Saltar a: navegación, buscar

Luis Saíz Montes de Oca

Luis Saíz
Información sobre la plantilla
Luis Saiz.jpg
Joven revolucionario, escritor y coordinador del Movimiento 26 de julio.
NombreLuis Rodolfo Saíz Montes de Oca
Nacimiento4 de noviembre de 1938
ciudad de La Habana,
Cuba Bandera de Cuba
Fallecimiento13 de agosto de 1957 (18 años) 
ciudad de La Habana,
Cuba Bandera de Cuba
Causa de la muerteAsesinado por esbirros de la dictadura de Batista.
ResidenciaLa Habana
Nacionalidadcubana
OcupaciónEscritor
PadresLuis Saíz y Esther Montes de Oca
FamiliaresSergio Saíz Montes de Oca (hermano) 

Luis Rodolfo Saiz Montes de Oca (La Habana, 4 de noviembre de 1938 - La Habana, 13 de agosto de 1957) fue un poeta y combatiente revolucionario cubano. Joven inquieto, alegre, cariñoso con sus padres y amigos; amante de la lectura y de escribir versos llenos de la realidad social que observaba, con un hondo sentimiento patriótico. Contaba con 18 años al ser asesinado por esbirros de la dictadura de Batista.

Síntesis biográfica

Su madre era asociada de la clínica La Purísima Concepción, centro hospitalario al que acudió breves días antes del nacimiento de su primer hijo.

A los pocos días de nacido Luis Rodolfo, la familia se traslada nuevamente para San Juan y Martínez, a casa de los abuelos paternos del menor, lugar donde residía el matrimonio Saíz- Montes de Oca desde que contrajo nupcias.

El 8 de enero de 1940, la familia recibía su último integrante, Sergio Saíz Montes de Oca.

Ambos niños se crían en un ambiente sano y de tranquilidad hogareña. Luis y Esther guiaron sus lecturas desde bien temprano, preparando adecuadamente sus conocimientos de diversos autores, fundamentalmente aquellos que proclamaban el bien y la justicia. Jamás les limitaron sus amistades. A su casa iban a jugar con ellos, niños de las más disímiles procedencias sociales.

Vida estudiantil

La trayectoria revolucionaria de Luis está muy ligada a su vida estudiantil, pues desde muy temprano, despuntó como un joven estudiante con inquietudes revolucionarias que contaba con el apoyo y reconocimiento de sus compañeros. Las mayores responsabilidades y acciones que realizó contra la tiranía, antes de 1957, están muy ligadas a su trabajo como dirigente estudiantil.

En 1942 asistió por primera vez a un centro escolar: el kindergarten. Su aprovechamiento fue siempre bueno, de acuerdo con su edad. Asimiló con rapidez los primeros elementos que debía dominar un niño antes de ingresar a la escuela primaria.

En 1944 fue matriculado en la Escuela Pública Nacional José de la Luz y Caballero lugar donde cursó del primero al sexto grado, obteniendo en ellos, notas de sobresaliente.

En 1947 fue a Pinar del Río, y se hospedó en casa de un tío suyo, a repasar el cuarto grado a una academia privada ya que su madre consideró que debía tener conocimientos firmes de ese grado para estar en mejores condiciones de cursar los grados superiores. Desafortunadamente, Luis no pudo terminar dicho grado porque contrajo una enfermedad infecciosa conocida por fiebre pinareña.

En 1948 comienza a recibir clases de inglés por la noche en una escuela especializada de su pueblo. Lo llega a dominar casi a la perfección. También estudia violín y mecanografía.

El examen de ingreso para la Segunda Enseñanza, lo hace en una academia privada llamada La Inmaculada Concepción, centro donde cursa, además, el séptimo grado pues no existía en aquel entonces en San Juan y Martínez la escuela superior, donde se cursaban los grados del séptimo al noveno. Los primeros exámenes para esos efectos los realiza el sábado 3 y el lunes 5 de junio de 1950.

A los once años y medio ya había ingresado en el Instituto de Segunda Enseñanza de Pinar del Río, con notas de aprovechado. En el curso escolar 1953 -1954 fue electo vicepresidente de la Asociación de Estudiantes de San Juan y Martínez, la que tenía como sede el Ayuntamiento de ese término municipal.

En 1954, Luis comienza a escribir Versos de juventud, germen de su obra poética, que llegaría a convertirse en una fuerte trinchera ideológica que pondría al desnudo las injusticias que se cometían en Cuba. En ese mismo año, escribe su primer cuento: Sangre en los surcos.

En noviembre de ese año, aparece en la candidatura a la presidencia de la Asociación de Estudiantes del Instituto de Pinar del Río, y pierde en la elección por un estrecho margen.

A finales de 1955, se gradúa de Bachiller en Letras. No pudo celebrase ningún acto público de graduación con los estudiantes que habían finalizado ese curso, debido a la situación política imperante pues la represión batistiana era cada vez mayor en el sector estudiantil. No obstante, un grupo de recién graduados, entre ellos Luis, se reunió en el restaurante pinareño Rumayor, en compañía de algunos profesores para festejar, discretamente, la graduación. Luis hizo las semblanzas para el álbum de graduados de la compañera Caridad Morales López, el que no llegó a publicarse.

Universidad

A pesar de haberse graduado de bachiller el 5 de septiembre de 1955, Luis no puede solicitar su matrícula a la escuela de Derecho hasta el 21 de noviembre. Hasta esa fecha, asistirá como oyente, a las clases universitarias. Después de ser aceptado comienza a estudiar, oficialmente, el primer año de la referida carrera.

Reside, por entonces, en un apartamento del edificio de la calle San Lázaro no. 1270, frente a la misma Universidad, para trasladarse, más tarde, a otro inmueble situado en la calle Jovellar, hasta el 30 de noviembre de 1956, fecha en que se efectúa el cierre de la Universidad por el Gobierno.

Al fundarse, por esa fecha, el Directorio Revolucionario, ingresa en uno de los grupos de constitución, y participa, en lo adelante, en numerosas actividades revolucionarias dirigidas por José Antonio Echeverría, Fructuoso Rodríguez y Machaco Ameijeiras, entre otros connotados jóvenes. Ese año hace prácticas con armas de fuego bajo la dirección de Faure Chomón Mediavilla. Además, interviene en acciones clandestinas en La Habana, con sus compañeros de la escuela de Derecho.

El 8 de enero de 1957, obtiene premio extraordinario en la asignatura Antropología Jurídica. Se presenta, igualmente, a los ejercicios de oposición correspondientes, para la obtención del premio ordinario en la asignatura Teoría General del Estado, el que se le entregaría, post – mortem, el 10 de agosto de 1959, tras el triunfo de la revolución cubana.

En el curso 1956 – 1957, solicitó matrícula oficial como aspirante a los títulos de Doctor en Filosofía y Doctor en Derecho. Seis asignaturas correspondían a la escuela de Derecho en su segundo año, e igual cantidad a la de Filosofía y Letras.

Figuró de candidato por la asignatura de Derecho Constitucional, durante el segundo año de la carrera, en la boleta de los estudiantes que integraban el grupo denominado "La reforma integral de Derecho".

En el primer año de la carrera, sorprendió a sus compañeros por la actitud plenamente revolucionaria que asumió y, como tal, fue electo delegado de la FEU en su curso, comenzando a desarrollar todo tipo de actividades contra la tiranía de Batista. Luis siempre participaba en las manifestaciones estudiantiles que bajaban con grandes cartelones de protesta contra el gobierno, por la escalinata universitaria hasta poblar la avenida de la calle San Lázaro.

Al decretarse el cierre de la Universidad, en noviembre de 1956, Luis regresó a San Juan y Martínez y, en compañía de su hermano, se une a la lucha activa contra el régimen, participando en innumerables acciones, mítines, manifestaciones y actos públicos, a tal extremo, que al morir ostentaba el cargo de Coordinador del Movimiento 26 de julio en ese término municipal.

Labor artística

Las inquietudes literarias de Luis se extienden también al campo del periodismo, del que era consecuente admirador. Fundamentalmente, en el género de artículo, colaboró en varias publicaciones estudiantiles de San Juan y Martínez y Pinar del Río.

Una vez, en la Universidad de La Habana, fue subdirector del boletín Justicia, de la escuela de Derecho. Por su prosa fina, razonada y enérgica, fue calificado como "El Hidalgo" en un artículo publicado en la revista estudiantil El primero.

Sus poemas, cuentos y artículos revolucionarios se dieron a conocer, además (antes y después de su muerte) en varias revistas y magazines locales y nacionales, entre los que figuraban Bohemia, el suplemento gráfico de El País, el periódico Adelante, etcétera.

En vida no publicó libro alguno con sus poemas y cuentos, al igual que su hermano Sergio Saiz Montes de Oca. Era tal su intensidad creativa que, incluso, dejó una novela inconclusa de tema rural.

Al triunfo de la Revolución, se inicia una activa campaña de divulgación de la obra literaria de los hermanos. Después de 1975, sus poemas se han incluido en las más prestigiosas antologías de poesía cubana del presente siglo. Artículos sobre sus vidas y obras han aparecido en todas las revistas y periódicos nacionales. A partir de 1972, cada año, se celebra en Pinar del Río una jornada nacional como homenaje a sus figuras.

Obra literaria y política

Poesía
  • Versos de juventud. Cuaderno escrito entre 1954 y 1956, contiene sus primeros versos.
  • Senda para un tiempo (diciembre de 1956).
  • Llanto de sal (diciembre de 1956).
  • Taller, bohío y libro (enero de 1957).
  • Surcos míos (enero de 1957).
  • Una limosna hecha danzón (enero de 1957).
  • Clamor de hermano (febrero de 1957).
  • Partida (febrero de 1957).
  • Una mujer cansada en caricias (febrero de 1957).
  • A mis compañeros revolucionarios (marzo de 1957).
  • Canto al obrero (mayo de 1957).
  • Llanto por José Antonio Echeverría (julio de 1957).
  • Brisa nueva (julio de 1957).
  • Presencia (julio de 1957).
  • Huelga (agosto de 1957).
Cuentos
  • Deshonra (1954).
  • Allá en los pinos verdes (1954).
  • Misivas de fe (1954).
  • Sangre en los surcos (1954).
  • Noticia póstuma (1954).
  • Eutanasia (febrero de 1954).
  • Rómulo San Juan (enero de 1955).
  • Hipocresía (1957).
  • Mi amante: la tierra (Mención honorífico en el concurso literario auspiciado por el Liceo pinareño; abril de 1957).
  • El extraño de azul (mención honorífica en el mismo concurso).
  • Mis cinco dedos del pie izquierdo (2 de mayo de 1957).
  • Los cielos desiertos de mi vida (mayo de 1957).
  • La pecadora de ojos vírgenes (junio de 1957).
  • Los antepasados (agosto de 1957).
Documentos políticos
  • La verdad sobre el ómnibus estudiantil (1954).
  • Abraham Lincoln: El leñador de Kentucky (1956).
  • Las elecciones quedaron atrás (discurso pronunciado en la escuela de Derecho, Universidad de La Habana, 1956).
  • Juventud, fuerza salvadora (septiembre de 1956).
  • La Generación del Centenario (abril de 1957).
  • Juventudes (27 de abril de 1957).
  • Las razas: el problema racial en Cuba (conferencia ofrecida en el Instituto de Pinar del Río, 1957).
  • Por qué luchamos (considerado como el testamento político de los hermanos Saíz, mayo de 1957).

Distinciones literarias

En el concurso auspiciado por el Liceo pinareño, en abril de 1957, Luis obtuvo dos menciones honoríficas por sus obras "El extraño de azul" y "Mi amante: la tierra".

El 16 de abril de ese año conoce que, entre los diecisiete trabajos presentados, había obtenido la segunda y tercera menciones respectivamente. Los premios fueron entregados el 23 de abril de 1957, en acto celebrado en Pinar del Río, conmemorando el Día del Idioma. Los diplomas que le fueran entregados como constancia y reconocimiento a su labor intelectual, se conservan en casa de sus padres.

Esa fue la única vez en que Luis participara en un concurso literario. Su hermano Sergio, nunca concursó con sus poemas.

Actor aficionado

Luis consideraba al teatro como medio idóneo para protestar contra los abusos de la tiranía. A la edad de doce años representó el papel principal de Abdala con tanta emoción y realismo que, al declamar al bocadillo final de la obra de José Martí, cambió el nombre original de Nubia por Cuba, exclamando con viva emoción: -¡Cuba venció! ¡Muero feliz! -. El público reaccionó instantáneamente poniéndose de pie y ovacionándolo por varios minutos.

En otro acto escolar, caracterizó a José Martí en la escena en que éste aparece ante el tribunal militar español que lo juzgó, al lado de Fermín Valdés Domínguez, quien fue exonerado de ser el autor de la famosa carta dirigida a un condiscípulo de ambos, en la academia del ilustre patriota y educador ejemplar Rafael María de Mendive.

El 21 de febrero de 1953, Día de la Dignidad Sanjuanera, y en el marco de la actividad organizada por el Comité "Todo por San Juan", donde se conmemoraba el incendio de dicha villa por sus vecinos y las fuerzas insurrectas cubanas, personificó con entereza y valentía al comandante Leopoldo Pérez en la escena en la cual éste presenciaba el incendio. Cuentan sus padres que la escena fue de tal brillantez, que le parecía estar viviendo aquella epopeya, al pronunciar Luis, en sentido bocadillo, la frase del patriota que calificaba la acción como gemela a la ocurrida en Bayamo durante la Guerra de los Diez Años.

Acción revolucionaria

En su etapa de estudiante, la acción revolucionaria de Luis se desarrolló, fundamentalmente, con la palabra. En cada clase, en cada asamblea, denunciaba con vigor las injusticias de la tiranía batistiana y llamaba a todos sus compañeros a la lucha.

Uno de los principales aspectos que inmortaliza a Luis como dirigente de masas, es la unión que preconiza a todos los cubanos, no importaba el pensamiento, la procedencia social ni otro tipo de distinción. Afirmaba que había que hacer una sola Revolución martiana y socialista contra un mismo enemigo que, en el caso de Cuba, estaba representado por el tirano Batista.

Luchó y dió su vida por lograr esa unión primero como dirigente estudiantil, después en las filas del Movimiento 26 de julio en su terruño. Se le oía decir frecuentemente, que él sólo diferenciaba al ser humano en dos tendencias: revolucionarios de un lado y traidores del otro. Estos principios demuestran palpablemente, su firme asimilación del pensamiento martiano. Su poema "Clamor de hermano" es un canto de solidaridad al hombre negro.

Al clausurarse la Universidad de La Habana y regresar Luis a su pueblo, su acción revolucionaria se materializó clandestinamente, participando, en compañía de su hermano, en numerosas acciones de sabotaje, haciendo estallar cartuchos de dinamita y petardos en diferentes puntos de la zona. Provocó apagones eléctricos; irrumpía inesperadamente en actividades de la burguesía sanjuanera y, adueñándose de los micrófonos, pronunciaba arengas al pueblo y vivas a la Revolución. Participó, casi diariamente, en reuniones conspirativas contra el régimen que se efectuaban en casas de distintos miembros del Movimiento 26 de julio, en el lanzamiento de proclamas y en la publicación de folletos y escritos contra el régimen y a favor de la Revolución.

Todas estas arriesgadas actividades motivaron que fueran fichado como "elemento peligroso" por la policía, y ordenada su muerte en desesperado propósito de arrancar de raíz la violenta acción revolucionaria que convulsionaba a San Juan y Martínez.

Muerte

El 13 de agosto de 1957, los jóvenes revolucionarios Luis y Sergio Saíz Montes de Oca, el primero, Coordinador del M-26-7, y el segundo, Jefe de Acción y Sabotaje de ese Movimiento en San Juan y Martínez, pagaron el precio de su combativa dedicación a la lucha por la liberación nacional.

Para agosto de 1957, en el pueblo prevalecía un ambiente plagado de zozobra e incertidumbre. Todo ciudadano con ideas revolucionarias corría el riesgo de ser aprehendido, apaleado, torturado o muerto por los esbirros de la dictadura o denunciados por los chivatos.

Contra Luis y Sergio los sicarios tramaron una diabólica conjura, que culminó en el asesinato de los dos.

En el atardecer del aquel 13 de agosto de 1957, Luis y Sergio, luego de comer en compañía de sus padres, salieron a la calle y se dirigieron al cine Martha. Al llegar a la esquina de las calles Rivera y Estévez, Sergio adelantó sus pasos, pero Luis quedó conversando con unos amigos en el portal de La Francesa, una tienda de ropa sita en aquel lugar.

Cuando Sergio traspasó los umbrales del portal del cine y se dirigía a la taquilla, le salió al paso el soldado Margarito Díaz, quien con el cabo Pablo Zayas habían estado espiando los movimientos del hijo del juez, pues ambos sujetos, vestidos de civiles, se interesaron en el hotel Pan-American por los dos hermanos.

Entre Sergio y el esbirro mediaron breves y bruscas palabras, tratando éste de hacerle un registro. Con viril ademán el joven rechazó el intento, siendo entonces que el esbirro, rabioso, le asestó un golpe a lo que el agredido respondió con la imprecación de ¡cobarde!. El guardia no esperó más, empuñó su pistola calibre 45 y lo apuntó.

Luis, advertido de lo que estaba ocurriendo, corrió en defensa de su hermano y, al tiempo que exclamaba: ¡Mátame a mi, y no a mi hermano!, el militar le disparó y la bala le partió el corazón. Luis cayó desplomado junto a la acera.

Cuando Sergio trató de ir junto a Luis, a pesar de los gritos de los vecinos que asombrados presenciaban la escena, el desalmado volvió a disparar, derribando al menor de los hermanos Saíz que cayó muerto instantáneamente, al lado de su hermano.

El público, atraído por el estampido de las detonaciones, intentó auxiliar a los moribundos, pero el cabo Zayas, revólver en mano, lo impidió. Los dos criminales huyeron más tarde hacia el puesto de la Guardia Rural, donde su jefe les brindó protección y ayuda.

Los funerales de Luis y Sergio constituyeron una verdadera manifestación de duelo popular. Una multitud sin distinción de clases, marchó detrás de los dos féretros, primero entonando el Himno Nacional, y luego, a petición de la madre abrumada por el dolor y queriendo evitar una masacre, guardaron un silencio impresionante al pasar frente al cuartel de la Guardia Rural.

Biblioteca Hermanos Saíz

Luis fue un lector infatigable de todo tipo de literatura así como de los autores más diversos y disímiles. Él y su hermano llegaron a poseer una colección de mil once volúmenes y ciento ochenta y dos folletos y revistas. Esta colección es la que conforma hoy, la biblioteca Hermanos Saíz del Instituto Pre-universitario de Pinar del Río. Esta institución cultural fue inaugurada el 11 de enero de 1960.

Entre los autores rusos catalogados, se encuentran, Bunin, Antón Chejov, Garin, Nikolái Vasílievich Gógol, Máximo Gorki, Vladímir Korolenko, Kounakoff, Aleksandr Pushkin, Lenin, Libedieski, León Tolstoi, Aleksandr Nikolaevich Afanasiev, Isaac Asimov, Mikhail Aleksandrovich Bakunin, Nikolai Ivanovich Bujarin, Stalin y otros.

Además dispone de una copiosa bibliografía martiana (activa y pasiva), que abarcaba más de cien títulos. Entre esos textos, se destacaban las obras de Emilio Roig de Leuchsenring, Gonzalo de Quesada y Miranda, y otros destacados autores martianos.

Fuentes