Saltar a: navegación, buscar

Emil Adolf von Behring

Emil Adolf von Behring
Información sobre la plantilla
Behring.jpg
Médico y bacteriólogo alemán
Fecha de nacimiento3 de marzo de 1854
Lugar de nacimientoDeutsch-Eylan, Prusia
Fecha de fallecimiento31 de marzo de 1917
Lugar de fallecimientoMarburgo, Bandera de Alemania Alemania
CampoMedicina
Premios
destacados
Premio NobelPremio Nobel de Medicina 1901
CónyugeElse Spinola

Emil Adolf von Behring. Bacteriólogo alemán, primer profesional de la salud que obtuvo el Premio Nobel de Fisiología y Medicina. Considerado el creador de la Inmunología como ciencia.

Síntesis biográfica

Nació en Deutsch-Eylan, Prusia Oriental, el 3 de marzo de 1854. Dada la modesta economía de su familia y la región donde transcurrió su niñez, tal parecía que estaba destinado a dedicarse al pastoreo durante toda su vida. Fue el mayor de 13 hijos del segundo matrimonio de un profesor de colegio. En 1896 contrajo matrimonio con Else Spinola, hija del Director de la ONG Charité en Berlín. Tuvieron siete hijos. Uno de sus maestros en la enseñanza primaria reparó en su talento y consiguió que recibiera educación médica gratuita bajo la promesa de que ejerciera en el ejército. Cursó estudios en 1874 en la Army Medical College en Berlín.

Trayectoria laboral

Realizó el servicio militar varios años después de que obtuviera su licenciatura en 1878 y pasara su Examen Estatal en 1880, después de lo cual lo enviaron a Wohlar y Posen. Además, realizó prácticas de trabajo en el Chemical Department of the Experimental Station sobre los problemas relacionados con las enfermedades contagiosas.

Después de graduarse en 1880 tuvo que servir como médico, hasta 1889 que comenzó a trabajar en el Instituto de Enfermedades Infecciosas de Berlín, fundado y dirigido por Robert Koch, descubridor del bacilo patógeno de la tuberculosis y ganador del Premio Nobel en 1905.

Trayectoria científica

En el Instituto de Enfermedades Infecciosas de Berlín, descubrió en 1890 que era posible producir inmunidad contra el tétanos en un animal, al inyectarle dosis graduadas de suero sanguíneo proveniente de otro animal portador de la enfermedad. Una fracción del suero del animal inmunizado a la cual Behring llamó antitoxina podía entonces utilizarse para lograr una inmunidad, al menos temporal en otro animal.

El investigador se preguntó luego si esta técnica podía aplicarse igualmente contra la difteria, enfermedad que en aquel tiempo representaba una muerte casi segura para quienes la padecían, especialmente la población infantil. Así, llegó a demostrar también que el suero de animales inmunizados contra toxinas diftéricas atenuadas podía inocularse con fines preventivos o terapéuticos en otros animales.

Después de probar la efectividad del remedio en seres humanos, comenzó a producirlo en gran escala en 1892 y a comercializarlo a partir de 1894. El éxito de su antitoxina diftérica no sólo radica en que garantiza la inmunidad, sino también en su capacidad de ayudar a vencer la enfermedad una vez iniciada. Los resultados obtenidos ante el tétanos y la difteria, lo indujeron a establecer los fundamentos de la llamada sueroterapia y a enunciar la conocida Ley de Behring, según la cual "el suero sanguíneo de un sujeto inmunizado contra una enfermedad infecciosa, tiene la propiedad de inmunizar igualmente a otro sujeto en cuya sangre se inocula."

Un importante colaborador de Behring en los experimentos para aislar el bacilo del tétanos, fue el bacteriólogo japonés Shibasaburo Kitasato, cuya labor en tal sentido ha dado lugar en más de una ocasión a diferentes criterios en cuanto al verdadero merecedor del Premio Nobel de Fisiología y Medicina de 1901. Si bien el artículo publicado por ambos en 1890 sobre la antitoxina del tétanos significó un paso de avance relevante en el surgimiento de la Inmunología como nueva disciplina, hay expertos que consideran que hay justas razones por la que Kitasato tuvo que ceder ante Behring como acreedor de la honrosa distinción: por una parte, cuando se trata de un trabajo en colaboración, el comité de selección del Premio Nobel lo otorga a la persona que ha logrado el descubrimiento más importante.

Por otro lado, a finales del siglo XIX, el contagio por difteria costó miles de vidas humanas en Europa y en América, y Behring dio a conocer la antitoxina de dicha enfermedad en un artículo donde aparece como autor único.

También se afirma que su colega y compatriota, el biólogo Paul Ehrlich, quien fuera luego ganador del Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1908 por su contribución a la quimioterapia, hizo probablemente la mayor parte del trabajo real necesario para el desarrollo de la técnica de la antitoxina diftérica. Sin embargo, la idea fue de Behring y a él se le reconoció el mérito.

Muerte

Falleció en Marburgo, Prusia el 31 de marzo de 1917. Con independencia de cualquier criterio contradictorio en cuanto a la autenticidad de la obra del Behring, no hay duda alguna, ni siquiera de parte de sus detractores, de que al morir dejó una huella imperecedera de consagración al mejoramiento y estabilidad de la salud del hombre, que lo han hecho acreedor a la gratitud de toda la humanidad.

Premios

  • Estas importantes contribuciones del científico fueron los factores que inclinaron la balanza a su favor para ser agraciado en 1901, con la medalla y la retribución en metálico correspondiente al primer Premio Nobel de Fisiologia y Medicina.
  • Por ellas obtuvo además un premio de 25 000 francos de la Academia de Medicina de París.
  • Otro de 50 000 francos, compartido con el también bacteriólogo francés Pierre Paul Emile Roux, de la Academia de Ciencias de la misma ciudad.

Referencias bibliográficas

1. Manchester H. Precursora del Premio Nobel de la Paz. Selecciones del Reader´s Digest 1960: 39(231): 17-21.
2. Asimov I. Asimov´s biographical encycplopedia of science and technology. The lives and archievements of 1510 great scientists from ancient times to the present chronologically arranged. 2 ed. Garden City: Doubleday, 1982: 549-50.
3. Garrison FH. An introduction to the history of medicine. 4 ed. Philadelphia: WB Saunders, 1966: 584.
4. Arey LB, Burrows W, Greenhill JP, Hewitt RM. Dorland´s illustrated medical dictionary. 23 ed. Philadelphia: WB Saunders, 1957: 173, 733.
5. The Nobel Prize for Medicine or Physiology, 1901, awarded to Emil Adolf von Behring. Scand J Inmunol 1989: 30 (1): 3-12.
6. Diccionario Enciclopédico Salvat. 8 ed. Barcelona: Salvat, 1957; t2: 1004.
7. Kantha SS. A centennial review; the 1890 tetanus antitoxin paper of von Behring and Kitasato and the related developments. Keio J. Med 1991; 40(1): 35-9.

Fuentes