Saltar a: navegación, buscar

Pancreatitis

Pancreatitis
Información sobre la plantilla
Pancreatitis.jpg
Clasificación:No Transmisible
Región de origen:Páncreas

Pancreatitis. Enfermedad poco común en la cual se produce una inflamación o infección del páncreas y cuya gravedad va desde afección leve hasta comprometer la vida del paciente.

Tipos de Pancreatitis

Pancreatitis Aguda

Ocasionadas por el abuso de alcohol o por cálculos biliares. Otras causas pueden ser el uso indiscriminado de ciertos medicamentos, cirugías o traumas del abdomen, o anormalidades del páncreas o de los intestinos. En raros casos, la enfermedad puede ser el resultado de infecciones, como lo que ocurre con las paperas. En alrededor de un 15 % la causa es desconocida.

Pancreatitis Crónica

Inflamación crónica del páncreas caracterizada por fibrosis del mismo (tejido cicatrizal) y en ocasiones calcificaciones (acúmulos de calcio, visibles en pruebas de imagen como la radiografía o el escáner). La causa más frecuente es el alcohol. Produce dolor abdominal (crónico o en ataques agudos repetidos), diabetes (por pérdida de la producción de insulina) y pérdida de grasa por las heces (por pérdida de la lipasa, proteína que digiere las grasas).

Causas de pancreatitis

Las dos causas más frecuentes son las piedras en la vesícula de la bilis (colelitiasis) y el beber alcohol en exceso.

Síntomas

Comienza habitualmente con un intenso dolor abdominal que puede durar algunos días y que puede irradiarse hacia la espalda. También pueden aparecer náuseas, vómitos, ictericia leve, esteatorrea (presencia de grasas en las heces), ansiedad, escalofríos, etc. El abdomen suele estar hinchado y muy tenso.

En el caso de pancreatitis aguda-grave o pancreatitis necrosante, puede descender la presión arterial y manifestarse un estado de shock. Alrededor del 20 % de los casos son graves. El paciente puede deshidratarse y tener baja presión. A veces se presentan fallas cardíacas, pulmonares o renales. En los casos más graves pueden aparecer hemorragias en el páncreas, desencadenando shock y, a veces, hasta la muerte.

Diagnóstico

El dolor abdominal es muy característico de esta enfermedad. Durante el período agudo se encuentran altos los niveles de amilasa y lipasa (enzimas digestivas que se forman en el páncreas) en sangre.

Pueden aparecer cambios en los niveles sanguíneos del calcio, magnesio, sodio, potasio y bicarbonato. Los enfermos pueden presentar altos niveles de glucosa (azúcar) y lípidos (grasas) en sangre. Estos cambios ayudan al Médico a diagnosticar pancreatitis.

Luego de la recuperación del páncreas, los niveles de estas sustancias usualmente se normalizan. Las radiografías y ecografías intestinales pueden evidenciar los cálculos biliares. La tomografía computarizada aporta imágenes claras de la magnitud de la inflamación del páncreas, dato importante para evaluar el pronóstico de la enfermedad. Importante los síntomas aquí descritos correspondientes a esta enfermedad pueden confundirse con los de otras patologías.

Complicaciones

La principal complicación, es la necrosis y la infección de la misma.Es posible también la existencia de otras complicaciones dentro de la tripa (locales), como la existencia de líquido inflamatorio (colecciones). Cuando estas colecciones tienden a formar una bolsa se les denomina pseudoquistes. Si una de estas bolsas se infecta se forma un absceso llamado Absceso pancreático.

Además de estas complicaciones locales, las principales complicaciones en el resto del organismo son las que tienen que ver con el fracaso de órganos o funciones

Tratamiento

La primera medida es dejar al enfermo en ayunas y empezar a administrar sueros, al tiempo que se ponen medicinas para aliviar el dolor. En los casos leves, no harán falta más tratamientos, y en unos días el paciente se recuperará totalmente.

En algunos casos, si el intestino se ha paralizado, será necesario poner una sonda a través de la nariz que llegue al estómago y permita vaciar los líquidos intestinales retenidos.

En los casos graves, el enfermo tiene que ingresar en una unidad de cuidados intensivos. La razón es que así puede intentarse evitar con mayor eficacia la aparición del fallo multiorgánico. Cuando la necrosis es extensa se tiende a administrar antibióticos para prevenir la infección de la misma.

Véase además

Fuentes