Juan Hus

(Redirigido desde «Jan Hus»)
Juan Hus
Información sobre la plantilla
Juanhus.jpg
NombreJuan Hus
Nacimiento1371
Husinec, República ChecaBandera de la República Checa República Checa
Fallecimiento6 de julio de 1415
Constanza, AlemaniaBandera de Alemania Alemania
Causa de la muerteQuemado en la hoguera
Nacionalidadcheca
Otros nombresJuan Huss, Juan de Hussenitz
OcupaciónReformador, teólogo

Juan Hus: Reformador religioso checo de los siglos XIV y XV, sucesor del inglés John Wyclif y precursor del alemán Martín Lutero en el campo de las reformas religiosas. Sus actividades dejaron una huella imborrable en la historia civil y religiosa del Reino Checo. A pesar de no ser pionero en el campo de las reformas religiosas, sus críticas dirigidas a la corrupción de la Iglesia encontraron mejores condiciones y una audiencia más amplia que sus predecesores.

Síntesis Biográfica

Nació alrededor del año 1371 como hijo de padres pobres en la aldea de Husinec, cerca de Prachatice, ciudad en el extremo sur de la República Checa actual. Hus fue también ordenado sacerdote y prosiguió la carrera universitaria, dando clases en la Facultad de las Artes. Como joven llegó a Praga alrededor de [1390] para estudiar en la recién fundada Universidad Carolina, donde comienza el estudio de las artes comunes, donde le fueron otorgados el título de maestre de artes libres y el de bachiller de teología. se recibe luego como magister y enseña a los nuevos alumnos. Después inicia sus estudios teológicos.

Actividad clerical

La actividad sermonaria de Juan Hus se inició en la iglesia praguense de San Martín a finales del siglo XIV. No obstante, la atención de toda clase de público la atrajo por sus predicaciones en la Capilla de Belén. Esta era una iglesia que ofrecía lugar para 3.000 personas y estaba destinada sólo a la prédica. Desde un comienzo no se predicaba en latín sino en checo, el idioma del pueblo, en esta iglesia construída a fines del siglo XIV , hecho que la hizo expresión concreta de un esfuerzo reformatorio de la iglesia checa. Muchas de las prédicas de Juan Hus en la iglesia Nueva Belén han sido conservadas. Ellas nos presentan a un hombre que critica la inmoralidad de la sociedad y, especialmente, los vicios del clero : codicia, usura y la simonía están al centro de sus ataques con que llama al arrepentimiento. Y se le escucha y se le comprende tanto el pueblo como la realeza. Hus recibe importantes impulsos por las obras de Juan Wyclif sin copiarlo simplemente. Debido por ejemplo a la tradición de Wyclif, Hus exige una iglesia nueva, reformada. El punto central de su prédica y norma para el culto es la palabra de Dios, la Biblia. El líder de la iglesia es Cristo, no el Papa (hay que señalar que en esa época había dos papas compitiendo, uno en Roma , otro en Aviñón). A principios del siglo XV fue elegido decano de la facultad y entre los años 1409 y 1410 desempeñó el papel de rector de toda la Universidad Carolina. A parte de sus actividades en la iglesia Nueva Belén, Hus se desempeña en la facultad de teología de la Universidad de Praga como profesor de exégesis bíblica. Hus no era el único en Bohemia que estaba influenciado por Wyclif y buscaba reformas. Pero dentro de poco tiempo se convierte en portavoz del movimiento que es mayoritario en la universidad de Praga. En los años 1409-1410, Hus incluso es rector de esta casa de estudios. Sin embargo, en 1411-1412 abandona sus planes de doctorarse en teología porque se encuentra con resistencias.

Polémicas eclesiásticas

Ya desde 1403 en adelante se habían generado conflictos sobre las enseñanzas de Juan Wyclif que incluso fueron sospechadas como heréticas. El contenido de los sermones reunía todos los aspectos de sus predecesores. Hus pedía la reforma y depuración de la Iglesia, criticaba la acumulación de bienes materiales por el clero y la creciente influencia eclesiástica en la política profana. Su doctrina, especialmente su propuesta de privar a la Iglesia de sus bienes por el poder profano, le aseguró el apoyo momentáneo del mismo rey checo, Wenceslao IV, hijo del emperador Carlos IV. Sin embargo, los dignatarios eclesiásticos checos no veían con buenos ojos las constantes invectivas del predicador y se quejaron de Hus al Papa. A partir de 1407-1408, la curia romana toma parte en el asunto, y en 1409, el conflicto estalla. El sumo pontífice publicó una bula que prohibía la doctrina de Wycliff en la que Hus basó sus sermones. Juan Hus rechazó aceptar el documento papal y se negó a comparecer ante la curia de Roma, adonde fue emplazado. En 1408, Hus había iniciado un proceso canónico contra el arzobispo y el papa para lograr que revocaran la condenación de las enseñanzas de Wyclif. Tanto este proceso como las ideas reformistas de los "Wyclifistas" como se llama a Hus y otros seguidores, llevan a que se dicte una prohibición de predicar en todas las capillas (incluída la iglesia Nueva Belén). Hus no obedece la orden sino que protesta, lo que no le sirve de nada, al contrario: En agosto del 1410 es excomulgado, y en marzo de 1411 se decreta su excomunión. Poco más de un año después se publica la sentencia final: la excomunión mayor. Juan Hus debe abandonar Praga. La nobleza bohemia toma partido por Hus y lo cobija hasta 1414 en sus fuertes y castillos. En este tiempo, Hus escribe mucho, interpreta el Credo Apostólico, los Diez Mandamientos y el Padre Nuestro. Además, redacta un estudio "Sobre la Iglesia". En éste se reconoce la influencia de Wyclif, pero Hus en muchos aspectos es más moderado que Wyclif. Juan Hus mantiene el contacto con la comunidad de Nueva Belén y sus compañeros a través de una abundante correspondencia.

Capilla de Belén

Pocos años después, Juan Hus perdió también el respaldo del rey Wenceslao IV, cuando criticó públicamente la venta de indulgencias, de las que sacaron partido también las arcas reales. Por consiguiente, el Papa lanzó el interdicto sobre Praga por la simpatía de la ciudad hacia los herejes. La situación se volvió insoportable para Juan Hus, por lo que se fue al campo de Bohemia del Sur, sin cesar de dar sermones al público. En el campo Hus también escribió sus obras teológicas más importantes. Aunque ya retirado, las actividades de Juan Hus siempre exacerbaban a los altos representantes civiles y eclesiáticos. El emperador romano-germánico Segismundo de Luxemburgo, hermano del rey checo Wenceslao, apeló a Hus a que acudiese al Concilio de Constanza, en la Alemania actual. En noviembre de 1414 apareció Juan Hus en Constanza y fue detenido y encarcelado. El tribunal insistía en que renunciase a sus ideas, consideradas heréticas. Sin embargo, Hus no lo hizo. Después de un proceso de varios meses, diversos interrogatorios y la condenación pública y repetida de las enseñanzas de Juan Wyclif, Hus es proclamado hereje y condenado a la muerte en la hoguera. Cuando conoció la sentencia del Papa que lo condenaba a ser quemado vivo, Juan Hus dijo: "Pueden matar el ganso (en su lengua `hus´ quiere decir ganso), pero dentro de cien años aparecerá un cisne que no podrán quemar".

Muerte

A pesar de las vehementes intervenciones de la nobleza bohemia y morava, la pena fue ejecutada el día 6 de julio en el año 1415 delante de las murallas de Constanza. No había abrogado. Sobre la cabeza de Juan Hus fue colocada una corona de papel para el hereje, con tres diablos pintados y con las palabras: "Éste es un archihereje". Antes de la ejecución fueron quemados también varios libros suyos. Luego Juan Hus fue atado a un palo y rechazando una vez más renunciar a su doctrina, fue quemado en la hoguera. Sus cenizas fueron arrojadas al cercano río Rhin, para que no quedase ni un rastro de él.

Legado

Juan Hus murió en la hoguera, pero sus ideas sobrevivieron. Nació un movimiento husita en el reinado checo del rey Wenceslao IV, el cuál se convirtió en el escenario de la contienda entre los partidarios de la iglesia católica y los husitas, como se denominaban los simpatizantes de la doctrina de Juan Hus que se esforzaban por vivir según ella. El emblema de los husitas, que luego ostentaban en sus banderas, era el cáliz, que simbolizaba la comunión "sub utraque specie", o sea tanto la hostia, como el vino, destinado para el celebrante y para todos los participantes de la misa. El programa del movimiento, basado en los sermones de Juan Hus, se plasmó en los cuatro Artículos de Praga, que resumían los puntos principales de la ideología husita. El lema de los husitas era "La verdad vence a todo", que luego pasó también al estandarte de los presidentes checos. Durante 18 años reina la guerra en la Bohemia; se observan crueldades en los dos partidos. También dentro de la iglesia, las fuerza moderadas y radicales no logran un consenso, así que nacen diversas iglesias husitas. En los años que siguieron, hubo intentos por eliminar la "herejía bohemia". Estos al final fracasan. La nobleza bohemia protesta vehementemente contra la muerte de Juan Hus en la hoguera. Sus pensamientos siguen vivos: "Sólo después de la muerte de Hus, sus ideas se convirtieron en vida" (Leopold von Ranke, historiador alemán). En los años de la Reforma, los husitas y los reformadores se acercan; en 1575 se publica la Confesión de Bohemia (Confessio Bohemica), que tiene lazos estrechos con la Confesión de Augsburgo (Confessio Augustana) de Felipe Melanchton. La historiografia de los husitas conoce una primera Reforma (la husita), y una segunda Reforma (la alemana). La actual iglesia evangélica de los Hermanos Moravos en Chequia se define concientemente como heredera de las dos corrientes reformistas. No se puede responsabilizar a Juan Hus de lo que ocurrió después de su muerte, y menos de los conflictos bélicos que estaban lejos de sus intenciones. Al contrario, su objetivo era la renovación de la iglesia y de la sociedad. En definitiva, reinvindicaba la obediencia frente a Dios, porque este mandamiento tiene validez absoluta. Su rigor ético impide que encontremos ya en él una enseñanza reformadora de la justicia de Cristo. En este sentido, Hus no puede ser identificado con la Reforma, ni siquiera como reformador anticipado. Más bien representa claramente la necesidad de reformar la iglesia medieval. Su crítica conmovió a Martín Lutero que pudo llamar a Hus un "hombre santo".

Sus palabras

Monumento a Juan Hus en la Plaza de la Ciudad Vieja, Praga.
  • Busca la verdad
  • Escucha la verdad
  • Enseña la verdad
  • Ama la verdad
  • Vive por la verdad
  • Y defiende la verdad
  • Hasta la muerte.

Fuentes