Saltar a: navegación, buscar

República Checa

República Checa
Información   sobre la plantilla
Nombre oficial: República Checa
Česká republika
Bandera de Republica Checa.jpg
Bandera
Escudo-czeck.png
Escudo
Map-czeck-republik.png
Mapa o ubicación de República Checa
Gobierno
Forma de gobierno:República
Capital:Praga
Idioma oficial:Checo
PresidenteMiloš Zeman
Características Generales
Superficie:78.866 km²
Población
 • Densidad
10 501 197 (junio 2010) hab
132 hab/km²
Moneda:Corona checa («Koruna česká») (CZK)
Gentilicio:Checo, checa
Horario:CET ( UTC +1)
Miembro de: Unión Europea, ONU, OTAN, UNESCO, OCDE
República Checa (en idioma checo: Česká republika). Es un estado de Europa central, limitando al norte con la República de Polonia, al este con Eslovaquia , al sur con Austria, y al oeste con Alemania. Está formada por las regiones tradicionales de Bohemia y Moravia y tiene una superficie de 78.866 km2, comparable con la de Portugal, Austria o Irlanda. Es un país sin litoral, aunque se encuentra estratégicamente ubicado sobre algunas de las rutas terrestres más antiguas y significativas de Europa.

Historia

Prehistoria

Los llamados Países Checos, territorio ancestral integrado por las regiones de Bohemia, Moravia y Silesia, han estado habitados desde tiempos ancestrales. Las pruebas más antiguas datan de la Edad de Piedra, aproximadamente en el 28.000 a.C; más adelante en el siglo III antes de nuestra era, la tribu celta de los bogos se establecieron en zonas del norte y noroeste.

A principios del siglo I a. C. llegaron las primeras tribus germanas, recientes hallazgos arqueológicos muestran que las legiones romanas se adentraron hasta las cercanías de la actual ciudad de Olomouc, en el centro de Moravia.

En el siglo V las tribus eslavas llegaron a la región de Bohemia y Moravia y allí permanecieron pacíficamente, organizados en villas circulares donde desarrollaron una economía basada en la agricultura. Durante el siglo VI, los ávaros invadieron la zona y sometieron a las pacíficas tribus eslavas, formando un imperio entre el Elba y Dniéper.

Más adelante en el siglo VII se produce el primer intento de crear un estado mediante la unificación de las distintas tribus eslavas como medio de protegerse contra los ataques de los ávaros, dando nacimiento al reinado de Samo, en el año 625. Este estado duró hasta el año 658, cuando los ávaros fueron, finalmente, expulsados de la región.

Imperio de la Gran Moravia

Surgimiento

Durante la época de Carlomagno, las tribus eslavas de la zona fueron reunidas y guiadas en numerosas guerras que finalmente lograron destruir el "Estado Ávaro". El progreso del gobierno carolingio, en cuanto a centralización del poder y creación de estructuras administrativas, influenció a los eslavos, checos y moravos a constituir dos realidades políticas muy diversas:

  • Principado de Moravia: Extendido por la actual Moravia y Eslovaquia Occidental, el principado fue regido por Mojmír I, quien introdujo el cristianismo con las misiones de Passau. El primer antecedente histórico que se posee del principado son datos de los tributos otorgados a la Dieta de Fráncfort. Su capital era Mikul?ice.
  • Principado de Nitra: Extendido por la actual Eslovaquia Oriental, estaba regido por el príncipe Probina, el cual, aunque siendo pagano, mandó construir la primera iglesia cristiana en el 828. Su capital era Nitra.

En el año 833 Mojmír I somete el Principado de Nitra, reuniendo por primera vez en una sola unidad política a eslavos, checos y moravos. Probina y su familia logran escapar a territorio franco, donde se les concede el Principado de Balaton o Pannonia Inferior.

Desarrollo

A la muerte de Mojmír I en el 846 asume el trono su nieto, Ratislav I. A pesar de que inicialmente fue designado por los soberanos francos, el príncipe logró imponer su política independiente. Para ello debió de disminuir la influencia franca en el territorio, lo cual lo obtuvo de dos formas. Por un lado, logró la derrota del ejército franco en el 855; y por el otro derrocó el monopolio e influencia del clero francés en la zona haciendo un llamamiento al emperador bizantino, Miguel III, para que enviara misioneros que evangelizaran la región en lengua eslava. La respuesta del monarca bizantino llegó de inmediato enviando a los hermanos Cirilo y Metodio en el 863. Estos crearon el primitivo alfabeto eslavo (alfabeto glagolítico) y tradujeron a este idioma las escrituras. El gobierno de Ratislav I también se encargó de la defensa de su territorio construyendo numerosas fortificaciones. Finalmente, el príncipe otorgó a su sobrino, Svatopluk I, el título de Príncipe de Nitra. Este se alió con los francos consiguiendo derrocar a Ratislav.

El comienzo del reinado de Svatopluk I fue turbulento al negarse sus aliados francos a abandonar la zona occidental de la Gran Moravia. Capturado por los francos y con el pueblo en insurrección, dirigidos por Slavomír, los años venideros fueron difíciles, hasta la liberación de Svatopluk. Este, de regreso, logró tomar el mando de los insurgentes, expulsar y defenderse de los francos, repeler a húngaros y al Primer Imperio Búlgaro, además de lograr la máxima extensión del Imperio abarcando la República Checa y Eslovaquia y áreas de las modernas Hungría, Rumania, Polonia, Austria, Alemania, Serbia, Eslovenia, Croacia y Ucrania. Esto lo llevó a intitularse como Rex (Rey) de Magna Moravia.

En el año 880 el pontífice Juan VIII publicó la bula Industriae Tuae, por la que se creaba la provincia eclesiástica independiente de Gran Moravia, con Metodio como arzobispo, y se reconocía al eslavo como el cuarto idioma litúrgico (junto al latín, griego y hebreo).

Declive y caída

Después de la muerte de Svatopluk I en el 894 el Imperio entró en decadencia al repartirse entre sus hijos Mojmír II y Svatopluk II, los cuales asumieron como rey de Gran Moravia y Príncipe de Nitra, respectivamente. Metidos en luchas internas e invadidos por el Reino Franco Oriental, la Gran Moravia perdió la mayoría de sus territorios periféricos.

Los nómadas magiares o húngaros, aprovechándose de este hecho, invadieron la cuenca del río Danubio ocupando los territorios de la cuenca de los Cárpatos ubicados al sur y en parte del imperio moravio. En 902 destruirían los ejércitos de la Gran Moravia, la cual pasaría a ser un mero reino fronterizo, que desaparecería paulatinamente. Si bien no se tienen datos exactos sobre cuándo murieron los últimos monarcas moravios, Mojmír II y Svatopluk II, se estima que probablemente perecieron alrededor de 907, cuando los húngaros ganaron la batalla de Bratislava sobre el ejército bávaro.

Destruido el imperio, sus ruinas fueron repartidas de la siguiente forma:

  • Área Occidental: En manos de la Francia Oriental (Alemania), luego Sacro Imperio Romano, donde se formaron una serie de marquesados para contener la amenaza húngara. Entre esos marquesados se encuentran: Marca de Moravia, Marca de Austria, Marca de Estiria, Marca de Carintia, Marca de Carniola y Marca de Istria. Además fue fundada en esa zona el Ducado de Bohemia.
  • Área Meridional: Anexada al Estado húngaro formado por la dinastía Árpád a finales del siglo X.
  • Área Oriental: En manos de la aristocracia terrateniente eslava, fue sometida y anexada en el 999 al Reino de Polonia de la dinastía Piast.

Reino de Bohemia

El territorio checo fue unificado a finales del siglo IX por la dinastía de los premyslitas (checo Premyslovci, este nombre significa los que piensan mucho). El Reino de Bohemia fue un poder regional significante, siendo el rey de Bohemia uno de los siete electores del emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, las minas de oro convirtieron el reino en un poder que no tenía impuestos, y podía reclutar mercenarios casi sin límite, pues la riqueza de las minas mantenía el poder del reino hasta su agotamiento.

Carlos IV, Carlos I de Bohemia y IV de Alemania, Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico y Rey de Bohemia

Durante los quinientos años siguientes fue un reino estable, centro de cultura y educación en Europa Central. Durante el reinado de Carlos IV de Luxemburgo (1344-1378), Bohemia vivió su época de oro (siempre auspiciado por las minas del mismo metal). Carlos IV convirtió a esta monarquía en la capital del Sacro Imperio Romano Germánico. En el año 1348 fundó la Universidad Carolina de Praga, el centro de estudios superiores más antiguo de Europa Central.

Rebelión husita

A comienzos del siglo XV, durante el reinado bohemio de Wenceslao IV, hijo de Carlos IV, comenzaron a oírse voces que se oponían a las injusticias de la Iglesia y que pedían su reforma. La personalidad más relevante del movimiento era el rector de la universidad de Praga, el maestro Jan Hus. Sus sermones, que prefiguran el protestantismo, provocan repulsa en la Iglesia, pero tienen gran eco en todo el país. Hus es llamado en 1414 a Constanza para afrontar un tribunal eclesiástico con cargos de herejía. A pesar de las presiones y al encarcelamiento, Hus no se retractó de sus opiniones, por lo que el 6 de julio de 1415 es quemado como hereje a decisión del concilio de Constanza.

Cuando la noticia de la muerte de Hus llegó a Bohemia, la rivalidad entre los husitas -que apoyaban las ideas de Hus de reformar la iglesia- y los católicos se convirtió paulatinamente en enemistad abierta. La defenestración de los consejeros y ediles desde las ventanas del ayuntamiento de Praga y la concentración de husitas en ciudades y montes fue el comienzo de la revolución y de las guerras que la siguieron. En 1420 los rebeldes fundaron la ciudad de Tábor, que después se convirtió en centro de la revolución husita.

La iglesia reaccionó a los acontecimientos de los países checos a partir del año 1420 y, desde entonces hasta 1431, promovió cinco cruzadas. Todas fueron derrotadas por la milicia husita, a la que comandaba Jan Žižka. Pero el bando husita se vio enzarzado en disputas internas entre los radicales y los que buscaban un acuerdo con el emperador y la iglesia, disputas que llevaron a la fratricida Batalla de Lipany en 1434. En 1436 se alcanzó finalmente un acuerdo con el emperador Segismundo y con el Reino de Bohemia.

En el año 1448 se elige regente y en 1458 rey a Jorge de Podiebrad (checo: Ji?í z Pod?brad), quien fue el primer rey protestante de Europa. Desde su reinado promovió la creación de una iglesia reformada (las Unidades Fraternales) además intentó difundir por Europa, la necesidad de crear una unidad europea que previniese futuras guerras. A la muerte de este «rey husita» sube al trono checo la dinastía polaca de los Jagellón, que gobernará hasta el año 1526 cuando, tras la muerte del rey [[Luis II Luis de Jagellón en la Batalla de Mohács, fue elegido rey checo el católico Fernando I de Austria.

Imperio Austrohúngaro

Después de la dinastía de los reyes polacos Jagellón, fue elegido en 1526 al trono checo Fernando I de Habsburgo. Con este acto, y por casi cuatrocientos años, la dinastía de los Habsburgo ocuparon la corona checa, y por ende, pasó a formar parte del Imperio austríaco, posteriormente Austrohúngaro. Bajo el régimen de los Habsburgo, Bohemia sufrió guerras devastadoras como la Guerra de los Treinta Años en el siglo XVII y la Guerra de los Siete Años durante la época de la reina María Teresa en 1756-1763, pero también se benefició del impulso económico y social que vivió la monarquía durante los siglos XVIII y XIX que convirtieron a Bohemia en el corazón industrial de la Monarquía.

Primera República

Después del colapso del Imperio Austrohúngaro tras la Primera Guerra Mundial, los checos junto con sus vecinos los eslovacos se unieron para formar la república independiente de Checoslovaquia en 1918.

El 28 de julio de 1914 estalla la Primera Guerra Mundial. El sueño de un estado independiente checoslovaco vuelve a tomar fuerza, liderado por el profesor Tomás Masaryk , quien, tras la desintegración del Imperio Austro-Húngaro, logró fundar un estado independiente y soberano el 28 de octubre de 1918, del que fue elegido primer presidente el 14 de noviembre de 1918. En este tiempo Checoslovaquia estaba formada por Bohemia, Moravia, Eslovaquia, parte de Silesia y Subarpatia-Rutenia .´

El 29 de febrero de 1920 se promulga la primera constitución checoslovaca, basada en las de Estados Unidos y Francia. A pesar de esto, eran tiempos de turbulencias políticas, solo aplacadas por el amplio desarrollo económico que hizo de Checoslovaquia una de las 10 economías más poderosas del mundo, donde la industria estaba en su máxima expresión.

Protectorado nazi

Hacia 1929 la inestabilidad interna estaba impulsada por movimientos pro autonomía eslovaca y por el descontento y la agitación de los más de tres millones de alemanes que vivían en los Países Checos, que habían perdido sus privilegios tras la desaparición del Imperio Austro-Húngaro. A esto debe sumársela la gran depresión de 1930 que comenzó a afectar a Checoslovaquia en 1932, cuando la producción industrial cayó un 60%, provocando la pérdida de millones de puestos de trabajo y la emigración de muchos eslavos, lo que dio nacimiento al movimiento nacionalista eslovaco.

Las masas populares exigen en Praga el fin de la ocupación nazi y el cese del gobierno pronazi

En este contexto, muchos alemanes de Bohemia se adhieren a las ideas nacionalistas del país vecino y se unen al Partido Nazi . Esta situación es aprovechada por Hitler que amenaza al por entonces presidente Edvard Beneš y lo intimida a entregar los Sudetes, regiones fronterizas pobladas mayoritariamente por alemanes. Esta actitud nazi es apoyada en un vergonzante acuerdo llevado a cabo en Múnich (Acuerdos de Múnich), al que se adhirieron Inglaterra (Neville Chamberlain) y Francia (Édouard Daladier), el 29 de septiembre de 1938 , quienes no tenían intención de entrar en una guerra con el Reich en defensa de Checoslovaquia. Abandonado por Inglaterra y Francia, Beneš cedió a las presiones de Hitler y éste anexó estos territorios a Alemania.

El país se fragmenta y Eslovaquia pasa a ser un satélite del régimen nazi en 1939. Gran cantidad de checos fueron fusilados por los nazis para eliminar la resistencia y decenas de miles de judíos checos y eslovacos perdieron su vida en campos de concentración. Aprovechando la debilidad en que había quedado el gobierno del presidente Beneš, Polonia y Hungría también reclamaron territorios, los cuales fueron cedidos por temor a una invasión a gran escala de los nazis, cosa que finalmente se produjo. Los nazis ocuparon la desintegrada Checoslovaquia, creando el protectorado de Bohemia y Moravia. El presidente Beneš tuvo que huir a Londres, donde formó un gobierno en el exilio. [1].

Etapa comunista

En 1945, en la Conferencia de Yalta, en la que participaron Estados Unidos, Inglaterra y la Unión Soviética , se acuerda que Checoslovaquia pase a integrar la órbita soviética. El Ejército Rojo marcha hacia Praga en mayo de 1945, pero antes de llegar y sabiendo la resistencia del pueblo checo que los soviéticos llegaban desde el este, se rebelaron y lograron expulsar a los nazis un día antes que el Ejército Rojo entrara en la ciudad. Liberado el territorio checoslovaco, nuevamente se convirtió en un estado independiente, pero esta vez bajo el manto de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas ( URSS ). Durante este tiempo fueron expulsados gran cantidad de alemanes y colaboracionistas húngaros.

En 1946, el Partido Comunista de Checoslovaquia (PCCh) gana las elecciones con el 36% de los votos. Checoslovaquia recupera los territorios que tenía en 1918, excepto Rutenia que es cedida a la URSS. El presidente Beneš regresa de su exilio y comparte el gobierno con el PCCh, pero por falta de apoyo renuncia a su cargo en 1948. El PCCh comienza a aplicar reformas para adherirse a la política estalinista y promulga una nueva constitución. Apoyándose en ésta, fueron declarados ilegales la mayoría de los partidos políticos y los restantes fueron subordinados al PCCh. [2].

Hacia 1956 la URSS emprende una desmilitarización de la región y suaviza su política. Los presos políticos son liberados y en 1960 se promulga una nueva constitución que convierte a Checoslovaquia en república socialista. En 1968, el eslovaco Alexander Dubcek asume el secretariado general del PC y es elegido presidente de la república, e inicia un conjunto de reformas, hecho que se conoce como la Primavera de Praga.

Las tropas del Pacto de Varsovia invadieron Checoslovaquia, poniendo fin a estas reformas. Dubcek fue detenido y deportado y otros 14 mil funcionarios del PCCh fueron expulsados del partido, y 500 mil de sus seguidores perdieron sus empleos.

Caída del comunismo

Los vientos aperturistas y liberalizadores procedentes de la Unión Soviética a través de la denominada Perestroika, llevada a cabo por Mijaíl Gorbachov a partir de 1985, se concretaron en el conjunto de sus países aliados con el inicio de paulatinas reformas políticas. En el caso de Checoslovaquia hay que remontarse al año 1977, fecha en que un grupo de intelectuales, siguiendo la línea del espíritu de la Primavera de Praga, publicaban un manifiesto denominado «Carta 77», en el que expresaban su disidencia con el gobierno establecido.

En 1989, el tiempo de cambios en Europa, la gente de Checoslovaquia sabía sobre la caída del socialismo soviético y las caídas de regímenes en países cercanos a través de la radio (Radio Free Europe). El 17 de noviembre en Praga la policía atacó a miles de estudiantes que protestaban contra el gobierno comunista. Este suceso provocó el inicio de las manifestaciones. Tras la creación del Foro Cívico dirigido por el dramaturgo Václav Havel, y dentro del Partido Comunista Checoslovaco se evidenciaban luchas de poder entre sectores inmovilistas como Gustáv Husák y reformistas como Ladislav Adamec, lo que llevó a generar un clima de tensión en el país.

Con la huelga general del 27 de noviembre de 1989 y la falta del apoyo de su aliado soviético, el Partido Comunista checoslovaco abandonó el poder. El hasta entonces valedor de la ortodoxia unipartidista, G. Husák, dimitía el 10 de diciembre como Presidente de la República. Los acontecimientos se precipitaron y antes de finalizar el año 1989 V. Havel accedió a la jefatura del Estado y Alexander Dubek a la presidencia del Parlamento. En junio de 1990 se celebraron nuevas elecciones de las que saldrían vencedores el Foro Cívico (Ob?anské fórum) y el Publicidad Contra la Violencia (Verejnos? proti násiliu), variante eslovaca del primero.

Disolución de Checoslovaquia

Antes de los años 1990, el Producto Interior Bruto per cápita de la República Checa era aproximadamente un 20% más alto que el de Eslovaquia, pero el crecimiento de su PIB duradero era inferior. Las transferencias de dinero del presupuesto checo a Eslovaquia, que habían sido la regla en el pasado, cesaron en enero de 1991. Muchos checos y eslovacos deseaban la existencia continuada de una Checoslovaquia federal. Por su parte una ligera mayoría de eslovacos abogaba por una forma más relajada de coexistencia o por una independencia completa.

En noviembre de 1992, una encuesta señaló que el 49% de los eslovacos y el 50% de los checos estaba en contra de la separación, mientras el 40% de los eslovacos la apoyaba. La encuesta también encontró que el 41% de los checos y el 49% de los eslovacos pensaba que la cuestión debería haber sido hecha en un referéndum. Finalmente, el destino del país lo decidieron los políticos. En 1992, los checos eligieron a Václav Klaus y a otros que exigían una federación aún más firme (federación viable) o, en su defecto, dos estados independientes. Vladimír Meiar y otros de los principales políticos eslovacos en esas fechas querían una especie de confederación. Los dos lados entablaron negociaciones frecuentes e intensas en junio. El 17 de julio, el Parlamento eslovaco adoptó la Declaración de Independencia de la nación eslovaca. Seis días más tarde, los políticos decidieron disolver Checoslovaquia en una reunión en Bratislava.

El objetivo de las negociaciones cambió, pasándose a buscar la vía para alcanzar una división pacífica. El 25 de noviembre, el Parlamento federal adoptó la ley Constitucional que marcaba el final de existencia de Checoslovaquia, que declaró que desde el 31 de diciembre de 1992 la República Federal checa y eslovaca dejaría de existir, y aseguró los detalles técnicos necesarios. La separación ocurrió sin violencia, y así fue llamada: divorcio de terciopelo, a imagen y semejanza de la Revolución de Terciopelo que la había precedido, que fue llevada a cabo mediante manifestaciones masivas y acciones pacíficas, en contraste con la desintegración a menudo violenta de Yugoslavia y de la Unión Soviética. Ambos países fueron admitidos como miembros de la Unión Europea en 2004.

Gobierno y política

Principios fundacionales

La República Checa es una democracia parlamentaria, cuya Constitución así como la Carta de las Libertades y Derechos Fundamentales (parte integrante de la Carta Magna de la República Checa) fueron ratificadas el 16 de diciembre de 1992, entrando en vigencia el primero de enero de 1993. El derecho civil está basado en el sistema legal austro – húngaro (antigua monarquía) mientras que el sistema legal se encuentra actualmente en la etapa final de armonización con la legislación de la Unión Europea tras la entrada en vigor en 2009 del Tratado de Lisboa.

Separación de poderes

El jefe de Estado es elegido en elecciones indirectas por las dos cámaras del Parlamento en sesión conjunta, el mandato presidencial es de 5 años. Por otra parte, el Gobierno se forma cada cuatro años en base de los resultados obtenidos en las elecciones parlamentarias formándose con los miembros del partido vencedor en las elecciones o por coalición entre los principales partidos ganadores. A la cabeza del gabinete gubernamental se encuentra el Primer Ministro (Presidente del Gobierno), propuesto por las fuerzas políticas ganadoras en las elecciones y ratificado por el Presidente de la República.

El poder legislativo descansa en el Parlamento de la República Checa, ente bicameral, electo cada cuatro años, basándose en un sistema proporcional de elección. Está dividido en dos cámaras, la baja que es la Cámara de Diputados que cuenta con 200 escaños y el Senado que cuenta con 81 senadores, elegidos para un período de 6 años (sistema mayoritario). Una tercera parte del Senado se renueva en elecciones cada dos años.

Política exterior

Su pertenencia a la Unión Europea es el eje central de la política exterior de la República Checa. La nació asumió la Presidencia de la Unión Europea durante la primera mitad del año 2009. El gobierno checo mantuvo enfrentamientos diplomáticos con Birmania, Bielorrusia, Moldavia y Cuba.

Geografía

Ubicada en Europa Central, a unos 50 grados de latitud Norte y 15 de longitud este. Con una superficie de 78.864 km2, comparable con la de Portugal, Austria o Irlanda, este estado tiene una densidad demográfica de 131 habitantes por kilómetro cuadrado.

Relieve

El paisaje de la República Checa es variado; Bohemia al oeste, consiste de una cuenca, drenada por el río Elba y el río Moldava y rodeada de montes bajos, donde se encuentra el punto más alto del país, el monte Snžka que llega a los 1.601 msnm y se encuentra en los montes Gigantes. Se habla del cuadrilátero de Bohemia en referencia a esta altiplanicie rodeada de montañas: montes Sudetes, montes Metálicos (Erz Gebirge), montes Gigantes (Riesen Gebirge) y la selva de Bohemia, que formaban históricamente la frontera natural de los llamados Países Checos. En checo los nombres de estas montañas son: al noreste los Krkonoše, Sudetes y Jeseníky; al noroeste, Krusné Hory; al suroeste el Český Les y el Šumava. Sólo la frontera sureste del país carece de cadenas montañosas. El punto más bajo es la salida del río Elba del territorio checo.

Moravia, la parte oriental, es también montañosa; está formada por un surco subalpino que se encuentra entre los Cárpatos occidentales al este y las colinas de Moravia al este, que es lo que la separa de Bohemia. La Puerta Morava (checo, Moravská brána) es un corredor militar tradicional entre la llanura norteuropea y el Danubio en Europa central. Se trata de un rasgo geomorfológico en la región morava de la República Checa formada por la depresión entre las montañas de los Cárpatos en el este y los Sudetes en el Oeste. Lo recorre el drenaje entre el río Oder superior y el mar Báltico en el norte y el río Be?va de la cuenca del Danubio.

Ríos y lagos

Los principales ríos de de República Checa son el Elba y sus afluentes el Moldava (Moldau) y el Ohre; el Morava, con sus numerosos afluentes, drena Moravia. Estos cursos de agua de la República Checa fluyen a tres mares distintos: el Mar del Norte, el Mar Báltico y el Mar Negro. Al Elba y de ahí al mar del Norte van el Elba (Labe), el Oh?e, el Teplá y el Vltava. El Oder pasa por la cuenca a la que da su nombre y que acaba en el Báltico. La cuenca del Morava va al mar Negro, y sus cursos más destacados son el Morava y el Regen o ?ezná.

Medio ambiente

La vegetación natural está formada por extensas praderías y bosques, especialmente de coníferas. El principal riesgo natural son las inundaciones. Las preocupaciones medioambientales son la contaminación atmosférica y del agua en regiones del noroeste de Bohemia y Moravia septentrional alrededor de Ostrava presentan riesgos para la salud; la lluvia ácida dañan los bosques; los esfuerzos para adecuar la industria a los códigos de la Unión Europea deberían mejorar la contaminación doméstica.

El clima dominante es el bosque templado de frondosas, aunque también está presente el bosque templado de coníferas en los Cárpatos. World Wide Foundation divide el territorio de la República Checa entre cuatro eco regiones:

  • Bosque de frondosas de Europa occidental, en las tierras
  • Bosque mixto de Panonia, en el sureste
  • Bosque montano de los Cárpatos, en el extremo este
  • Bosque mixto de Europa Central, en el resto del país. [3].

Demografía

En el año 2009, la República Checa tenía una población 10 501 197 de habitantes. La esperanza de vida es de 76,4 años. El 99% de la población está alfabetizada. El promedio de hijos por mujer es de tan sólo 1,22 lo cual esta provocando que su población se reduzca un 0,07% cada año. El crecimiento de la población desde 2003 ha sido producido principalmente por la inmigración.

La mayoría de sus habitantes (95 %) son oriundos del país y hablan el checo, idioma perteneciente a las lenguas eslavas, en concreto a las lenguas eslavas occidentales. Otros grupos étnicos presentes son alemanes, gitanos, húngaros, ucranianos, vietnamitas y polacos. Después de la división de 1993, algunos eslovacos permanecieron en territorio checo y forman el 2% de la población actual. La frontera entre la República Checa y Eslovaquia permanece abierta para los ciudadanos de la antigua Checoslovaquia. En cuanto a las creencias religiosas y al escepticismo, el 52,2% de la población es agnóstica o atea, el 39% católica romana, el 6% protestante, el 2% husita checoslovaca, y también existe una pequeña comunidad judía (0,8%).

Economía

La economía de la República Checa es una de las más desarrolladas y más estables entre las naciones de Europa Central y Europa del Este. La República Checa inició las reformas económicas con fuerza en 1991, tales como la liberalización de los precios, libertad de importación y exportación, privatización de empresas de distintos sectores y estabilización económica. Tras un bache como consecuencia del déficit comercial a finales de los 90 del siglo XX, aumentó su crecimiento de manera importante en el bienio 2001 -2002. Eso le permitió una entrada en buenas condiciones en la Unión Europea. La mayoría de las exportaciones se dirigen ahora a la UE, alcanzando el 71% del total en 2004. El sector agrícola ha disminuido progresivamente la mano de obra empleada, situándose en 2004 en el 3% del total y aportando menos del 12% del PIB. Los cultivos más importantes son los cereales como el trigo y la cebada, seguidos a gran distancia de la remolacha, la patata y el lino.

La privatización del sector estatal y Transformación en el sistema capitalista liberal ha dado lugar a la liquidación de la mayoría de las empresas de fabricación. La privatización tuvo lugar en los años 90 del siglo 20 dirigido por Václav Klaus y Václav Havel. Los productos de fama mundial de la marca, que existían antes de la privatización: ČKD, Poldi Kladno, Chirana, Tesla, OP Prostejov, Orion - el producto lleva la etiqueta "Made in Czechoslovakia". Condiciones de vida básicas para los ciudadanos peor - empresa francesa Veolia 77x agua potable más caras

La economía de la República Checa mantiene una estructura industrial muy diversificada. La industria ocupa a casi un tercio de la población activa y representa en la actualidad cerca del 40% de PPA. A pesar de los problemas de falta de renovación y nuevas tecnologías de algunas grandes empresas, la inversión extranjera procedente de Alemania, Japón y Estados Unidos y otros países desarrollados está permitiendo la instalación de nuevas industrias sobre todo de automóviles y la mejora de la industria pesada.

La minería se centra en las fuentes de energía como la hulla y el lignito, además de la energía nuclear. Esto provoca altos niveles de contaminación ambiental y el incumplimiento del protocolo de Kyoto. Los servicios han sufrido un gran crecimiento, estando el 57% de la población ocupada en dicho sector en 2003, contribuyendo con un 55% al PIB. El más dinámico de los sectores es el del turismo y el que mayores problemas ha creado por la falta de competitividad y reducido tamaño es el bancario, de forma general, los servicios financieros.

En 2005 el crecimiento económico de la República Checa es tres veces más rápido que el de la mayoría de los países de la UE y los primeros datos de comercio exterior reflejan que en el primer semestre de 2005 existe un superávit comercial de 40 millones de Euros.

Deportes

Los deportes más populares son el hockey sobre hielo (en el que los checos se han proclamado campeones mundiales y olímpicos en diversas ocasiones) y el fútbol (con dos subtítulos mundiales y un subcampeonato de Europa en 1996). La ya desaparecida Checoslovaquia obtuvo un título olímpico (Moscú 1980) y un campeonato de Europa en 1976.

La República Checa casi ha monopolizado el decatlón en las últimas olimpiadas, con Roman Sebrle como poseedor de la plusmarca mundial. Otros deportes donde se destaca son el tenis, el baloncesto femenino o el balonmano, entre otros.

Referencias

  1. Colectivo de Autores, Historia Universal en la Época Contemporánea
  2. Hodges, Alan, Czech Republic: from the communist to the democracy
  3. World Wild Foundation: Estudio Internacional sobre Topología y Vida Silvestre

Fuentes