Océano

De EcuRed
Océano
Información sobre la plantilla
260px
Concepto:Extenso cuerpo de agua salada que forma, aproximadamente, un tercio de toda la superficie terrestre.

Océano. Extensión de agua salada que cubre las tres cuartas partes de la superficie terrestre, subdivido en: Océano Atlántico, Océano Pacífico, Océano Índico, Océano Glacial Ártico y Océano del Sur, nombrado también como Océano de la Antártida u Océano del Polo Sur ha sido el último reconocido por la Organización Hidrográfica Internacional (IHO, International Hydrographic Organization), extendiéndose hasta una latitud de 60 S. La ciencia que se dedica al estudio de todo lo referente a los océanos se llama Oceanografía. También existe una sub-especialidad de la biología denominada Biología marina que es la encargada de estudiar la flora y la fauna tanto del mar como de los océanos.

Contenido

Formación oceánica

Durante su formación hace unos 6.000 millones de años, la Tierra pasó por una etapa de fusión lo que permitió que, debido a la gravedad y a las altas temperaturas los materiales más densos se hundieran hasta el centro, mientras que los más ligeros se desplazaron a la superficie., originando un aumento sustancial del calor hasta de 100 000°C, que a su vez terminó por fundirlo todo.

Formación oceánica
Formación oceánica

Con el tiempo fue enfriándose la bola gaseosa, y cuando las temperaturas fueron suficientemente bajas algunos gases se licuaron, mientras que algunos líquidos se solidificaron. Se piensa que las primeras sustancias que sufrieron el cambio fueron las más pesadas, las cuales se desplazaron hacia el centro de la Tierra. Estas sustancias conservan en la actualidad el suficiente calor para que el centro esté constituido por materiales semisólidos y elásticos. Al pasar el tiempo, las sustancias más ligeras se solidificaron y formaron una corteza sólida alrededor del núcleo. A medida que la capa sólida iba engrosando se arrugaba y plegaba creando las cadenas de montañas. Esa corteza quedó rodeada en su exterior por una capa gaseosa originando un paisaje semejante al de la Luna.

Durante el proceso de acumulación de rocas, sustancias como el agua y gases inertes se concentraron debajo de la superficie de la corteza, se cree hoy en día que la mayor parte del agua que existía sobre la Tierra brotó desde el interior de ella como resultado de la actividad volcánica, de la fuerza giratoria y de la gravitación de todo el cosmos.

El geólogo Arnold Urey supone que alrededor del 10 por ciento del agua que se encuentra actualmente en los océanos existía ya, como agua superficial, al terminar de formarse el planeta.

Atmósfera

Estudios afirman que en esta época la tierra estuvo rodeada por una atmósfera primitiva constituida por gases pesados como el kriptón y el xenón, por otros más ligeros, como el neón y el argón y por pequeñas cantidades de hidrógeno y helio. Con seguridad, esta atmósfera se fue perdiendo para dar lugar a una "segunda atmósfera" conformada por los materiales volátiles que escapaban del interior de la Tierra, como el nitrógeno, el bióxido de carbono y el vapor de agua; su temperatura era muy elevada debido al calor emitido por la tierra sólida, razón por la cual no existía agua líquida.

Con el tiempo, la nueva atmósfera se enfrió, y se piensa que, cuando ésta alcanzó una temperatura crítica de 374°C, el agua líquida fue apareciendo en pocas cantidades, conservándose también el vapor de agua.

Lluvias

Se piensa que las lluvias empezaran a caer cuando descendió la temperatura. El agua se encontraba entonces en forma de vapor, en nubes cuyo espesor probable era de miles de kilómetros. En un principio, la corteza sólida estaba tan caliente que el agua de las lluvias, al posarse sobre ella, se evaporaba instantáneamente. Sin embargo, la temperatura bajó todavía más, lo cual permitió que en algunos puntos se depositaran pequeñas cantidades de agua líquida.

La lluvia siguió cayendo con abundancia durante siglos. Los terrenos bajos, las cuencas y hondonadas se llenaron de agua, y los ríos bajaron caudalosamente desde las montañas para dar origen a los océanos.

Sales y minerales

Las lluvias arrastraban hacia la tierra gases atmosféricos como el metano, el amoniaco, el bióxido de carbono y el ácido clorhídrico, que por medio de las reacciones químicas fueron integrando los compuestos característicos tanto de la tierra como de las aguas.

La composición del agua del mar se fue complementando debido a la acumulación de sales y minerales. Al principio la concentración era mínima, pero creció a medida que los ríos erosionaban la corteza sólida de la Tierra, y conforme las fuertes mareas reducían las costas a arena; además, como resultado de la influencia del clima sobre los mismos minerales metálicos, éstos se fueron añadiendo al océano en cantidades crecientes. Las sustancias disueltas se vieron incrementadas por las erupciones, probablemente muy frecuentes, de volcanes submarinos y terrestres, erupciones ocurridas debido al escaso grosor de la corteza recién formada. Todo esto produjo la salinidad del mar, que actualmente tiene un promedio de 35 gramos de sales en un litro de agua, por lo que se dice que presenta una concentración de 35 partes por mil.

Del interior de la Tierra se desprendieron también sustancias volátiles en forma de amonio como los compuestos a base de carbono y los de nitrógeno, que durante ese tiempo se mantenían en altas concentraciones. Tales sustancias se mezclaban con el agua de los océanos, por lo cual éstos adquirían un aspecto oscuro y parduzco.

La atmósfera oxidante del planeta, que apareció cuando éste tenía una edad aproximada de 2 000 millones de años, dio origen a la transparencia tanto de la atmósfera como del agua. En la alta atmósfera de la Tierra, el nitrógeno y el hidrógeno reaccionaron lentamente para producir amoniaco, que luego descendió a la superficie de la Tierra y se disolvió en el agua, quedando una atmósfera con poco nitrógeno y unos océanos impregnados de amoniaco.

A medida que crecían los primeros océanos, los ríos que llevaban el agua de lluvia arrastraban desde la tierra minerales disueltos, entre ellos la sustancia más abundante: el cloruro de sodio, llamado comúnmente sal; además, llegaron al océano otras sustancias químicas en cantidades menores: cloruro de magnesio, sulfato de magnesio y sulfato de calcio, entre otras. Actualmente, el cloro, el sodio, el magnesio, el azufre y el calcio son los elementos más comunes disueltos en el mar, aunque también se encuentra cobre, plomo, uranio, oro, estaño y otros.

Características de los océanos

La profundidad de los océanos es muy variable según la ubicación geográfica. La profundidad media es de 4000 metros aunque en algunas regiones del planeta forma una meseta con menos de 200 metros de profundidad que se denomina Plataforma continental y puede alcanzar varias millas o kilómetros desde la costa. Estas zonas de los océanos (plataformas) adquieren gran importancia económica ya que es territorio exclusivo del país adyacente. Es el lugar de mayor riqueza en cuanto a la pesca y los Recursos naturales como son el petróleo y el Gas natural.

Seguida de la plataforma continental aparece la cuenca oceánica, conectada entre si por un sistema similar a una espina dorsal que une a los 5 océanos en la profundidad. Tambien existen en el lecho marino unas especies de montañas, volcanes y abismos en zonas donde se unen las placas tectónicas.

Los océanos poseen el 97% del agua total de la Tierra, por lo tanto es la mayor masa de agua del planeta.

Un kilogramo de agua salada que conforma el océano esta compuesta químicamente por: 965 gramos es agua (H2O), 19 gramos es cloro(Cl), 11 gramos es sodio (Na), 2,7 gramos sulfato, 1,3 gramos magnesio y el resto son concentraciones menores de potasio, calcio, bicarbonato, boro, estroncio y otros elementos químicos. En los océanos la cantidad y concentración de estos elementos es muy similar excepto en los lugares donde se unen con los mares en donde pueden variar los componentes.

Breve descripción de los océanos

Océano Pacífico

Océano Pacífico
Océano Pacífico
Tiene un forma triangular y es el océano de mayor extensión de todos. Se extiende desde el polo norte al sur en donde se une al océano Antártico. Su temperatura varía desde aproximadamente los 30 grados centígrados en el Ecuador hasta los -2 grados en su extremos sur. La mayor profundidad en el planeta tierra se encuentra en el océano Pacífico y se denomina "Fosa de las Marianas" con una profundidad de 11.000 metros situada al este de Filipinas. Está salpicado por una gran cantidad de islas entre las que se destacan las pertenecientes al archipiélago de Hawái.

Océano Atlántico

Océano Atlántico
Océano Atlántico
Posee una forma de S y es el segundo en tamaño. Tambien se extiende de norte a sur, se ubica entre América (al oeste) y Europa y África (al este). Históricamente ha sido muy utilizado para la navegación con fines comerciales entre el viejo y el nuevo continente.




Océano Índico

Océano Índico
Océano Índico
Es un pequeño océano que baña las costas de la India y de ahí proviene su nombre. Se ubica principalmente en el hemisferio sur y se une por su extremo al océano Antártico.


Oceano Antártico

Océano Antártico
Océano Antártico
Se ubica en una zona que circumpolar, rodea la Antártida, tambien conocido con el nombre de océano Glacial Antártico. Conecta los extremos sur de los otros océanos entre si. La temperatura es de -2 grados centígrados y sobre la superficie se forman grandes tempanos de hielo que en determinadas circunstancias se liberan hacia los otros océanos.



Océano del Sur

Océano del Sur
Océano del Sur
Nombrado también como Océano de la Antártida u Océano del Polo Sur El Océano Sur es un poco diferente, rodea la Antártida en la región del Polo Sur, extendiéndose hasta una latitud de 60 S. En general, los límites de cualquier océano lo determinan los continentes circundantes pero, este no tiene continentes para definirlos.

De acuerdo con la Organización Hidrográfica Internacional (IHO,International Hydrographic Organization), la cual hace un par de años lo reconoció formalmente como océano a causa del patrón de circulación característico, las aguas se encuentran de alguna forma separadas de los océanos aún cuando no existen masas de tierra que hagan las veces de barreras. La Corriente Antártica Circumpolar es una fuerte corriente marina que gira hacia el este alrededor de la Antártida. Debido a este patrón de circulación oceánico, el agua es fría y aislada estimulando un ecosistema marino único y característico de la Antártida.

Enlace externo

Fuentes