Saltar a: navegación, buscar

Edward Drinker Cope

Edward Drinker Cope
Información sobre la plantilla
Edcope.jpg
Paleontólogo y anatomista
NombreEdward Drinker Cope
Nacimiento28 de julio de 1840
Fairfield, Filadelfia, Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
Fallecimiento12 de abril de 1897
Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos

Edward Drinker Cope. Fue un paleontólogo y anatomista comparativo estadounidense.

Síntesis biográfica

Nació en Filadelfia el 28 de julio de 1840, desendiente de padres cuáqueros. A una temprana edad se interesó en la historia natural, y en 1859 comunicó un ensayo sobre el Salamandridae a la Academia de Ciencias Naturales en Filadelfia. Alrededor de esta época estaba afiliado al Club del Megaterio en la Institución Smithsoniana, en Washington, D.C. Formado parcialmente en la Universidad de Pensilvania, luego de continuar sus estudios en Europa fue nombrado curador de la mencionada Academia en 1865, posición que mantuvo hasta 1873.

Entre 1864 y 1867 se desempeñó como profesor de Ciencias Naturales en el Colegio Haveford. En 1889 fue designado profesor de Geología y Paleontología por la Universidad de Pensilvania.

En 1858 empezó su competencia con Othniel C. Marsh por hallar más fósiles de dinosaurios, esta fue la llamada "Guerra de los Huesos", en la que los dos descubrieron varias especies. A pesar de su derrota, Cope se hizo célebre por el papel que desempeñó en torno al descubrimiento de los dinosaurios más famosos, tales como el Triceratops, Diplodocus, y Stegosaurus, y estuvo al frente de la mayoría de hallazgos célebres, tales como los de Dimetrodon (que no es un dinosaurio), Camarasaurus, Coelophysis y Monoclonius, el más obscuro.

Entre 1871 y 1877, Cope exploró estratos cretácicos en el estado de Kansas y terciarios en Wyoming y Colorado. Perdió esta desenfrenada competencia cuando murió en Filadelfia en 1897.Ilustración de Cope del espécimen de Amphicoelias fragillimus.

Rivalidad

Era un excelente naturalista, que publicó alrededor de 1400 artículos en poco más de treinta años de actividad. Pero además tenia un carácter impulsivo y apasionado que lo llevó a romper su amistad con Otbniel Marsh, quien acabaría por convertirse en su principal adversario en el terreno paleontológico.

La rivalidad con Marsh superó en varias ocasiones los limites de lo correcto. Los dos naturalistas llegaron a bautizar dos ejemplares de la misma especie con nombres diferentes, sólo por atribuirse el mérito del descubrimiento, o a espiar el lugar donde excavaba el otro, con la esperanza de sustraer algún valioso hallazgo.

Sus disputas, que en muchas ocasiones estuvieron al borde del duelo armado, fueron de gran utilidad para el conocimiento de los restos de los animales del pasado remoto, y los esfuerzos desplegados permitieron realizar descubrimientos verdaderamente excepcionales, como el monoclonio hallado por Cope o el estegosaurio descubierto por Marsh.

Niño prodigio

Como otros muchos pioneros de la paleontología, demostró desde pequeño un interés poco habitual por la naturaleza y los fósiles.

Desde niño disfrutaba recorriendo las salas con esqueletos de Ictiosaurio del museo de su ciudad. Los largos veranos transcurridos en el campo encendieron la pasión de Cope por los reptiles y los anfibios, que culminó con la publicación de su primer ensayo científico, cuando sólo tenia 18 años.

Poco después, el joven naturalista partió en un largo viaje de estudios a Europa, donde tuvo ocasión de ampliar sus conocimientos sobre los reptiles y los fósiles.

En 1864, de nuevo en Estados Unidos, emprendió una serie de estudios y realizó detalladas investigaciones sobre tres categorías de animales: peces, anfibios y reptiles.

El resultado de esta intensa actividad investigadora fue la publicación de casi cincuenta libros y artículos al año, algunos de los cuales todavía se consideran "clásicos" en sus respectivos campos.

Entre los textos de aquel periodo cabe mencionar El origen de los géneros, el tratado en el que Cope se declaró a favor de la teoría darwiniana sobre el origen de las especies, aunque sin compartir del todo el papel primordial que el científico británico concedia a la selección natural.

Aunque no era un hombre dado a la vida mundana, llegó a ser muy famoso. En 1895 fue nombrado presidente de la American Association for trie Advancement of Science. Después de su muerte, acaecida en 1897, una revista científica adoptó su nombre como homenaje postumo. Un ulterior homenaje a su trayectoria es el nuevo género de dinosaurios bautizado por sus descubridores con el nombre de Drinker, en su honor.

Descubrimientos

En los años setenta y ochenta del siglo XIX, se realizaron importantes descubrimientos que multiplicaron la tensión entre Cope y Marsh, los dos "enemigos jurados".

En 1877 salieron a la luz el Alosaurio, el Estegosaurio, el Brontosaurio (o Apatosaurio) y el Camptosaurio, procedentes todos de los estratos jurásicos de la Formación Morrison, en el oeste de Estados Unidos.

El deseo de entrar en la historia de la paleontología impulsó a Cope a emprender intensivas campañas de investigación, explorando los terrenos del Cretácico en el estado de Montana. Allí encontró, tras un año de excavaciones, un auténtico tesoro: los estratos de la Formación de Judith River, excavados por las corrientes del rio Misuri. Cope inició de inmediato las actividades de excavación en colaboración con el paleontólogo C. Sternberg.

Los hallazgos no se hicieron esperar. Fue alli donde se produjo, tras los primeros descubrimientos, el hallazgo histórico del Monoclonius, uno de los más antiguos representantes de la familia de los ceratópsidos, un herbívoro cornudo de grandes dimensiones, armado de un cuerno de un metro de longitud.

Poco después fueron hallados en el mismo yacimiento numerosos huesos de hadrosaurio. La colaboración con Sternberg había comenzado ya en 1871, con resultados muy prometedores. En las fínas calizas del Cretácico de Smoky Hill River, los dos exploradores habían hallado muchos caparazones fósiles de tortuga, asi como esqueletos de animales marinos, mosasaurios y tiburones.

Legado

El principal interés de Cope eran los dinosaurios del Cretácico. En 1892 volvió a emprender las excavaciones en los territorios habitados por los indios, que se mostraron abiertamente hostiles, pues para ellos aquellas tierras eran sagradas y los esqueletos de animales gigantescos que en ellas se encontraban eran señales divinas. Indiferente a las protestas de los indios, Cope se adentró en sus territorios y prosiguió sus investigaciones hasta verlas coronadas por el éxito.

Encontró entre otras cosas un espléndido ejemplar de Tracodonte (un dinosaurio de pico de pato) y un esqueleto perfectamente conservado de dinosaurio cornudo.

Sin embargo, justo en un momento en que todo hacía pensar que los hallazgos iban a sucederse uno tras otro, Cope se quedó sin los fondos necesarios para llevar a cabo las excavaciones y vio desvanecerse la posibilidad de nuevos hallazgos.

Entre los descubrimientos de este personaje excepcional figuran el Diclonio, semejante al tricerátops pero sólo con dos cuernos sobre los ojos; el Camarasaurio, un gran saurópodo, y diversos restos de depredadores de pequeñas y medianas dimensiones emparentados con los dromeosaurios.

Otro extraordinario hallazgo suyo fue el Dimetrodonte, un pelicosaurio que vivió a finales del Pérmico.

Gracias a su profundo conocimiento de los reptiles, pudo definir varias familias taxonómicas, que todavia están en uso para la clasificación de los dinosaurios, como los camarasáuridos, los compsognátidos, los hadrosáuridos, los iguanodóntídos y los escelidosáuridos.

Muerte

Falleció el 12 de abril de 1897.

Fuentes