Saltar a: navegación, buscar

Carolina Josefa Leopoldina

Leopoldina
Información sobre la plantilla
Umagen.jpg
Archiduquesa de Austria, conocida como "La Paladina de la Independencia."
NombreCarolina Josefa Leopoldina Francisca Fernanda de Habsburgo-Lorena
Nacimiento22 de enero de 1797
Viena, Bandera de Austria Austria
Fallecimiento11 de diciembre de 1826
Río de Janeiro, Bandera de Brasil Brasil
ResidenciaCasa de Habsburgo-Lorena
NacionalidadBrasileña
Otros nombresFrancisca Fernanda de Habsburgo-Lorena
Conocido por"La Paladina de la Independencia"
PredecesorCarlota Joaquina de Borbón
SucesorFernando II de Portugal
PadresFrancisco I de Austria y II del Sacro Imperio Romano Germánico
FamiliaresMaría Teresa de las Dos-Sicilias

Carolina Josefa Leopoldina. Archiduquesa de Austria, regente del reino de Brasil primera emperatriz consorte de Brasil y durante poco más de dos meses en 1826, reina de Portugal. Era muy querida por los brasileños, que dolorosamente lloraron su muerte. Su apoyo a la causa de la independencia le valió el apodo de "La Paladina de la Independencia".

Síntesis biográfica

Nació el 22 de enero de 1797 en el Palacio de Schönbrunn, en Viena, Austria. Su verdadero nombre era Carolina Josefa Leopoldina Francisca Fernanda de Habsburgo-Lorena, en alemán Caroline Josepha Leopoldine Franziska Ferdinanda von Habsburg-Lothringen. Llamada, en Brasil, Leopoldina o María Leopoldina.

Muerte

Falleció en el Palacio de São Cristovão en Río de Janeiro, Brasil, el 11 de diciembre de 1826, de una septicemia como consecuencia de un aborto. Gozaba de mayor prestigio entre el pueblo que con su esposo, en tanto era conocida del público la preferencia del emperador Pedro I hacia su amante, la marquesa de Santos desde hacía varios años. Poco después de consolidarse la independencia de Brasil, la relación entre Leopoldina y Pedro se había roto, pero la prematura muerte de la emperatriz a los 29 años conmovió profundamente a la opinión pública.

Tres días antes de su muerte, demasiado débil para escribir, había dictado una carta a la marquesa de Aguiar que se enviará a su hermana, la emperatriz austriaca María Luisa de Francia

São Cristovão[?], 8 de diciembre de 1826, a las 4:00 de la mañana.

Mi querida hermana! Reducido al estado deplorable de salud y que ha llegado al último punto de mi vida en medio de los mayores sufrimientos, voy a tener la desgracia de no poder dar explicaciones a todos esos sentimientos que hace tiempo había impreso en mi alma. Mi hermana!. No la veré otra vez!. No puedo repetir una vez más que la amaba, la adoraba!. Bueno, ya que no puedo tener esta satisfacción tan inocente, igual a muchas otras que no están autorizados a mí, escucha el grito de una víctima que te pida - no la venganza - pero piedad, y ayuda de su afecto fraternal para mis hijos inocentes, los huérfanos que se quedan por su cuenta o de las personas que fueron autores de mis desgracias, que me redujo al estado donde yo estoy, de ser obligado a servirme de intérprete para llegar a su alcance las últimas súplicas de mi alma afligida. La marquesa de Aguiar, como usted bien sabe, que ha verdadero celo y amor por mí, como he escrito en varias ocasiones, este es la única amiga que tengo y es ella la que escribe en mi lugar.

Hace casi cuatro años, mi querida hermana, como lo escribió, por el amor de un monstruo seductor me encuentro reducido a un estado de mayor esclavitud y totalmente olvidado por mi amado Pedro. Últimamente, me acaba de dar la prueba final de su total olvido de mí, maltratar a mí en presencia de lo que es la causa de todas mis desgracias. Y mucho tuvo que decir a usted, pero me falta la fuerza de recordar lo horrible ataque que sin duda será la causa de mi muerte. Cadolino, que me fue recomendado por usted, y que me ha dado todas las pruebas de la subordinación creciente y lealtad, es quien está a cargo de entregar esta carta, y le dirá lo que, por muchas razones, no puedo confiar en este manuscrito. Tras él toda la información precisa acerca de este artículo, no tengo nada más que añadir, confiando totalmente en su integridad, el honor y la lealtad.

(...)La marquesa de Aguiar se encarga de darle todos los detalles acerca de todo lo que se refiere a mis amadas hijas. ¡Ah, mis queridas hijas! Que será de ellas después de mi muerte?. Ella será responsable por su educación hasta que mi Pedro, mi querido Pedro no disponga otra cosa. Adiós mi querida hermana.

Que el Ser Supremo pueda permitir que te escriba de nuevo, porque ese será el final de mi recuperación.

L. S. B. Marquesa de Aguiar escribió."

El rumor de que el aborto y la posterior muerte de la emperatriz Leopoldina habrían sido causados por una golpiza del emperador (debido a la negativa de Leopoldina a presentarse en una ceremonia oficial acompañada sólo por la marquesa de Santos), causó gran consternación y enojo entre la población de Río de Janeiro. El palacio donde vivía la marquesa de Santos (un regalo del emperador) fue apedreado por una turba tras el sepelio de Leopoldina, y las tropas debieron intervenir para evitar el linchamiento de la amante imperial.

Sus restos descansan en la Cripta Imperial en el Monumento a la Independencia de Brasil, en São Paulo.

Bibliografía

  • Kaizer, Gloria, Doña Leopoldina, un Habsburgo en el trono de Brasil, Editora Nova Fronteira, 1997.
  • KANN, Betina, Souza Lima, Patricia, la selección, Cartas de una emperatriz, Editora Estação Liberdade, São Paulo, 2006.
  • Lacombe, Américo Jacobina, el traductor, La correspondencia entre María Graham y la emperatriz Doña Leopoldina, Itatiaia Editora, Belo Horizonte, 1997.
  • Prantner, Johanna, La emperatriz Leopoldina de Brasil, Editora Vozes, Petrópolis, 1998.
  • RAMIREZ, Stanley Ezequiel, Las relaciones entre Austria y Brasil - 1815-1889, Colección, Brasiliana, Tomo 337, Companhia Editora Nacional, São Paulo, 1968, traducción y notas de Américo Jacobina Lacombe.

Referencias

  • Listaref|2.

Fuente