Saltar a: navegación, buscar

Agua potable

Agua potable
Información sobre la plantilla
A-beber-agua-fresca.jpg
Concepto:Se denomina agua potable al agua “bebible” es decir, que puede ser ingerida por personas y animales sin peligro de enfermarse, el término se aplica al agua que ha sido tratada para consumo humano según unos estándares de calidad determinados por las autoridades locales e internacionales.

Agua potable. Es un derecho humano de primer orden, es un agua tratada según estándares de calidad. El agua que se bebe es una combinación de aguas superficiales (incluye a los ríos, lagos y presas) y aguas subterránea que provienen del subsuelo.

El agua potable contiene pequeñas bacterias, pero no son dañinas para la salud, en este caso se le añade cloro e impide el desarrollo de las mismas, este es el motivo por la que el agua potable también contiene cantidades mínimas de cloro. La de buena calidad no debe ser corrosiva ni formar incrustaciones. Además, el valor del pH del agua debe estar compensado con el grado de dureza.

De donde viene

Puede ser bombardeada de la tierra a través de los pozos, en estos casos el agua debe ser depurada, para que pueda ser bebida sin contaminantes, otra parte del agua se bombea de la tierra (debajo de las dunas de arena, esta agua de purifica de manera natural). El agua potable, también puede venir de agua superficial, como ríos y lagos, pero el proceso de purificación que debe sufrir es más largo, por tanto, más costoso.

Desinfección

El agua de beber es uno de los principales transmisores de microorganismos causantes de enfermedades, principalmente bacterias, virus y protozoos intestinales. Las grandes epidemias de la humanidad han prosperado por la contaminación del agua de beber. Por referencias se conoce que se recomendaba hervir el agua desde quinientos años antes de nuestra era.

Actualmente en los países desarrollados están prácticamente controlados los problemas que planteaban las aguas contaminadas. Los procesos de filtración y desinfección mediante cloro a los que se somete al agua antes del consumo humano se han impuesto en el siglo XX y se estima que son los causantes del 50% de aumento de la expectativa de vida de los países desarrollados en el siglo pasado.

El cloro es el material más usado como desinfectante del agua. La hipótesis más aceptada de cómo actúa y destruye el cloro estos microorganismos patógenos es que produce alteraciones físicas, químicas y bioquímicas en la membrana o pared protectora de las células ocasionando el fin de sus funciones vitales.

El cloro puede resultar irritante para las mucosas y la piel por ello su utilización está estrictamente vigilada. La proporción usada varía entre 1 Partes por millón (ppm) cuando se trata de purificar el agua para su consumo, y entre 1-2 ppm para la preparación de agua de baño. La aplicación inadecuada de componentes químicos en el agua puede resultar peligroso. La aplicación de cloro como desinfectante comenzó en 1912 en los Estados Unidos. Al año siguiente Wallace y Tiernan diseñaron unos equipos que podían medir el cloro gas y formar una solución concentrada que se añadía al agua a tratar. Desde entonces la técnica de cloración ha seguido progresando. Además de su capacidad destructora de gérmenes, su capacidad oxidante es muy grande y su acción también es muy beneficiosa en la eliminación del hierro, manganeso, sulfhídricos, sulfuros y otras sustancias reductoras del agua. Muchos países en sus normativas establecen desinfecciones mediante cloro y exigen el mantenimiento de una determinada concentración residual de desinfectante en sus redes de tuberías de distribución de agua. A veces se emplea cloraminas como desinfectante secundario para mantener durante más tiempo una determinada concentración de cloro en el sistema de abastecimiento de agua potable.

Sustancias peligrosas

Existen ciertos químicos presentes en el agua potable, que pueden provocar serios daños en la salud, tales como:

  • Arsénico:cuando el agua potable posee ciertas cantidades de arsénico (proveniente de los suelos donde fluye el agua), suele ser un riesgo para quien la ingiere debido a que puede causar efectos crónicos y envenenamientos graves.
  • Cadmio: la presencia del cadmio en el agua potable puede llegar a producir una contaminación industrial, debido a que es uno de los metales altamente tóxicos. Este químico se llega a introducir en el agua potable por el deterioro de las tuberías galvanizadas, de ahí es que se le atribuye numerosos casos de envenenamiento alimenticio.
  • Cromo: uno de los químicos que más puede dañar la salud al ingerirlo es el cromo, debido a que es un cancerígeno. La presencia del cromo en las redes de agua potable se produce por los desechos de las industrias que manejan sales de cromo para el control de la corrosión en los equipos.
  • Nitratos y nitritos: la ingesta de nitratos y nitritos son la principal causa de metahemoglobinemia, una enfermedad que provoca el incremento de la metahemoglobina en la sangre, lo que significa que el oxígeno es incapaz de fijarse, induciendo limitaciones en su trasporte a los tejidos del cuerpo. También pueden llegar a provocar cáncer cuando reacciona con otros compuestos como las aminas y amidas.
  • Zinc: el zinc en el agua potable puede causar daños severos en la salud. Es el principal causante de pedida de apetito, disminución de la sensibilidad, el sabor y el olor; también puede llegar a formar pequeñas llagas, erupciones cutáneas, úlceras en el estómago, irritación en la piel, náuseas, anemia, y vómitos.

El ser humano puede llegar a procesar cierta cantidad de zinc pero cuando esta es demasiada puede llegar a generar defectos de nacimiento en mujeres embarazadas o incluso puede llegar a dañar gravemente el páncreas o causar desordenes respiratorios.

  • Cloruro de polivinilo: cuando se fabrican las botellas de plástico, entre sus componentes incluye el cloruro de polivinilo, el cual puede mezclarse con el agua (si no se fabrico correctamente el envase), provocando que el agua se contamine y generando para quien la consume enfermedades como: cáncer en hígado, pulmón y cerebro.

La mala desinfección del agua potable es uno de los riesgos a los que las personas están expuestas, una de las maneras más eficaces de prevenir numerosas enfermedades es la compra de botellas y garrafones con sellos de garantía, debido a que avalan que dicha agua es 100 por ciento potable y libre de cualquier químico que pueda provocar alguna enfermedad grave o incluso la muerte.

Dificultades en el mundo para acceder al agua potable

El agua adecuada para el consumo humano se llama agua potable. Como se ha explicado el agua que no reúne las condiciones adecuadas para su consumo puede ser potabilizada mediante filtración o mediante otros procesos fisicoquímicos.

Ante la dificultad de disponer de agua potable para consumo humano en muchos lugares del planeta, se ha consolidado un concepto intermedio, el agua segura como el agua que no contiene bacterias peligrosas, metales tóxicos disueltos, o productos químicos dañinos a la salud, y es por lo tanto considerada segura para beber, por tanto se emplea cuando el suministro de agua potable está comprometido. Es un agua que no resulta perjudicial para el ser humano, aunque no reúna las condiciones ideales para su consumo.

Por diversos motivos, la disponibilidad del agua resulta problemática en buena parte del mundo, y por ello se ha convertido en una de las principales preocupaciones de gobiernos en todo el mundo.

Actualmente, se estima que alrededor de mil millones de personas tienen un deficiente acceso al agua potable. Esta situación se agrava por el consumo de aguas en malas condiciones, que favorece la proliferación de enfermedades y brotes epidémicos. Muchos de los países reunidos en la Cumbre de Evian del 2003 en la XXIXª conferencia del G-8 se marcaron 2015 como fecha límite para conseguir el acceso universal a agua en mejores condiciones en todo el mundo. Incluso si se lograse este difícil objetivo, se calcula que aún quedaría alrededor de 500 millones sin acceso al agua potable, y más de mil millones carecerían de un adecuado sistema de saneamiento.

La mala calidad el agua y el saneamiento irregular afectan gravemente el estado sanitario de la población: sólo el consumo de agua contaminada causa 5.000.000 de muertes al año, según informes de las Naciones Unidas, que declararon 2005-2015 la "Década de la acción". La Organización Mundial de Salud (OMS) estima que la adopción de políticas de agua segura podría evitar la muerte de 1.400.000 niños al año, víctimas de diarrea. 50 países que reúnen a casi un tercio de la población mundial carecen de un adecuado suministro de agua, y 17 de ellos extraen anualmente más agua de sus acuíferos de la que puede renovarse naturalmente. La contaminación, por otra parte, no sólo contamina el agua de ríos y mares, sino los recursos hídricos subterráneos que sirven de abastecimiento del consumo humano.

Fuentes