Saltar a: navegación, buscar

Combate de Dos Ríos (1895)

Combate de Dos Ríos
Información sobre la plantilla
Muerte de José Martí.jpg
Fecha:19 de mayo de 1895
Lugar:zona de Dos Ríos, Vuelta Grande, antigua provincia de Oriente
Descripción:
Ocurrido el 19 de mayo de 1895 durante la Guerra Necesaria (1895-1898), en el que halló la muerte José Martí, líder del movimiento patriótico y máxima figura del Partido Revolucionario Cubano que organizó esa contienda.
Resultado:
La acción de Dos Ríos, se permite calificar como un hecho de armas con victoria española; la muerte de Martí le confiere elevada importancia militar y política.
Consecuencias:
Muerte de José Martí, líder del movimiento patriótico y máxima figura del Partido Revolucionario Cubano
Líderes:
Bartolomé Masó Márquez, Máximo Gómez Báezy José Martí y Pérez
Ejecutores o responsables del hecho:
Ejercito Libertador


El combate de Dos Ríos fue un hecho de armas ocurrido el 19 de mayo de 1895 durante la Guerra de Independencia (1895-1898), en el que halló la muerte José Martí, líder del movimiento patriótico y máxima figura del Partido Revolucionario Cubano que organizó esa contienda.

Antecedentes

Tras su desembarco en Cuba en la noche del 11 de abril de 1895, José Martí y Máximo Gómez, general en jefe del Ejército Libertador, marcharon por las montañas de la región oriental de la Isla hasta encontrarse con tropas cubanas y, ya con una escolta, avanzaron hacia el oeste, con el propósito de ir organizando las fuerzas mambisas y llegar hasta Camagüey, en la parte central del país, para crear el gobierno de la revolución.

Ese objetivo fue ratificado el 5 de mayo de 1895 durante una reunión en la finca La Mejorana con Antonio Maceo, quien había asumido el mando de las tropas orientales.

El 19 de mayo de 1895, donde confluyen los ríos Cauto y Contramaestre, , fuerzas del Ejército Libertador bajo el mando directo del General en jefe Máximo Gómez combatieron contra una columna dirigida por el Coronel Xosé Jiménez de Sandoval, esta acción, que no tuvo gran importancia desde el punto de vista técnico-militar, cobró especial significación porque en ella cayó nuestro Héroe Nacional José Martí.

Al salir de las serranías y moverse desde el 9 de mayo de 1895 por la región llana del valle del río Cauto, llegaron a la zona de Dos Ríos, donde se une este río y el Contramaestre, su afluente, a 3 km al nor-noroeste de la villa de Palma Soriano, en la provincia de Oriente (en la actual provincia de Santiago de Cuba). Durante varios días quedaron acampados por esos lugares porque la lluvia constante enlodaba los caminos y dificultaba la marcha, y, además, porque Martí y Gómez planeaban reunirse con el general Bartolomé Masó Márquez, líder de los patriotas de Manzanillo y uno de los alzados en armas el 10 de octubre de 1868 junto a Carlos Manuel de Céspedes, para iniciar la Guerra de los Diez Años.

El 17 de mayo de 1895 Máximo Gómez salió de Dos Ríos con una pequeña tropa de caballería en busca de la columna española que desde Bayamo y Baire, al mando del coronel José Ximénez de Sandoval, avanzaba por el camino real abasteciendo los puntos fortificados por el ejército español. Su objetivo era crearle dificultades en el recorrido y apoderarse de parte de sus abastecimientos. Martí quedó en el campamento a la espera de Masó, mientras escribía notas y vivencias relativas a la contienda, muchas de ellas recogidas en su diario de campaña.

Desarrollo del combate

El 18 de mayo de 1895 llegó Bartolomé Masó con unos trescientos jinetes, y esa noche marchó a acampar en Vuelta Grande, en las cercanías del río Contramaestre, donde, tras avisar a Gómez, Martí se le reunió al amanecer del 19 de mayo. El general en jefe llegó al campamento hacia las once de la mañana.

Al otro lado del río Contramaestre, la columna española de unos seiscientos hombres avanzaba hacia Dos Ríos, guiada por un campesino al que Martí había enviado de compras y fue apresado por el enemigo. Hacia el mediodía, esta fuerza hizo alto para almorzar, mientras en el campamento cubano se terminaban similares preparativos tras una revista militar y las arengas de los jefes, Martí entre ellos.

La guardia montada cubana se encontró con una avanzada española, y fueron cruzados los primeros disparos, tras lo cual regresó a avisar al campamento mambí. Al recibir la información, Gómez decidió salir al ataque y ordenó montar a caballo en busca del enemigo. Enardecida, la tropa mambisa galopó hacia el Contramaestre, que estaba crecido, y halló un paso en la zona de Dos Ríos. Gómez dispuso que Martí quedara en la retaguardia con Masó, para protegerlo. La caballería mambisa cargó al machete contra la vanguardia enemiga y la dispersó, pero al enfrentarse con el grueso de la columna no pudo acercarse ante el certero y nutrido fuego, y Gómez ordenó tocar retirada para ir a un segundo intento.

Muerte de Martí en el combate

En la mañana del 19 de mayo de 1895, Gómez, con unos 30 hombres, regresó al campamento de Vuelta Grande, de donde había salido el día 17, y encontró al mayor general Bartolomé Masó con unos 300 jinetes que acompañaban a José Martí. Eran alrededor de las 13:00 h. Allí se improvisó un acto patriótico donde Martí, Masó y Gómez hablaron a las tropas.

Poco después se presentó la columna enemiga, en número de unos 800 efectivos, e intercambió los primeros disparos con la avanzada insurrecta. Gómez se puso al frente de las tropas y trató de entablar el combate en un sitio alejado de Dos Ríos, donde se facilitaba la maniobra de la caballería; pero no logró su propósito y tuvo que empeñar la acción en ese lugar, distante unos cuatros km del campamento de Vuelta Grande

Al desembocar la caballería insurrecta en la sabana, después de vadear el contramaestre se encontró con una emboscada, de 40 hombres, que trató de contener con su fuego el avance de los patriotas, y fue prácticamente aniquilada cuando intentaba unirse al grueso de sus fuerzas. La columna formó el cuadro y rompió el fuego contra los cubanos que avanzaban, Gómez ordenó detenerse y le indicó a Martí el lugar que debía ocupar para protegerlo de los disparos, e inmediatamente ordenó abrir fuego contra el cuadro enemigo.

En esos momentos Martí decidió avanzar sobre éste y exhortó al subteniente Ángel de la Guardia, un adolescente, a que lo acompañara: el joven oficial, muy temerario, lo acompañó y llegaron a un sitio donde ofrecían un blanco magnífico a los españoles. Revólver en mano, Martí se lanzó sobre la alta hierba, a la derecha del cuerpo principal de los patriotas, casi en paralelo con la barranca del río. Los españoles hicieron una descarga cerrada en la cual Martí recibió cinco impactos que le causaron la muerte. El subteniente De la Guardia trató de recogerlo; pero no lo logró y regresó a la línea cubana para avisar que Martí estaba muerto o gravemente herido. El humo del combate no permitió ver lo sucedido y cuando Gómez fue informado y decidió rescatar a Martí ya los españoles se habían apoderado de su cuerpo y se retiraban rumbo a Remanganaguas.

El cadáver de Martí fue reconocido y recogido por el enemigo, que se retiró bajo constantes ataques de los cubanos empeñados en recuperarlo, y le dio sepultura en el cercano pueblo de Remanganaguas. Al conocerse la caída de Martí, el alto mando español ordenó exhumar el cuerpo y trasladarlo a Santiago de Cuba para su cabal identificación. Finalmente fue sepultado en esa ciudad, donde hasta hoy reposan sus restos en la necrópolis de Santa Ifigenia.

Las bajas de ambos bandos fueron escasas durante las dos horas y media aproximadas de duración de la acción de Dos Ríos, la muerte de Martí le confiere elevada importancia militar y política, y permite calificar a este hecho de armas como una victoria española.

Véase también

Fuentes

  • josemarti.cu
  • wikipedia.org
  • Colectivo de autores (2004): Diccionario enciclopédico de la Historia militar de Cuba. Tomo II. La Habana: Ediciones Verde Olivo, 2004.