Saltar a: navegación, buscar

Césped

Césped
Información sobre la plantilla
Cesped ornamental.jpg
Concepto:Se da el nombre de césped, hierba, pasto o grama a una docena de especies de gramíneas (familia Poaceae) que crecen formando una cubierta densa. Se utilizan como plantas ornamentales en prados y jardines o como terreno para la práctica de diversos deportes y actividades recreativas.

Césped. Se da el nombre de césped, hierba, pasto o grama a una docena de especies de gramíneas (familia Poaceae) que crecen formando una cubierta densa. Se utilizan como plantas ornamentales en prados y jardines o como terreno para la práctica de diversos deportes y actividades recreativas.

Antes de plantar

Antes de plantar Lo primero que hay que hacer antes de plantar el césped es preparar correctamente la zona en la que se vaya a hacer, con el fin de que el suelo se encuentre en óptimas condiciones. Así, si el césped se va a sembrar por primera vez en esa superficie, conviene que se encuentre a cielo abierto o, de lo contrario, no tener más de medio día de sombra en verano, porque no crecerá con la fuerza necesaria.

Cuando la capa del suelo contenga excesiva arena o yeso, se debe enriquecer aplicando una capa de entre tres y cinco centímetros de turba o musgo. Si el suelo es suficientemente rico, esto no es necesario, pero tampoco está de más, ya que la aplicación de fertilizantes siempre es positiva para el césped.

El siguiente paso a realizar es comprobar la nivelación del terreno, así como el drenaje, para posteriormente rastrillar la tierra hasta una profundidad de unos quince centímetros, procurando eliminar todos los terrones. Esta preparación del terreno se puede efectuar durante todo el año, menos cuando el suelo se encuentre mojado o embarrado.

Plantar o sembrar un césped nuevo

Para plantar o sembrar un césped nuevo es necesario:

  • Conocer el tipo de suelo.
  • Drenaje: es preciso asegurarse que la tierra no se encharque en exceso. Si es necesario instale una Red de drenaje (sección de zanja y tuberías)
  • Ph: no es tan importante en césped, pero si el suelo tiene un pH demasiado alto o demasiado bajo sería bueno rectificarlo algo.
  • Tierra vegetal: muchas veces hay que rellenar con tierra donde se quiere poner un césped nuevo. La capa mínima de tierra vegetal que debe tener un césped para vivir son 10 centímetros de espesor. Esto es lo mínimo, pero cuanto más tierra vegetal tenga mejor.
  • Instalar la Red de Riego.
  • Regar para provocar la germinación de las malas hierbas: es necesario ya que de esta forman las que salgan se podrán matar un herbicida total como es el Glifosato (hay otros herbicidas totales, pero este es el más usado) y después de 15 días se debe labrar el suelo.
  • Aplicar una enmienda orgánica o enmienda de arena si es necesario como: Abono orgánico (Turba negra), estiércol, mantillo etc.) se hace para mejorar una tierra que es muy mala o para mejorar el drenaje de suelos arcillosos. La enmienda con arena se hace en caso de que el suelo sea muy arcilloso y por tanto, haya que mejorar su drenaje, su capacidad de evacuar agua en profundidad.
  • Labrar el suelo a una profundidad de unos 30 cm..
  • Abonado de fondo: se puede emplear 5 ó 6 kilos por cada 100 metros cuadrados de fertilizante complejo 15-15-15 (este abono incluye nitrógeno, fósforo y potasio).
  • Nivelar el suelo con el rastrillo y quitar las piedras, plásticos, palos y todos los residuos que salgan.
  • Sembrar con la mezcla elegida o bien, plantar tepes: En mezclas de semillas la dosis normal es de unos 35-40 gramos de mezcla de semillas por cada metro cuadrado.

Siembra a mano

La época mejor para sembrar es en primavera u otoño, pero también se puede en verano y, en climas cálidos, incluso en invierno. La siembra se realiza echando las semillas a mano (a voleo), al paso. Lo que hay que procurar es distribuir uniformemente las semillas. Es conveniente, aunque no imprescindible, esparcir antes de sembrar por la superficie unos puñados de semillas para localizar los nidos de hormigas. Éstas se llevarán el cebo y siguiendo el rastro se dará con dichos nidos y se aplicará un producto antihormigas.

Es necesario rastrillar superficialmente para enterrar las semillas, moviendo el rastrillo de delante hacia atrás y avanzando. Con que queden ligeramente tapadas por la tierra es suficiente. Se recomienda tapar las semillas con un cubresiembras (mantillo o turba), solo o mezclado con arena; pero es algo opcional, puesto que enterrando ligeramente con el rastrillo, germinan sin problemas.

Rulo
Se le da un pase de rulo inmediatamente después de rastrillar y enterrar la semilla, para poner en contacto la tierra con éstas. Es muy beneficioso para favorecer la germinación.

Riegos

Una vez que se ha sembrado, debe regarse de 2 a 4 veces por día. La cama de siembra debe estar húmeda de 2.5 a 5 centímetros de profundidad. Cuando las plantas llegan a los 2 centímetros de altura debe reducirse la frecuencia de riego gradualmente, y regar en cambio, más profundamente. Si llueve no se riega.

Tratamientos fungicidas preventivos

Las siembras en primavera y verano tienen el riesgo de que las semillas recién germinadas sean atacadas por hongos. Para evitarlo, es bueno hacer un tratamiento preventivo con fungicida de amplio espectro. Es necesario repetir el tratamiento al cabo de 10 ó 12 días.


Plantar los Tepes

Siembra con Tepes
En lugar de sembrar semillas, puedes plantar Tepes para hacer el césped.

Los tepes, son planchas o tiras enrolladas de césped. Los productores, poseen fincas sembradas de césped y van extrayendo las planchas con unas máquinas especiales conforme se les va demandando. Este método permite tener un césped en el acto y de manera muy sencilla. A los pocos días ya ha enraizado en la tierra y se puede pisar. Además, salen menos hierbas.

  • Los tepes se pueden plantar casi todo el año. Como siempre, es mejor en primavera o principios de otoño y evitar los días de más calor del verano y los meses fríos del invierno.
  • Lo mismo que por semilla, se debe elegir el tipo de césped que mejor se adapte a las condiciones del terreno (ornamental, resistente, para zona de sombra, resistente a sequía, etc.).
  • Para plantar tepes, el suelo debe estar muy bien nivelado.
  • Los tepes se disponen como si fueran ladrillos.
  • Para asentarlos e igualar un poco se puede pasar un rulo (1 ó 2 veces). Aunque no es imprescindible.
  • Las juntas entre tepe y tepe se pueden rellenar con arena o turba.
  • Es necesario regar a diario tras la plantación y las primeras semanas para que enraíce rápido; después puedes ir disminuyendo el riego.
  • En 15 ó 20 días estará perfectamente arraigado, aunque esto depende de varios factores: si ha hecho calor y ha enraizado antes, si el suelo era bueno, si se ha regado regularmente, etc.

Para recortar una curva en un tepe ya plantado, utilice una estaca, una cuerda y un embudo lleno de arena para marcar el trazado. Recorte clavando verticalmente una pala de jardinero

Tipos de Césped

El césped es un tipo de hierba, de las cuales existen en el mundo unas mil clases conocidas. No todas éstas son empleadas como césped, ya que deben ser capaces de soportar los habituales cortes y de formar una tupida alfombra y una cubierta densa. Dependiendo del objetivo con el que se plante, se empleará una u otra clase, aunque normalmente se suelen efectuar mezclas entre diferentes hierbas para obtener ejemplares satisfactorios. El césped de jardín, a excepción de aquel que se encuentra recién plantado, se verá enseguida invadido por las especies de hierbas nativas de cada zona. Para evitarlo, se debe seguir una estricta rutina de cultivo, sobre todo cuando el césped se planta con una función ornamental. Hay varios tipos, que son los más utilizados en la elaboración de jardines. El primero de ellos es el denominado césped de manzanilla, particularmente apropiado para zonas de pequeño tamaño, donde el suelo sea seco y arenoso. Se caracteriza por sus hojas aromáticas que forman una tupida cubierta en el suelo.

Por otro lado, se encuentra el tomillo silvestre, un césped que sólo requiere una poda anual, que ha de hacerse tras la floración. Por su parte, la Camomilla es una planta que posee las hojas estrechas y unas flores anchas y blancas similares a las margaritas. Para zonas de clima seco es muy útil el trébol blanco u holandés, que proporciona una hermosa cubierta verde que no amarillea ni en las épocas más secas. El trébol elabora una cubierta muy verde de fácil mantenimiento, pero necesita un suelo alcalino para prosperar. Sin embargo, según los expertos en el tema, la variedad más conveniente es el Treneague, que no suele florecer pero que es excesivamente útil por no requerir apenas corte. Un césped está formado por una o varias especies pertenecientes a la familia botánica de las Gramíneas. Las Gramíneas más importantes que se usan para este fin son:

Especies originarias de climas templados y fríos

Especies originarias de climas cálidos

Alternativas al césped

Alternativas de césped
Hay otras opciones para recubrir las superficies de un jardín además de con césped.

El césped de hierba natural tiene grandes ventajas y algunos inconvenientes.

Ventajas

Constituye una magnífica alfombra para disfrutar, relajarse, jugar, vivir el jardín al aire libre. Tumbarse en la hierba bajo la sombra de un árbol o para tomar el sol es un verdadero placer. Además, un césped de calidad, bien mantenido, tiene un gran atractivo estético.

Inconvenientes

  • Necesita mucho mantenimiento: siegas, riegos, perfilados, abonados, tratamientos fitosanitarios, eliminación de malas hierbas, aireados, escarificados y resiembras.
  • Consume mucha agua. Es lo que más agua necesita de un jardín.

A la hora de diseñar un jardín, no es obligatorio poner césped hasta en el último de los rincones. Hay masas arbustivas, plantas tapizantes, gravas, áridos, cortezas de pino, etc. que permiten cubrir zonas y hacer jardines más variados, ricos y cómodos de mantener. De hecho, existen muchos jardines que no tienen césped. No se trata de prescindir de una pradera pero se puede poner muy poquito, lo imprescindible, por ejemplo la zona central del jardín, o un lugar para tumbarse o rodeando la piscina. 200 m2 de césped son suficientes para un jardín de uso familiar.

Alternativas para cubrir el terreno

Alternativas de césped

Las Plantas Tapizantes son muy útíles por los siguientes motivos:

  • Son una alternativa para sustituir el césped.
  • Muchas tapizantes ofrecer espectaculares floraciones; el Césped, no. Queda muy bonito el suelo cubierto así. Se pueden combinar con arbustos y otras plantas
  • En zonas de fuertes pendientes, es más práctico poner tapizantes.
Alternativas de césped

Abono, abonado o fertilización del césped

Abono
Los céspedes deben abonarse cada año para devolver al suelo el Nitrógeno, el Fósforo, el Potasio, el Magnesio, y los demás nutrientes que son extraídos por la hierba y que tras la siega se pierden. Hay que decir sobre esto que existen máquinas segadoras recicladoras que trituran los restos y los devuelven al suelo en pequeñas partículas facilitando su descomposición y devolviendo de esta manera los minerales tomados.

Existe también un lavado producido por la lluvia y el riego, especialmente del Nitrógeno, que arrastra este nutriente a capas más profundas lejos del alcance de las raíces.

Dosis de aplicación

La cantidad de fertilizantes a aportar a un césped depende de muchos factores y lo ideal sería estudiar cada caso en particular: análisis del suelo, clima, tipo de césped, uso que tiene, etc y ajustar la dosis en consecuencia. Por ejemplo, no es lo mismo un césped de un green de campo de golf que uno de un parque público o uno en un clima muy lluvioso que otro en clima subdesértico; o en un suelo arcilloso que en arenoso. Se abonan con cantidades diferentes unos y otros. Como media, un césped necesita en todo un año unos 12 Kg de Nitrógeno por cada 1.000 m2. Si se reparte en 3 aplicaciones en el año, serían 4 kg de Nitrógeno cada vez para esos 1.000 m2.

Los granos se pueden distribuir a mano (a voleo) o con unos carritos especiales. Procure repartir la dosis lo más uniformemente posible para que en unos sitios no caiga mucho y en otros poco y evitar así excesos localizados que podrían producir "quemaduras" o sobrecrecimiento. Es imprescindible un riego copioso tras el abonado para disolver en parte las bolitas y evitar posibles "quemaduras" como la de la foto.

Mantenimiento del césped

El aireado y el escarificado son dos importantes labores son necesarias hacerlas en cualquier tipo de césped. Sin embargo, mucha gente no las conoce y no las llega a poner en práctica.

  • El aireado consiste en pinchar la tierra haciéndole muchos agujeritos. Su finalidad es oxigenar el suelo en profundidad (10 cm.). El aireado es menos necesario en un césped que se pisa poco o está en suelo arenoso. Si no todos los años, al menos, hacer uno cada 2 ó 3 años, sí.
  • El escarificado consiste en arañar superficialmente el terreno para romper y eliminar todo lo posible el fieltro. El fieltro es una capa fina de 1 ó 2 cm. de espesor que se forma en la superficie del suelo donde hay un césped. Es una masilla formada por tierra, restos de raíces y de hojas que se han ido acumulando ahí. Al ser bastante impermeable, impide que pase bien hacia las raíces el agua, los abonos y el aire. Además favorece el desarrollo de hongos. Por todas estas razones es necesario eliminarlo mediante una labor de escarificado.

El aireado rompe algo del fieltro, pero es menos eficaz para esto que el escarificado. Su misión es más para oxigenar el suelo en profundidad (hasta 10 cm.), mientras que el escarificado se queda en los 3 ó 4 cm. superficiales. Por tanto, para solucionar la compactación y eliminar algo de fieltro se hacen los AIREADOS. Para eliminar SOLO fieltro, se hacen ESCARIFICADOS.

Aireado

Para llevarlo a cabo tienes las siguientes herramientas:

  • Una horca de mano con 4-6 púas. Se va pinchando a intervalos más o menos regulares. Esto serviría para una superficie pequeña de Césped, puesto que resulta lento.
  • Una horca de mano con púas huecas. Se va pinchando y se sacan uno taquitos (tapones) de tierra de unos 10 cm. de longitud. Es mejor que la herramienta anterior; la otra hace el boquetito comprimiendo, pero ésta lo hace sacando tierra. También es lento.
  • Rulo de púas. Hay rulos, como los que se emplean para asentar la tierra después de sembrar el Césped, que llevan muchos pinchos soldados. Es más rápido que las horcas y se puede utilizar para un jardín de cualquier tamaño (las horcas son para superficies pequeñas). No son caros y es bueno tenerlos.
  • Hay máquinas aireadoras muy profesionales ("máquinas sacabocados"), que se usan en los campos de fútbol y en los campos de golf. Se airean 2 o 3 veces al año.

Escarificado

La escarificación del césped puede hacerse:

  • Manualmente usando un rastrillo: consiste en ir arañando enérgicamente con el rastrillo la superficie de la tierra. Si la extensión es pequeña es factible, pero en un jardín mediano o grande, no. Es un trabajo que cansa mucho. Además no rompe tan bien el fieltro.
  • Con una máquina escarificadora: es lo mejor. Esta máquina tiene un rodillo con varias cuchillas verticales que van "rajando", rompiendo la superficie del suelo y destrozando ese fieltro, esa capa impermeable que asfixia al Césped. También rompe bastantes raíces del Césped, pero no pasa nada puesto que se regeneran rápidamente.

Tras pasar la escarificadora, el césped queda muy feo, como arrasado. No hay problema porque en una o dos semanas se habrá cerrado perfectamente y además estará regenerado y más vigoroso que antes. Pase el rastrillo de púas flexibles después de escarificar para recoger el "forraje" que ha dejado la máquina en la superficie.

Recebo

Una vez hecho ya sea un escarificado o un aireado, es conveniente aportar fertilizantes químicos o hacer un recebo. Será una mejora para el suelo que el césped agradecerá con seguridad. Un recebo consiste en extender por la superficie tras una labor de aireado o de escarificado: - Arena sola. - Turba o mantillo solo. - O arena + turba o arena + mantillo. Si quiere, puedes hacer también una resiembra ligera tras escarificar echando 10 ó 15 gramos por metro cuadrado.

Todos los años y en todo tipo de céspedes es muy conveniente hacer un escarificado en primavera. Luego, tras pasar la escarificadora o bien el rastrillo manual si lo hace con esta herramienta, aporte fertilizantes químicos o haga un recebo con turba o mantillo, riegue a fondo y a los pocos días tendrás el césped espectacular y rejuvenecido. Si en otoño hace otro escarificado, mejor que mejor, y si en primavera haces un aireado además del escarificado "obligatorio", también fenomenal.

Malas hierbas y su control

Las llamadas malas hierbas compiten con el césped por el agua, los nutrientes minerales (Nitrógeno, Fósforo, Potasio, etc.), la luz y el espacio. Además, estéticamente no son agradables. Un césped donde proliferan las hierbas sin control da sensación de abandono. Las malas hierbas pueden ser de 2 tipos:

Para evitar las malas hierbas:

  • Con el césped a base de tepes saldrán menos hierbas que sembrando semillas.
  • La costumbre de cortar muy raso y dejar crecer muy alto el césped para prolongar el tiempo entre siega y siega, favorece a las hierbas. Por tanto, siegue regularmente (en verano, una vez a la semana).
  • Riegue y abone adecuadamente para que la vegetación espontánea, más resistente y adaptada, no le gane la partida al césped, que es más débil si le falta el agua y los nutrientes minerales.
  • Mantenga la pradera sin plagas ni hongos para que las malas hierbas no se apoderen de una pradera debilitada.

Si las malas hierbas son pocas o se trata de una superficie pequeña, las puede arrancar a mano o con azada. Con constancia, sacando de raíz, se van debilitando poco a poco. Cuando se trata de una infestación más o menos amplia será preciso recurrir a los herbicidas. Las Dicotiledóneas (hierbas de hoja ancha como el Trébol), son más fáciles de eliminar. El problema está en las Monocotiledóneas, que al ser de la misma familia de las que forman el césped, los herbicidas no son selectivos.

Precauciones en el uso de herbicidas

  • El herbicida debe indicar en la etiqueta del envase que sirve para aplicar sobre el césped y qué tipo de hierbas controla.
  • No trates si se prevé lluvia en tres días y tampoco riegue después porque se lavaría el producto.
  • No use el herbicida cuando haya viento para que no le caiga el producto a otras plantas del jardín.
  • Aplique las dosis indicadas en el envase.
  • Mantenga a perros y gatos lejos del césped tras usar herbicidas.
  • En caso de que el césped sea muy joven, no conviene aplicar herbicidas, solo las siegas regulares van eliminando las malas hierbas. Solo quedará algunas en forma de roseta muy difíciles de eliminar como no sea con herbicidas o manualmente.

Prevenir los hongos y plagas del césped

  • Lo principal es mantener un césped fuerte y bien cultivado mediante el riego adecuado, la siega, la fertilización, aireación, etc.
  • Elegir especies y variedades de césped adecuadas al clima, suelo y condiciones particulares de tu jardín. Hay variedades para la sombra, otras que resisten mucho pisoteo, las hay resistentes a la sequía, unas más indicadas para clima caluroso o si no se dispone de riego regular, etc. Una mala elección significa que no vivirá bien y será presa fácil de plagas y enfermedades.
  • No riegues en exceso, especialmente en suelos con mal drenaje. La infección de la mayoría de hongos precisa una alta humedad y el suelo encharcado es peligrosísimo en este aspecto.

Fungicidas para prevenir y curar hongos césped

Las enfermedades en los céspedes las producen los hongos. En las demás plantas del jardín, además de hongos, se dan bacterias y virus que también causan daños de gravedad. Existen varios fungicidas:

  • Benomilo 50% PM (polvo mojable). Posee acción curativa y preventiva. Controla principalmente Fusarium, Mancha de dólar (Sclerotinia spp) y Rhizoctonia (Rhizoctonia solani). Hay varias marcas de fungicidas comerciales que incluyen esta materia activa. Aplíquelo rápidamente desde el momento de detectar los primeros síntomas.
  • Iprodiona 50% PM (polvo mojable). Actúa por contacto contra Fusarium, Mancha de dólar, Antracnosis, Roya e Hilo rojo. Al que mejor controla es a la Mancha de dólar (Sclerotinia). En tratamientos preventivos se aconseja realizar una aplicación cada mes y si se observan síntomas de alguna enfermedad deben realizarse cada 7 ó 10 días.
  • Fosetil-al 80% PM (polvo mojable). Preventivo y curativo si se usa a tiempo. Su acción principal es contra Phythium spp.

Una buena opción para los tratamientos es combinar Fosetil-Al + Iprodiona y así se abarcan todos los hongos más importantes. Alterna Iprodiona con Benomilo para evitar que se creen cepas resistentes de hongos. Es recomendable la adición de un producto mojante junto al fungicida para potenciar la adherencia en la hoja de los mismos.

Trastornos o fisiopatías del césped

  • Sequía: Es quizás el trastorno más común. El césped pasa sed, se seca y queda pajizo.

Riegue con regularidad y compruebe que los aspersores y/o difusores cubran perfectamente toda la superficie; si se dejan zonas sin regar o les cae poca agua habrá calvas ahí.

  • Exceso de agua: Por regar más de la cuenta o por tener el suelo un mal drenaje las raíces se pudren y las hojas se tornan amarillas. Si el drenaje es malo, debe mejorarlo.
  • Compactación del suelo: se produce por el pisoteo y por el uso frecuente. Se arregla mediante escarificados y aireados.
  • Fieltro: es una capa fina de 1, 2 ó 3 cm. que se forma en la superficie del suelo con los restos a medio descomponer de raíces y hojas. Es perjudicial en tanto que impide el paso del agua, el aire y los abonos. Es preciso eliminarlo con escarificados.
  • Sombra: Si el césped está en sombra y no es una mezcla adecuada para sombra, los tallos crecerán finos, tiernos, pálidos, amarillentos y terminarán secándose. Las que mejor soportan la sombra son las Festucas y Zoysia japonica, esta última para clima cálido. El Cynodon (Bermuda o Grama) va fatal en sombra.
  • Frío: Las especies de clima cálido (Cynodon, Kykuyu, Gramón, Paspalum y Zoysia) se vuelven marrones debido a las heladas (temperatura menor a 0ºC). Puede que no mueran y rebroten en primavera. Por tanto, en climas con heladas no se deben sembrar ninguna de las citadas. En los climas templados o cálidos, sin llegar a ese amarronamiento generalizado, también es normal que presenten un aspecto desmejorado, más feo durante el invierno.
  • Quemaduras solares: Tras una siega muy baja, el cuello a ras de suelo queda al aire blanquecino por falta de luz y se puede quemar con los rayos del sol. Otra posibilidad de quemaduras es por el efecto lupa: gotas de agua sobre las hojas combinado con el efecto del sol. La situación más propicia es sol fuerte sobre especies de césped de sombra al sol. Se debe regar al amanecer, no en pleno día.
  • Exceso de fertilizantes: En concreto es el exceso de Nitrógeno (N).
  • Carencias de nutrientes (Nitrógeno, Fósforo, Potasio...): El Césped crece poco, las hojas se vuelven de un verde más oscuro y las puntas amarillean y se secan. Para evitar estos problemas de carencias, abone todos los años con un fertilizante equilibrado N-P-K.
  • Herbicidas mal empleados: Si usa herbicida en el césped, asegúrese que no le afectará negativamente.
  • Orines de perros y gatos: Producen alrededor de la mancha amarilla un anillo verde más intenso y la hierba crece más en dicho anillo.
  • Contaminantes: Vertidos de aceites, aguas con detergente, lejía... cualquier producto tóxico derramado.
  • Suelo de mala calidad; Si el suelo tiene piedras debajo, rellenos de obra, cemento, etc. amarillea y crece poco. Es importante conocer siempre qué hay debajo.
  • Salinidad del agua o del suelo: El riego con agua salina provoca quemaduras en las puntas de las hojas. Hay que tener cuidado con las aguas de pozo que a veces son salitrosas.
  • Problemas de siembra: En los céspedes recién sembrados, con las plantitas acabadas de nacer, a veces se ven zonas marchitas, con un color oscuro y podridas. Esto lo pueden provocar hongos como el Pythium spp, Rhizoctonia spp o Fusarium spp.

Fuentes