Saltar a: navegación, buscar

Marilyn Monroe

Marilyn Monroe
Mari.jpg.JPG
Nombre realNorma Jeane Mortenson
Nacimiento1 de junio de 1926
Los Ángeles, California, Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
Fallecimiento5 de agosto de 1962
Los Ángeles, California, Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos
OcupaciónActriz, cantante y modelo
Familia
CónyugeJames Dougherty
Joe DiMaggio
Arthur Miller
Premios
Globos de OroMejor actriz - Comedia o musical
1960 Some Like It Hot
Ficha en IMDb
Marilyn Monroe en Myspace
Marilyn Monroe en Facebook
Marilyn Monroe en Twitter

Marilyn Monroe (Los Ángeles, 1926 - 1962). Nacida como Norma Jeane Mortenson y bautizada como Norma Jeane Baker, fue una actriz de cine, cantante y modelo estadounidense. Considerada una de las mujeres más atractivas de la historia del séptimo arte.

La figura de Marilyn, con sus cabellos rubios, su nariz perfilada, su boca sensual y sus maneras no desprovistas de ingenuidad, trajo consigo un nuevo estilo de belleza y de sensualidad, en unos años en los que la puritana sociedad de los Estados Unidos empezaba a abandonar tímidamente su conservadurismo sexual.

Síntesis biográfica

Infancia

Marilyn Monroe durante la juventud.

Gladys Pearl Baker, madre de Marilyn Monroe, se casó en 1924 con un noruego llamado Edward Mortenson, pero la pareja se separó al poco tiempo. Posteriormente ella descubrió que estaba embarazada. La futura actriz nació en Los Ángeles, California, el 1 de junio de 1926.

Aunque en el registro civil apareció como Norma Jeane Mortenson, su progenitora en realidad la llamó Norma Jeane Baker porque su padre era "desconocido", y utilizó el apellido de su ex marido para que su hija no fuera ilegítima. Se sabe que ella tuvo varias parejas mientras trabajó como cortadora de negativos en la productora de cine RKO Pictures.

Gladys no podía cuidar de su hija debido a los problemas económicos y emocionales que tenía, por lo que dejó a la pequeña Norma Jeane con sus padres adoptivos, el matrimonio conformado por Albert e Ida Bolender, que vivían en Hawthorne, California. Parece ser que cuando, siendo una niña, mataron a su perro Tippy, fue víctima de una repentina pérdida del habla que se tradujo más tarde en una insuperable tartamudez.

Una vez que Gladys consiguió una casa propia, se llevó consigo a Norma Jeane. Después de unos meses, la madre sufrió una crisis nerviosa, por lo que la custodia de la niña le fue entregada a Grace McKee, su mejor amiga. Fue ella quien despertó en la niña interés por el cine y quien la incentivó para que se convirtiera en el futuro en una actriz. Luego, McKee se casó con Ervin Silliman Goddard en 1935 y se trasladó a la costa oeste de los Estados Unidos, y la pequeña fue dada en custodia a varias familias. Dos años después de su boda, ella se llevó nuevamente consigo a la pequeña.

Sin embargo, meses más tarde McKee le entregó la custodia de la pequeña a su tío, Olive Brunings, después de que la menor acusara a Gobbard de haber abusado sexualmente de ella. A sus 12 años de edad, la niña sufrió un nuevo abuso sexual, esta vez por parte de uno de los hijos de Brunings. El cambio constante de familia determinaría una serie de trastornos y desarreglos emocionales que ya nunca llegaría a superar.

A comienzos de 1938, McKee llevó a Norma Jeane con una de sus tías, Ana Lower. A comienzos de 1942, Lower comenzó a padecer serios problemas de salud que le impidieron seguir cuidando a la menor, por lo que debió volver a vivir con el matrimonio conformado por McKee y Goddard. La pareja se trasladó a Virginia, donde el esposo había recibido una lucrativa oferta laboral.

Para evitar tener que ir a un orfanato, McKee le propuso a Norma Jeane, de 16 años de edad, casarse con el hijo de una vecina suya, un policía de 21 años llamado James Dougherty, y ella aceptó. Dougherty y Norma Jeane se casaron el 19 de junio de 1942; de este modo, abandonó sus estudios para poder desempeñar el rol de esposa y ama de casa.

En 1943, con el inicio de la Segunda Guerra Mundial, Dougherty se incorporó en la marina y fue enviado como instructor a la Isla Santa Catalina, frente a Los Ángeles, para luego embarcarse a Australia. Norma Jeane, al quedarse sola, se trasladó a la casa de su suegra, con quien trabajó luego en una fábrica de municiones, la Radio Plane de Burbank.

Modelo

Norma Jeane Baker comenzó a trabajar como modelo a los dieciocho años, en 1945, cuando el fotógrafo Henrik Manukyan la retrató mientras colaboraba junto a su suegra en la fábrica de municiones. Así, la aún llamada Norma Jean comenzó su carrera como modelo bajo la tutela de la agente Emmeline Snively, que le sugirió cambiar el color de su cabello, que era castaño de nacimiento, por el característico rubio platino. Durante esta época, Norma Jean realizó un sinfín de campañas publicitarias, siendo muy recordadas las que hizo para anunciar trajes de baño. Logró cotizarse como modelo de glamour y llegó a aparecer en la portada de decenas de revistas.

Paralelamente, su carácter inquieto y deseoso siempre de adquirir nuevos conocimientos la llevó a tomar clases de arte dramático en el Actor's Lab de Hollywood y a asistir a cursos de literatura en la Universidad de Los Ángeles (UCLA).

Carrera cinematográfica

Inicios

Tras divorciarse de Dougherty en 1946, comenzó a presentarse en audiciones para participar en películas y series televisivas. El rostro de la modelo comenzaba a ser muy conocido. Sus innumerables trabajos publicitarios hicieron que en 1947 el magnate Howard Hughes, propietario de la compañía cinematográfica R.K.O., le ofreciera hacer unas pruebas de pantalla con el objeto de saber si podía dar juego ante una cámara cinematográfica; pero Norma Jean prefirió aceptar una oferta de Ben Lyon, uno de los ejecutivos del estudio Twentieth Century Fox para trabajar como extra de cine durante seis meses. Fue él quien le cambió el nombre por el de «Marilyn Monroe»: se eligió «Marilyn» en honor a la actriz Marilyn Miller y «Monroe» por ser el apellido de soltera de su madre. De este modo, interpretó a una telefonista en la película musical The Shocking Miss Pilgrim y a una camarera en Dangerous Years. La escasa aceptación que estos filmes recibieron de la crítica y del público hicieron que su contrato no fuese renovado en 1947.

En 1948, Monroe firmó un contrato semestral Columbia Pictures para representar el papel de la bailarina Peggy en el musical Ladies of the Chorus. Al filme no le fue bien comercialmente, por lo su contrato fue rescindido. Sin embargo, a partir de entonces sólo a apareció en películas producidas por Twentieth Century Fox, estudio con el que firmó un contrato por seis años en 1949.

En 1950 interpretó a Ángela, la amante de un abogado, en la película policíaca The Asphalt Jungle (La jungla del asfalto). En ese mismo año también participó en la película All About Eve (Eva al desnudo), donde hizo el papel Claudia Caswell, una actriz de teatro. Por su trabajo en estos dos filmes recibió críticas positivas de diversas fuentes.

Marilyn Monroe en Niebla en el alma (1952)

En febrero de 1951 se inscribió en las clases nocturnas de arte y literatura de la Universidad de California. En ese año apareció en varias películas de bajo presupuesto, como Home Town Story, As Young as You Feel y Love Nest, en las cuales representó papeles secundarios. Las perspectivas de su carrera comenzaron a mejorar cuando actuó en el filme dramático Clash by Night, de 1952, con un elenco que incluía a Bárbara Stanwyck, Paul Douglas y Robert Ryan.

Nuevamente su actuación recibió buenas críticas. Posteriormente actuó en las películas We're Not Married, donde trabajó junto a Ginger Rogers y Zsa Zsa Gabor; Don't Bother to Knock (Niebla en el alma), donde recibió críticas positivas y compartió escena con Richard Widmark; y Monkey Business, donde fue dirigida por Howard Hawks y actuó junto a Cary Grant y Ginger Rogers.

Actriz reconocida

Su reconocimiento mundial comenzó a desarrollarse después de que protagonizara el musical Gentlemen prefer blondes (Los caballeros las prefieren rubias, 1953), basada en una ingeniosa novela de Anita Loos y dirigida por Howard Hawks, contaba la historia del enfrentamiento de dos coristas, una morena, la turgente Jane Russell, y otra rubia, Marilyn, que tratan de cazar a uno de los solterones más deseados y ricos de América.

En esta película, plagada de excelentes gags y de provocativos números musicales, Marilyn demostró que era, además de una buena actriz de comedia, una notable cantante y bailarina, con un estilo personal y muy sugestivo. De hecho, el buscado personaje masculino, que interpretó Charles Coburn, optaba finalmente por quedarse con Lorelei Lee, la rubia. También apareció en el número inaugural de la revista Playboy.

El tercer trabajo que hizo ese año fue un filme argumentalmente bastante parecido, How to marry a millionaire (Cómo casarse con un millonario), de Jean Negulesco, en el que Marilyn y otras dos actrices, esta vez Betty Grable y Lauren Bacall, se proponían conquistar a un millonario a toda costa.

No tan exuberante ni rotunda como la anterior, era una película que explotaba en clave de comedia la disparidad de físicos y caracteres de las tres intérpretes femeninas y, por tanto, resultaba un trabajo muy a la medida de las aptitudes de Marilyn Monroe. Como consecuencia de estos sensacionales trabajos, en 1954 le sería otorgado el prestigioso Globo de Oro a la mejor actriz.

También interpretó el papel principal en las comedias The Seven Year Itch (1955) y Bus Stop (1956), y gracias al éxito taquillero de estas películas, desde entonces comenzó a ser considerada como una de las actrices más rentables de la industria cinematográfica. Su mayor éxito comercial fue Some Like it Hot (1959), filme por el que ganó el Globo de Oro a la mejor actriz de comedia.

Después de Some Like It Hot, la actriz firmó un nuevo contrato con la Twenty Century Fox. Actuó en el musical Let's Make Love, bajo la dirección de George Cukor. El rodaje de la película se retrasó por las condiciones físicas de Monroe y porque, a petición de ella, el guión fue reescrito por Arthur Miller.

Los cambios que realizó el dramaturgo hicieron que Gregory Peck rechazara encarnar el papel principal del filme; Cary Grant, Charlton Heston, Yul Brynner y Rock Hudson también rechazaron el papel, por lo que el estudio se lo ofreció al actor y cantante francés Yves Montand. Monroe y Miller se hicieron amigos de Montand y su esposa, la actriz Simone Signoret. Cuado Signoret regresó a Francia para filmar una película, Monroe y Montand tuvieron un breve romance, estando ambos casados.

Si bien ella le pidió a él que abandone a Signoret, cuando el rodaje terminó, él volvió a su país con su esposa. La película tuvo críticas negativas y no le fue nada bien financieramente.

Durante este período, la salud y el estado emocional de Monroe se fue deteriorando notablemente. Con frecuencia llamaba por teléfono al Dr. Ralph Greenson, su psiquiatra y psicoanalista, en las noches para combatir su insomnio. También visitó a otros médicos cuando él creía que era necesario recetarle nuevos fármacos.

Marilyn Monroe y Clark Gable en una escena de Vidas Rebeldes

En el año 1960, Monroe formó parte del elenco de la película The Misfits (Vidas rebeldes), de John Huston, cuyo guión fue escrito especialmente por Arthur Miller para ella. La actriz interpretó a Roslyn, un personaje que su esposo calcó de situaciones, diálogos y momentos de su vida.

El elenco incluía, entre otros, a Clark Gable, Montgomery Clift y Thelma Ritter. La filmación comenzó en julio de ese año y se llevó a cabo en el desierto de Nevada. El estado anímico de Monroe no era bueno; faltaba con frecuencia al rodaje, tenía dificultades para poder concentrarse y para dormir consumía fuertes dosis de fármacos y alcohol.

En el mes de agosto, la actriz fue hospitalizada de urgencia en Los Ángeles durante diez días. Los periódicos indicaban que la actriz estaba cerca de la muerte, pero no revelaron las causas de su internación. Después de esto, Monroe regresó a Nevada y terminó de filmar la película. En noviembre, la actriz y su esposo regresaron separados a la ciudad de Nueva York y ella se refugió en casa de Lee Strasberg.

The Misfits fue mal recibida por los críticos, aunque la actuación de Monroe, al igual que la Gable, recibió comentarios positivos. En una entrevista, Huston dijo:
Marilyn excavó dentro de sus propias experiencias personales para sacar a la superficie algo único y extraordinario. No tenía técnica de actuación. Era todo verdad, era sólo ella.

Durante los siguientes meses, la adicción de Monroe a los fármacos y al alcohol la pusieron al borde de la muerte nuevamente. El 20 de enero de 1961, se divorció de Miller. En el mes de febrero ingresó en la clínica psiquiátrica Payne Whitney, experiencia que luego ella misma describió como "una pesadilla". Después logró comunicarse con Joe DiMaggio, quien hizo que la trasladaran de esa clínica a un hospital normal. Su delicado estado de salud le impidió trabajar el resto del año.

En 1962, Monroe regresó a la actuación protagonizando, junto a Dean Martin, la película Something's Got to Give. Al momento de comenzar el rodaje, la actriz estaba muy delicada de salud, con frecuentes sinusitis, bronquitis y síntomas cada vez más marcados de inseguridad. La 20th Century Fox confiaba en este proyecto para sanear su economía, ya que la empresa amenazaba quebrar, debido a los desmesurados gastos que le generó la película Cleopatra (1963).

El 9 de mayo del mismo año tuvo lugar, en Nueva York, la gala por el cumpleaños del entonces presidente estadounidense John F. Kennedy, en la que Monroe le cantó el "Happy Birthday Mr. President". Para acudir a esta gala, la actriz se ausentó durante siete días del rodaje, a pesar de que el estudio le exigió que se quedara para cumplir con su trabajo.

Luego, Monroe retornó al rodaje de Something's Got to Give y filmó las escenas en las que se mostró desnuda en una piscina. Estas imágenes luego aparecieron en la portada de la revista Life. Refiriéndose a la tapa de este semanal, ella comentó: "Quiero expulsar a Elizabeth Taylor de las portadas de las revistas".

Por sus retrasos y repentinas ausencias del rodaje, fue despedida. La Fox intentó completar la película utilizando a otra actriz, pero Dean Martin se opuso, por lo que a la cinematográfica no le quedó más remedio que readmitirla.

Después de que la readmitieran, Monroe retomó las negociaciones con la productora para discutir su futuro profesional. El estudio tenía pensado para ella retratar a Jean Harlow en una película biográfica, después filmada por Caroll Baker. También quería que actuara en las comedias: Irma la Douce, What a Way to Go!, ambas luego protagonizadas por Shirley MacLaine, y Kiss Me, Stupid, más tarde protagonizada por Kim Novak. El acuerdo al que llegaron estableció que recibiría un millón de dólares por película y que tenía la libertad de elegir director y coprotagonistas.

Muerte

Los últimos meses de la vida de Marilyn presentan una serie de zonas oscuras que probablemente nunca lleguen a esclarecerse, como su relación con el entonces presidente de Estados Unidos, John Fitzgerald Kennedy, que parece probado que fue de naturaleza íntima, o más tarde con el hermano de éste, el senador Robert Kennedy, en la que algunos indicios pueden hacer pensar que fue tan sólo de amistad. De cualquier modo, los nombres de ambos aparecieron entonces y siguen apareciendo hoy en el asunto de la muerte por suicidio de la actriz, que falleció el 5 de agosto de 1962 a causa de una sobredosis de barbitúricos en su casa de Brentwood, California.

A las 3 de la madrugada, la señora Murray, su ama de llaves, la encontró en la cama en una postura extraña, con el teléfono fuertemente aferrado en una de sus manos y las luces encendidas. Un frasco vacío de Nembutal encima de la mesilla atestiguaba la ingestión masiva de pastillas por parte de la estrella.

A las 4:55 hrs., el jefe del departamento policial de Los Ángeles, Jack Clemmons, recibió una llamada del médico psiquiatra Dr. Greenson, psicoanalista de Monroe, quien le dijo que la actriz murió en su casa. El oficial Clemmons fue el primero en llegar al lugar.

La primera autopsia reveló que falleció de una sobredosis de barbitúricos, aunque las causas de su muerte permanecen aún confusas. El informe policial calificó el suceso como un "probable suicidio", pero por falta de pruebas los investigadores dejaron abierta la posibilidad de que hubiera sido asesinada. También otras teorías sugerían que John y Robert Kennedy tuvieron algo que ver con la muerte de Monroe, incluso se dice que fue un crimen mafioso.

No era la primera vez que Marilyn había ingerido una sobredosis de barbitúricos combinada con alcohol, ya que los mismo había ocurrido en la primavera del año anterior, poco después de la separación de Miller y del estreno de Vidas rebeldes.

La policía, extrañamente, no reveló el nombre de la sustancia que había tomado Marilyn, e incautó y rehusó hacer públicas las cintas magnetofónicas de la compañía de teléfonos en que estaban grabadas las llamadas que efectuó la noche de su muerte. Esto no hizo más que confirmar las sospechas de que Marilyn llamó a alguien en busca de ayuda, alguien cuya alta posición pública no le permitía afrontar el escándalo que hubiera supuesto verse envuelto en semejante asunto.

Funeral

El 8 de agosto, Joe DiMaggio, su segundo esposo, realizó el funeral en privado. Lee Strasberg pronunció las siguientes palabras de despedida:
No puedo decirle adiós a Marilyn, nunca le gustaba decir adiós. Pero, adoptando su particular manera de cambiar las cosas para así poder enfrentarse a la realidad, diré 'hasta la vista'. Porque todos visitaremos algún día el país hacia donde ella ha partido.

Sus restos se encuentran en el Cementerio Westwood Village Memorial Park de Los Ángeles, California.

Relaciones amorosas

A lo largo de su corta vida Marilyn Monroe se casó tres veces. Sus tres esposos fueron James Dougherty, un tipo grandullón que acabó como policía retirado; Joe DiMaggio, un deportista que enfermó de celos hasta convertir el matrimonio en un infierno; y, por último, Arthur Miller, el venerado dramaturgo.

Su precoz relación con James Dougherty, con quien contrajo matrimonio el 19 de junio de 1942, concluyó abruptamente cuatro años después, pero durante esos años juveniles ya se había convertido en modelo profesional posando para fotografías destinadas a la propaganda del ejército.

El 14 de enero de 1954 contrajo matrimonio con el mítico jugador de béisbol Joe DiMaggio, uno de los primeros deportistas estadounidenses cuya popularidad era comparable a la de una estrella del cine. La boda fue uno de los acontecimientos sociales más sonados de ese año, pero sólo unos meses después, el 27 de octubre, DiMaggio y Marilyn se divorciaron. A pesar de ello, y según el testimonio de amigos de la actriz, Joe DiMaggio fue, de los tres maridos que tuvo, el único al que quiso realmente.

Marilyn Monroe con su tercer esposo, el dramaturgo Arthur Miller.

El 29 de junio de 1956 se casó con el dramaturgo Arthur Miller, para lo que debió convertirse previamente al judaísmo. Miller, escritor y dramaturgo serio, proveniente de la élite intelectual judía, de posiciones ideológicas abiertamente izquierdistas, se casaba con una mujer que supuestamente era la antítesis: superficial, frívola, sin ideas propias y que aparecía habitualmente en las portadas de la prensa amarilla.

Y quienes le auguraron lo peor, acertaron, ya que este tercer y último matrimonio fue un nuevo fracaso personal. La desenfadada e ingenua Marilyn Monroe no congenió con el exclusivo círculo de intelectuales neoyorquinos en que se desenvolvía Miller, y a pesar de que no se divorciaron hasta enero de 1961, pronto se distanciaron de forma irremediable.

Se supone que también jugaron con sus sentimientos coleccionistas de bellas y famosas como Frank Sinatra o Robert Kennedy, y que se acostó con numerosos hombres; quizás porque, como ella misma declaró con su deslumbrante superficialidad:
El sexo es una parte de la naturaleza, y yo estoy del lado de la naturaleza.

Precisamente su irreprimible franqueza fue la causa de muchas de sus desgracias, del fracaso de sus matrimonios y de la incomodidad que provocaba entre los poderosos de Hollywood.

Filmografía

Debido a su fructífera carrera actoral el American Film Institute la considera entre las diez mejores estrellas femeninas de todos los tiempos. En 1995 fue votada por los lectores de la revista inglesa Empire como la actriz cinematográfica más sexy de todos los tiempos; la misma revista, en 1997, la situaba como la octava estrella del cine (masculina y femenina) más grande de todos los tiempos; y en 1999, la americana People Magazine la consideraba la mujer más sexy del siglo XX.

Fuentes