Saltar a: navegación, buscar

Hotel Inglaterra

Hotel Inglaterra
Información  sobre la plantilla
Hotelinglaterra d.jpg
Hotel Inglaterra
Información geográfica
PaísBandera de Cuba Cuba
CiudadLa Habana
DirecciónPaseo del Prado, No. 416 esq. San Rafael, La Habana
Información general
Construcción1875
EstrellasEstrella Amarilla.pngEstrella Amarilla.pngEstrella Amarilla.pngEstrella Amarilla.pngEstrella vacia.png
TemaCiudad
Habitaciones83
Cadena hoteleraGrupo Hotelero Gran Caribe S.A.

Hotel Inglaterra.. Se encuentra situado en el hoy municipio Habana Vieja, considerado Patrimonio Cultural de la Humanidad, es Monumento Nacional desde 1981 y coloca a sus huéspedes en el centro de la historia y de la cultura nacional, en el corazón mismo de la tradicional Habana. Visitarlo es remontarse al pasado, una aventura única del espíritu al recorrer el mundo colonial del convulso Caribe, asistir a las luchas por la independencia, sumergirse en una república latinoamericana y emerger dentro de un nuevo proyecto.

Historia

Sus inicios

Cuando La Habana aún estaba rodeada por la fuerte muralla que la protegía contra piratas e invasores, en la ciudad que surgía extramuros se levantaba una edificación de dos pisos (1844), conocida por Café y Salón Escauriza. Era el principio del futuro Hotel Inglaterra.

Muy cerca de allí, alineado en la misma Alameda del Prado y atravesando la Calle San Rafael, se levantaba el esplendoroso Teatro Tacón, orgullo de la ciudad, escenario de las mejores compañías artísticas del orbe y uno de los de mayor capacidad en el mundo.

Aquella esquina de Prado y San Rafael se fue transformando poco a poco en el gran centro cultural de la ciudad, en el que el amor a la vida y la aspiración a una libertad plena se fueron convirtiendo en reflejo de la nacionalidad en desarrollo.

Las autoridades españolas prohibieron los bailes en el Escauriza para proteger, en su exclusividad, a los que tenían lugar en el Teatro Tacón (el gobernador del mismo nombre era socio de Pancho Marty, el negrero dueño legal del recinto del teatro). Aquella situación molestó sobremanera a la aparentemente superficial y bullanguera juventud criolla que se divertía en el Escauriza.

La respuesta fue original, los muchachos lanzaron sus ponches de leche a los uniformes de los colonialistas. Hubo sangre y deportaciones. Fue la señal del comienzo de un nuevo período en la vida de la juventud habanera de aquellos tiempos. El singular suceso fue bautizado como: “La Batalla del Ponche de Leche”.

La Acera del Louvre

Hotel Inglaterra
El Café cambió de nombre al comprarlo en 1863 Don Joaquín Payret, quién lo reconoció como Le Louvre. El nombre, de origen francés, sufrió en poco tiempo una transformación, el artículo fue castellanizado, quedando entonces: El Louvre, que daría origen a la llamada Acera del Louvre, cuya extensión llegaba a la Calle San Miguel. Pronto, toda la calle comenzaría a llenarse de sentido histórico.

En 1866 se protagonizó en La Acera del Louvre otro encuentro entre españoles y criollos cuando unos comerciantes peninsulares ofendieron la memoria del reconocido científico cubano Ramón Zambrana, al devolver sus papeletas para una función de beneficio que se desarrollaría en el Teatro Tacón en favor de su viuda.

Ya por esta época, cerca del Café, y pagado por un alto representante de la burguesía criolla, Domingo del Monte, existía un gimnasio donde los cubanos comenzaron a fortalecer sus cuerpos, a practicar el tiro y a manejar sables y espadas. Era una sociedad deportiva, pero muchos de sus asistentes acudieron preparados a la manigua cuando sonó la campana de la liberación en 1868.

En 1875 Don Joaquín Payret vendió el Café El Louvre para construir el Teatro de su mismo apellido en una esquina diagonal al Café, San José y Prado. Las puertas del Teatro Payret se abrieron en 1877. Ya desde el momento de la venta, y contigua al Café, existía una edificación que albergaba al Le Grand Hotel y el Restaurante Inglaterra.

Terminada la Guerra de los Diez Años y en medio de una etapa que aparentaba ser pacífica y a la que Martí denominó “El Reposo Turbulento”, volvieron los muchachos, ya veteranos y con grados militares, a su Acera del Louvre. Y precisamente en el Café el 21 de abril de 1879 José Martí contribuyó a la ebullición de la lucha con un discurso en homenaje al periodista Adolfo Márquez Sterling, que resultó al mismo tiempo un alegato incisivo contra el autonomismo.

En 1886, el capitán del Ejército Español Don Francisco Villamil arrendó el Hotel, que ya estaba unificado, y le adicionó la tercera planta. Era tal la belleza y el esplendor del local que los extranjeros tomaban fotos para mostrarlas en sus respectivos países. Había surgido el Hotel de los Hoteles de La Habana, comparable con los mejores del mundo.

Y justamente en 1890, cuando el esplendor del Hotel ascendía con mosaicos refulgentes adornados en oro fabricados en Sevilla y con rejas repujadas que aún hoy pueden disfrutarse como muestra de todo un conjunto armónico, se hospedó en él, por casi 6 meses, el General Antonio Maceo. Esta ocasión fue aprovechada para poner al rojo vivo la llama de los muchachos de la Acera del Louvre quienes participarían en la Guerra Grande (24 de febrero de 1895).

En diciembre de ese mismo año arriba al Hotel Inglaterra como corresponsal del Daily Graphic Sir Winston Churchill quien relata los pormenores de esta guerra describiendo a los insurrectos cubanos en los combates llamándole poderosamente la atención el arma nacional "el machete", una espada corta, pesada y de hoja ancha. La guerra culminó con la frustración del Programa Martiano y con dos intervenciones del gobierno norteamericano arribando Cuba a una República Neocolonial con una economía supeditada a Estados Unidos.

El Hotel en la República Neocolonial

En 1901 culminaron las obras de mejoramiento. La prensa de la época afirmó que se habían invertido 300 mil pesos oro en los trabajos. Al hotel se le dotó de luz eléctrica, teléfono en cada habitación, baño en cada aposento con agua fría y caliente y servicio telegráfico con comunicación para cualquier parte del mundo. El máximo confort de sus cien habitaciones y los múltiples servicios que brindaba el Hotel lo alzaron sobre todos sus competidores en la América Latina y lo situaron en la primera fila de los mejores del mundo.

En marzo de 1914, se le adicionó una marquesina de cristales a la entrada y se le agregó una cuarta planta. Era la llamada época de las vacas gordas. Estalló la Primera Guerra Mundial y los precios del azúcar, columna vertebral de la economía cubana, aumentaban cada vez más.

En los próximos años, el Hotel resultaría ampliamente favorecido por el creciente turismo norteamericano. El auge se debía a la cercanía de los Estados Unidos y a la creciente absorción de los negocios por los empresarios del norte. Posteriormente también beneficiaría al Hotel la implantación de la Ley Seca en el vecino del Norte, un enjambre sediento de visitantes corrían hacia los alambiques.

Sin embargo, la economía del Hotel no pudo resistir la depresión de 1929, y en 1931 cerraba sus puertas a pesar de su pasado de glorias. Después de transcurridos 8 años volvió a la palestra, dedicado sobre todo a la celebración de fiestas, bodas y cumpleaños, aunque continuaba funcionando como hotel y ya no tenía el esplendor de antaño siguió siendo un Hotel preferido por su cercanía al Centro Histórico de La Habana y el trato casi familiar de su empleomanía.

El Inglaterra en la Revolución

El 1 de enero de 1959 triunfa la Revolución y el 8 de enero entran las tropas del Ejército Rebelde a La Habana con Fidel Castro al frente. Desde los mismos inicios hasta la década del ´60, el bloqueo de EUA le dio un golpe mortal al turismo internacional, integrado entonces casi exclusivamente por norteamericanos. En 1973 hicieron crisis los achaques del vulnerable Hotel Inglaterra. Coincidentemente el país acumulaba fuerzas para reiniciar la marcha turística internacional. En 1981, con una renovación del turismo y tras un esfuerzo reconstructivo, se encendieron de nuevo sus lámparas. Pero las décadas del Inglaterra exigían mucho más. Hubo que remodelar el viejo interior, aunque conservando su opulento espíritu pasado. En 1989 el Inglaterra reabría sus puertas manteniendo su esplendor de antaño.

El Hotel, en este período, continuando sus viejas tradiciones retoma las manifestaciones culturales tal y como se celebraban en el segundo piso del Louvre. Este ambicioso proyecto cultural, desarrollado hace más de 10 años, vincula los más destacados artistas plásticos, escritores, personalidades y a la Banda de Conciertos de La Habana en un programa de actividades mensuales que invita a clientes, visitantes y representantes de la comunidad.

Tarjas y escudos

Tarja en honor de Nicolás Estévanez

Nicolás Estévanez Murphy fue un militar español reconocido por su decoro al asumir una comprometedora actitud ante el fusilamiento, el 27 de noviembre de 1871, de los 8 estudiantes de Medicina acusados injustamente de profanación. Estévanez rompió su espada en La Acera Del Louvre en protesta por tal asesinato y renunció a su carrera militar, alegando que “por encima de la Patria están la unidad y la justicia”. Con el paso del tiempo Nicolás Estévanez se destacó en España como escritor y político republicano. El 27 de noviembre de 1937, el Historiador de la Ciudad, patriota y revolucionario Emilio Roig de Leuchsenring, develó la tarja en su honor, y cada año se recuerda aquella actitud digna ante ese luctuoso hecho.

Tarja en honor de los muchachos de la Acera del Louvre

En 1927 los compañeros de los jóvenes asiduos a la Acera del Louvre en honor de los que de este grupo murieron peleando en la Guerra de Independencia, develaron una tarja con los nombres de los 40 caídos. Ambas tarjas se hallan en dos columnas del frente del Hotel.

Escudo del Marquesado de Perinet

El escudo del Marquesado de Perinet se halla en el cuarto piso de la fachada del Hotel. Aún no se sabe cuándo ni quién ordenó colocarlo en ese sitio. En 1844 nace en Cienfuegos María del Carmen Lucrecia Terry y Dorticós. En 1863 se casa en su ciudad natal con Don Guillermo de Perinat y Ochoa de Sevilla, depositario de Rentas reales en Cienfuegos. Ella recibió en 1893 el Marquesado de Perinat de manos de la Reina de España, María Cristina de Austria, por servicios de carácter benéfico y por los méritos de su esposo.

Bailarina Sevillana en Bronce

La escultura está situada en el centro del Bar Coffee La Sevillana. Fue hecha por el marqués de Perinat quien era un aficionado a la escultura, se dice que tomó como modelo a la española y granadina Eugenia de Montijo, esposa de Napoleón III, con la que sostenía una entrañable amistad.

Escudo de la pared del restaurante

Este escudo representa la unificación de España, ocurrida mediante el matrimonio de Isabel la Católica, del Reino de Castilla, y Fernando del Reino de Aragón tras la derrota de los moros en Granada en 1492.

Escudo de la pared del Bar

Este escudo representa también la unificación de España de todo el territorio español con la victoria sobre los moros y su expulsión.

Otros escudos

En las columnas del lobby y en la rejas aparecen otros escudos que corresponden a títulos nobiliarios de España, los marqueses de Casa-Calvo que con su león y su castillo recuerda la Obra Pía para niñas pobres fundada por ellos la cual da el nombre actual de la calle.

Características arquitectónicas

Aunque este Hotel alcanzó su imagen actual en la segunda década del siglo XX, ya desde 1891 contaba con una apariencia y volumen similares, después de ser unificadas y reconstruidas varias edificaciones colindantes, lo cual explica la irregularidad de su planta. El núcleo original data de 1856, cuando para formar el hotel se unieron el afamado Café Escauriza, que ocupaba la esquina, y el edificio contiguo.

La expresión del edificio es el resultado del retoque, a la manera ecléctica, de elementos establecidos desde el siglo pasado, como las pilastras adosadas en la fachada, los vanos de proporciones verticales con carpintería de persianas regularmente distribuidos, y el empleo de barandas de hierro en los balcones. La solución de los pilares del portal, con medias columnas circulares adosadas lateralmente, es reminiscente del diseño empleado en el Palacio del Segundo Cabo.

Algunos huéspedes cubanos

Visitantes del Café El Louvre

  • Antes de 1867: Manuel Suárez y el grupo de jóvenes cubanos que le dieron nombre e historia a la Acera del Louvre. Suárez regresó de las guerras de independencia como jefe de la caballería camagüeyana y General del Ejército Libertador.
  • Julio Sanguily, General de la Guerra de los Diez Años, mentor y guía de los jóvenes de La Acera Del Louvre.
  • 1879: José Martí, pronunció el célebre discurso el 21 de abril de 1879 en homenaje al periodista Adolfo Márquez Sterling, un alegato contra el extremismo de los autonomistas. También pronunció un intenso discurso patriótico en homenaje al General Manuel Suárez, ambos en el Café El Louvre.
  • 1890: Juan Gualberto Gómez, célebre periodista y revolucionario, amigo de Maceo y Martí, visitó periódicamente a Antonio Maceo.
  • Manuel de la Cruz y Francisco de Paula Coronado el primero famoso escritor de temas independentistas y el segundo afamado periodista, ambos entrevistaron a Maceo durante su estancia en La Habana.
  • 1899: General Manuel Sanguily, famoso orador, escritor y parlamentario, impugnador de la injerencia norteamericana.
  • 1904: Máximo Gómez Báez, destacada figura de las guerras de independencia de Cuba uno de los artífices de la invasión de Oriente a Occidente.

Algunos huéspedes extranjeros

  • 1886: Amelia Rodríguez, famosa cantante de zarzuela.
  • 1887/ 1918. Sarah Bernhardt, aclamada diva francesa de fama mundial.
  • Mazzantini el torero español, cumbre de la tauromaquia.
  • 1894 Juventino Rosas, compositor mexicano, autor del famoso vals “Sobre las Olas”. Murió en Batabanó, pueblo de la costa Sur de la provincia Habanera, donde residió por varios años. Hoy una plaza lleva su nombre.
  • 1895: Jane Hading, famosa actriz.
  • Coquelín, actor cómico español de renombre internacional.
  • 1895: Winston Churchill, político inglés que alcanzó a ocupar el cargo de primer ministro de su país y participó como corresponsal de guerra en la última etapa de la Guerra de Independencia de Cuba.
  • 1896: Maria Tubau, célebre actriz.
  • Ceferino Palencia, aclamado actor dramático.
  • 1905: María Guerrero y Fernando Díaz de Mendoza, considerado los actores más altos del arte dramático español. Repitieron en 1914.
  • 1910: Rubén Darío, nicaragüense, uno de los más excelsos poetas de la lengua hispánica.
  • Max Henríquez Ureña, recio intelectual latinoamericano, dominicano, vivió exiliado en Cuba por largos años.
  • Osvaldo Bail, uno de los grandes poetas dominicanos.
  • 1920: Berta Singerman, declamadora argentina.
  • Enrico Caruso, el tenor italiano, quien todos los días al salir del teatro se dirigía al Louvre a tomar ponche de leche.
  • Jacinto Benavente, célebre dramaturgo español.
  • 1922: Gabriela Mistral, poetiza chilena, quien fuera homenajeada en el Patio Andaluz, con un Five o´clock tea.
  • 1931: Imperio Argentina, cantante española.
  • José Mujica, tenor mexicano, que hiciera mundialmente famosa la canción “Júrame” y otras composiciones de la excelente compositora mexicana María Griver.
  • 1944: Jorge Negrete, el conocido charro mexicano que celebró en La Sevillana una reunión con el sindicato que representaba a los artistas cubanos.

Restaurante El Colonial

En 1994 es que se decide que artistas plásticos cubanos, diseñaran la Carta Menú del Restaurante Colonial y que cambiara con las estaciones del año. Muchos de estos artistas además de los originales de estas cartas menú, han donado otras obras plásticas de gran valor que forman parte del patrimonio del Hotel y son utilizadas para realzar la belleza de las habitaciones. - 1994

- 1995

- 1996

- 1997

- 1998

- 1999

- 2000

- 2001

- 2002

- 2003

- 2004

- 2005

- 2006

  • Mario García Portela (Primavera)
  • Esteban Machado (Verano)
  • Hilda Vidal (Otoño)
  • Ernesto Villanueva (Invierno)

- 2007

- 2008

- 2009

- 2010

Fuentes

  • Invitación a la presentación de la Carta Menú 15 Aniversario FRUTOS.
  • Rivas Vázquez, E. Breve Historia del Hotel Inglaterra. Un hotel donde la historia y la cultura se vive en presente. Documento inédito.
  • Arquitectura Civil
  • Hotel Inglaterra