Saltar a: navegación, buscar

La Habana Vieja

Municipio La Habana Vieja
Información sobre la plantilla
Municipio de Cuba
Ubicación del Municipio La Habana Vieja
Ubicación del Municipio La Habana Vieja
EntidadMunicipio
 • PaísBandera de Cuba Cuba
 • ProvinciaLa Habana
 • Fundación16 de noviembre de 1512
Superficie 
 • Total4 32 km²
Población 
 • Total91 227 hab.
 • Densidad21 117,7 hab/km²
Catedral de la Habana.jpg
Catedral de La Habana

La Habana Vieja. Municipio que se corresponde con la parte más antigua de la provincia La Habana, Cuba. Único espacio que abarcó la ciudad durante los primeros siglos coloniales, donde tienen asiento las fortalezas y otros grandes monumentos antiguos, que la convierten en uno de los conjuntos coloniales más ricos de América Latina. Su centro histórico urbano es Patrimonio de la Humanidad.

Comentario

La Habana Vieja, municipio que representa la parte más antigua de la provincia La Habana, Cuba. Fundada por los españoles como la villa de San Cristóbal de La Habana el 16 de noviembre de 1519, es una de las ciudades más antiguas erigidas por los europeos en el hemisferio occidental. Ya para el Siglo XVII la ciudad se había convertido en uno de los principales centros de comercio y construcción de barcos en el Caribe. Aunque en la actualidad la ciudad se ha convertido en una gran megápolis de aproximadamente 2 148 132 millones de habitantes, su antiguo centro mantiene sus grandes fortalezas, una interesante mezcla de monumentos barrocos y neoclásicos, calles estrechas, viejas casas con arcadas, balcones, portones de hierro forjado y patios interiores de gran interés histórico, que constituyen bellísimos ejemplos de arquitectura, convirtiendo a esta cuidad en uno de los conjuntos colonial más ricos de América Latina.

Su historia abarca tres períodos fundamentales, que están claramente reflejados en el paisaje urbano, período colonial español (1519 a 1898), período neocolonial norteamericano (1898 a 1959), y el período revolucionario (de 1960 a la fecha). El colonial, que duró casi 400 años, dotó a La Habana de la gran cantidad de edificaciones que hoy la distinguen, y que ha llevado a la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) a declarar el centro de la ciudad, La Habana Vieja, como Patrimonio Cultural de la Humanidad, en 1982.

Durante la década de 1960 del siglo XX comienza el rescate del ambiente histórico de La Habana Vieja, impulsado por el Gobierno Revolucionario, desde entonces se lleva a cabo un trabajo de investigación y restauración. En esta actividad ha tenido un peso considerable en la labor de dirección y planificación la Oficina del Historiador de la Ciudad. El actual municipio de La Habana Vieja surgió en 1976, con la nueva división político administrativa. Su historia apenas rebasa los 34 años, pero la del territorio que abarca, que llega a incluir los antiguos barrios, se remonta a varios siglos de quehacer histórico. La influencia ejercida por sucesivas generaciones da continuidad al proceso histórico que enlaza su pasado con el presente.

La Habana Vieja es una de las zonas más turísticas de La Habana, debido, en gran medida, a la restauración y conservación de su arquitectura colonial. Cuenta con una variada oferta cultural y gastronómica, que va desde restaurantes de todo tipo, bares, cantinas y famosos centros nocturnos. También se encuentra una red de librerías, museos y tiendas. Debido a la gran cantidad de turismo, la vida en la Habana Vieja es muy activa y en ella se llevan a cabo ferias de artículos artesanales y de libros, presentaciones artísticas, peñas deportivas.

La Habana Vieja no es una pieza de museo, ni se restaura a la manera de un set cinematográfico, es una comunidad bullente en la que habitan aproximadamente unas 100 000 personas, que interactúan con su medio.

Ubicación y área geográfica

El municipio La Habana Vieja es uno de los más pequeños de La Habana. Tiene una extensión de 4,32 Km2, y su territorio está dividido en 7 Consejos Populares llamados Prado, Catedral, Plaza Vieja, Belén, San Isidro, Jesús María y Talla Piedra. Contiene al Centro Histórico de la Ciudad, que, territorialmente, abarca casi el 50% de la superficie municipal (2,14Km2), aunque en materia poblacional alberga al 66.1% de los residentes municipales. La Habana Vieja limita por el norte con el Malecón habanero; por el sur, con los municipios de San Miguel del Padrón y Diez de Octubre; por el este, con el municipio de Regla y la Bahía de La Habana,y por el oeste, con los municipios Centro Habana y el Cerro.

Estructura física

En el municipio de La Habana Vieja existen aproximadamente 6 200 edificaciones; 3500 están en el centro histórico de la cuidad, de las cuales han sido restauradas o conservadas 81, para un 14.8%; 44 están en proceso de recuperación, para un 8.04%, y 422 no han sido restauradas, para un 77.1%. La cantidad de viviendas es de 31 245; de ellas, 22 569 se encuentran en el centro histórico de la cuidad. La longitud de las vías del municipio es de 87 160 m y 44 020 m se encuentran en el centro histórico.

Población y extensión territorial

El municipio de La Habana Vieja, en sus 4,32 Km2, tiene una población de 96.480 habitantes, según censo del año 2002, siendo su densidad demográfica de 22 333 habitantes por kilómetro cuadrado. Su territorio consta de 7 consejos populares y 83 circunscripciones. Esta localidad es una de las más pequeñas entre los quince municipios que comprende la provincia de La Habana. La topografía de este territorio es básicamente llana, ocupada fundamentalmente por edificaciones de viviendas, servicios y centros productivos. Las únicas elevaciones de consideración son las lomas del Ángel y de Soto, la primera al norte del municipio y la última hacia el sur.

Perfil demográfico

El municipio La Habana Vieja, como parte de la zona céntrica de la ciudad, es un territorio densamente poblado y utilizado por sus habitantes. A diferencia de otros centros de América Latina, caracterizados por su despoblamiento, el de la Habana es un centro vivo. Del total de la población —96 480 habitantes—, 59.6 % son mujeres y 22% son ancianos.

En el Centro Histórico en particular, residen 70 658 habitantes, lo cual significa una densidad de 33 018 hab. /km2 si analizáramos el total del municipio, pero descontando el área no residencial, La Habana Vieja tendría una densidad poblacional de 34 000 hab. /km2.

Se estima además, que entre las personas que trabajan en el municipio y que viven en otras áreas de la ciudad y la gran cantidad de turistas que visitan diariamente el municipio, La Habana Vieja recibe una población flotante de 80 000 habitantes diariamente.

Principales sectores económicos

El sector económico del municipio tiene un alto peso en los resultados macroeconómicos tanto a escala provincial, donde representa el 40%, como a escala nacional, donde alcanza el 14%. En el municipio radican 8 Ministerios, 17 Uniones de Empresas y 206 entidades económicas, entre municipales, provinciales y nacionales, que cuentan con 1530 establecimientos pertenecientes a 15 ministerios de la administración central del estado.

Por sus volúmenes de operaciones y presencia en el territorio, los sectores más sobresalientes son

Transporte

Este cuenta con dos pilares fundamentales, el primero de ellos es el Puerto de La Habana, a través del cual se efectúa más del 77% del comercio cubano y alrededor del cual se organizan empresas navieras, terminales marítimas, soporte técnico, mantenimiento y nuevos proyectos navales; el segundo es la Terminal Central de Ferrocarriles, principal centro de la transportación ferroviaria del país, la que cuenta con todo un grupo de empresas que soportan su ciclo de explotación.

Industria pesquera

Esta industria cuenta con varias flotas (DRAGNETS, FLOATUN, FLOGOLFO) y otras empresas que soportan su trabajo, desde los astilleros más importantes del país (ASTICAR, ARGUS), industrias procesadoras de alimentos (INDIPES), productoras de envases, frigoríficos, abastecimientos navales, servicios técnicos, de inspección y seguros entre otros.

Industria básica

Representada en el municipio entre otros por dos de sus principales uniones de Empresas, la de la goma (Unión de la Goma) y la del combustible (CUPET), esta segunda con una planta productora de gas (Melones), principal responsable del abasto a la ciudad y al municipio, el cual se encuentra íntegramente sobre esta red. En lo referido a la generación eléctrica contamos con la Termoeléctrica de Tallapiedra.

Industria tabacalera

Una parte de las empresas más importantes en la producción y el procesamiento del Tabaco (uno de los rubros fundamentales de la economía cubana) se encuentra en este territorio.

Turismo

La actividad turística en La Habana Vieja continúa en ascenso. Ya desde el primer semestre de 1998 hubo ingresos totales por 42 millones de dólares, lo que significa un crecimiento del 12% con respecto a igual período del año anterior. La consolidación del municipio como polo turístico se hace palpable, más del 97% de los turistas que vienen a la capital visitan La Habana Vieja y lo mismo ocurre con el 55% de los turistas que visitan el país, la inmensa mayoría de este desarrollo corresponde a la Compañía Habaguanex S.A de la Oficina del Historiador.

Industria ligera

Esta industria está representada en el municipio por el propio ministerio y empresas que están especializadas fundamentalmente en las confecciones textiles, la producción de calzado, la talabartería, bisutería y joyería.

Industria alimenticia

Tiene como principales exponentes en el municipio a la Unión Láctea y a la Molinera Confitera, además de grandes combinados procesadores de lácteos (Empresa de Productos Lácteos Metropolitanos) y cárnicos (Planta Habana). Estos últimos garantizan la mayor parte del suministro a la Ciudad de la Habana.

Comercio interior

Con sus redes enclavadas en el minicipio y empresas tan importantes como la de frigoríficos, la comercializadora de artículos de uso personal y doméstico, la de abastecimiento y ventas de materiales de construcción, madera y la especializada en gastronomía.

Actores locales

  • El Gobierno Municipal. La Asamblea Municipal del Poder Popular de La Habana Vieja está compuesta por 84 Delegados, que representan a cada una de las Circunscripciones del Territorio. A su vez el municipio se divide en siete Consejos Populares, cuyos presidentes son elegidos por los delegados que residen en estas zonas. El presidente del Consejo Popular está envestido de la más alta autoridad para el desempeño de sus funciones, representa a la demarcación donde actúa y a la vez es el representante de los órganos del Poder Popular Municipal, Provincial y Nacional. Como representante más directo del poder local, los Consejos Populares trabajan por la satisfacción de las necesidades de la población, promoviendo la participación de ésta.

La Asamblea Municipal es el órgano superior del Gobierno y el Consejo de la Administración, subordinado a ella, tiene a su cargo las direcciones municipales, entes ejecutores de la administración local en servicios medulares como salud, educación, vivienda, cultura, deporte, higiene ambiental, recogida de basura, mantenimiento de áreas verdes, alimentación, planeamiento urbano, redes técnicas, etc.

  • Vida social y cultural.

En su espacio tienen lugar numerosas funciones sociales, comerciales, administrativas y culturales. Igualmente mantiene la homogeneidad ambiental y las construcciones de mayor valor cultural son restauradas armoniosa y expresivamente a través de la permanencia de la trama urbana original y de los aspectos formales básicos del conjunto.

Gran Teatro de La Habana

Dentro de lo que fuera el antiguo recinto amurallado existen edificaciones de destacado valor arquitectónico en los alrededores de la Plaza de la Catedral, la Plaza de Armas, la Plaza de San Francisco y la Plaza Vieja fundamentalmente.

Además, al carácter excepcional de esta urbe se une la posición de la bahía como ruta obligada del Nuevo Mundo, de ahí la necesidad de su protección militar, por lo que la ciudad en época colonial contó con tres sistemas defensivos que, desde el punto de vista arquitectónico, alcanzan un gran nivel estético y funcional.

Fortificaciones

Castillo de la Real Fuerza
  • Castillo de la Real Fuerza. Casi veinte años de espera, dos reyes, cuatro gobernadores e infinidad de percances debieron transcurrir antes de que la fortaleza se diera por terminado en 1576, siendo este el más antiguo exponente de arquitectura militar conservada en Cuba y para muchos especialistas en toda América.
Castillo de los Tres Reyes del Morro
  • Castillo de San Salvador de La Punta. El Castillo de San Salvador de La Punta le fue asignado un papel aparentemente secundario por su morfología poco impresionante, pero su existencia era realmente imprescindible, para cruzar fuego con el Castillo de Los Tres Reyes del Morro y bloquear la entrada de la bahía.
Castillo de la Punta
  • Torreón de la Chorrera. El pequeño fuerte conocido también como La Chorrera, culmino su construcción en 1643, debe su nombre a la devoción cristiana del gobernador Álvaro de Luna y Sarmiento y al sitio donde se levantó. Es obra de Juan Bautista, sobrino del célebre ingeniero militar Bautista Antonelli.
La Chorrera
Torreón de San Lázaro
  • Torreón de San Lázaro. Llamado así por un cercano leprosorio que estaba ubicado en la caleta del mismo nombre, servía de enlace entre el Castillo de San Salvador de La Punta y el Fuerte de Santa Dorotea de Luna de La Chorrera, al mismo tiempo que vigilaba el horizonte en busca de velas enemigas.
Muralla de La Habana
  • Las murallas de tierra y de mar de La Habana (1674 ca. 1740). Fueron las obras de fortificación que concentraron mayores gestiones y recursos financieros, estando su proceso de ejecución lleno de incidentes y hasta una Real Cédula detuvo su proyecto en 1656, cuando apenas se había comenzado. Las primeras ideas sobre la necesidad de su construcción datan de 1558, pero solamente 182 años más tardes se vieron terminados, desde el barrio de Campeche al sur, hasta el barrio de La Punta al norte. En 1654, hubo un proyecto de sustituirlas por un canal de agua, con el mismo recorrido.
La Cabaña
  • Fortaleza San Carlos de la Cabaña. Cuando se comprueba la vulnerabilidad de la villa, con la toma de La Habana por los ingleses en 1762, queda evidente la necesidad de fortificar aquel terreno estratégico por donde habían avanzado las infanterías enemigas y sitiado el Castillo del Morro, las alturas de La Cabaña.
Castillo del Principe
  • El Castillo del Príncipe. Fue construido en 1767 y terminado en 1779, fue llamado así en honor del príncipe Carlos, hijo de Carlos III. Fue ubicado en una de las colinas que rodean La Habana, proyectado por los ingenieros militares Silvestre Abarca, Agustín Crame y Luis Huet. Rodeado ahora por el crecimiento urbano, cerraba con su contemporáneo Castillo de Santo Domingo de Atarés el anillo defensivo por tierra, y formaba un triángulo defensivo de la ciudad, con la Fortaleza de San Carlos de La Cabaña. Es un condensado ejemplo del avance de la fortificación en su época.
Castillo Atarés
  • El Castillo de Santo Domingo de Atarés. El castillo fue construido en 1767, recibió su nombre por el conde de Atarés, padre de Ambrosio Funes de Villalpando, conde de Ricla y gobernador que recibiera la ciudad de mano de los ingleses en 1763. Emplazado en una elevación (la loma de Soto), antiguamente rodeada por un brazo de mar, domina la ensenada de Atarés al fondo de la bahía.

Plazas

Plaza de Armas
  • La Plaza de Armas. Constituye el punto generatriz de la ciudad de La Habana (1519). Su trazado evoca el de las plazas fortificadas de la Europa medieval. En su perímetro se hallaban las sedes de las autoridades civiles y militares en la época colonial, y la iglesia parroquial de la Ciudad.
La Catedral
  • La Plaza de la Catedral. Fue la última de las principales plazas en formarse. En la segunda mitad del siglo XVI algunos vecinos construyeron allí sus viviendas, llamándola "de la Ciénaga" porque a ella llegaban las aguas que corrían a lo largo de la villa para desembocar al mar y se anegaba con las mareas.
Plaza San Francisco
  • La Plaza de San Francisco. Debe su nombre al convento franciscano ubicado aquí desde finales del siglo XVI. La ensenada en que se encuentra fue rellenada en 1628 para formar la plaza, próxima a la Aduana, evidencia del crecimiento de la villa y del aumento de su población.
Plaza del Cristo
  • La Plaza del Cristo. Toma su nombre de la iglesia del Santo Cristo del Buen Viaje, a la que tradicionalmente acudían los marinos al partir o regresar, para solicitar o agradecer la protección contra las eventualidades que se presentaban durante las travesías.
Plaza Habana
  • La Plaza Vieja. Ordenada su creación en 1587, no es hasta la segunda mitad del siglo XVII que cobró auge. Llamada inicialmente Plaza Nueva, se cambió por el de Plaza Vieja al construirse la Plaza del Cristo.

Monumentos

Fuente La India
  • La Fuente de la India, también conocida como la Noble Habana. Es una representación donde figura la imagen de la mítica india Habana, esposa del cacique Habaguanex, regente de la zona antes de la llegada de Colón, del cual se cree que toma el nombre la capital de Cuba. Está ubicada en el extremo sur del Paseo del Prado, a unos 100 metros del Capitolio de La Habana. Fue diseñada por el arquitecto Giuseppe Gaggini bajo el mandato del Conde de Villanueva don Claudio Martínez de Pinillos. Construida con mármol blanco de Carrara, tiene una altura de tres metros.
Fuente de Neptuno
  • La Fuente de Neptuno. En 1836 el Capitán General de la isla de Cuba, que todavía en esos momentos era colonia española, Miguel Tacón, mandó a construir la fuente la cual se importó desde Italia. Su objetivo aparte del ornamental era fundamentalmente abastecer de agua potable a tres barcos al mismo tiempo por lo que se le colocaron grandes argollas de hierro para los amarres.
Monumento a Máximo Gómez

Pavimentación de sus calles

El Marqués de la Torre, que gobernó Cuba de 1771 a 1776, y tanto se preocupó del progreso y ornato de la población, proyectó la pavimentación de las calles con tarugos de quiebra-hacha, debido a la escasez de guijarros o chinas pelonas; pero ese proyecto no pudo realizarse por completo, según afirma el historiador Valdés, "a causa de varios inconvenientes, y creo que uno de ellos fue lo resbaladizo del piso en tiempo de lluvias".

Quien acometió felizmente la obra de pavimentación, rotulación y numeración de las calles de La Habana, fue el capitán general Miguel Tacón, que como todos los déspotas, si atropelló la libertad y la justicia, favoreció las obras públicas.

Algunas calles

  • Alameda de Paula. Es un paseo marítimo, el primero creado en La Habana. Fue construida en 1777 por el arquitecto Antonio Fernández de Trebejos, por orden del Capitán General Felipe de Fondesviela, Marqués de la Torre, procedente de la corte de Carlos III. En su estructura se verifica la influencia de la Ilustración francesa.
  • Avenida del Puerto. Se construye debido al auge de obras públicas durante el gobierno de Gerardo Machado, en la isla de Cuba. Las primeras labores se iniciaron el 11 de mayo de 1927. Para la construcción de la avenida le fueron arrebatados al mar más de 128 000 m² de terreno. Las calles que desembocaban en ella fueron ensanchadas y rectificadas. En un primer momento se le llamó Avenida del Golfo.
  • Calle Obispo. Tuvo su origen en el siglo XVI en una fecha próxima a la fundación de la Villa de San Cristóbal de La Habana, o sea, alrededor del año 1519. Si tenemos en cuenta el trazado en damero a partir de una plaza mayor (típico de las ciudades hispanoamericanas), sabremos el porqué de la importancia que siempre ha tenido esta arteria.
  • Paseo del Prado. Es una avenida en la que en su trayecto norte-sur se localiza en la concurrida zona de La Habana Vieja y a solo una cuadra de la Calle Industria, que marca el límite con Centro Habana, se extiende desde la Fuente de la India y la Plaza o Parque de La Fraternidad hasta Malecón.

Edificios notables

  • Catedral de La Habana. En el mismísimo corazón de La Habana Vieja, en la zona más antigua de la ciudad, en el área declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1982, se encuentra la Catedral. En 1788, un rico obispo de Salamanca decidió hacer construir una Catedral, dedicada a la santísima Virgen, en el emplazamiento de la pequeña capilla inicial. Los jesuitas hicieron los planos. Una serie de ampliaciones y embellecimientos se llevaron a cabo, de 1802 a 1832, bajo la égida de monseñor Díaz de Espada.
  • Gran Teatro de La Habana. El nombre de Federico García Lorca prestigia la más antigua institución teatral en activo de Latinoamérica, que adoptó la denominación después de ser Teatro Tacón, Gran Teatro Nacional y Teatro Estrada Palma.
  • Capitolio de La Habana. En opinión de expertos, una obra casi perfecta de la ingeniería de inicios del siglo XX, y aparece en la clasificación internacional como uno de los seis palacios de mayor relevancia a nivel mundial.
  • El Templete. Pequeño templo grecorromano cuya construcción se debe al coronel don Antonio María de la Torre y Cárdenas, bajo los auspicios del capitán general y gobernador Francisco Dionisio Vives, y el obispo de La Habana Juan José Díaz de Espada y Fernández de Landa. Ubicado actualmente en Baratillo e/ O’Reilly y Enna, Plaza de Armas, La Habana Vieja. Como parte del Cetro Histórico Urbano de La Habana Vieja, se distingue como Patrimonio de la Humanidad desde el año 1982.

Veáse también

Calles de La Habana

Enlaces externos

Fuentes