabanilla del Comendador, Matanzas. Tuvo la suerte de nacer libre, pues sus padres Fermín Gómez y Serafina Ferrer, esclavos domésticos en ese entonces, ahorraron dinero para comprarlo desde que estaba en el vientre de su madre.

Debido a la natural y manifiesta inteligencia que demostró desde pequeño, sus padres una vez que lograron libertarse y ahorrar algún dinero, decidieron trasladarse a vivir a La Habana para proporcionarle una mejor educación a su único hijo, este hecho también estuvo favorecido por la dueña del ingenio Catalina Gómez, que sentía un especial cariño por el pequeño y por el matrimonio de ex -esclavos, que durante años le habían servido fielmente.

Una vez en la provincia de La Habana los padres pusieron a Juan Gualberto a estudiar en los mejores colegios al que podían acceder los niños negros en aquel entonces y ya había llegado al límite de conocimientos que podía adquirir, cuando estalló la Guerra de los Diez Años.

Su inevitable avance hacia el occidente de la Isla llenó de temor a los padres, que temerosos de las consecuencias que la guerra podría traerles al hijo que con tanto esmero había educado, decidieron mandarlo a Europa a estudiar, previo consejo de su antigua ama, la cual residía en La Habana en ese momento, quien les prometió que si lo enviaban a Francia ella los llevaría consigo cuando fuera de vacaciones para que pudieran visitar a su hijo.

En 1869, partió rumbo a París, una de las capitales del mundo más adelantadas en cuanto a los derechos ciudadanos en aquel entonces. Por el día estudiaba carruajería, pero en las noches comenzó a imbuirse de los conocimientos más avanzados y del espíritu revolucionario que dominaban aquella ciudad donde todos los hombres eran tratados por igual sin importar el color de la piel.

Trayectoria revolucionaria

Poco tiempo después es deportado a España por su vinculación con los conspiradores de la Guerra Chiquita.

A finales de 1878 retornó Juan Gualberto a La Habana, donde conoció a José Martí. A partir de entonces una empatía fundada en ideales compartidos estrecharía la amistad y uniría la acción revolucionaria de ambos. Funda el periódico La Fraternidad en 1879, cuya publicación se interrumpe al ser deportado, debido a su simpatía y vinculación a los clubes revolucionarios y movimientos conspirativos de esa época.

Regresa en 1890 y en 1895 es desterrado nuevamente al fracasar el alzamiento independentista del 24 de febrero. Antes de concluir la dominación española pasa a Francia y luego a Estados Unidos, donde coopera con el Partido Revolucionario Cubano. En 1898 regresa a su Patria definitivamente, y a partir de entonces tiene una activa participación en contra de la Enmienda Platt y los gobiernos de turno hasta su muerte.

Participación en el Ejercito Libertador

Juan G2.JPG
Conspiró durante la preparación de la Guerra Chiquita, por lo que fue detenido el 25 de septiembre de 1879 y confinado a la prisión de Ceuta hasta 1882. Después de fundado el Partido Revolucionario Cubano (10 de abril de 1892), Martí delegó en él para la preparación de la guerra en toda la Isla.

Participó en el fallido alzamiento de Ibarra, Matanzas, el 24 de febrero de 1895. Cinco días después se vio obligado a presentarse a las autoridades de Sabanilla. Fue condenado a 20 años de prisión en los calabozos de Ceuta y Valencia.

Al constituirse el gobierno autónomo español en Cuba, el 1 de enero de 1898, fue puesto en libertad y marchó a Nueva York.

Después de la guerra

Resultó elegido delegado a la Asamblea de Representantes de la Revolución Cubana, la cual inició sus sesiones el 24 de octubre de 1898. Se desempeñó como vocal de ella del 11 de noviembre de 1898 al 30 de junio de 1899.

En diciembre de 1898 acompañó al mayor general Calixto García a Washington, Estados Unidos, como miembro de la comisión enviada para gestionar el reconocimiento a la Asamblea y los fondos necesarios para el licenciamiento del Ejército Libertador.

Aprobó la destitución del mayor general Máximo Gómez como General en Jefe del Ejército Libertador (11 de marzo de1899). El 15 de septiembre de 1900 fue electo delegado, por Oriente, a la Asamblea Constituyente, en la cual combatió a La Enmienda Platt.

Durante la segunda intervención militar norteamericana (1906-1909) fue miembro de la Comisión Consultiva, con el cargo de vocal. Ocupó los escaños de la Cámara de Representantes (1914-1917) y del Senado (1917-1925), por la provincia de La Habana. Fue redactor de varios periódicos y destacado orador. Realizó una gran campaña en defensa de la raza negra.

Labor periodística en la República

Después de que el 20 de Mayo de 1901 se declarase a Cuba una Republica, desarrollo bajo el seudónimo "G" fue diestro combatiente frente a Tomás Estrada Palma, el primer presidente de la República, y la Enmienda Platt, convertía a Cuba en casi una colonia de los EE. UU. Sus artículos y crónicas en los que evidenció el peculado y las genuflexas posturas de pro anexionistas, trascendieron con la rectitud de quien, aun desde la ancianidad, mantuvo una postura consecuente con el legado martiano.

Periodista y luchador por la integración racial

Primero por necesidad y luego porque fue poco a poco adquiriendo el oficio, empezó su larga carrera como periodista, en un
Juan Gualberto Gómez
comienzo, noticias sueltas y después comenzó a involucrarse directamente en la política. En 1877 la personalidad política de Juan Gualberto estaba sólidamente formada, como periodista, polemista y orador público.

En ese año llega a La Habana junto con José Martí y comienza a trabajar como pasante en el bufete de Nicolás Azcarate comienzan a conspirar juntos en la preparación del nuevo levantamiento que se gestaba en el interior de la Isla y ambos fueron nombrados secretarios de distintos clubes revolucionarios en La Habana.

Juan Gualberto comenzó a dedicarse a uno de los problemas más trascendentales y vulnerables de la nación cubana: la población negra y mulata.

Ya desde entonces había percibido que una de las cuestiones más importantes que tenían que resolver los cubanos para lograr la unidad, era el tema de la integración racial, no bastaba con haber abolido la esclavitud, se debían también abolir determinados prejuicios y formas notoriamente públicas de discriminación racial y establecer  pasos concretos para resolverse si se quería lograr atraer a este importante grupo poblacional a la causa de la independencia.

En abril de 1879 fundó el periódico La Fraternidad , con el cintillo: “Diario general para la defensa de la raza de color en Cuba” y fundó Sociedades de Instrucción y Recreo para pardos y morenos;además hizo campañas y visitas personales

A través de la Fraternidad hizo denuncias y manifestaciones en contra de los atropellos y discriminaciones que sufrían los negros y mulatos, principalmente los africanos, y se informaban las condiciones de vida, las principales inquietudes y preocupaciones que tenía este sector de la población a lo largo de toda la Isla. Parte esta más encomiable de su labor y la que le ganó más seguidores

Este periódico se convirtió en un verdadero vocero y defensor de su raza, llegando incluso a hacer públicas las cartas de las personas del pueblo que escribían contando sus infortunios y experiencias.

Juan Gualberto Gómez
Tuvo una actitud contraria a la formación de un partido negro,  posición que mantuvo a lo largo de su vida política. Lo que se convirtió en una postura polémica, duramente criticada y que le resto popularidad entre los miembros de su propia raza, sobre todo en los años que siguieron a 1898, en que luego de la Independencia y el transcurro de los primeros años de instaurada la República, los negros y mulatos vieron defraudadas sus esperanzas de construir un futuro con todos y para el bien de todos y decidieron fundar el Partido Independiente de Color.

Del 23 al 27 de julio de 1892 se celebró en La Habana la Asamblea de sociedades de toda la Isla, un evento en que las diversas sociedades podían establecer comunicaciones entre ellas, limar asperezas y compartir experiencias que la distancia y las limitaciones de la época imponían.

Allí a pesar de las fuertes tensiones existentes entre las corrientes políticas Juan Gualberto Gómez, como presidente del Directorio, solicitó con especial inteligencia el apoyo del Partido Conservador que, por ser el más cercano al gobierno, debía amparar las aspiraciones civilizadoras y patrióticas del Directorio.

La labor en pro de la independencia desplegada por Juan Gualberto Gómez y sus amigos por toda la Isla y en especial en el Occidente, rindieron sus frutos, para fines de 1894 existían fuertes rumores atribuyendo a la clase de color el propósito de llevar a cabo una sublevación de carácter racista en toda la Isla , lo que demuestra que los negros estaban organizados en ese sentido.

En1898, Juan Gualberto por los deberes urgentes que tuvo que afrontar en ese período no pudo encabezar la lucha de los negros y mulatos por sus derechos, priorizó los asuntos relacionados con la independencia nacional pues creía que si estos quedaban resueltos, el camino de la población negra sería más fácil, no obstante al leer su correspondencia se puede apreciar que de manera silenciosa ayudaba a muchas personas de su raza que se encontraban en grandes dificultades o eran injustamente discriminadas. Para 1902, retoma y encabeza el movimiento de los negros y mulatos, junto a sus viejos amigos y muchos otros.

Muerte

Su muerte se produjo a los 78 años el 5 de marzo de 1933, en la ciudad de La Habana.

Fuente

  • Diccionario Enciclopédico de Historia Militar de Cuba. Primera Parte. TomoI. Ediciones Verde Olivo
  • Periódico El habanero, La Habana, 8 de junio de 2004

Enlaces externos