Saltar a: navegación, buscar

Bernardino Ochino

Bernardino Ochino
Información sobre la plantilla
Ochino.jpg
Nacimiento1487
Siena, Bandera de Italia Italia
Fallecimiento1564
Austerlitz , Bandera de Italia Italia
Causa de la muerteLa Peste
NacionalidadItaliana
Otros nombresBernardino Tommassini
CiudadaníaItaliana
OcupaciónPredicador
PadresDomenico Tommasini

Bernardino Ochino (Ochini). Fue el más famoso predicador italiano de su época. llamado Ochino por haber nacido en el sienés barrio de la Oca.

Biografía

Nacio en Siena 1487Austerlitz hijo de Domenico Tommasini, barbero, pero el hijo tomó el nombre Ochino de la calle (Oca) en la que el padre vivía.

Estudios

Bernardino entró en la orden Franciscana de los frailes de la Observancia, de la cual llegó a ser su vicario general. En 1510 estudió medicina en Perugia. En 1534 ingresó en la recién fundada orden de los Capuchinos, de la que fue elegido general en 1538.

Predicador

Ochini fue el más famoso predicador italiano de su época. De 1534 a 1542 fue solicitado para pronunciar sermones durante la Cuaresma en muchas ciudades italianas. Uno de sus oyentes en Nápoles llegó a decir que "Ochini podía hacer llorar a las piedras". El Cardenal de Venecia Pietro Bembo dijo de él: "Le he escuchado durante toda la Cuaresma con tal placer que no puedo elogiarle lo suficiente". El escritor y poeta Pietro Aretino escribió al Papa Paulo III diciendo: "Bembo ha ganado mil almas para el Paraíso trayendo a Venecia a Fray Bernardino, cuya modestia es igual a su virtud".

En esta época se interesa por las doctrinas de Lutero y Melanchthon. En 1536 conoce en Nápoles al humanista español Juan de Valdés en cuya casa se reunía una tertulia literaria y religiosa donde participaban entre otros los humanistas Vittoria Colonna y Marcantonio Flaminio, nobles como Giulia Gonzaga, el teólogo agustino Pietro Martire Vermigli, el monje benedictino Benedetto Fontanini y el que fuera secretario del Papa Clemente VII: Pietro Carnesecchi.

Trayectoria

En 1542 es acusado por la Inquisición de utilizar expresiones heréticas en los sermones de la Cuaresma en Venecia. Se le prohíbe predicar y es citado a Roma. Antes de ir a Roma se entrevista en Bolonia con el cardenal Gasparo Contarini y con Peter Martire en Florencia. Consciente del peligro que corría, emigra a Ginebra, Suiza, con la ayuda de la Duquesa Renata de Ferrara, la futura Renata de Francia.

Ochino huye a Suiza en agosto de 1542, en Zúrich se entrevistó con el reformador Heinrich Bullinger y posteriormente vivió en Ginebra durante tres años. En esta ciudad predicó a la pequeña comunidad italiana y se dedicó a escribir. Publicó en italiano siete volúmenes de sermones y ensayos teológicos.

En 1545, con una recomendación de Calvino a Myconius, se mudó a Basilea donde trabajo con Sebastian Castellio. En Augsburgo obtuvo un empleo fijo como predicador de los extranjeros. En esta ciudad estaba ya casado, aunque se ignora cuando y donde se casó. Después de la Batalla de Mühlberg (1547) y la derrota de la Liga de Esmalcalda, el emperador Carlos V reclamó la entrega de Ochino, quien huyó con la ayuda de las autoridades locales a Zúrich, y de aquí con su amigo Peter Martire fueron a Inglaterra. En Londres vivió hasta 1554 predicando a los comerciantes y refugiados evangélicos italianos recibiendo un salario del rey Eduardo VI. En Londres escribió el drama teológico contra el papado titulado "Una Tragedia o Diálogo sobre la Primacía injusta y usurpada del Obispo de Roma".

Ochino tuvo que abandonar Inglaterra, durante la persecución de María Tudor contra los anglicanos. Se instaló en Zúrich siendo pastor de una comunidad de italianos. Aquí escribió un catecismo para su comunidad, y dos obras: Laberintos y Treinta Diálogos. Fue acusado injustamente de defender la poligamia en uno de dichos diálogos y de ser tibio defendiendo la Trinidad, perdiendo su empleo y teniendo que abandonar la ciudad. Fue a Basilea de donde fue también expulsado y de allí a Nuremberg, instalándose finalmente en Polonia.

Muerte

Al ser expulsado de Polonia en 1564 en Pinczow a causa de la peste perdió a tres de sus hijos y el mismo cayó enfermo, muriendo unas semanas después en Austerlitz, Moravia. Sus últimas palabras conocidas fueron: "Yo no he querido ser seguidor de Bullinger, ni calvinista, ni papista, sólo ser cristiano".

Obras

Durante los años de su exilio, Ochino llegó a sus paisanos mediante la pluma. Una serie de tratados religiosos, una carta abierta al consejo de su ciudad natal, respuestas a los ataques de escritores católicos, además de obras de edificación y una exposición de la carta a los Romanos, se habían publicado previamente.

  • Nueve sermones, Venecia 1539.
  • Siete Diálogos, Venecia 1541.
  • Prediche, Ginebra, 1542-1544.
  • Una Tragedia o Diálogo sobre la Primacía injusta y usurpada del Obispo de Roma, Londres, 1549
  • Laberintos, Basilea, 1561.
  • Treinta diálogos, Basilea, 1563.

Fuentes