Saltar a: navegación, buscar

Bola de Nieve

(Redirigido desde «Ignacio Villa»)
Bola de Nieve
Información sobre la plantilla
Bola de Nieve.png
Datos generales
Nombre real:Ignacio Jacinto Villa y Fernández
Fecha de nacimiento:11 de septiembre de 1911
ciudad de Guanabacoa,
provincia de La Habana,
Cuba Bandera de Cuba
Fecha de fallecimiento:2 de octubre de 1971 (60 años)
Ciudad de México,
México Bandera de los Estados Unidos Mexicanos
Ocupación:pianista, cantante y compositor
Información artística
Instrumento(s):voz, piano

Ignacio Jacinto Villa y Fernández. Mas conocido como Bola de Nieve. Fue uno de los músico mas geniales de la Isla de Cuba. Pianista, cantante y compositor. Formó parte de los mitos latinoamericanos del Siglo XX; pero triunfó también en Europa, en Asia y en los Estados Unidos. De un estilo muy personal, lograba comunicar su mensaje de forma ingeniosa a la manera de los viejos cuenteros. Al cantar, a veces contaba antiguas historias, donde aparecían distintos personajes que incorporaba magistralmente, para lo cual se preparaba como un actor. La improvisación para él no existía. Estudiaba y maduraba diariamente.

Síntesis biográfica

Nació en la villa de Guanabacoa, el 11 de septiembre de 1911. Sus padres fueron Inés Fernández, ama de casa, y Domingo Villa, cocinero de una fonda. Ignacio tuvo doce hermanos y aunque las condiciones económicas en que vivían no fueron las más favorables, sí participaban en el ambiente festivo criollo de la villa, lo cual marcó la personalidad creadora, la bohemia y la alegría del artista.

Se matriculó en el conservatorio Mateu a los ocho años y en 1923 comenzó a estudiar solfeo y teoría musical. Su aspiración era ser doctor en Pedagogía y en Filosofía y Letras, pero cuando se matriculó en 1927 en la Academia Normal para Maestros, la crisis que provocó la dictadura de Gerardo Machado le hizo dedicarse a la música para vivir.

Carrera musical

Inició su carrera como pianista de filmes silentes en el cine Carral de Guanabacoa; posteriormente fue pianista de la Orquesta de Gilberto Valdés que se presentaba en el cabaret La Verbena. Trabajó con la soprano Zoila Gálvez, y acompañó por vez primera a Rita Montaner en el Roof del Hotel Sevilla, donde esta cantó El manisero de Moisés Simons y Canto siboney de Ernesto Lecuona.

El 19 de enero de 1933 viajó a Yucatán, México, como pianista acompañante de Rita Montaner; allí actuaron en un espectáculo de variedades, y se dio a conocer como Bola de Nieve. En febrero fueron contratados por la compañía del empresario Campillo para presentarse en Ciudad de México, en la Revista Cuba-México, en el teatro Iris; luego trabajaron en el teatro Politeama. En este teatro Bola de Nieve comenzó su carrera artística como solista, cantando Bito Manué, Tú no sabe inglé, música de Emilio Grenet y letra de Nicolás Guillén; después fue contratado por la radioemisora XW para mantener un programa de una hora diaria. Ignacio Villa (Bola de Nieve).

De México viajó a Estados Unidos en compañía de Rita Montaner, Pedro Vargas, las hermanas Campos, Enriqueta Faubert y Juan Martínez Casado. De vuelta a México, actuó el 30 de abril de 1934 en el cine Máximo con Ernesto Lecuona y con las sopranos Margot Alvariño y Luisa María Morales.

En 1935 regresó a Cuba, y fue contratado para trabajar en la Compañía de Ernesto Lecuona, con la que se presentó el 18 de enero en los teatros Campoamor y en el Principal de la Comedia; allí Bola y Lecuona ejecutaron a dos pianos El cabildo de María la O y Arrullo de palmas, ambas de Lecuona.

En 1936 realizó su primer viaje a Argentina, como parte del elenco de la Compañía de Lecuona, integrada también por Esther Borja, la pianista y compositora Ernestina Lecuona, la bailarina María Cristina Antinea, y Mapy Cortés, bailarina, cantante y actriz. Bola, además, hizo varios programas por Radio Esplendid y Radio Mundo, de Buenos Aires, y participó en el filme Adiós, Buenos Aires, en el que asimismo intervinieron Ernesto y Ernestina Lecuona y Esther Borja.

En 1937 hizo una gira por Buenos Aires, Chile y Perú; en este último país se presentó en el Teatro Municipal. En 1941 volvió a la Argentina, y fue aplaudido en la revista de Ernesto Lecuona, La Habana en Buenos Aires, en el teatro Avenida; en 1943 actuó en el Conservatorio Nacional de Buenos Aires.

En 1947 Bola de Nieve fue contratado por la Compañía de Conchita Piquer, con la que participó en una revista de variedades en los teatros Lara, de la Zarzuela y Poliorama, y en las ciudades de Zaragoza, Sevilla, Córdoba y Jerez de la Frontera.

En 1948 llegó a España con su elenco artístico Ernesto Lecuona, al que se unió Bola de Nieve, quien actuaría junto al barítono René Castelar y la bailarina Rosita Segovia. Ese mismo año Bola viajó con la Compañía de Lecuona a los Estados Unidos y allí se presentó en el Café Society de la ciudad de Filadelfia, junto a los cantantes Lena Horne, Teddy Wilson, Art Dayton y Paul Robeson. Después actuaría en los teatros Puerto Rico y San juan, de Nueva York, junto a Libertad Lamarque, Lou Walter, Tony Gary, Eva Garza y Fausta Curbelo.

En noviembre de 1948 intervino en el concierto de música cubana ofrecido en el Carnegie Hall (de Nueva York), y la crítica lo comparó con el francés Maurice Chevalier y el estadounidense Nat King Cole.

En 1950 Bola mantuvo en CMQ radio el programa Gran Show de Bola de Nieve, en el que además dirigía la orquesta. En junio de 1953 participó, con Rita Montaner, la pareja de bailes Elpidio y Margot, Sonia Calero y el Ballet de Alberto Alonso, en la producción musical Danzón, del cabaret Montmartre.

Entre 1951 y 1958 efectuó varias giras por Francia, donde se presentó por vez primera en el Chez Florence de París, en 1951. En 1953 estaría en Copenhague; en 1956 ofreció un recital en el Salón de las Américas de la Unión Panamericana de Washington, donde inauguró los conciertos de verano de esa institución; la prensa lo calificó como un «maestro de la canción cubana». Visitó Niza, Roma, Venecia y Milán en 1957; posteriormente Dinamarca.

Bola de Nieve era muy apreciado fuera de su país, sobre todo en México. Pero en Cuba los comentarios eran distintos. Una selección anual de los artistas más destacados incluye a Bola en la categoría de ¨Excéntrico Musical¨. Entre 1944 y 1959 ninguna disquera nacional se interesa en él, y es en 1960 que Sonotone lo invita a grabar en La Habana. Ante el hecho Bola declara:

Es la primera vez que una compañía cubana solicita que yo grabe para ella.
Bola de Nieve[1]

A partir de 1961, Bola de Nieve realizó giras por Checoslovaquia, Unión Soviética y República Popular China. En 1964 y 1966, fue contratado para presentarse en el restaurante mexicano Cardini Internacional, y actuó, paralelamente, por la televisión en los programas Revolución Musical Nescafé y Variedades Gerber Silvia, que animaba la actriz y cantante mexicana Silvia Pinal.

De regreso a Cuba brindó un recital para los delegados al Encuentro Rubén Darío, que organizó la Casa de las Américas. Ese mismo año formó parte de la delegación cubana a la Expo’67, en la ciudad de Montreal (Canadá).

Aunque se ha comparado a Bola de Nieve con artistas como Maurice Chevalier y Nat King Cole, su verdadera y mayor influencia fue de la pianista cubana María Cervantes; de ella tomó los elementos rítmicos y la forma de acompañarse al piano.

Cantaba en inglés, francés, italiano, portugués, además de ser un intérprete singular, compuso piezas antológicas, como Si me pudieras querer o Arroyito de mi casa; sin embargo, no se consideraba un compositor, ni tampoco un cantante, y según sus propias palabras:

Yo no creo que soy un compositor ni me respeto como tal. Yo no creo en Bola de Nieve compositor. De las cosas que así me salieron, cancioncitas de esas baratas que yo hago, hay algunas que han gustado. Creo que lo mejor que me califica es mi personalidad de intérprete. No soy exactamente un cantante, sino alguien que dice las canciones, que les otorga un sentido especial, una significación propia, utilizando la música para subrayar la interpretación [...]. Cuando interpreto una canción ajena no la siento así. La hago mía. Yo soy la canción que canto; sea cual fuere su compositor. Por eso, cuando no siento profundamente una canción, prefiero no cantarla. Si yo canto una canción porque está de moda, pero no la siento, entonces no la puedo trasmitir, no le puedo dar nada a quien me escucha. Yo entiendo por arte dar las cosas como uno las siente, poniendo al servicio del autor la propia personalidad, y establecer esa corriente que hace que el público ría o llore, o guarde silencio.
Bola de Nieve

Esta apreciación de su arte que hace Bola, coincide con lo que piensan de él tres relevantes músicos y un gran poeta: Harold Gramatges:

Su auténtica musicalidad, su amplia cultura y una gracia sin medida hacen de él un personaje singular dentro del arte que cultiva [...]. Por eso es universal nuestro cubanísimo Bola.

Pablo Neruda:

Bola de Nieve se casó con la música y vive con ella en esa intimidad de pianos y cascabeles, tirándose por la cabeza los teclados del cielo. ¡Viva su alegría terrestre! ¡Salud a su corazón sonoro!

Alejo Carpentier:

Bola de Nieve nos pone a todos de acuerdo, evidentemente. Pero ha tenido, por encima de eso, el talento necesario para ponerse de acuerdo con todos los pueblos del mundo.

Andrés Segovia:

...Escuchar a Bola es asistir al nacimiento conjunto de la palabra y la música. A Bola de Nieve, más que impresionar, le interesó expresar, tocar la sensibilidad del que escucha, y en eso, quizás, se encierra el misterio de su arte, su magisterio artístico.

Muerte

Bola de Nieve padecía de diabetes y asma y en enero de 1969 se le descubrió una cardiopatía arteroesclerótica. A pesar de un infarto que sufrió en 1970, declaraba:

Los trastornos que me está ocasionando la diabetes no me incapacitan para continuar martirizando al piano y a mi público.

Su última actuación fue el 20 de agosto de 1971 en el teatro Amadeo Roldán, durante un homenaje a Rita Montaner. Apareció en la televisión por última vez en el programa musical Álbum de Cuba, un día después de haber cumplido 60 años. Chabuca Granda junto a amigos y admiradores le preparaban un homenaje en Perú y, antes de partir, concedió una entrevista en Radio Habana Cuba que sería la última.

Falleció en la Ciudad de México, el 2 de octubre de 1971.

Apodo

Los orígenes de su apodo se dividen en dos opiniones. Para muchos, lo ideó Rita Montaner en una noche de espectáculo en el habanero Hotel Sevilla en 1930 o 1931, cuando la acompañaba al piano en «El manisero» y «Siboney». Para otros, como el periodista Fernando Campoamor, fue idea de un médico del barrio, Carlos Guerrero.

Las historias populares cuentan que a Ignacio le molestaba el apodo, ya en la época en que aún no era famoso, cuando en su barrio esperaba ante el Teatro Carral para sustituir al pianista de la función cuando éste faltaba, o bien para acompañar los filmes mudos que por entonces allí se proyectaban. Los muchachos del barrio, en burla, lo llamaban por los motes de «Bola de Fango» y «Bola de Trapo». No obstante fue realmente Rita Montaner quien hizo popular el apodo, que se vio por primera vez escrito en público en México, cuando la cantante hizo que pusieran en el cartel de presentación: «Rita Montaner y Bola de Nieve».

Discografía

  • 1933: No dejes que te olvide (México).
  • 1940: Tú me has de querer (RCA Victor).
  • 1941: Señorita Chi Chi y Pampa (RCA Victor, de Argentina).
  • 1947: Chivo que rompe tambó, Drume, negrita, El dulcero, Mesié Julián (Coda, de Cuba).
  • 1955: No puedo ser feliz, Qué dirías de mí, Ya no me quieres, Se equivocó la paloma, No me platiques, Si me pudieras querer, Drume, negrita, Mesié Julián, (LP, RCA Víctor; México).
  • 1956: Yambambó, Ay, amor y otros diez temas (RCA Victor, de México).
  • 1957: Bola de Nieve con su piano (Montilla, de España).
  • 1960: Este sí es Bola (Sonotone, de Cuba).

A partir de 1964, la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (EGREM), de Cuba, concibe álbumes de Bola de Nieve. En muchos casos, se trata de reproducciones de registros ya editados y compilaciones post mórtem. Sobresale el disco Bola canta a Bola, con obras del propio Ignacio Villa.

Referencias

Bibliografía

  • Humberto Arenal. «Cuando Bola de Nieve quiso ser actor».
  • La Jiribilla (La Habana) (64): 7, octubre de 2006.
  • Sigfredo Ariel, «El sonido de Bola de Nieve».
  • La Jiribilla (La Habana) (64): 4-5, octubre de 2006. 
  • Miguel Barnet. «Un Oriki para Bola de Nieve en su 75 aniversario». Granma (La Habana), 18 de octubre de 1986: 4.
  • Marilyn Bobes. «;Bola de Nieve». El Caimán Barbudo (La Habana) (9): 20; s/a.
  • Orlando Castellanos. Entrevista con Bola de Nieve. La Habana, Ediciones Unión, 1992.
  • Octavio Cortázar. «Bola y Rita: la memoria, la música y el amor». La Gaceta de Cuba (La Habana): 22-27, julio-agosto de 1992.
  • Pedro García Albela. «Bola: “Soy la canción que canto”». Cuba Internacional (La Habana) (8): 53; agosto de 1994.
  • Reynaldo González. «Bola de mis recuerdos». La Jiribilla (La Habana) (64): 6, octubre de 2006. 
  • Nicolás Guillén. «Paréntesis: Bola de Nieve». En: Prosa de prisa. La Habana, Editorial Arte y Literatura, t. 3, 1977;
  • «Mañana: Bola de Nieve». En: Prosa de prisa. La Habana, Editorial Arte y Literatura, t. 3, 1977; « 
  • Bola de Nieve». En: Prosa de prisa. La Habana, Editorial Arte y Literatura, t. 3, 1977.
  • Bernardo Marqués Ravelo. «Bola, su sonrisa, su canción. Sobre un documental de Mayra Vilasís». El Caimán Barbudo (La Habana) (223): 18; junio de 1986.
  • Raúl Martínez Rodríguez. Ignacio Villa y Fernández, Bola de Nieve. La Habana, Museo Nacional de la Música, 1986.
  • Ada Oramas. «Cuando la gente no habla de música, ¿de qué habla?» Cuba (La Habana) (43): 54-57; noviembre de 1965.
  • Félix Pita Astudillo. «Un diálogo con Bola». Granma (La Habana), 4 de octubre de 1971: 3.
  • Fernando Rodríguez Sosa. «Bola en su sonrisa y su canción». Revolución y Cultura (La Habana) (108): 17-25; agosto de 1981.
  • Bladimir Zamora Céspedes. «Voz y piano de nuestra identidad». La Jiribilla (La Habana) (64): 3 de octubre de 2006.

Enlaces externos

Fuentes