Saltar a: navegación, buscar

Batalla de Normandía

Batalla de Normandía
Información sobre la plantilla
Desembarco de normandia.jpg
Barcazas de desembarco trasladan hasta la consta de Normadia soldados y pertrechos de militares.
Fecha:Inicio: 6 de junio de 1944 Terminación: 25 de agosto de 1944
Lugar:Normandía, Bandera de Francia Francia
Descripción:
Decisiva victoria aliada sobre los Alemanes
País(es) involucrado(s)
Bandera de los Estados Unidos de América Estados Unidos, Bandera del Reino Unido Reino Unido, Bandera de Canadá Canadá, Bandera de Polonia Polonia, Bandera de Bélgica Bélgica, Bandera de Holanda Holanda, Bandera de Grecia Grecia, Bandera de Noruega Noruega, Bandera de Australia Australia, Bandera de Nueva Zelanda Nueva Zelanda, Bandera de Francia Francia, Imperio Británico, Bandera de Alemania Nazi Alemania Nazi.
Líderes:
Aliados: Dwight David Eisenhower, Bernard Montgomery, Bertram Ramsay, Trafford Leigh-Mallory. Alemanes: Gerd von Rundstedt, Friedrich Dollmann, Erwin Rommel.

La Batalla de Normandía en 1944, denominada en clave Operación Overlord, fue la invasión de Europa, llevada a cabo en el noroeste de Francia, entonces ocupada por la Alemania nazi. El desembarco fue ejecutado por las fuerzas aliadas en la II Guerra Mundial.

El esfuerzo asociado se concentró en desembarcar en Europa un ejército que, después de liberar Francia, llegara hasta el mismo corazón del Tercer Reich. Los preparativos de la Operación Overlord se iniciaron en Gran Bretaña.

Después de 66 años el desembarco de Normandía continúa siendo la mayor operación de invasión por mar en la historia, ya que casi tres millones de soldados cruzaron el Canal de la Mancha desde Gran Bretaña a la región de Normandía en la Francia.

Escenario de operaciones

En 1943 el principal escenario de operaciones norteamericano estaba en Italia, así que la proyectada invasión tuvo que posponerse otro año más ante las reiteradas protestas populares que abogaban por la apertura de un “segundo frente” en Europa que comprometiese a más tropas alemanas en el Oeste y aliviase la situación de la Unión Soviética.

En 1944 la Wehrmacht tenía diseminadas a sus fuerzas en una gran guerra de varios frentes: se había perdido África ante los aliados, que luego habían saltado a Sicilia y de allí al resto de Italia, donde se libraban fuertes combates. En el frente del Este la situación era desesperada ante el irresistible empuje del Ejército Rojo, que ya estaba llegando a Polonia.

La Operación Overlord involucraba al grueso de los ejércitos estadounidense e imperial británico, apoyados por tropas auxiliares francesas, polacas y de otras nacionalidades para asaltar las playas de Normandía, por medio de desembarcos anfibios.

Originalmente la misión iba a comenzar el día 5 de junio pero debido a inclemencias meteorológicas se debió trasladar al siguiente día. El 6 de junio por la noche, diez divisiones estadounidenses, británicas y canadienses se pusieron en pie entre Orne y el Vire. Aunque no se lograron todos los objetivos previstos y conquistó muchísimo menos terreno que el esperado, se instalaron sólidas cabezas de puente donde a lo largo de los siguientes días desembarcarían 250.000 hombres y 50.000 vehículos. Se desarrolló desde el 6 de junio (Día D), hasta el 25 de agosto (Liberación de París).

El terreno

Los 80 kilómetros de costa de Normandía elegidos por los aliados para desembarcar, establecer la cabeza de puente y abrir el frente hacia la llanura francesa tienen básicamente las siguientes características:

Costa de Normandía

Formada en más de un 95% por playas. La marea baja deja al descubierto hasta 500 metros de playa de arena. Sólo hay unos pocos trechos en los que existen rocas que aun con marea baja, apenas dejan playa delante de ellas. Tras el nivel más alto al que llega la marea alta, se extiende normalmente una franja de cantos rodados con una anchura de hasta 50 metros. A partir de aquí comienza a elevarse la costa hasta unos 50 metros de altura sobre el nivel de marea alta, con una pendiente media de 20 grados. Las pendientes son de tierra, cubiertas por praderas y setos de arbustos muy tupidos de hasta 2 metros de altura.

Alcanzadas las alturas tras la costa, se extiende la campiña de Normandía hasta unos 80 km hacia el sur. Este terreno es muy ondulado y está cubierto de grandes praderas con pastizales para el ganado vacuno (aquí se produce leche, mantequilla, queso Camembert). También existen tierras para cereales y campos de manzanos (que producen sidra y aguardiente, llamado Calvados).

Todas las tierras están cercadas con muros de piedras apiladas cubiertas de musgo o con densas plantaciones de setos de arbustos. En lo alto de las colinas que no se cultivan crecen matorrales de gran altura. Los caminos, con un trazado muy ondulado, transcurren por hondonadas. También estos caminos van acompañados por cercas de arbustos y muros de piedra. Se denomina a esta región Bocage.

El clima es muy lluvioso lo que hace que la región esté cruzada por numerosos arroyos y pequeños ríos, los cuales al acercarse al mar van rompiendo el plano por el que transcurren, abriendo brechas hacia las playas. Estas hondonadas permiten alcanzar cómodamente las alturas de la costa desde la playa, evitando tener que trepar por las pendientes laderas que suben desde el mar. Durante algunas semanas, Arromanches fue el puerto de mayor tráfico del mundo, antes de pasar el relevo a Cherburgo, ciudad tomada por los aliados un mes después del desembarco.

Estrategia ofensiva del desembarco

Desde el punto de vista militar del ejército que tiene que efectuar el desembarco, el paisaje de Normandía tiene las siguientes ventajas: las defensas enemigas instaladas en las pendientes de la costa son fáciles de atacar por la artillería de los navíos de guerra. Con aviones de exploración el bombardeo puede extenderse sobre las baterías situadas alejadas de la costa. Y estas últimas son un blanco inmejorable para el bombardeo aéreo. Para el desembarco se dividió el sector de Normandía en cinco playas o zonas de influencia, que de oeste a este se las bautizaron con los nombres en clave de Utah, Omaha, Gold, Juno y Sword.

Estrategia defensiva del desembarco

El punto de vista del ejército defensor es: con modestos reductos construidos en las laderas y dotados con ametralladoras y artillería de medio alcance se puede batir perfectamente a las tropas que avanzan por la playa si han desembarcado con marea baja, y a las embarcaciones de desembarco que se acercan con marea alta. Artillería pesada instalada hasta 10 kilómetros alejada de la costa pero unida telefónicamente con puestos de observación instalados en lo alto de los cerros sobre la playa puede batir con idéntica perfección la playa. Esto hizo ver a los mandos de ambos bandos que la fase de desembarco forzosamente había de ser muy sangrienta.

Terreno interior de Normandía

El atacante se encuentra con grandes dificultades para la actuación de sus fuerzas blindadas ya que lo ondulado del terreno, las cercas de piedra y de arbustos que separan los campos, las cimas de las colinas cubiertas de arbustos, los sinuosos caminos que transcurren por el fondo de las hondonadas y flanqueados por muros y arbustos, obligan a que el ataque de los blindados se efectúe en punta y no a lo ancho, y siempre con una cobertura de los flancos muy corta. El mismo problema lo tiene el defensor con sus blindados pero sus granaderos provistos con artillería ligera pueden quedar ocultos hasta que los blindados enemigos están muy cerca. Basta entonces disparar sobre el primer y el último tanque de la columna para que ésta quede prácticamente inmovilizada.

Esto hizo que, una vez producido el desembarco, el defensor basase su táctica en el empleo masivo de granaderos mientras que el atacante lo hizo empleando una fuerza extraordinaria de cazabombarderos que, volando a muy baja altura, deshacían a los defensores tan pronto como eran delatados por el fuego de sus armas. A partir del 12 de agosto, los aliados podrían empezar a usar la PLUTO (Pipe Line Under The Ocean), un oleoducto submarino para el aprovisionamiento en carburante entre la isla de Wight y Cherburgo.

Estrategia

Estrategia americana

Básicamente consistió en desorientar al mando alemán sobre la fuerza real aliada que había de intervenir en la operación y el lugar del desembarco.

El objetivo se cumplió plenamente ya que el mando alemán acabó contando con la existencia en Gran Bretaña de un segundo ejército (FUSAC) preparado para el desembarco en Calais, ejército totalmente imaginario, si se exceptúa a su jefe George S. Patton (Operación Fortitude).

El ejército aliado estaba formado por 1.750.000 británicos (incluidas las tropas imperiales), 1.500.000 soldados estadounidenses y 44.000 voluntarios de otras nacionalidades. Era un ejército de 3.500.000 hombres y 20 millones de toneladas, lo que pesaba sobre el suelo británico.

Era necesario lanzar tropas paracaidistas pertenecientes a la 101ª y 82ªestadounidense para asegurar algunos sectores en la península de Cotentin. Las tropas paracaidistas británicas harían lo mismo en el Valle de Odon.

Los estadounidenses desembarcarían en las playas de Utah, al Sur de Cherburgo, y Omaha, cerca del pueblo Vierville-sur-Mer; en esta playa se libraron los más duros combates y fue bautizada como Bloody Omaha (Sangrienta Omaha).

Los británicos se ocuparían de las playas de Gold, cerca de Arromanches, Juno y Sword, esta última con la ayuda de los canadienses. La playa de Sword se encontraba cerca del valle del río Orne, entre los ríos Odon y el canal de Caen. A Montgomery se le encomendó tomar la ciudad de Caen el mismo día de la invasión, pero su indecisión le hizo perder un tiempo precioso. Caen cayó tres semanas después tras cruentos combates.

También se desorientó al mando alemán sobre el lugar en el que se realizaría el desembarco. Una de las maneras en que esto se logró fue que aviones aliados lanzaron papel de aluminio al este de donde se iba a realizar realmente para confundir a los radares alemanes.

El objetivo se cumplió plenamente puesto que el 24 de julio de 1944 Hitler aún convencía a sus generales que el desembarco de Normandía no era otra cosa que una maniobra de distracción y que el desembarco principal se produciría de un momento a otro en la costa de Calais.

Los aliados hicieron todo tipo de maniobras de contraespionaje y distracción para hacer creer a Hitler que la invasión se produciría en el sector de Calais. Crearon para ello un ejército fantasma al mando del general George Patton que consistía en tiendas de campaña vacías, camiones y tanques hinchables de goma y comunicaciones de radio ficticias. El espía español Juan Pujol, doble agente nazi y aliado, suministró a los alemanes información falsa. Por cada misión de bombardeo preparatorio efectuado sobre Normandía, se hacían dos sobre Calais.

Las tropas británicas y canadienses tuvieron mejor suerte que las estadounidenses, pero avanzaron muy poco. Para las divisiones aerotransportadas, las cosas empezaron a salir mal: los transportes, al intentar evadir el fuego antiaéreo se separaron mucho entre sí, de modo que tras el lanzamiento de los paracaidistas, éstos quedaron diseminados por toda la retaguardia enemiga. No lograron consolidar la cabeza de puente hasta el final de la jornada, gracias a los constantes refuerzos, el fuego de la artillería naval, los bombardeos tácticos y un elevado número de bajas (se estima que algo más de 300 hombres).

El desembarco sería ejecutado por 16 divisiones británicas y 20 divisiones americanas, la mitad de ellas transportadas directamente desde Estados Unidos, las cuales llegarían luego a las playas y a los puertos conquistados.

Primer objetivo estratégico.

El primer objetivo estratégico fue la creación, entre Sena y Loira, de una base desde la que pudiera partir la ofensiva general en dirección al Rin. Era notable que los ingleses llevaban mucho tiempo reflexionando sobre el problema de un desembarco en Europa. Aun a pesar de toda esta estrategia, entre los británicos también el mar hacía estragos. Se tragó una cincuentena de viejos tanques Centaur equipados con cañones del 95 para dar a las oleadas de asalto un apoyo móvil de artillería. Ahora bien, los americanos superaron su aplastamiento. Pese a lo vivo que era, el fuego alemán no tenía densidad ni continuidad ya que la playa, a fin de cuentas, sólo estaba defendida por un batallón reforzado del 914 R.I. La mayor parte de los barcos de combate debían apoyar el desembarco con tiros contra los objetivos terrestres. Los demás vigilaban las entradas del Canal o tendían pantallas contra los submarinos y torpederos enemigos. Pese a lo débiles que eran los alemanes en el mar, no eran del todo inofensivos.

Fuerza aérea alemana.

Se alejó a la aviación alemana de la zona de invasión de dos maneras: Por una parte, destruyendo al máximo las bases de la fuerza aérea alemana en el norte de Francia, obligándoles a estacionar su aviación al sur de Francia. Y por otra, intensificando los bombardeos sobre ciudades alemanas, consiguiendo que los alemanes trasladasen un importante contingente de cazas situados en Francia a Alemania para la incrementar allí la defensa.

El objetivo se cumplió plenamente ya que el día de la invasión la fuerza aérea alemana contaba únicamente con 250 aparatos estacionados en Francia y la escuadrilla más cercana a Normandía se componía de dos únicos cazas.

Se obtuvo, con la ayuda de la resistencia francesa, amplia información sobre las fortificaciones alemanas, con un resultado muy satisfactorio. Así, por ejemplo, cuando el comandante estadounidense que sitiaba la fortaleza de Brest se entrevistó con el comandante alemán que la defendía para pedirle la entrega de la misma, el estadounidense llevaba consigo un mapa de la fortificación que mostró al comandante alemán, al que dejó perplejo ya que él mismo carecía de un plano tan detallado de su propia fortaleza.

Se destruyeron las vías férreas con ataques aéreos y mediante sabotajes de la resistencia francesa. A pesar de la rapidez con la que el mando alemán conseguía reparar los desperfectos, las divisiones acorazadas alemanas que fueron desplazadas desde el frente ruso al francés tardaron menos tiempo en llegar en sus trenes desde Rusia al Rin, que del Rin a Normandía.

Estrategia alemana

Desde 1941, el mando alemán carecía de estrategia en todos sus frentes, simplificando su actividad a conceptos tácticos y operativos. Pero ya desde ese año Hitler temía un desembarco aliado en la costa atlántica francesa, ordenando fortalecer la costa, especialmente la del Canal de La Mancha.

En 1944, Rommel ordenó plantar cerca de 20.000 minas en las costas francesas, de las cuales solo un poco más de la mitad pudo ser efectivamente plantada. El camino para la liberación de Europa estaba trazado. Hitler, obstinado en la idea de que el desembarco era una maniobra de distracción y que el ataque principal se produciría en Calais, ordenó contraatacar con todas las fuerzas disponibles (este hecho se produjo demasiado tarde como para que fuese efectivo), aunque lo que más estragos causó entre las fuerzas aliadas fue la utilización de ametralladoras MG42 desde los acantilados.

Preparativos

Día D, Eisenhower dando instrucciones a paracaidistas americanos
Para la batalla, se movilizaron medios materiales y humanos descomunales. Para que los buques pudieran descargar la carga y los pasajeros, los aliados necesitaban un puerto en aguas profundas como el de Cherburgo o Le Havre. Pero como estas dos ciudades no iban a ser tomadas de inmediato, se construyen pieza a pieza frente a las dos pequeñas poblaciones de Arromanches y Saint-Laurent, dos puertos artificiales trayendo desde Gran Bretaña cientos de encofrados prefabricados flotantes de hormigón que después serían sumergidos para que sirvieran de diques y muelles.

Los medios de desembarco se dividían en dos grandes tipos, Landing Ship y Landing Craft. En general un Landing Craft debía ser transportado y remolcado hasta la proximidad de la orilla, mientras que un Landing Ship era capaz de hacer travesías marítimas por sus propios medios.

La misión fue dirigida por el Comandante Supremo Aliado Dwight David Eisenhower, y el mando de las fuerzas terrestres lo ostentó Bernard Law Montgomery. Antes de invadir Europa, Eisenhower mandó entregar una carta a cada soldado aliado que participaría en la batalla. Esta carta probablemente sea el comunicado escrito más conocido e importante que se recuerda.

El general Eisenhower diseñó la misión basándose en las experiencias obtenidas por los aliados en sus desembarcos en Marruecos, Argelia, Sicilia y Salerno. El plan aliado consistía en desembarcar en las playas, consolidar en ellas a lo largo de 80 kilómetros una formidable cabeza de puente, establecer puertos artificiales en tanto se tomaban Caen y Cherburgo, romper la resistencia alemana en el terreno normando, poco favorable para la actuación de blindados, penetrar en la llanura francesa, liberar París, los puertos de Bretaña y abrir finalmente el definitivo paso para penetrar en Alemania hasta encontrarse con las tropas rusas, finalizando la guerra con la rendición incondicional de Alemania. Se contaba con una enorme flota para mantener el suministro de tropas y material, y una incontestable supremacía aérea, lo que impediría a los alemanes trasladar fácilmente tropas al frente, abastecerse y organizar contraataques.

Al mando de las tropas alemanas se encontraba el Mariscal Erwin Rommel, si bien, después de su suicidio forzado, fue sustituido por el general Günther von Kluge. Éste también se suicidó y fue sustituido por el general Walter Model que también se quitó la vida tras la derrota alemana en la Batalla del Ruhr (Alemania) ya en 1945, y que abrió definitivamente a los aliados las puertas del corazón del Reich.

El desembarco

Los Aliados desembarcando en las playas de Normandía el Día D
La batalla comenzó en la madrugada del 6 de junio de 1944, cuando paracaidistas estadounidenses de las 82ª y 101ª divisiones aerotransportadas y fuerzas especiales británicas transportadas en planeadores consiguieron colocarse detrás de la primera línea defensiva alemana, impidiendo la rápida llegada de refuerzos alemanes, ya que gran parte de la fuerza defensiva alemana, debido a los fuertes bombardeos realizados por los aliados durante los días anteriores, había sido alejada de la costa. El objetivo era destruir vías de comunicación y artillería enemiga.

También el 2º batallón Ranger de los estadounidenses desembarcó en Pointe du Hoc el 5 de junio de 1944 (un día antes) a las 21:00 horas para evitar que unos cañones franceses robados por los alemanes durante la invasión alemana de Francia dificultasen el desembarco en las playas de Omaha y Utah. En total eran más o menos 5 cañones de artillería. Fue una misión difícil, en la que tuvieron que esperar a los refuerzos de la playa Omaha para poder mantener Pointe du Hoc. Pointe du Hoc está situado a 5 kilómetros al oeste de la playa Omaha, y aunque estaba cerca de la playa Omaha, ésta fue la playa donde fue más difícil el desembarco, de ahí que tardasen los refuerzos.

Los soldados estadounidenses, británicos y canadienses desembarcaron en las playas con nombres en clave: Omaha y Utah (estadounidenses), Sword y Gold (británicos) y Juno (canadienses). En este desembarco participaron poco más de 100.000 soldados del I Ejército Estadounidense, 58.000 soldados del IV Ejército Británico, y 17.000 soldados del Ejército de Canadá. Al anochecer la cabeza de playa estaba tomada y durante las semanas siguientes desembarcaron miles de soldados aliados.

La playa más difícil de tomar fue la de Omaha,  donde murieron 6.000 estadounidenses y 15.000 fueron heridos. Sin embargo, aunque allí murió el 50% de los que llegaron en la primera oleada, los soldados pudieron atravesar la playa y con dinamita destruyeron las fortificaciones. En la de Utah, el grupo que llegó en la primera oleada se desvió un kilómetro al sur de donde debía desembarcar, pero afortunadamente llegó a un lugar donde las defensas del enemigo estaban menos concentradas, registrándose 197 bajas estadounidenses, las más leves de la Operación Overlord.

Consolidación de las cabezas de playa, 7-18 de junio

Consolidación de la playa
En las semanas siguientes los aliados se dedicaron a consolidar el frente del desembarco, fijando sus objetivos en tomar al oeste Cherburgo y su valioso puerto y Caen al sur. El día 7 se unieron las cabezas de playa norteamericanas y británicas, excepto la de Utah en la Península de Cotentin, separada del resto por el río Douve. Sin embargo un ataque sobre la población de Carentan el día 12 permitió establecer un frente continuo.

A continuación los norteamericanos lanzaron una ofensiva sobre St. Lô, al oeste, y los británicos sobre Villers-Bocage, cerca de Caen. La primera se detuvo antes de llegar al pueblo, y la segunda resultó un fracaso, que obligó a una retirada de las fuerzas británicas. A pesar de estos reveses, los norteamericanos lograron tomar toda la base de la península de Cotentin, aislando a las fuerzas alemanas que defendían Cherburgo. Omaha fue el desembarco más duro de la Segunda Guerra Mundial en Europa. La playa era muy difícil de tomar porque sus defensas no habían sufrido muchos daños tras los bombardeos, pero fueron destruidas con explosivos por las tropas que llegaron allí.

Cherburgo, St. Lô y Caen, 19 de junio - 23 de julio

Cherburgo se rindió el 27 de junio, pero el puerto había sido destruido a conciencia y apenas prestó servicio durante la batalla.

St. Lô cayó el 19 de julio, después de una dura lucha y sangrienta entre el XIX Cuerpo de Estados Unidos y la división alemana Panzer Lehr.

Frente a Caen, los británicos lanzaron una ofensiva tras otra, tratando de rodear la ciudad. Pero con la acumulación de divisiones blindadas alemanas en el sector, apenas consiguieron avanzar unos pocos kilómetros en cada ataque. La ciudad fue tomada finalmente el 18 de julio, pero en el subsiguiente avance hacia el sur, las defensas alemanas provocaron tales pérdidas, que el ejército británico se detuvo.

En el sector comprendido entre la villa de Caumont y la península de Cotentin, los estadounidenses encontraron fuerte resistencia alemana.

Ruptura del frente, 24 de julio - 5 de agosto

El 25 de julio se desencadenó una nueva ofensiva estadounidense, precedida de un bombardeo aéreo masivo que destruyó a la Panzer Lehr y abrió paso a los blindados. En los días siguientes cayeron las poblaciones de Coutances y Avranches. El III Ejército de EEUU, comandado por el general George Patton, se desvió al oeste para tomar los puertos de Bretaña.

El 30 de julio, los británicos lanzaron una ofensiva de apoyo a los estadounidenses hacia el cruce de carreteras de Vire, destinada a evitar el traslado de divisiones blindadas alemanas hacia la brecha de Avranches.

Contraataque alemán, 6-11 de agosto

Ante la ruptura del frente, Hitler ordenó organizar un contraataque en la dirección de Avranches, con el fin de aislar a las fuerzas de Patton. Los alemanes tomaron la población de Mortain, pero se vieron detenidos ante la resistencia estadounidense y el acoso de los cazabombarderos aliados.

Bolsa de Falaise, 12-22 de agosto

El fracaso del contraataque dejó al ejército alemán en una posición vulnerable, muy extendido hacia el oeste. Montgomery ordenó que fuerzas estadounidenses de Patton lo rodearan por el sur, mientras que el ejército canadiense atacaba por el norte, en dirección a Falaise. El 20 de agosto se cerró la bolsa, si bien una parte de las fuerzas alemanas había conseguido escapar antes. El resto de las divisiones se rindieron.menos la 57 de artilleria

Liberación de París, 23-25 de agosto

Después de la retirada de los restos del ejército alemán, las fuerzas aliadas cruzaron el Sena. Entre las tropas de la Francia Libre que había en Normandía estaba la 2ª División Blindada del general Jacques Leclerc, cuya 9ª compañía, formada íntegramente por republicanos españoles, participó muy activamente en la liberación de París, el día 25 de agosto. Cabe hacer mención, que se estima que en este frente, el ejército alemán concentró un 20% de sus fuerzas, siendo destinado el otro 80% de su poderío militar, al frente oriental, en donde enfrentaba decisivas batallas contra el Ejército Rojo.

Operación Market Garden

Tras la retirada alemana en Francia el general Montgomery planeó un segundo gran ataque contra Holanda, con la idea de atacar directamente el corazón industrial del Reich, la cuenca del Ruhr, y acabar la guerra antes de fin de año. Fue la mayor operación aerotrasportada de la historia pero fracasó completamente.

Véase también

Fuentes