Saltar a: navegación, buscar

Angela Merkel

Angela Merkel
Información sobre la plantilla
Angela merkel.jpg

Canciller de Alemania

Canciller Federal de la República Alemana
Actualmente en el cargo
Desde el 22 de noviembre de 2005
PresidenteHorst Köhler (2005-2010)
Jens Böhrnsen (2010-2011)
Christian Wulff (2011-2012)
Joachim Gauck (2012)
PredecesorGerhard Schröder
Presidenta de la Unión Demócrata Cristiana (CDU)
Actualmente en el cargo
Desde el 11 de noviembre de 2002
PredecesorWolfgang Schäuble
Datos Personales
NombreAngela Dorothea Merkel -Kasner, de soltera-
Nacimiento17 de julio de 1954
Hamburgo, Bandera de Alemania Alemania
EducaciónUniversitaria
Alma materUniversidad de Leipzig
OcupaciónPolítico
Partido políticoUnión Demócrata Cristiana
Creencias religiosasCatólica
CónyugeJoachim Sauer (1998)

Angela Dorothea Merkel. Política alemana, canciller federal de su país desde 2005. Es la primera mujer en asumir la jefatura de gobierno desde que nació el Estado alemán (1870), y también la primera persona originaria de la extinta República Democrática Alemana (RDA) que asume la jefatura del Gobierno federal. Miembro y presidenta de la Unión Demócrata Cristiana de Alemania (CDU por sus siglas en alemán) desde 2000, ejerce a la vez como diputada del Bundestag, cámara baja del parlamento alemán, donde representa a un grupo de distritos que incluye los de Pomerania Occidental y Rügen, así como la ciudad de Stralsund.

Síntesis biográfica

Nacida en Hamburgo (RFA) en 1954, es hija del pastor luterano Horst Kasner (1926-2011) y de Herlind Jentzsch (1928), profesora de latín e inglés. Angela tiene dos hermanos más jóvenes, Marcus (nacido el 7 de julio de 1957) e Irene (Nacida el 19 de agosto de 1964).

Poco despues de nacer, su padre recibió un pastorado en la iglesia de Quitzow, en la República Democrática, por lo que la familia se mudó a la ciudad de Templin, unos 80 km al norte de Berlín, aunque durante años el régimen permitió a la familia cruzar libremente la frontera. Angela fue militante de la Juventud Libre Alemana, las Juventudes Comunistas de la RDA. En 1977 se casó con el físico Ulrich Merkel, de quien se divorció en 1982 y de quien toma su apellido actual, que no sólo mantuvo tras el divorcio, sino tras haberse casado en segundas nupcias en 1998 con Joachim Sauer, catedrático de química en Berlín y no tiene hijos.

Fue estudiante de Física en la Universidad de Leipzig entre 1973 y 1978, en la que se doctoró en 1986 con una tesis sobre química cuántica.

Carrera política

Inicios

Trabajó como investigadora en la Academia de Ciencias de la RDA, desde 1978, hasta que entró en política tras el derrumbe del Muro de Berlín, en noviembre de 1989, donde realizó una meteórica carrera: ministra de Juventud y Familia (1990-1994) y del Medio Ambiente y Naturaleza (1994-1997), estrecha colaboradora del canciller Helmut Kohl, y al retirarse éste, secretaria general (1998) y presidenta del partido, cargo para el que fue elegida el 10 de abril de 2000.

Los comentaristas alemanes subrayan que, en el seno de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), dominada por dirigentes católicos de las regiones occidentales, Merkel mostró una tenacidad admirable en la lucha por el poder desde que fue elegida secretaria general en 1998. Durante el cataclismo que sacudió al partido por los donativos ilegales (las cajas negras), que se llevó por delante al heredero de Kohl en la presidencia del partido, Wolfgang Schäuble, su ambición política prevaleció sobre el respeto que profesaba a su mentor.

No sólo censuró a Kohl en un artículo de prensa que causó sensación, sino que abogó por un nuevo impulso que liberara al partido de la pesada herencia. Aunque presidenta de la CDU desde abril de 2000, su meteórico ascenso suscitaba recelos entre los barones del partido, que la consideraban una figura de transición, de manera que cuando hubo que elegir un candidato para las elecciones, los parlamentarios de la coalición prefirieron al presidente de la rama bávara, la Unión Social Cristiana de Baviera (CSU), Edmund Stoiber. Su pugna con el jefe del grupo parlamentario, Friedrich Merz, cercenó sus aspiraciones, pero esa preterición, lejos de deprimirla, le insufló nuevas energías.

Presidenta de la CDU

La derrota de Stoiber por el canciller Gerhard Schröder, en las elecciones del 22 de septiembre de 2002, permitió a Merkel escalar un nuevo peldaño en la ardua cucaña del poder, desplazó a Merz, debilitado por el fiasco electoral, y fue elegida presidenta del grupo parlamentario CDU-CSU y, por ende, jefa de la oposición en el Bundestag.

Si creemos a su principal biógrafo, Gerd Langguth, siguió el consejo de Kohl, según el cual para preservar el poder es preciso dominar el partido, pero también mantuvo su proverbial desconfianza hacia los correligionarios enquistados en los engranajes burocráticos. Sus intenciones no se concretaron hasta que fue reelegida triunfalmente presidenta de la CDU en un congreso en Hannover, el 11 de noviembre de 2002, consagrada como líder indiscutible. Volvió a ser reelegida en dos años después, en diciembre de 2004, y consolidó su reputación de mujer implacable.

Durante sus tres años en el primer escaño de la oposición, no sólo se mostró tenaz en sus diatribas contra las reformas de Schröder, que juzgó insuficientes, sino que ganó fama de adoptar una posición estrictamente racional ante los problemas, de la que deriva un estilo político que huye de las generalidades para atenerse a la observación y el estudio de los detalles. En contraste con Kohl, un político tradicional y católico, obsesionado por la historia y por el consenso social y político, ella actuó como una científica, pragmática, “independiente de la ideología”, según sus palabras, que sopesa cuidadosamente los pros y los contras, pero que no vacila en la decisión.

Canciller federal

Candidatura

Elegida por unanimidad candidata de la coalición CDU-CSU a la cancillería el 30 de mayo de 2005, empezó la campaña electoral con 20 puntos de ventaja, pero ésta comenzó a esfumarse tan pronto como reveló su programa económico y, sobre todo, desde que anunció que subiría el impuesto sobre el valor añadido (IVA) en dos puntos para promover la creación de empleo. En vez de enmendar el error, lo remachó al elegir como asesor fiscal a un profesor de la Universidad de Heidelberg, Paul Kirchhof, con una visión ultraliberal, que abogó por una reforma radical de los impuestos y propuso de manera imprudente un gravamen único del 25% y la supresión de las subvenciones.

Elección

La ventaja de los cristiano-demócratas quedó pulverizada en las urnas el 18 de septiembre de 2005 cuando la coalición CDU-CSU ganó las elecciones por un solo punto de diferencia (35,2 % de los votos, por 34,2 % para los socialdemócratas del SPD) y cuatro diputados en el Bundestag (226 por 222), una victoria pírrica, según los diversos comentaristas.

Los dos candidatos reivindicaron la cancillería, pero, tras comprobar que era inviable otra solución, los emisarios de ambos partidos consumieron tres semanas en llegar a un acuerdo de principio para una gran coalición. "Merkel se salió con la suya, un temperamento de hierro", fueron los titulares más resonados, los cuales resumieron el hecho de que se llevara la cancillería aunque tuvo que compartir con el SPD, la vicecancillería y ocho ministerios importantes (Exteriores y Hacienda, entre ellos).

El 11 de noviembre, Merkel presentó en Berlín el programa–contrato de los dos grandes partidos, cuyo objetivo, según proclamó, era "invertir la tendencia a la baja", pero sus para potenciar el aumento de impuestos y los recortes sociales para corregir el déficit presupuestario, eran motivo de polémica. El 22 de noviembre, en una solemne ceremonia, fue investida canciller por el Bundestag por 397 votos a favor (51 menos de los que sumaba la gran coalición), 202 en contra, 12 abstenciones y un voto nulo[1].

La tradición del consenso impidió sin duda la ruptura liberal propugnada inicialmente por la nueva canciller y derivó en una situación enrevesada, que puso a prueba sus talentos políticos y determinó su futuro y, en parte, el de Alemania y de toda Europa. Como prueba de su apuesta por el futuro europeo y a la vez atlantista, el 23 de noviembre (un solo día después de su investidura) Merkel viajó a París para entrevistarse con Jacques Chirac, y visitó luego la sede de la OTAN en Bruselas.

Manejo de la economía

Merkel junto al liberal Westerwelle durante una sesión del Burderstag en julio de 2011

Tras su elección elección como canciller, Merkel se ha destacado por un fuerte manejo de economía. Del período 2005-2009, durante el cual Merkel formó alianza con los socialdemócratas del SPD, se aprobaron las más populares y positivas medidas económicas, como el aumento de los beneficios del estado a personas con bajos recursos, los estímulos hacia los estudiantes, la rebaja de los gastos médicos. Dichas medidas se dieron en el marco de una etapa de prosperidad y crecimiento económico para Alemania y Europa durante el período de 2005 a 2008.

Tras las elecciones del 27 de septiembre de 2009, donde el CDU terminó otra vez en primer lugar aunque sin mayoría, decidió formar gobiernos con los liberales del FDP, designando como vicecanciller y ministro de Asuntos Exteriores, al líder liberal Guido Westerwelle[2]. Con su unión con los liberales y el fantasma de la crisis económica recorriendo toda Europa, Merkel tuvo que ceder y comenzar la aplicación de fuertes políticas económicas en su país y el seno de la Unión Europea.

El 7 de junio de 2010, presentó un presupuesto riguroso para 2011, primera fase de un plan con el que quiere ahorrar más de 80 000 millones de euros de ahora a 2014, y que si se aprueba será el más duro desde la Segunda Guerra Mundial. Pese a las críticas, Merkel se mostró segura con este plan pues el ejemplo de la deblace económica en Grecia señalaba a las demás naciones de la Eurozona la necesidad de abrocharse los cinturones[3].

«Los últimos meses han demostrado, en el caso de Grecia y de otros países de la eurozona, lo importantes que son unas finanzas sólidas, pues constituyen las condiciones básicas de la estabilidad y la prosperidad»
Angela Merkel, 7 de junio de 2010
Batalla por la salvación del euro
Angela Merkel de conjunto con el entonces presidente francés, Nicolas Sarkozy durante una reunión en Berlín en el 2011.

De conjunto con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, Merkel se convirtió en la voz cantante en materia del euro y su salvación. Desde su posición criticó al entonces primer ministro italiano, Silvio Berlusconi por la falta de medidas para evitar el colapso total de la economía italiana[4] asi fue dura y conservadora en cuanto a la aprobación de los tramos de ayuda para el rescate de Grecia[5].

En agosto de 2011, reunida con Sarkozy en la capital francesa, París, abogó por la creación de un "gobierno económico real" para controlar la economía, proponiendo que dicho proyecto estuviera encabezado por el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy[6].

Posiciones sobre uso de la energía nuclear

En septiembre de 2010 se inició en toda Alemania una discusión sobre el tema de las centrales nucleares, principalmente la prolongación de la vida de las centrales. El debate que llegó hasta el Burderstag era impulsado por los Verdes y los izquierdistas del partido Die Linke (La Izquierda) quienes apoyaban sus criterios en que era una tecnología muy poco fiable y que en caso de desastre podría causar grandes consecuencias. Merkel quien durante la etapa de coalición con los socialdemócratas había evitado hablar del tema, reconoció el efecto negativo que dicha medida tendrá entre la población pero insistió en que su adopción es correcta e indispensable en tanto constituye una revolución en el suministro energético de Alemania[7]. En el 2011, tras el desastre en Japón y la crisis nuclear en Fukushima, Merkel paró temporalmente el uso de las centrales nucleares y las sometió de conjunto con la Comisión Europea a una evaluación.

Fuentes

Referencias