Orcera (España)

Orcera
Información sobre la plantilla
Ciudad de España
Bandera de Orcera
Bandera

Escudo de Orcera
Escudo

EntidadCiudad
 • PaísBandera de España España
 • ProvinciaJaén
Población (2006) 
 • Total2141 hab.
GentilicioOrcereño/a
VistageneralOrcera.jpg

Orcera es una localidad de la provincia de Jaén. En el año 2006 contaba con 2.141 habitantes. Su extensión superficial es de 126 km² y tiene una densidad de 16,99 hab/km². Sus coordenadas geográficas son 38°19′ N, 02°39′ O. Se encuentra situada a una altitud de 797 metros y a 151 kilómetros de la capital de provincia, Jaén.

Geografía

Espacios Naturales

  • Paraje de Amurjo
  • Paraje de Los Estrechos
  • Aldea de Linarejos
  • Aldea de la Hueta
  • Paraje del Convento
  • Senderismo -Ruta Pilarillo- Cumbre Peñalta
  • Todoterreno- Ruta La Puerta de Segura- orcera- La Hueta- Puente Honda
  • Paseo- Orcera- Paraje de Amurjo- Paraje de los Estrechos

Clima

El clima es suave, y generalmente cálido y templado. Los inviernos son más lluviosos que los veranos. La temperatura es de un promedio 14.1 ° C. Hay alrededor de 443 mm de precipitaciones. Los veranos son cortos, muy caliente y mayormente despejados; los inviernos son largos, muy frío y parcialmente nublados y está seco durante todo el año. Durante el transcurso del año, la temperatura generalmente varía de 0 °C a 33 °C y rara vez baja a menos de -4 °C o sube a más de 37 °C.

Economía

La economía de sus habitantes depende principalmente del cultivo del olivar, además de cebada

Historia

El poblamiento más antiguo del que se tiene constancia en el municipio orcereño corresponde al II milenio a. C. (Edad del Bronce), cuando se constata la existencia de una serie de asentamientos de pie de monte en los valles de los ríos Orcera y Trujala: Piedra del Águila, Cerro de la Coja, Peñón del Utrero y Cerro de la Atalaya. En estos asentamientos se ha encontrado abundante material cerámico. En los dos últimos además existen restos de fortificación, teniendo continuidad en época romana e incluso bajomedieval. Aquí se hallaron una serie de orzas con perfil en "S" que, según opinión de Emilio de la Cruz Aguilar, pudieron dar origen al nombre del pueblo.
El actual núcleo de población de Orcera debió fundarse en época islámica, cuando fue una pequeña alquería perteneciente al distrito de Saqura (Segura de la Sierra). Durante la presencia almohade en el sur peninsular (siglo XII), y dada la creciente presión cristiana en la frontera, muchos asentamientos de la Sierra de Segura levantaron fortificaciones para vigilancia y defensa. De esta época es el singular conjunto de tres torres vigía, llamadas de Santa Catalina, que se construyeron frente a la población y que complementaban la función militar y defensiva del castillo segureño. Por otra parte, el propio núcleo edificó otra torre en el centro del caserío, cuyos restos constituyen hoy la base de la torre-campanario del templo parroquial de la Asunción. Orcera fue conquistada hacia 1230 por las tropas cristianas, pero no por caballeros santiaguistas, como casi todo el valle de Segura, sino por caballeros del alfoz de Alcaraz (población de la actual provincia de Albacete). No obstante, fue donada seguidamente a la Orden de Santiago y al Común de Segura, en calidad de arrabal de la villa de Segura de la Sierra, una donación que fue confirmada más tarde por el rey Alfonso XI en 1329. De esta manera, villa matriz y arrabal ligaban sus destinos por muchos siglos, pues la independencia de Orcera como villa no se produciría hasta bien entrado el siglo XIX.
La centralidad geográfica de Orcera en el Común de Segura y su tierra (que prácticamente coincidía con los actuales límites de la comarca de la Sierra de Segura) fue determinante a la hora de convertir a la población en el centro de decisión y epicentro de acontecimientos relevantes en el devenir histórico de esta zona. A las afueras de Orcera se instaló una comunidad de frailes franciscanos que hacia 1534 comenzaron la construcción de un monasterio dedicado a Santa María de la Peña, una talla gótica que, según la leyenda, había sido encontrada en una cueva cercana por un labrador (la imagen se encuentra hoy en la parroquia de Segura de la Sierra y es una de las más antiguas que se conservan en la provincia de Jaén). En la sacristía de dicho monasterio se reunieron los procuradores de las villas del Común para elaborar, entre el 27 y el 29 de julio de 1580, las Ordenanzas del Común de la villa de Segura y su tierra, con el fin de guardar, conservar y administrar los montes de Segura. Estas ordenanzas fueron confirmadas el 5 de julio de 1581 por el rey Felipe II.
Estas Ordenanzas supusieron todo un modelo de autogestión de los recursos forestales y agrícolas del territorio, en un ejemplo de interrelación hombre-naturaleza muy interesante teniendo en cuenta la época en la que nos encontramos. Pero este idilio entre serranos y sierra tenía, por desgracia, fecha de caducidad.
En 1748, reinando Fernando VI, se crea la Provincia Marítima de Segura, asociada a las intendencias de Marina de Cádiz y Cartagena, con la única intención de expoliar la madera de sus bosques a través de la privatización de los montes. Y es que, a partir de la segunda mitad del siglo XVIII, la madera segureña abasteció buena parte de las necesidades del país, especialmente la construcción de navíos. Los troncos se transportaban por los ríos Guadalquivir y Segura, cuyas cabeceras se encuentran en estas sierras. Se privó al serrano de su principal medio de vida, y a los bosques, de la protección de los serranos. La Provincia Marítima de Segura tenía su capital en Orcera, a pesar de que aún seguía siendo arrabal de Segura de la Sierra. En Orcera residía también el ministro de Marina. La Provincia tenía una extensión superior a la de la actual provincia de Jaén y abarcaba, además de la Sierra de Segura, las subdelegaciones de Alcaraz, Cazorla, Santisteban del Puerto y Villanueva del Arzobispo. En 1836 se suprimió definitivamente la Provincia Marítima, aunque no la esquilmación de los montes por parte del Estado, que continuó hasta bien entrado el siglo XX.
Al año siguiente, en 1837, Orcera se segrega de Segura de la Sierra, pasando a ser villa independiente.

Cultura

Patrimonio

  • Torres de Santa Catalina

Son de origen árabe. La primera y la tercera torre tienen planta rectangular, tres pisos y están construidas en tapial. La nombrada por Santa Catalina 2 es troncopiramidal y tiene cuatro plantas separadas por alfajías. Declaradas Monumento Histórico en el año 1986.

  • Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción

Su portada-retablo, del último tercio del siglo XVI, pertenecía al desaparecido convento de Santa María de la Peña. La torre del campanario procede de un torreón del castillo que existió en Orcera. Presenta planta basilical, con la nave dividida en tres tramos, cubierta por bóvedas góticas de terceletes y la capilla mayor por bóveda estrellada. Presenta arco de medio punto con relieves de las Virtudes en las enjutas. Esta iglesia está considerada Monumento Nacional. Construida entre finales del siglo XVIII y principios del XIX, es de estilo neoclásico. Está formada por un frontis de mampostería coronado por un escudo con las armas de los Borbones en el tímpano y piñas en los vértices.

  • Ermita del Calvario

Se trata de un pequeño edificio de arquitectura popular, probablemente del siglo XVIII o XIX. Tiene planta rectangular y se cubre con sencilla techumbre adintelada y tejado a dos aguas, rematando el hastial de la fachada una sencilla espadaña. Guarda en su interior una interesante y antigua talla de Jesús Nazareno, algo más pequeña del tamaño natural, que es la única que se salvó de la destrucción durante la guerra civil.

Gastronomía

Inmersa en la Sierra de Segura, Orcera participa de la sabiduría culinaria que le es propia a la comarca serrana a la que pertenece, donde la cultura del trigo, tan vinculada a las tierras del interior y tan antigua como sus raíces, se pone de manifiesto a través de varios guisos de los llamados farináceos –por ser la harina su ingrediente primordial–, platos tradicionales que no por modestos son menos gratos al paladar.
Esta cultura serrana del trigo tiene sus más antiguos orígenes en lo que la cocina romana denominaba “pulmentum”, o lo que los etruscos llamaron “puls”, que andado el tiempo nos han llegado, una vez evolucionados en los fogones andalusíes, bajo la forma de nuestros populares “andrajos”, las omnipresentes “gachas”, o los denominados “ajos”, llamados estos últimos así no porque lleven este popular condimento entre sus ingredientes, que pueden o no llevarlo, sino por tratarse de guisos hechos puré, triturados, majados, hechos papilla, “hechos ajo”, en definitiva.
Los “andrajos” son trozos de una pasta casera hecha con agua y harina, de aspecto plano y no muy gruesa, pero tampoco extremadamente fina, llamados así porque nos recuerdan a trozos de tela rota, que se hacen hervir en un guiso caldoso que contiene un sofrito de tomate, ajo y trozos de liebre, estando de forma imprescindible aromatizado con hierbabuena.
Por su parte, dos tipos de “ajos” nos encontramos en la cocina orcereña, el “ajo de harina”, elaborado con aceite de oliva, harina, patatas, pimiento verde, tomate, un ajo machacado y pimentón dulce, que en los pueblos de la Sierra de Segura es frecuente tomarlo aromatizado con guízcanos, o con guisantes como también se hace en Orcera; el otro tipo de “ajo” orcereño es el “ajopringe” –también conocido como “ajomarrano”–, plato que hunde sus orígenes en la cocina medieval y en el que el ingrediente principal es el hígado del cerdo cocido y molido y aderezado con abundante aceite de oliva frito, pimiento rojo, ajo y perejil picado, tomate y miga de pan deshecha, acompañado todo de especias entre las que el pimentón y el azafrán no faltan. Otros platos completan la nómina de guisos farináceos de Orcera, tales como los “galianos”, de reminiscencias pastoriles, o las “migas ruleras”, hechas con harina integral de panizo –harina de maíz–, llamadas así tal vez por lo mucho que hay que moverlas en la sartén.
De los guisos hechos con cerdo, además de los ya clásicos embutidos y chacinas de la matanza, digno de tenerse en consideración es el llamado “fritao”, fritura lenta y larga de carne porcina, salsa de tomate, pimientos asados y otras verduras como las habichuelas. Con el cordero segureño se prepara la “pierna en asado”, exquisito plato que pese a su nombre se trata de un guiso donde la carne dorada en aceite se deja cocer, más que asar, con vino y un sofrito de verduras. De los platos de vigilia propios de la Cuaresma sobresale el “potaje de garbanzos, panetes y bacalao”, siendo los panetes trozos de una masa frita hecha con miga de pan desmenuzada, huevos batidos, perejil, ajos, azafrán, pimienta y sal, que se dejan empapar en el caldo del bacalao y los garbanzos. Muy parecidos a éstos últimos, pero en dulce, son los “enredos”, frutas de sartén hechas con una masa de harina y huevos, que se vierten a cucharadas en la sartén y se fríen, cociéndolos luego en un jarabe de azúcar tostada con cáscara de naranja, matalahúva y azafrán con aceite.
Punto y aparte es la “cuerva”, combinado de vino, más o menos rebajado con agua, azúcar y frutas, que se prepara en un recipiente de barro llamado cuervera, siendo su concavidad cónica, y que está presente en la mayoría de los actos festivos populares, en los que se reparte como símbolo de hermandad y de hospitalidad, y cuyo origen hubiera que buscar en la cocina renacentista.

Fiestas

  • Fiestas patronales de Nuestra Señora de la Asunción (11-15 de agosto)

Orcera celebra sus fiestas mayores en honor a su patrona, Nuestra Señora de la Asunción. La devoción a la Virgen de la Asunción se remonta, al menos, a principios del siglo XVII, cuando surge una cofradía propia. También la celebración de las fiestas en torno al 15 de agosto se remontan a esta centuria, institucionalizándose en la centuria siguiente, como demuestran diversos documentos conservados en el Archivo Municipal de Orcera. Las fiestas tienen como actividades más destacables los tradicionales encierros de vaquillas por las calles -costumbre que trajeron los primeros repobladores cristianos del norte en el siglo XIII-, las animadas verbenas nocturnas y la misa y procesión de la patrona el día 15 de agosto por la mañana.

La devoción de los orcereños por la Vera-Cruz tiene su origen en la predicación que llevaron a cabo los padres franciscanos a raíz de la fundación del mencionado Convento de Santa María de la Peña a las afueras de Orcera. La extensión de la devoción por toda la comarca de la Sierra de Segura llevó a la pronta erección de cofradías en muchas localidades. La cofradía de la Vera-Cruz de Orcera fue de las primeras y se fundó en 1599. Durante las fiestas también se celebran encierros de vaquillas. Por otro lado, la singularidad de la costumbre es que la imagen del patrón no sale en procesión, tan sólo en momentos especiales como rogativas públicas por escasez de lluvias.

Durante el día de la Candelaria en Orcera existe la costumbre de pintar huevos cocidos y comer la rosca típica en el paraje del Convento, a la salida del pueblo por la carretera de Benatae. Se hacen corros y se cantan canciones.

  • Semana Santa

Una de las celebraciones más importantes del calendario festivo orcereño es, sin duda, la Semana Santa, que se vive con especial devoción, recogimiento e intensidad. Tiene aquí dicha celebración un peculiar acento, con más arraigo murciano que andaluz y con el encanto de la sencillez y el bello telón de fondo que ofrece la serranía. La Agrupación Local de Cofradías de Orcera está compuesta por un total de diez cofradías y fue la primera organización de este tipo que se fundó en la comarca de la Sierra de Segura, concretamente en 1948, por impulso del entonces párroco Don José Sola Llavero. Una vez alejados los fantasmas de la Guerra Civil -que tanto daño hizo al patrimonio religioso y a las cofradías orcereñas-, a finales de los años 40 un grupo entusiasta de cristianos cofrades decide recuperar el antiguo esplendor de los desfiles procesionales, embarcándose en diferentes proyectos de refundación de las cofradías extinguidas por aquellos tristes sucesos, así como de creación de otras nuevas, pues ninguna imagen sobrevivió al fuego de la contienda. Gracias a aquel movimiento cofrade capitaneado por el mencionado sacerdote de la localidad, Orcera puede presumir hoy de poseer una grandiosa Semana Santa. El que fuera cronista oficial de Orcera y maestro de profesión, Don Santiago González Santoro, nos pone al tanto en diferentes trabajos sobre la historia y peculiaridades de las distintas cofradías de pasión, que son las siguientes:

  • Cofradía de Jesús en su Entrada en Jerusalén.
  • Cofradía del Santísimo Cristo de la Fraternidad.
  • Cofradía de Nuestra Señora de la Esperanza.
  • Cofradía de Jesús del Perdón atado a la Columna y Ecce Homo.
  • Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno.
  • Cofradía de San Juan Apóstol y Evangelista.
  • Cofradía del Santísimo Cristo de la Expiración.
  • Cofradía del Santo Entierro y Santo Sepulcro de Cristo.
  • Cofradía de Nuestra Señora de los Dolores y Soledad.
  • Cofradía de Cristo Resucitado y Nuestra Señora de la Asunción.

La Semana Santa da comienzo con el correspondiente pregón. Los desfiles procesionales se inauguran el Domingo de Ramos con la imagen de La Borriquilla y culminan el Domingo de Resurrección con la salida de Jesús Resucitado, al que acompaña la patrona de la localidad, Nuestra Señora de la Asunción. El Lunes Santo es el único día en el que no tienen lugar procesiones. Debemos destacar algunos momentos de la Semana Santa de Orcera por su especial interés:

  1. El Vía Crucis del Santísimo Cristo de la Fraternidad el Martes Santo por la noche por las estrechas calles del casco antiguo de la localidad, donde los vecinos encienden hogueras junto a las cuales se reza la correspondiente estación. Es una procesión muy vistosa en la que predomina el silencio y el recogimiento.
  2. La procesión de Nuestra Señora de la Esperanza el Miércoles Santo por la noche, también por el casco antiguo. En este caso se reza el Santo Rosario.
  3. El Encuentro entre Nuestro Padre Jesús Nazareno y Nuestra Señora de los Dolores en la procesión del Viernes Santo por la mañana. Los soldados romanos, con sus lanzas atravesadas, impiden que la Virgen se acerque a su Hijo. En ese momento, un niño o niña vestido de ángel pronuncia estas palabras: Soldaditos míos, de vuestro permiso espero, si no dejáis pasar a esta Señora, romperé las lanzas, aunque sean de acero. Entonces, los soldados romanos bajan las lanzas y dejan a María que se acerque a ver a su Hijo, mientras todos los allí congregados, junto al centenario álamo a la entrada del pueblo, guardan un profundo silencio.
  4. La procesión general o del Santo Entierro el Viernes Santo por la tarde, en la que participan todas las imágenes salvo la Borriquilla y el Resucitado.

Los agricultores celebran a su patrón, San Isidro, el día 15 de Mayo. En la jornada previa se lleva a cabo el traslado de la imagen de San Isidro desde la ermita del Calvario hasta la cooperativa de aceite. Al día siguiente tiene lugar la santa misa en los jardines de la residencia de ancianos de la localidad con la bendición de los campos, y a continuación la romería desde el pueblo hasta el cercano paraje de Amurjo. Junto a la gran piscina de Orcera los vecinos disfrutan de un día de convivencia y se bebe la tradicional cuerva, combinado de vino rebajado con agua, azúcar y trozos de frutas.

  • Fiestas del barrio de Cantarranas (primer fin de semana de julio)

Cantarranas fue el barrio de expansión de Orcera a partir de la década de los años 50. El corazón del barrio es la popular plaza de la Virgen de Fátima, donde cada primer fin de semana de julio se celebran las fiestas del barrio. Destacan las verbenas nocturnas y las comidas de hermandad.

Sociedad

Centros educativos

  • Biblioteca Municipal

La biblioteca municipal fue inaugurada el 15 de abril de 1970. Se encuentra en la avenida de Andalucía, 4, aunque próximamente se trasladará a una nueva casa de la Cultura que se está construyendo en Orcera. Por su situación, en el centro del pueblo, es un lugar que viene muy de paso y donde la gente suele acudir para usar el servicio de internet, la red wifi, o para dedicar un tiempo a la lectura dentro de las dependencias o llevarse libros a casa. También es típico encontrar, sobre todo por la tarde, a los alumnos del colegio y del instituto haciendo sus trabajos o deberes de clase. En ella podemos encontrar una amplia variedad de géneros y de libros de distintas y anualmente se actualizan títulos de moda. Se suelen organizar actividades como, presentaciones de libros y encuentros con autores. Además de actividades para niños pequeños, como cuenta-cuentos, actividades infantiles.

Centros de Salud

  • Centro de salud: Avenida de Andalucía No. 23 Orcera

Deportes

En este pueblo considerado como el centro neurálgico de la Sierra de Segura, el deporte más antiguo es conocido como bolos serranos y se practica en unas pequeñas pistas de albero que están repartidas por todo el pueblo. Se encuentran en:

  • Parque de Cantarranas.
  • El Convento.
  • Paraje natural de Amurjo.

La singularidad de los bolos serranos radica en que, a diferencia de las modalidades más extendidas y conocidas, no se trata sólo de derribar los bolos, que aquí se llaman mingos, sino que se premia el lanzarlos lo más lejos posible tras el impacto con la bola. En el norte de España existen algunas modalidades que tienen el mismo objetivo y que reciben el nombre genérico de pasabolo. Existen dos modalidades:

  • Bolo jienense valle. La modalidad de valle se juega con tres mingos y conserva normas y lances de juego que proceden de los bolos medievales (birlos), siendo la más antigua, aunque menos practicada, de las dos que actualmente existen. Se trata de un juego de bolos mixto (pasabolo y derribo).
  • Bolo jienense montaña. La modalidad de montaña, o alta montaña, es una derivación de la anterior y se juega sólo con un bolo, donde se suprime material y lances en el juego –economía serrana-, siendo la única modalidad peninsular que presenta esta característica. Se trata de un juego de pasabolo puro.

En Orcera también se juega a la petanca, otro deporte de antaño que se practica en las mismas instalaciones. Hay clubes de estos deportes tradicionales, por ejemplo el Club de Bolos Serranos Picorzo. También se practican los siguientes deportes:

  • Fútbol: hay un campo local, situado en el Barrio de Cantarranas. Hay varios clubes locales, Orcera C.F. y Comarca Sierra de Segura (fútbol Base). Para fútbol sala está el pabellón cubierto de Amurjo, frente a la Casa de la Cultura.
  • Tenis: se practica en la pista polideportiva local, en Amurjo.
  • Pádel: en Orcera existen unas instalaciones para practicar este deporte, las cuales se encuentran también en el paraje de Amurjo.

Desde la concejalía de deportes se organizan todo tipo de eventos:

  • Campeonatos de pádel: Torneo Villa de Orcera (junio) y el Campeonato de Pádel, con motivo de las fiestas de la Asunción (del 10 al 15 de agosto).
  • Campeonato de tenis: (del 10 al 15 agosto).
  • Campeonato de tenis de mesa: del 10 al 15 de agosto.
  • Campeonato fútbol sala.
  • Freestyle motos.
  • Ruta cicloturista mountain bike.

Fuente

artículoOrcera disponible en Wikipedia consultado el 24 de septiembre de 2019
artículoOrcera disponible en Jaenpedia consultado el 24 de septiembre de 2019
artículoOrcera disponible en Jaenpedia consultado el 24 de septiembre de 2019