Saltar a: navegación, buscar

Reino de Jerusalén

Reino de Jerusalén
Información  sobre la plantilla

10951291
Bandera Escudo
Bandera Escudo
Capital Jerusalén (1099-1187)

Tiro (1187-1191) Acre (1191-1229) Jerusalén (1229-1244) Acre (1244-1291)

Gobierno Reino
Historia
 • Establecido 1095
 • Comienzo Primera Cruzada, surgimiento del reino. 1095
 • La capital del reino fue trasladada a Acre. 1187
 • Caída de San Juan de Acre, fin del reino. 1291

El Reino de Jerusalén (o Reino Latino de Oriente) tuvo sus orígenes en la Primera Cruzada, cuando Godofredo de Bouillon tomó el título Advocatus Sancti Sepulchri (Protector del Santo Sepulcro) en 1099 y fue coronado como gobernador de Jerusalén en la Iglesia de la Natividad en Belén. Al año siguiente, su hermano Balduino fue el primero en usar el título “Rey” y el primero en ser coronado como tal en la Iglesia del Santo Sepulcro del mismo Jerusalén. El actual título de los primeros reyes de Jerusalén fue Rex Latinitas Ierosolimitanus (“Rey de los Latinos de Jerusalén”). Este monarca no pretendía gobernar sobre las poblaciones nativas de cristianos, musulmanes o judíos.

El Reino de Jerusalén, el único estado cruzado igual en rango a varios reinos de Europa como Francia (el origen de la mayoría de los caballeros de Jerusalén) e Inglaterra, tuvo un sistema de Pares inspirado en el francés y usó el mismo lenguaje que éste. Básicamente introdujo las estructuras feudales francesas en el Levante.

Godofredo de Bouillon (1060-1100)

El reino de Jerusalén era parcialmente electo y parcialmente hereditario. Durante la eminencia del reino a mediados del siglo XII hubo una familia real y una relativamente clara línea de sucesión. Sin embargo, el rey era electo, o al menos reconocido, por la Haute Cour (la Alta Corte), el consejo feudal de Jerusalén. Aquí el rey era considerado un primus inter pares (primero entre iguales) y en su ausencia sus deberes eran realizados por su senescal. El palacio real se localizaba en la Ciudadela de la Torre de David.

El Rey personalmente mantenía varios feudos incorporados a los dominios reales, que variaban de monarca en monarca. También era responsable de liderar al reino durante la guerra, aunque este deber podía ser delegado a un alguacil. Mientras la mayoría de los estados europeos contemporáneos se movían entre monarquías centralizadas, el rey de Jerusalén iba continuamente perdiendo poder frente al más poderoso de sus barones. Esto era en parte debido a la juventud de muchos soberanos y la frecuencia en que los nobles debían ejercer la regencia.

Luego de la caída de Jerusalén en 1187, la capital del reino fue trasladada a Acre, donde permaneció hasta 1294, aunque las coronaciones tenían lugar en Tiro, actual Líbano. En este período el reino fue a menudo una simple posición nominal ocupada por un gobernante europeo que nunca había residido en Acre.

Cuando el joven Conrado III fue nombrado rey mientras vivía en el sur de Alemania, el primo segundo de su padre, Hugo de Brienne, reclamó la regencia del reino de Jerusalén e, indirectamente, su lugar en la sucesión. El reclamo fue hecho en 1264 como el mayor descendiente y legítimo heredero de Alicia de Champaña, segunda hija de la reina Isabel I, y Hugo I de Chipre. Pero la Haute Cour se expidió a favor de su primo, Hugo de Antioquía, el futuro Hugo III de Chipre y Hugo I de Jerusalén.

Conrad I de Jerusalén (1140-1192)

Luego de la ejecución de Conrado III por Carlos I de Sicilia en 1268, el reino permaneció en manos de los Lusignan, quienes eran simultáneamente reyes de Chipre. De todas maneras, Carlos I de Sicilia adquirió los derechos de uno de los herederos del reino en 1277. En aquel año, envió a Roger de Sanseverino al Este como su agente. Roger capturó Acre y obtuvo a la fuerza el homenaje de los barones, pero fue a retirarse en 1282 debido a las Vísperas Sicilianas y dejó a Odo Poilechien en su lugar para gobernar. Sin embargo, tanto sus recursos como su autoridad fueron mínimos y fue ejecutado por Enrique II de Chipre cuando arribó a la isla para su coronación como rey de Jerusalén.

Acre fue capturado por los Mamelucos turcos en 1291, eliminando la presencia de los cruzados en el Este. Es el fin del reino de Jerusalén.

Cronología

Fuentes