Saltar a: navegación, buscar

Consejo de Iglesias de Cuba

Consejo de Iglesias de Cuba
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Cuba
LogoCIC.png
Movimiento de instituciones ecuménicas que confiesan al Señor Jesucristo como Dios y Salvador del mundo.
Siglas o Acrónimo:CIC
Fundación:28 de mayo de 1941
Tipo de unidad:ONG
País:Cuba
Sede:La Habana
Sitio web
Consejo de Iglesias

El Consejo de Iglesias de Cuba (CIC). Es una comunidad fraterna de Iglesias, movimientos e instituciones ecuménicas que confiesan al Señor Jesucristo como Dios y Salvador, de acuerdo con las Escrituras y procura realizar su vocación común a la Gloria de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo. En la actualidad agrupa a más del cincuenta por ciento de las iglesias evangélicas cubanas las que a su vez suman un total de 28 denominaciones.

Misión

Su misión es propiciar espacios de formación, encuentro, reflexión y celebración entre sus miembros. Todo ello, entendido como expresión visible de la unidad a la que son llamados en el servicio al del pueblo cubano.

Un poco de historia

Fundado el 28 de mayo de 1941 bajo el nombre de Concilio de Iglesias Evangélicas, fue resultado de una serie de esfuerzos realizados por líderes de las distintas iglesias evangélicas de Cuba, los que siempre creyeron en la posibilidad de unirse para servir más efectivamente al Señor. En su constitución se estableció la necesidad de una unión esencial y cooperación efectiva entre las diferentes iglesias evangélicas e instituciones afines que laboraban en Cuba por el establecimiento del Reino de Dios[1], así como para dar mayor representatividad y validez a los pronunciamientos de carácter nacional o general de la iglesia cubana en relación con asuntos de moral o de la vida espiritual del pueblo cubano, como también para hacer posible la relación y cooperación con otras organizaciones religiosas de carácter internacional y ecuménico.

En 1977 se amplía su concepción ecuménica llevando implícita una imagen amplia y hermosa en la perspectiva de la fe en Cuba, donde los movimientos ecuménicos y las instituciones académicas y culturales (como seminarios y centros cristianos) pudieron entonces formar parte de la membresía de la organización con voz y voto.

En 1989 este concepto de amplía aún más y abarca a instituciones no cristianas, como la Comunidad Hebrea y la Asociación de Autorrealización Yoga en calidad de asociados fraternales. Iniciando así una nueva, responsable y esperanzadora etapa en el ecumenismo oficial cubano.

En el 2000 se inicia un proceso de renovación del CIC que demandó un gran esfuerzo y dedicación, lográndose fortalecer institucionalmente a partir de la definición de su misión y propósitos estratégicos, así como la reestructuración de la parte asociativa y programática, lo cual le permitió fortalecer las relaciones y consolidar la participación de las instancias de base (iglesias, movimientos e instituciones locales), desarrollando un profundo proceso de integración a partir de la coordinación efectiva de las diferentes áreas de trabajo. Además de incrementar las relaciones con las directivas de las instituciones miembros y no miembros a escala nacional, así como las agencias de cooperación, consejos regionales e iglesias hermanas internacionales.

Propósitos

  • Construir un espacio de encuentro y diálogo entre las iglesias, movimientos ecuménicos, instituciones de inspiración cristiana y centros u organizaciones afines.
  • Cultivar la fraternidad y la unidad de la Iglesia cristiana en Cuba, a través de la implementación de programas participativos especialmente articulados para el contexto eclesial y social.
  • Funcionar como órgano facilitador y de asesoramiento.
  • Promover la formación y superación bíblico teológica que contribuya a la consolición de un testimonio en el seno de la realidad social y eclesial en Cuba.
  • Desarrollar una conciencia comprometida con el Reino de Dios y su justicia a favor de la vida e integridad de la Creación.
  • Difundir el quehacer y las proyecciones de la Iglesia cubana.
  • Promover una expresión ecuménica de servicio a la comunidad.
  • Establecer comunicación y relaciones con organismos semejantes.

Principios o Valores

El Consejo de Iglesias de Cuba se sustenta sobre los valores éticos del Evangelio de Jesucristo. Estos valores pertenecen a una dimensión moral y se encuentran en constante interacción en el ejercicio de vincular nuestra fe y práctica de vida. Es por ello que el que hacer del Consejo de Iglesias de Cuba debe propiciar una sociedad donde los signos del Reino de Dios: Justicia, Amor, Solidaridad, Honestidad, Dignidad, Fidelidad, Sensibilidad, Paz, Reconciliación y Respeto se manifiesten y dignifiquen la vida. Amar y servir al prójimo, especialmente a los más necesitados, logrando un acompañamiento ecuménico de la sociedad cubana. Propiciar el mejoramiento de la calidad de vida, en un esfuerzo por lograr el desarrollo sostenible de la sociedad, sin poner en riesgo el equilibrio del entorno y de esta forma promover la formación de una cultura en armonía con la naturaleza y el uso de recursos que nos proporciona la creación. Establecer relaciones más justas entre mujeres y hombres. Estimular la solidaridad internacional como expresión de la responsabilidad de cooperación del Norte con el Sur.

Áreas de Acción

El CIC desarrolla su labor a través de una Coordinación General que supervisa cuatro áreas de trabajo esenciales. Éstas a su vez, reúnen un grupo de programas encargados de atender cada tema específico:

Área de Diaconía

  • Programa de Vida y Salud Comunitaria
  • Programa de Desarrollo sostenible
  • Pastoral para Personas Diferentemente Capacitadas
  • Programa de Infraestructura Eclesial
  • Emergencia y Ayuda Humanitaria

Área de Formación y Estudios

  • Programa de Educación Cristiana
  • Programa de Mujeres
  • Programa de Juventud
  • Programa de Renovación Litúrgica
  • Comisión Bíblica
  • Centro de Estudios

Área de Relacionamiento

  • Prg. de Ecumenía, Misión y Evangelización
  • Prg. de Relaciones Internacionales

Geografía de trabajo

Según los criterios geográficos el trabajo institucional tiene una cobertura nacional, ya que el CIC descentraliza su intervención a través de 5 vicepresidencias que abarcan las 14 provincias del país. Aunque se enfatiza en trabajar en aquellos lugares donde existan mayores dificultades y necesidades, así como grupos sociales con una voluntad manifiesta, unida a potencialidades reales que permitan desarrollar la misión institucional. Esto responde básicamente al propósito de crecer gradualmente en cobertura y aunar esfuerzos territoriales, propiciando la articulación de los diferentes actores eclesiales y comunitarios locales que muestren interés en desarrollar verdaderos espacios de ecumenía y servicio, basados en una política de relacionamiento y alianzas para potenciar la participación a nivel local.

Relaciones Internacionales

Las relaciones de coordinación y el establecimiento de redes y alianzas tanto nacional como internacional se realizan por el CIC con diferentes entidades seculares, así como con diversas organizaciones no gubernamentales, y otras afines al perfil de sus programas. Durante el año 2009 se vinculan y establecen proyectos de cooperación con instituciones en los siguientes países:

Notas

  1. Explicación religiosa del término Reino de Dios o Reino de los Cielos

Fuentes