Saltar a: navegación, buscar

Proctología

Proctología
Información sobre la plantilla
1111111111111111.jpg
Concepto:Parte de la medicina que se ocupa de las enfermedades del recto y su tratamiento.

Proctología o coloproctología. Es la especialidad de la medicina derivada de la cirugía general que brinda diagnóstico y tratamiento quirúrgico y no quirúrgico de las enfermedades del colon, recto y ano.

El espectro del ejercicio de la coloproctología incluye el manejo de ostomías, colonoscopias, cirugía laparoscopia, manometría anal, disfunción del piso pélvico y la defecografía, entre otros.

Existe un gran número de enfermedades y síntomas por los cuales es recomendable acudir a un Especialista en Cirugía de Colon y Recto:

Absceso perianal

Página principal: Absceso perianal

Es la acumulación de pus que nace a partir de una comunicación anormal que existe entre el canal anal y la piel de alrededor del ano, lo que se denomina fístula perianal.

Causas y síntomas

Su origen en la mayoría de los casos (90%) es debido a la inflamación de algunas glándulas por la obstrucción en la salida de estas en el espesor del canal anal. El resto de las causas es debido a otras patologías como la Enfermedad de Crohn, la tuberculosis, tumores e incluso traumatismos en esta región.

Su síntoma más importante es el dolor en la zona perianal, a veces acompañado de fiebre y escalofríos. Cuando hay un aumento de volumen de aspecto inflamatorio, rojizo y caliente en el margen del ano, el diagnóstico está prácticamente realizado. No siempre el diagnóstico es tan fácil, por lo que a veces es necesario realizar una endosonografía o una Resonancia Magnética para identificar la localización exacta del absceso.

Tratamientos

El tratamiento es siempre quirúrgico, no siendo recomendable su demora, por el riesgo de propagación de la infección. Lo que se realiza es un drenaje del material purulento bajo anestesia local o general, siendo asociados antibióticos y analgésicos. Si un paciente no es oportunamente tratado puede desarrollar complicaciones graves como una infección sistémica o gangrena de la zona.

Aproximadamente la mitad de los pacientes que presentan un absceso evolucionarán hacia una fístula perianal, en que se establece la comunicación entre el canal anal y la piel alrededor del ano. Estos pacientes refieren secreción como pus en forma permanente, asociado de dolor y sangrado en ocasiones. Su tratamiento quirúrgico, el que debe ser realizado por un equipo especializado, ya que existe riesgo de cortar una pequeña porción del músculo del esfínter anal. La cirugía se puede realizar en forma ambulatoria o con una corta estadía hospitalaria.

Prurito anal

El prurito o picor anal es la picazón de la piel de alrededor del ano. Con el tiempo puede extenderse también hacia la vulva o el escroto. No se trata de una enfermedad sino de un síntoma.

Ocurre frecuentemente durante la noche y se presenta principalmente en varones entre los 20 y 50 años de edad. La región perianal posee muchos receptores para la picazón y gran densidad de glándulas sudoríparas.

Causas

En ocasiones, la causa es alguna enfermedad de la región perianal como filtración de heces a esa zona, fisuras, fístulas o hemorroides.

En otras ocasiones, no existe una causa única de prurito, por lo que para que ocurra convergen muchos factores (higiene excesiva del ano, algunas comidas como el chocolate, leche, jugos de fruta, irritación por sudoración, detergentes, jabones, etc).

Además son causa de prurito algunas enfermedades como la psoriasis, dermatitis, eccema, alergias, cáncer de ano, hongos, parásitos, diabetes, etc.

Este síntoma debe hacer consultar al paciente para realizar un examen cuidadoso y así determinar la causa definitiva y entregar el tratamiento específico.

Fisuras

Es una herida en la piel que rodea el ano, muy dolorosa y que en ocasiones puede sangrar. El dolor en ocasiones motiva a la persona a no defecar para evitarlo.

Características y tratamientos

Su causa, en la gran mayoría de los casos, es provocado por evacuaciones duras, o por episodios de diarreas frecuentes que también pueden lesionar esta zona, sobretodo si son acompañadas de pujos intensos. Las fisuras se pueden clasificar en agudas o crónicas dependiendo del tiempo de evolución.

La mayoría de los pacientes con una fisura anal aguda responde satisfactoriamente a tratamiento médico, el que consiste en aumento de la fibra y el líquido en la dieta, baños de asiento con agua tibia y en ocasiones su médico puede recetarle cremas con medicamentos que relajan el esfínter anal, promoviendo una recuperación más rápida.

Los pacientes con fisura anal crónica que no respondan a manejo médico se les puede ofrecer cirugía, que incluye desde la colocación de toxina botulínica hasta la sección de una fracción del esfínter anal interno, con lo que se relaja la hipertonía de este, mejorando considerablemente la calidad de vida del paciente.

Fístula perianal

Una fístula es una conexión o túnel entre la glándula anal y el exterior de la piel perianal. Una fístula perianal casi siempre resulta de un absceso, habiendo otras causas como la Enfermedad de Crohn.

El paciente con absceso presenta dolor perianal importante, que le impide incluso el sentarse, además, pudiendo acompañarse de fiebre. Se requiere el uso de analgésicos potentes, e iniciar el empleo de antibióticos de amplio espectro. Los antibióticos no actúan adecuadamente mientras no se drene la cavidad abscedada.

Una intervención quirúrgica, consiste en el drenaje y aseo quirúrgico de la cavidad abscedada. El Tratamiento quirúrgico; se realiza conectando ambos orificios, interno y externo, ya sea respetando el esfínter o cortándolo. Otros procedimientos se efectúan en etapas como el Setton, con la intención de disminuir la posibilidad de lesión esfinteriana importante que origine incontinencia fecal.

Hemorroides

Las hemorroides son dilataciones de paquetes venosos que se ubican en el recto y el ano. Estas se dividen en internas, las que se encuentran por arriba de la línea dentada en el canal anal, y externas las que se encuentran abajo de la línea dentada.

Causas

Algunas causas que predisponen a padecer hemorroides son los factores hereditarios, estreñimiento, estar de pie o sentado durante mucho tiempo seguido, embarazo, hipertensión y obesidad.

Las hemorroides externas se pueden trombosar, que es cuando se forma un coágulo dentro de ellas. La trombosis es muy dolorosa los primeros días, por lo cual es importante consultar a un médico para descartar alguna complicación y poder iniciar un tratamiento adecuado.

Las hemorroides internas se clasifican en cuatro grados. Las de primer grado son las que al momento de defecar existe solamente sangrado asintomático. Las de segundo grado son las que sobresalen al momento de defecar pero se reintroducen al momento de detener el esfuerzo. Las del tercer grado son las venas que salen al momento de defecar y se deben reintroducir manualmente. Por último, las de cuarto grado son irreductibles y están siempre prolapsadas.

Otros síntomas pueden ser dolor, descarga de mucosa, comezón, sensación de salida de alguna protuberancia por el recto e incontinencia.

Tratamientos

En caso de presentar hemorroides sintomáticas, algunas medidas para tratarlas son: corregir el estreñimiento aumentando la fibra y el líquido; evitar comidas muy sazonadas, picantes y grasas así como el consumo de alcohol; evitar esfuerzos al momento de defecar; reducir el tiempo de defecación; utilizar papel higiénico suave o limpieza anal mediante baño con agua tibia; baños de asiento con agua tibia.

El tratamiento quirúrgico se debe de realizar después de un análisis médico en base al estado de la enfermedad y del paciente. Existen desde alternativas no invasivas, como la ligadura elástica, hasta la hemorroidectomía.

Entre las opciones quirúrgicas, la hemorroidectomía clásica es el procedimiento más habitual y consiste en la remoción quirúrgica del tejido que sobresale o sangra. Es un procedimiento la mayoría de las veces ambulatorio o con una breve estadía en el hospital. La mayoría de las veces produce dolor moderado que se puede tratar con analgésicos.

Otras opciones son la hemorroidectomía con láser, la crioterapia o el uso de una engrapadora especialmente diseñada para el tratamiento de las hemorroides avanzadas. Este último procedimiento presenta la ventaja de un menor dolor postoperatorio, con una eficacia similar a la hemorroidectomía clásica.

Enfermedad diverticular

La enfermedad diverticular se presenta principalmente en pacientes mayores de 50 años y se caracteriza por la inflamación de los “divertículos” que son pequeñas formaciones saculares ubicadas en la pared del colon. Estos diverticulos hanitualmente no causan síntomas, excepto cuando se complican (inflamación, hemorragia o perforación).

Cuando ocurre inflamación diverticular el paciente presenta dolor abdominal, principalmente en el lado izquierdo, junto con fiebre, náuseas y, ocasionalmente, vómitos. Los divertículos de colon no precisan tratamiento sin no ocasionan síntomas. El tratamiento de las complicaciones puede ir desde el manejo con régimen junto con antibióticos hasta la intervención quirúrgica, la cual en los últimos años se realiza mediante laparoscopia.

  • Cáncer colorrectal

El cáncer de colon es la segunda causa y la séptima causa de muerte por cáncer en Panamá y Chile, respectivamente, siendo una patología que ha ido en aumento en los últimos años. Tiene distintas formas de manifestarse como presentar deposiciones con sangre, dolor abdominal, baja de peso o como anemia crónica. Ante la sospecha de un cáncer debe realizarse una colonoscopia, la cual nos confirma el diagnóstico. El tratamiento es la cirugía realizando la resección del segmento del colon comprometido ya sea en forma tradicional o por vía laparoscópica. En los últimos años se han producido grandes avances en el manejo del cáncer del colon, logrando realizar diagnósticos más tempranos y con eso un mejor pronóstico para los pacientes.

Especialidades relacionadas

  • Especialidad de cirugía de colon y recto

Este especialista diagnostica y da tratamiento ya sea médico y/o quirúrgico a pacientes con patologías del colon, recto y ano. Así mismo, el cirujano de esta especialidad es capaz de resolver otras patologías quirúrgicas ya que es requisito cursar previamente la especialidad de cirugía general.

  • Cirugía general

Es la rama de la Medicina que se encarga de diagnosticar y dar tratamiento a las enfermedades que requieren de algún procedimiento quirúrgico. Durante el periodo de adiestramiento en esta especialidad se adquieren destrezas para el manejo de enfermedades del colon, recto y ano, aunque estas pueden ser insuficientes.

  • Gastroenterología

Es la rama de la medicina encargada del diagnóstico y tratamiento específicamente de enfermedades gastrointestinales. En la mayor parte de los centros de entrenamiento en el mundo de esta especialidad los programas se enfocan a tratamiento médico con procedimientos de endoscopia digestiva intervencionista.

Fuente

  • Artículo: Proctología. Disponible en: "www.wordreference.com". Consultado: 3 de junio de 2012.
  • Artículo: Enfermedades de Protología Disponible en: "www.coloproctologiauc.cl". Consultado: 3 de junio de 2012.
  • Artículo: Absceso perianal. Disponible en: "www.coloproctologiauc.cl". Consultado: 3 de junio de 2012.