Saltar a: navegación, buscar

Henrique Capriles Radonski

Henrique Capriles
Información sobre la plantilla
Henrique-capriles-gobernador.jpg
Escudo del Estado de Miranda
Gobernador del Estado de Miranda
Actualmente en el cargo
Desde el 29 de noviembre de 2008
PredecesorDiosdado Cabello
Alcalde del municipio de Baruta
30 de julio del 2000 - 26 de noviembre de 2008
PredecesorIvonne Attas
SucesorGerardo Blyde
Escudo de Venezuela
Presidente de la Cámara de Diputados de Venezuela
23 de enero de 1999 - 28 de marzo de 2000
PredecesorIvonne AttasIxora Rojas
SucesorCargo abolido
Datos Personales
NombreHenrique Capriles Radonski
Nacimiento11 de julio de 1972
Caracas, Bandera de la República Bolivariana de Venezuela Venezuela
EducaciónAbogado
Alma materUniversidad Católica Andrés Bello
OcupaciónPolítico
Partido políticoPrimero Justicia

Henrique Capriles Randoski. Político y abogado venezolano. Considerado por muchos como uno de los símbolos de la llamada "nueva oposición en Venezuela"[1][2]. Capriles es el líder del partido opositor Primero Justicia además es el gobernado del Estado de Miranda desde 2008 tras vencer en reñidas y controvertidas elecciones al entonces gobernador Diosdado Cabello, fuerte aliado del expresidente Hugo Chávez. En el 2012 resultó reelecto tras vencer en otras reñidas elecciones al candidato socialista Elías Jaua Milano.

Durante su carrera política, Capriles Randoski ejerció como Vicepresidente del extinto Congreso de la República y Presidente de la Cámara de Diputados entre los años 1999 y 2000, además fue alcalde por dos períodos consecutivos del rico y burgués municipio Baruta, ubicado en el Distrito Caracas, entre 2000 y 2008. El 12 de febrero de 2012, tras unas polémicas elecciones internas dentro de la llamada Mesa de la Unidad Nacional, fue electo[3] candidato oficial de dicha coalición de partidos políticos para enfrentar a Chávez durante las elecciones presidenciales del 7 de octubre en Venezuela, en las cuales fue derrotado[4].

Tras el fallecimiento del presidente Hugo Chávez, y la juramentación de Nicolás Maduro como presidente encargado de Venezuela, el Consejo Nacional Electoral (CNE) convocó a elecciones presidenciales para el 14 de abril de 2013, Capriles oficializó el 10 de marzo su participación en los comicios, representando una vez más a la opositora Mesa de Unidad Democrática.[5] El 14 de abril se realizó la reñida elección presidencial, con la totalización parcial de los votos obtuvo un 49,12 %, con una diferencia de 1,49 % por debajo de su principal adversario, Nicolás Maduro.[6] Capriles desconoció los resultados y exigió al CNE la auditoría de todas las cajas, actas de escrutinio y cuadernos de votación al alegar que se habrían presentado fuertes irregularidades durante el proceso.[7] El ente electoral se negó a realizar la auditoría en las condiciones que exigía la oposición. Posteriormente el comando de campaña «Simón Bolívar» realizó la impugnación del proceso electoral ante el Tribunal Supremo de Justicia, sin embargo, éste declaró «inadmisible» la solicitud.[8]

Síntesis biográfica

Origen y estudios

Henrique Capriles Radonski nació el 11 de julio de 1972 en la ciudad de Caracas en proviene de dos familias dueñas de emporios empresariales de medios de comunicación y el entretenimiento en Venezuela: Cadena Capriles y Cinex, su padre Henrique Capriles (padre) es un poderoso empresario de la industria de alimentación.

Se graduó de bachiller en Institutos Educacionales Asociados (IEA) en Caracas. Cursó estudios de Derecho en la Universidad Católica Andrés Bello, un prestigioso centro universitario privado caraqueño donde obtuvo el título de abogado en 1994, continuando la especialización en Derecho Económico en la misma casa de estudios hasta 1997.

Carrera política

Cartel de propaganda electoral durante su etapa como candidato a miembro del Congreso (1999)

Su carrera política inició en 1998, cuando se desempeñó como parlamentario por el partido conservador Copei en el Congreso de la República, donde se desempeñó como presidente de la cámara de diputados hasta la disolución de ese órgano, luego que el Ejecutivo llamara a una Asamblea Nacional Constituyente.

"Me gusta servir desde una posición pública y pro eso estoy aquí. Tampoco siento que le estoy haciendo un favor a Venezuela por el hecho de estar en el Congreso. Yo aspiré venir al Congreso, la gente me eligió y por eso estoy aquí"
Henrique Capriles, junio de 1999[9]

En su breve paso por el extinto Congreso, Capriles se declaró en contra de la actual Carta Magna de la República Bolivariana de Venezuela -aprobada por el pueblo- calificándola de “dictadura constitucional”[10]. Según su visión, el nuevo texto consagraba a “tres tipos de ciudadanos: los civiles, los militares y los indígenas" además de expresar que la Constitución Bolivariana tenía “aspectos inviables” que afectaban “el normal desarrollo del país”.

En el 2000, con fondos obtenidos por tráfico de influencias en Petróleos de Venezuela (PDVSA), Capriles funda junto a Leopoldo López y Julio Borges, el partido político Primero Justicia (PJ), donde se desempeñó como coordinador nacional hasta 2008. López, quien también se postuló a las primarias de la derecha pero después declinó en favor de Capriles, fue quien en el 2000 aprovechó sus nexos con Pdvsa para recibir una “donación” de 60 millones de bolívares para (Primero Justicia), autorizada por su propia madre, Antonieta Mendoza de López.

Alcalde del Municipio de Baruta

Se postuló en las elecciones regionales del 2000 a la alcaldía del municipio Baruta, que ganó con casi el 63% de los votos, siendo más adelante reelecto como alcalde con casi el 79% del total de los sufragios emitidos. En el año 2002, Capriles participa en el golpe de Estado contra el presidente Hugo Chávez Frías y encabeza los actos vandálicos contra la embajada de Cuba en Venezuela, así como la persecución a los seguidores y funcionarios del gobierno legítimo. Por estos hechos fue detenido por cuatro meses en los calabozos del Helicoide, por una serie de delitos relacionados con el asedio a la embajada, ubicada en la jurisdicción de Baruta.

Capriles, entonces alcalde del municipio de Baruta encabezando los hechos vandálicos contra la Embajada de Cuba, durante Golpe de Estado contra Chávez

Desde las 8 de la mañana, opositores al presidente Chávez se empezaron a presentar en la Embajada, siguiendo el rumor falso de que allí se encontraba refugiado Diosdado Cabello, entonces Vicepresidente de Venezuela. Antes del mediodía empezaron a vandalizar vehículos cercanos y cortaron el servicio de agua, gas y electricidad.

Según declaraciones del entonces embajador cubano, Germán Sánchez Otero, Capriles se presentó en la embajada unas tres horas después de haberse iniciado los sucesos violentos, y solicitó pasar para unirse al diálogo ya iniciado con los líderes aparentes de la muchedumbre, dentro de la embajada. Según Sánchez, luego de permitirle el acceso, Capriles le solicitó revisar la embajada para comunicar a la multitud que no había ningún oficial chavista asilado adentro. El diplomático cubano se negó rotundamente a permitir esta inspección. El propio Capriles tratando de defenderse declararía:

“El propósito de mi visita a la embajada fue tratar de disuadir la manifestación que había al frente de esa sede diplomática”
Henrique Capriles[11]

A pesar de todo la participación de Capriles en los sucesos que constituyeron una violación de las leyes internacionales y fue denunciado por el gobierno cubano en voz de sus representantes Germán Sánchez[12] y Rogelio Polanco. Este último en declaraciones a la cadena Noticas24 de Venezuela, diez años después del hecho expresó:

(...)en aquel momento el Alcalde de Baruta (Capriles Radonski) llegó hasta la embajada e intentó revisar las instalaciones. Está claro que en aquel momento hubo una pretensión flagrante de violar una norma internacional por una autoridad y a su vez cuando sale no hace absolutamente nada por impedir que parara. He ahí como nosotros valoramos lo que pasó, las valoraciones sobre qué hacer y sobre le futuro debe ser tratada por el propio pueblo.
Rogelio Polanco, embajador de Cuba ante Venezuela, abril de 2012[13]

La Fiscalía Nacional venezolana acusó a Capriles de haber violado principios internacionales al haber entrado a la embajada y solicitado la inspección del edificio. La defensa de Capriles aseguró que el Alcalde había entrado para tratar de mediar entre el embajador cubano y los manifestantes, con el fin de evitar incidentes violentos en los exteriores de la sede. El 15 de diciembre de 2006, Capriles fue absuelto de todos los cargos en relación a los sucesos de la Embajada de Cuba, por el Tribunal 17 de Juicio de Caracas. Sin embargo, en noviembre de 2008, el juicio fue reabierto.

Gobernador del Estado de Miranda

En 2008 se inició una campaña de intriga denominada "En Miranda algo bueno va a pasar" que terminó con el lanzamiento de su candidatura por su partido Primero Justicia en la ciudad de Los Teques el 30 de marzo de 2008, meses después fue apoyado por el resto de los partidos políticos opositores al presidente venezolano Hugo Chávez. Finalmente, triunfó ante Diosdado Cabello el 23 de noviembre.

En las elecciones regionales para gobernador del Estado de Miranda celebradas el 16 de diciembre de 2012 Henrique Capriles resultó reelecto frente al con un 51,83% de los votos a su favor frente al candidato socialista Elías Jaua[14].

Su gestión como gobernador en Miranda ha desatado polemica y divisiones ya que, mientras él y sus simpatizantes declaran éxitos y resultados durante su gestión[15][16], representantes del chavismo declaran que su gestión como gobernador ha sido corrupta y que ha estado alejado de los asuntos de gobierno del Estado.[17][18]

Candidaturas presidenciales

2012
Afiche de Capriles durante su campaña con vista a las presidenciales de octubre de 2012

A mediados del año 2011, Capriles y su formación Primero Justicia anunciaron la decisión de formalizar la candidatura de este para incursionar dentro de los comicios internos de la Mesa de la Unidad Nacional, una coalición de partidos políticos opuestos a Chávez[19]. Tras una fuerte campaña en la cual se enfrentó a Pablo Pérez Álvarez, María Corina Machado, Diego Arria Salicetti y Pablo Medina, otras figuras de la oposición chavista; el domingo 12 de febrero, tras unas elecciones en las que según los dirigentes opositores participaron 3 millones de electores[20], Capriles se impuso con 1.806.868 de los 2.904.710 votos escrutados, que representaron un 95% de la totalización.

La apuesta de Capriles a la candidatura de la oposición para las elecciones presidenciales del 7 de octubre se basó en la propuesta de “sacar” al presidente Hugo Chávez de Miraflores, pero a la vez, desmarcándose de “la vieja forma de hacer política”, en alusión a los partidos Acción Democrática y Copei, que apoyaron la precandidatura del zuliano Pablo Pérez, principal rival de Radonski en las primarias.

A la precandidatura de Capriles Radonski se sumaron algunos partidos como el PPT, Podemos y Causa R, con los cuales intentó añadir a su candidatura una capa de “progresismo”, aunque a cambio de garantizar su apoyo a la continuidad, o el acceso al poder, de figuras como Henry Falcón en Lara, Ismael García en Caracas y Andrés Velázquez en Bolívar.

La “cara fresca”, como estrategia electoral, permeó en parte de los sectores más jóvenes del país, mientras que la capa de “progresismo” hizo lo propio para conquistar votos en los sectores populares, en los que aparecía como desventaja su vinculación familiar con grupos de gran poder económico. Por esas vinculaciones con el poder económico impulsó la idea de flexibilizar el control estatal sobre las empresas estratégicas, como PDVSA, y de “hacer las pases” con las transnacionales que dominaban la industria petrolera venezolana antes de la llegada de al poder de Hugo Chávez.

En las elecciones presidenciales del 7 de octubre de 2012, Capriles Radonski fue derrotado por el mandatario Hugo Chávez, quien resultó reelecto con un 10 % de votos por encima de Capriles[21]. Capriles reconoció su derrota en horas de la noche del mismo día 7 en una reunión con sus partidarios y llamó a Chávez a gobernar para todos los venezolanos[22].

2013
Capriles durante un acto de campaña con vista a los comicios del 14 de abril

Tras el fallecimiento del presidente Hugo Chávez el 5 de marzo de 2013, la Asamblea Nacional de Venezuela juramentó como presidente encargado a Nicolás Maduro, quien fungía como vicepresidente de la nación, dando cumplimiento al artículo 233 de la Constitución venezolana, la cual reafirma al vicepresidente de la nación como Presidente Interino en caso de desaparecer físicamente el mandatario venezolano. El 9 de marzo de 2013, Tibisay Lucena, presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), anunció la celebración de elecciones presidenciales para el 14 de abril de 2013[23].

El 10 de marzo de 2013, Capriles oficializó su participación en los comicios, representando una vez más a la derechista Mesa de Unidad Democrática. Durante su discurso, Capriles lanzó diatribas contra el Presidente Encargado y candidato oficialista, Nicolás Maduro, y contra instituciones venezolanas como el Tribunal Supremo de Justicia, el Consejo Nacional Electoral (CNE) y las Fuerzas Armadas, así como contra la memoria del fallecido mandatario venezolano, Hugo Chávez y su familia[24].

Durante la campaña, una de las más cortas de la historia de Venezuela, Capriles desplegó una serie de recorridos por diferentes regiones de la nación los cuales comenzaron en el Estado Monagas[25] y culminaron el domingo 7 de abril con un multitudinario cierre de campaña en Caracas.[26].

Aquí está la Caracas de la esperanza, del futuro de una Venezuela que se levanta (...) Hoy salimos millones a decirle al país lo que va a pasar el próximo domingo. (...) Esta es una lucha espiritual. Cuando escucho que hay personas que amenazan al pueblo digo que sólo Satanás, el diablo, hace ese tipo de cosas para amedrentar a un ser humano. Esta es una lucha de David contra Goliat y cada uno de ustedes tiene un David adentro, tienen el poder de derrotar a los poderosos. Esa lucha es difícil pero no imposible.
Henrique Capriles, 7 de abril de 2014[27]

El 14 de abril se realizó la reñida elección presidencial, con la totalización parcial de los votos obtuvo un 49,12 %, con una diferencia de 1,49 % por debajo de su principal adversario, Nicolás Maduro.[6] Capriles desconoció los resultados y exigió al CNE la auditoría de todas las cajas, actas de escrutinio y cuadernos de votación al alegar que se habrían presentado fuertes irregularidades durante el proceso.[7] El ente electoral se negó a realizar la auditoría en las condiciones que exigía la oposición. Posteriormente el comando de campaña «Simón Bolívar» realizó la impugnación del proceso electoral ante el Tribunal Supremo de Justicia, sin embargo, éste declaró «inadmisible» la solicitud.[8]

Referencias