Sudán del Sur

De EcuRed

Artículo destacado

Sudán del Sur
Información   sobre la plantilla
Nombre oficial: República de Sudán del Sur

Bandera

Escudo

Mapa o ubicación de Sudán del Sur
Gobierno
Forma de gobierno:República presidencialista
Capital:
 • Población:
Juba
250 000
Idioma oficial:inglés
árabe
PresidenteSalva Kiir Mayardit
Características Generales
Superficie:619 745 km²
Población
 • Densidad
8 260 490 hab
13.33 hab/km²
Moneda:Libra sursudanesa
Gentilicio:sursudanés
Horario:UTC + 3
Miembro de: UA, UNESCO, ONU, COMESA, IGAD

Sudán del Sur u oficialmente República de Sudán del Sur. Es la nación más joven del mundo, pues recién surgió en 2011 luego de una larga contienda civil. Su capital es Juba, con aproximadamente 250 000 habitantes, mientras que la población total es de unos ocho millones de habitantes. La mayor parte de la población se dedica a la agricultura de subsistencia, pero la principal riqueza del país es el petróleo del que produce unos 500 000 barriles diarios, aunque depende de los oleoductos y refinerías situados en el norte.

Sudán del Sur limita al norte con Sudán, al sur con la República Democrática del Congo, Uganda y Kenia, al este con Etiopía, y al oeste con la República Centroafricana.

El noroeste del país está ocupado por el desierto de Libia y el noreste por el desierto de Nubia que acaba en los montes de Atbay que alcanzan los 1780 mts de altitud. En el centro y sur del país se extienden de este a oeste la cordillera Marra, la meseta de Kordofan y, más allá del Nilo, las primeras estribaciones de los macizos etiópicos.

Contenido

Historia

La historia de los sudaneses del sur en los últimos dos siglos ha estado unida a la de sus vecinos de Sudán, el mayor estado de África hasta la independencia de Sudán del Sur, y a las diferentes invasiones coloniales sufridas en el siglo XIX por turcos, egipcios y británicos. Todos buscaban en las fértiles tierras regadas por el Nilo, esclavos entre las tribus de la zona y materias primas como oro, ébano y otras maderas nobles.

Según los datos difundidos por el gobierno de Sudán del Sur, durante esos años, millones de ciudadanos de esas áreas fueron llevados a países árabes vecinos y tratados como esclavos. El moderno Sudán, tal y como era antes de la secesión del sur, emergió durante el protectorado británico - egipcio (1898 - 1955). Mientras las potencias ocupantes potenciaron el desarrollo socio-económico en el norte, sus vecinos sureños fueron entregados a la casi exclusiva labor de las misiones cristianas y se les convirtió en lo que se denominó un “distrito cerrado” con una ordenanza especial que limitaba la actividad y movimientos de sus ciudadanos. Esta política no hizo más que fomentar los desequilibrios territoriales y las desigualdades entre los vecinos y radicar entre los sursudaneses el sentimiento de ser un pueblo colonizado por el norte.

El régimen de autonomía que tuvo el sur en los últimos seis años antes de acceder a la independencia en 2011, mucho más amplio que el dado antes de 1956 por los ocupantes coloniales, permitieron a Sudan del Sur dar algunos pasos en la preparación de su independencia. Tuvieron un parlamento de 170 miembros elegidos por voluntad popular, que aprobó una Constitución interina. Diseñaron y pusieron en acción estructuras de gobierno para atender el desarrollo económico, político y social, y dieron pasos para disponer de bandera, himno, moneda, y otros símbolos históricos y culturales.

El conflicto con el norte

Durante el reparto de África, Sudán del Sur quedó bajo control británico
Durante el reparto de África, Sudán del Sur quedó bajo control británico

Cuando en 1953, ingleses y egipcios, los señores coloniales de Sudán desde 1899, firmaron un acuerdo en Jartum, la capital oficial del país, en el que se garantizaba la total independencia de Sudán en el término de tres año. Así en 1955, el gobierno de transición que debía dar paso a un Sudán independiente, empieza a recibir fuertes presiones por parte de los islamistas radicales del norte haciendo que en 1956 estalle la primera guerra entre el norte y el sur del país, un sur de mayoría cristiana y multiétnica, y desencadenando un violento conflicto que sumergió en la miseria a ambas partes del Sudán.

En 1958 se producirá un golpe de estado que situará en el poder al presidente Ibrahim Abbud, que seis años después será derrocado mediante otro golpe de estado, creándose un clima de inestabilidad en el conjunto del país, que será aprovechado en 1969 por John M. De Garang para constituir en el sur un gobierno rebelde. Este hecho reactivará la guerra civil causando la muerte a centenares de miles de personas.

Pese a todo, una puerta a la paz se abrió en 1972 con la firma en Addis Abeba de un acuerdo de paz entre las dos partes, que establecía un alto al fuego y el derecho a la autodeterminación del Sudán del sur. Este acuerdo procuraría una calma relativa en el país durante 11 años.

Sin embargo en 1980 el Gobierno democrático de Yafar al Nimeiri comenzó a sufrir presiones por parte del Partido Islámico Nacional (PIN), presidido por Hassan el-Turabi, hecho que produciría una crisis de la que el sur pretendió aprovecharse al reivindicar la división de esa zona en tres provincias. Ante tal propuesta, el norte reaccionó con la derogación de la autonomía del sur, y en 1983, el general Omar al-Bashir, presidente del Sudán del norte, promulgó para todo el país las “leyes de septiembre” que preveían castigos crueles y físicos en caso de robo, y que producirían un nuevo estallido de guerra civil.

Será en esta segunda etapa de la guerra cuando se crea en el sur el Ejército Popular de Liberación de Sudán (SPLA) y cuando el conflicto se vuelve más violento y mortífero que durante la primera, debido a la utilización de armamento moderno más sofisticado yel uso de grupos paramilitares.

La situación empeora en 1989, cuando un golpe de estado instaurará un régimen revolucionario islámico en el norte que, en 1991, implantará la sharia. Es a partir de ese momento que el conflicto adquiere connotaciones religiosas cuando su origen sólo respondía a luchas por el agua, el petróleo, la tierra y los conflictos étnicos.

Luego de los atentados del 11 de septiembre de 2011 y de la puesta en práctica de una estrategia de dominación global por los círculos más derechistas del gobierno de los Estados Unidos, esta nación comienza a mediar en el conflicto sudanés y ejercer presión contra el norte, promoviendo una serie de conversaciones que derivaron en un conjunto de treguas y acuerdos de libre tránsito de ayuda humanitaria.

En julio de 2002 se iniciaron conversaciones de paz en Machakos ( cerca de la capital de Kenia), entre el gobierno de Omar al-Bashir y el Ejército Popular de Liberación de Sudán (SPLA), que terminaron con la firma del protocolo de acuerdo del 20 de julio de ese año en el que se establecía un alto al fuego, el compromiso de negociar una nueva organización política en Sudán, y un referéndum de autodeterminación. El acuerdo también suponía el compromiso de abrir un período transitorio de seis años, durante el cual el sur contaría con un Estatuto de Autonomía y la sharia no sería aplicada en esa zona.

A este acuerdo siguieron la Ley por la Paz, Machakos II y Machakos III. En este último, de 18 de noviembre de 2002, se pactó un reparto de las riquezas del país. El 9 de enero de 2005 el Gobierno de Sudán y los rebeldes del sur firmaron un Acuerdo de paz que los comprometió a finalizar la guerra civil. El acuerdo fue firmado en Nairobi, capital de Kenia, con el vicepresidente sudanés, Ali Osman Mohammed Taha, y el líder del SPLA, John Garang.

Posteriormente, el Gobierno también firmó la reconciliación con la Alianza Nacional Democrática que pasó a formar parte de la administración, y el 9 de julio, Garang juraba el cargo de Vicepresidente del país (sustituido por Salva Kiir un mes después por fallecimiento de Garang) y se firmaba la nueva Constitución que otorgaba un elevado grado de autonomía para el sur.

La independencia

Salva Kiir Mayardit, primer presidente de Sudán del Sur
Salva Kiir Mayardit, primer presidente de Sudán del Sur

Sudán del Sur celebró un referéndum sobre si debía o no permanecer como parte de Sudán entre el 9 y el 15 de enero de 2011. Esto fue parte del Acuerdo de Naivasha de 2005 entre el gobierno central de Jartum y el Ejército de Liberación del Pueblo de Sudán. Un referéndum simultáneo se llevó a cabo en Abyei sobre la conveniencia de formar parte del Sudán del Sur (un arbitraje internacional otorgó finalmente los enclaves petroleros de Heglig y Bambú a Sudán).

El 7 de febrero de 2011, la Comisión del Referéndum publicó los resultados finales, en los cuales el 98.83% de votantes estuvieron a favor de la independencia. Aunque los votos fueron suspendidos en 10 de los 79 condados por exceder el 100% de la participación de los votantes, el número de votos estuvo muy por encima del requisito de 60% de participación, y el voto de la mayoría a favor de la secesión no estuvo en discusión. De esta manera, el 9 de julio de 2011, Sudán del Sur proclamó pacíficamente su independencia de Sudán.

Luego de la independencia el gobierno de Sudán del Sur se convirtió en una retaguardia segura y un apoyo de los rebeldes que luchaban contra su vecino del norte, particularmente en la región de Darfur[1][2]. En abril de 2012 el Ejército de Sudán del Sur ocupó militarmente el enclave petrolero de Heglig lo que provocó un enfrentamiento militar con Sudán[3] y la condena inmediata del Consejo de Seguridad de la ONU. Sudán respondió militarmente y se desató un conflicto fronterizo entre ambas naciones que en las primeras semanas dejó decenas de miles de desplazados[4]. El 3 de mayo Sudán del Sur y Sudán aceptaron cesar las hostilidades a lo largo de la frontera en aplicación de un alto al fuego propuesto por la Unión Africana y las Naciones Unidas[5] y un mes después, el 4 de junio, los ministros de defensa de ambos países acordaron la creación de una zona desmilitarizada de 10 km en la frontera común[6].

El gobierno de Sudán del Sur logró finalmente el 4 de agosto un acuerdo con el de Sudán sobre la repartición entre ambos estados de ingresos del petróleo procedentes de zonas fronterizas en disputa . Según lo estipulado en el mismo Sudán del Sur pagaría a Sudán 9,48 dólares por cada barril de combustible exportado a través de los oleoductos que quedaron en territorio sudanés luego de la separación sursudanesa en 2011. El acuerdo se logró luego de que Sudán abandonara su exigencia de 36 dólares por cada barril y Sudán del Sur decidiera aumentar su oferta de 1.87 dólares[7]. El jueves 27 de septiembre, Sudan del Sur firmó en Adís Abeba con Sudán una serie de acuerdos sobre seguridad y cooperación. Sin embargo no lograron solucionar el diferendo sobre el estatuto de la zona disputada de Abyei o sobre la demarcación de su frontera[8]

La interrupción de los ingresos por la exportación de petróleo debido al conflicto con Sudán provocó un aumento de la crisis humanitaria en un país casi sin servicios básicos como Sudán del Sur. El gobierno se vio obligado a recortar los salarios de los funcionarios - incluyendo las fuerzas de seguridad - lo que provocó protestas en algunas zonas del país durante el mes de diciembre. El ejército reprimió las protestas y causó varios muertos entre los manifestantes, lo que fue condenado por la comunidad internacional[9][10].

En abril de 2013, el presidente de Sudán, Omar al Bashir visitó por primera vez Sudán con el objetivo de limar las asperezas con Sudán del Sur[11]. Como resultado de su visita, ese mismo mes se rindieron al ejército de Sudán del Sur miles de rebeldes que se encontraban alzados en armas en el estado de Unity, y que recibían apoyo material de Jartum. Los rebeldes se acogieron a una amnistía que fue negociada entre ambos países[12].

Geografía

Sudán del Sur limita al norte con Sudán, al sur con la República Democratica del Congo, Uganda y Kenia, al este con Etiopía, y al oeste con la República Centroafricana.

Desierto de Nubia
Desierto de Nubia

El noroeste del país está ocupado por el desierto de Libia y el noreste por el desierto de Nubia que acaba en los montes de Atbay que alcanzan los 1780 mts de altitud. En el centro y sur del país se extienden de este a oeste la cordillera Marra, la meseta de Kordofan y, más allá del Nilo, las primeras estribaciones de los macizos etiópicos. Los ríos principales son : el Nilo Blanco y el Sobat.

Clima

El clima es de tipo ecuatorial con una temperatura media anual es de 29,4 c (85 F) y precipitaciones anuales alrededor de los 1015 mm.

Fauna y flora

Las áreas protegidas del sur de Sudán albergan algunas de las poblaciones de vida silvestre más espectaculares e importantes de todo África, y son el lugar donde se produce la segunda migración de fauna silvestre más grande del mundo. Estudios realizados en los años anteriores revelaron que el Parque Nacional Boma, al oeste de la frontera con Etiopía, la zona húmeda del sur y el Parque Nacional del sur (Southern National Park) cerca de la frontera con el Congo, son hábitat de grandes poblaciones de kob y topis (dos tipos de antílopes), búfalos, elefantes, jirafas, alcelafos (otro antílope), y de leones. Las reservas forestales del sur de Sudán también son el hábitat de bongos (también un tipo de antílope), cerdos gigantes de los bosques, cerdos rojos de río, elefantes de bosque, chimpancés y monos de bosque.

En 2006, el presidente de Sudán del Sur anunció que la región hará todo lo posible para proteger y mantener su flora y fauna, y tratar de reducir los efectos de los incendios forestales, el vertido de residuos y la contaminación del agua. Al mismo tiempo, las grandes empresas multinacionales que están en condiciones de extraer los recursos naturales en el sur de Sudán a gran escala, representan una amenaza para la vida silvestre notable en la nación y sus hábitats.

Los hábitats de vida silvestre del sur de Sudán incluyen los pastizales, las mesetas de gran altitud y escarpadas, sabanas con árboles y pasto, llanuras aluviales y humedales[13].

Economía

Un soldado sursudanés custodia un campo petrolífero en el norte del país
Un soldado sursudanés custodia un campo petrolífero en el norte del país

Aunque la inmensa mayoría de la población practica la agricultura de subsistencia, el principal recurso económico del país es el petróleo. Sudán exportaba petróleo por miles de millones de dólares al año. Hasta el momento de la independencia las ganancias se dividían igualmente entre el norte y el sur. Sin embargo, más del 80% de la producción proviene de Sudán del Sur pero la mayor parte de las tuberías y los puertos de embarque están en el norte y las frecuentes crisis entre los ambos vecinos hacen sumamente inestable la economía de Sudán del Sur.

Algunas partes del país carecen de seguridad alimentaria, mientras otras como Yei (en el estado de Ecuatoria Central) y Ecuatoria Occidental producen grandes cantidades de alimentos, pero el país carece de vías de comunicación para transportarlos. Sudán del Sur solo tiene 110 km de rutas asfaltadas en Yuba, y solo uno que conecta a esta capital con la frontera de Uganda. A muchas regiones del país sólo se puede acceder por vía aérea[14].

Un gran problema de Sudán del Sur es la corrupción generalizada y la concentración de la riqueza en muy pocas manos. En 2012 desaparecieron del país 8 000 millones de dólares producto de la exportación del petróleo, que se creen fueron robados por funcionarios públicos[15].

Demografía

Etnias y lenguas

La población total, según el censo de 2008 era 8 260 490 habitantes, de los cuales el 44 % se encontraba entre los 0 y 14 años de edad (hombres 1.945.033/mujeres 1.722.860); el 53 % entre 15 y 64 años (hombres 2.216.427/mujeres 2.157.893) y el 2.6 % con 65 años o más (hombres 125.840/mujeres 92.437). La tasa de urbanización del país era de un 22 % en 2009 y la mortalidad infantil de 102 muertes por cada mil nacidos, según datos de 2006[16]

La principales etnias del país son la dinka, kakwa, bari, azande, shilluk, kuku, murle, mandari, didinga, ndogo, bviri, lndi, anuak, bongo, bango, dungotona, y la acholi.

Los idiomas oficiales, según el artículo 6 de la constitución son el inglés y el árabe, aunque también se hablan en el país varias lenguas lenguas nilóticas como el bari, el kakwa, el dinka, el nuer y el shilluk. También se habla el Juba árabe

Religión

Según el Artículo 8 de la Constitución de Sudán del Sur, la religión se encuentra separada del Estado y todas las religiones tienen igual tratamiento ante el poder constituido. El Artículo 23 establece, además, la libertad de cultos. Según las leyes de Sudán del Sur todos los asuntos concernientes a las leyes son tratados por tribunales civiles y no religiosos[17]

Cristianismo

Iglesia católica. Posee tres millones y medio de fieles, según los datos del Consejo Mundial de Iglesias[18], que se agrupan en una archidiócesis y seis diócecis:

Iglesia Anglicana. Posee aproximadamente un millón y medio de fieles que se agrupan en la Iglesia Espiscopal de Sudán con diócesis en: Bor, Juba, Malakal, Rumbek, Wau y Yei; y la Iglesia Católica Anglicana con su diócecis en Aweil

Protestantismo. Los protestantes están presentes en Sudán del Sur con más de un millón 160 mil fieles. Las denominaciones con más amplia membresía son:

Pentecostales. Forman un pequeño número de creyentes con poco más de 37 mil personas agrupadas en la Pentecostal Church of Sudan

Otras religiones

Después del cristianismo siguen en orden de importancia en cuanto al número de seguidores las prácticas animistas las cuales ejercen más del 30 % de la población; y a cotinuación el Islam, que es practicado por poco más del 6 %. También hay un pequeño número de testigos de Jehová y de coptos.

Desarrollo social

A pesar de que el país - según datos del Banco Mundial - ingresó unos 10 000 millones de dólares por la exportación de petróleo entre 2005 y 2012 los servicios básicos son escasos. El gobierno del país destina fondos a la educación primaria y secundaria y a hospitales en algunas ciudades importantes, pero su aporte es mínimo. En algunos de esos centros, organizaciones no gubernamentales incluso pagan el salario de los profesionales y los medicamentos, y a veces también son las únicas proveedoras de libros de texto y otros insumos escolares[14]

Salud

El conflicto entre el norte y el sur ha desplazado a decenas de miles de sursudaneses que sobreviven gracias a la ayuda de la ONU
El conflicto entre el norte y el sur ha desplazado a decenas de miles de sursudaneses que sobreviven gracias a la ayuda de la ONU

El país se encuentra sumamente afectado por largos años de guerra, lo que se refleja en los indicadores de salud de la población, la cual tiene serios problemas para acceder a los servicios de salud e incluso al agua potable[20]. La esperanza de vida al nacer es de apenas 59 años y la probabilidad de morir antes de cumplir los cinco años de vida de 108 por cada mil nacidos vivos[21].

Existe una inseguridad alimentaria crónica generalizada y la desnutrición aguda está por encima del umbral de emergencia, de más de un 20% en algunas zonas. Menos de la mitad de los niños han recibido la inmunización sistemática, la mortalidad de menores de 5 años sigue siendo muy elevada y llega a más de 100 por cada 1 000 nacidos vivos, y la mortalidad materna es de 2 054 por 100 000 nacidos vivos[22].

Los brotes de violencia en el país (entre las tropas gubernamentales y los grupos de milicianos rebeldes, a veces por motivos étnicos) y los altos niveles de tensión a lo largo de la frontera con el Sudán (crisis de Abyei) han provocado el desplazamiento de más de 300 000 personas. Enfrentamientos en los estados de Kordofán y del Nilo Azul en el sur del Sudán han aumentado la afluencia de refugiados hacia Sudán del Sur, que actualmente son más de 18 000. Esto, junto con unos 350 000 repatriados del Sudán, ha agravado una situación en la que prácticamente no hay servicios sociales ni un mínimo de oportunidades económicas para apoyar la integración. Las intervenciones humanitarias afrontan problemas debido a los aumentos de precios y la escasez de productos esenciales como combustible, todo ello debido a los bloqueos intermitentes del comercio a lo largo de la frontera, junto con la continua inseguridad[22].

Según datos de la Organización Mundial de la Salud correspondientes a 2008 en el país existían por cada 10 mil habitantes 2.8 médicos, 0.2 estomatólogos, 0.1 farmacéuticos, 8.4 enfermeras y parteras, y 7.3 camas de hospital[23].

Educación

Universidad de Juba
Universidad de Juba

En todo Sudán, el acceso a la educación primaria está vinculado a la capacidad económica de los hogares. En las partes más pobres del sur, menos del 1% de los niños terminan la enseñanza primaria[24]. En el momento de la independencia los problemas en el campo de la educación eran considerables: más de un millón de niños en edad de cursar la enseñanza primaria se encuentraban sin escolarizar y las tasas de inscripción en la educación secundaria figuraban entre las más bajas del mundo.

El gobierno ha emprendido reformas fundamentales, en particular la homogeneización de los planes y programas de estudio en la enseñanza primaria y la racionalización de las nóminas en el sector público. A petición del Ministerio de Educación de Sudán del Sur, el Instituto Internacional de Planeamiento de la Educación de la UNESCO (IIPE) y el UNICEF proporcionan asistencia técnica al Plan estratégico del sector educativo[25]

En Sudán del sur existe una sola universidad, la Universidad Nacional de Juba, que se encuentra ubicada en los suburbios de Juba, la capital.

Deportes

En Sudán del Sur son muy populares muchos juegos tradicionales y modernos y el deporte en general, en particular la lucha libre y los simulacros de batallas. Los deportes tradicionales se practicaban sobre todo después de las temporadas de cosecha para celebrar el fin de las estaciones agrícolas.

En la era moderna, algunos sursudaneses se han destacado en el deporte internacional. Luol Deng es una estrella de baloncesto de los Chicago Bulls de la NBA estadounidense. Otros protagonistas del baloncesto internacional originarios de Sudán del Sur son Manute Bol, Deng Ajou, Duany Kueth, Gai Deng y Ater Majok. Majak Daw está en camino de convertirse en el primer sudanés del sur en ser jugador profesional de fútbol australiano, después de haber firmado con los Canguros de Melbourne del Norte de la AFL (Liga de Futbol Australiano) a finales de 2009.

El fútbol es también cada vez más popular en Sudán del Sur y hay muchas iniciativas del Gobierno y otros socios privados para promover este deporte y mejorar el nivel de juego. Una de estas iniciativas es la Asociación de Deporte Juvenil del Sudán del Sur (SSYSA), que ya está dando sesiones de formación de fútbol en lugares como Yuba, en las que los niños entrenan para convertirse en buenos futbolistas. Se prevé que los jugadores superiores surjan de estos campos de fútbol improvisados, tanto a corto como a largo plazo. En reconocimiento de estos esfuerzos con el fútbol para jóvenes, el país recientemente fue anfitrión de competiciones de fútbol juvenil. Su selección nacional está afiliada a la CAF , pero no a la FIFA, celebró su primer partido el 10 de julio de 2011 contra el Tusker F.C de Kenia perdiendo como local por 1:3[26][27]. Tampoco el país es miembro del COI, que no posee representación oficial en Sudán del Sur[28]

En julio de 2012, el Comité Olímpico Internacional denegó a Sudán del Sur el derecho de participar en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 bajo su enseña nacional, señalándole que debía hacerlo bajo la bandera del COI, lo que produjo malestar en el país[29] El primer atleta en representar al país en unos juegos olímpicos, aunque bajo la bandera del COI fue Guor Marial, maratonista residente en Estados Unidos pero de nacionalidad sudanesa del sur[30].

Derechos humanos

El conflicto de 2012 con Sudán provocó una gran crisis humanitaria en un país sin tradición de autogobierno. Se han producido asesinatos extrajudiciales, torturas, violaciones, intimidaciones, corrupción en la justicia y desplazamientos de población civil a raíz de los combates entre el ejército nacional y las fuerzas de Sudán. El gobierno de Sudán, en su enfrentamiento con Sudán del Sur - alberga y apoya a combatientes armados renegados que se sabe cometen ataques en Sudán del Sur, la mayoría por conflictos étnicos[15]. Las hostilidades entre las fuerzas del gobierno e insurgentes, apoyados por Sudán, habían provocado en marzo de 2013, decenas de miles de desplazados, los cuales sobrevivían gracias a la ayuda del Programa Mundial de Alimentos (PMA)[31]

En las comunidades más pobres del sur del país las niñas son consideradas como moneda de cambio y comúnmente intercambiadas por ganado. El matrimonio infantil es considerado legítimo por muchas familias que ven en la entrega de una menor una fuente de ingresos por concepto de dote. La Ley de Infancia de Sudán del Sur, de 2008, fija la edad mínima para casarse a los 18 años, y establece una pena de hasta siete años de prisión para quien viole la norma; pero en la práctica no se cumple en una población donde pesan más las costumbres ancestrales.

Según la Organización de Naciones Unidas (ONU), las mujeres y las niñas siguen siendo particularmente vulnerables en Sudán del Sur. Después de una guerra civil que duró 21 años, ellas fueron víctimas de los peores abusos a los Derechos Humanos, incluyendo violaciones y secuestros[32].

Fuerzas armadas

Las fuerzas armadas de Sudán del Sur están constituidas en su mayoría por antiguos integrantes del Ejército de Liberación del Pueblo de Sudán. Según la Constitución del país los objetivos del ejército nacional son defender la Constitución y la soberanía del país, proteger a la población y asegurar la integridad territorial de Sudán del Sur. Participar en la reconstrucción del país y servir a la ciudadanía en caso de desastres y emergencias según le permite la ley fundamental del país[33].

La fuerza aérea está compuesta por 10 helicópteros Mi-17 rusos y cuenta con algunas otras aeronaves de transporte. No posee aviones de combate. Durante la guerra fronteriza en abril de 2011 contra Sudán, el ejército de Sudán del Sur fue impotente contra los ataques de la fuerza aérea sudanesa[34].

El ejército de tierra está equipado fundamentalmente con armamento ruso, el cual ha llegado al país fundamentalmente a través del mercado negro. Poseen un número indeterminado de tanques T - 55 y T - 72, así como de lanzacohetes múltiples BM - 21. La infantería está equipada con una gran diversidad de armas de distinta procedencia. Entre las más usadas se encuentran los fusiles AK - 47, IMI Galil y FN FAL.

Referencias