Saltar a: navegación, buscar

Terenas Menethil II (World of Warcraft)

(Redirigido desde «Terenas Menethil II»)
Alianza Rey Terenas Menethil II
Información sobre la plantilla
Personaje de Ficción
Terenas1.jpg
CreadorBlizzard Entertainment
OcupaciónRey de Lordaeron y líder de la Alianza de Lordaeron
Otras obras en las que aparece:
- World of Warcraft
- World of Warcraft: The Burning Crusade
- World of Warcraft: Wrath of the Lich King
- World of Warcraft: Cataclysm
TítuloRey de Lordaeron
RazaHumano
Clase- Aristócrata
- Paladín Paladín
AfiliaciónAlianza de Lordaeron
-Reino de Lordaeron
-Caballeros de la Mano de Plata (se presume)
Localización- Enterrado en las Ruinas de Lordaeron (Entrañas)
-Trono Helado (Ciudadela de la Corona de Hielo) (espíritu)
Allegados- Lianne (esposa)
- Calia (hija)
- Arthas (hijo)
Compañero (s)Courageous (corcel)

Terenas Menethil II. Personaje de ficción del Mundo de Warcraft (World of Warcraft) creado por la compañía de videojuegos Blizzard Entertainment. Fue el último verdadero líder de Lordaeron y fundador de la Alianza de Lordaeron.

Tras gobernar durante siete décadas, incluyendo los periodos entre la Segunda y Tercera Guerras, es considerado uno de los monarcas humanos más poderosos en los últimos tres mil años desde la división de Arathor. Su muerte en manos de su propio hijo acabó con la dinastía Menethil y privó a la Alianza de liderazgo en un momento crítico de su historia.

Biografía

Terenas Menethil II nació en la corte del Reino de Lordaeron, una de las naciones humanas más fuertes, como miembro de la familia real Menethil que había gobernado el reino por generaciones. Un viejo amigo de Thoras Trollbane, Terenas se convirtió en un líder sabio y justo, que fue muy amado por su gente. Sus largos años de reino trajeron paz y prosperidad a Lordaeron, pero todo cambió con la llegada Segunda Guerra.

Segunda Guerra

Después de la Primera Guerra, los refugiados del Reino de Azeroth llegaron a las costas de Lordaeron, dando advertencias de los orcos y la invasión que vendría. Terenas llamó a los delegados de las naciones cercanas, y, después de escuchar las historias de horror de Anduin Lothar y su gente, acordaron formar la Alianza de Lordaeron.

Terenas lideró las fuerzas de Lordaeron en una batalla en contra de la Horda. Al final, los sacrificios no fueron en vano, y la Alianza ganó, encarcelando a los orcos sobrevivientes en campos de internamiento o de reclusión, comandados por Aedelas Blackmoore. El Jefe de Guerra orco Orgrim Doomhammer fue prisionero personal de Terenas, pero eventualmente escapó.

Final de la Segunda Guerra

A pesar del final de la Segunda Guerra, la paz no duró mucho. Cuando empezaron los problemas, Terenas inmediatamente acordó con Varian Wrynn, que asumió el trono del Reino de Azeroth, que sus mejores personajes deberían viajar a Draenor para recolectar los artefactos robados por el clan Shadowmoon.

Unos años después, surgió la pregunta sobre qué debería hacerse con el Reino de Alterac. Lord Prestor, que aparentaba ser un pariente de Lord Perenolde, era uno de los consejeros de Terenas en ese entonces, y Terenas comenzó a arreglar el matrimonio de Prestor con su joven hija Calia. Terenas incluso quería que su hija sea como Prestor. Prestor era endorsado por muchas naciones de la Alianza como el Nuevo rey de Alterac, resolviendo las pesadillas políticas de todos y particularmente de Terenas. Este plan no se realizó, ya que Prestor repentinamente desapareció.

Reino del Caos

A medida que pasaba el tiempo, Terenas fue más y más infirme, peleando para mantener unida a la Alianza que colapsaba, a pesar de sus ruegos a las naciones de Gilneas, Stromgarde y Quel'Thalas. Su hijo, Arthas, se convirtió en el protegido más importante de Uther y paladín de los Caballeros de la Mano de Plata.

Llegaron los problemas con los levantamientos orcos a Arathi, así como la Plaga dispersándose en el Norte. Muchos representantes de la Alianza, especialmente los de Dalaran, pedían la cuarentena. Pero Terenas se rehusó, diciendo que la gente de Lordaeron ya había sufrido suficiente. Un profeta misterioso inesperadamente apareció durante una conferencia de la Alianza, y le pidió a Terenas evacuara a todos a Kalimdor o todo se perdería. Terenas, sin embargo, no prestó atención, pensando que era un loco. Aquí fue donde Terenas selló su destino.

Terenas escuchó del comportamiento extraño de Arthas, especialmente sobre su excusión a Northrend y la destrucción de Stratholme, e inmediatamente ordenó a las tropas a regresar. Pero aún, no se escuchó nada por un tiempo.

Muerte

Finalmente, Arthas regresó, victorioso sobre la maldad que había enfrentado en Northrend. Toda la capital de Lordaeron estaba alegre en el festival, celebrando el largamente esperado regreso de su heroico príncipe. Pero algo andaba mal.

Mientras se arrodillaba ante su padre, una voz oscura inundó los pensamientos de Arthas, y se levantó, sacó su espada, se acercó al trono, tomó a su padre por el cuello, y le enterró a Frostmourne, la espada rúnica, en su corazón. Así fue como Terenas de la Casa de Menethil, Rey de Lordaeron, murió a manos de su propio hijo, llevando a fin no sólo a su reinado que duró por 70 años, sino que acabó con el glorioso reino de Lordaeron para siempre.

Inscripción de la tumba del Rey Terenas.

Entierro

Las cenizas de Terenas fueron guardadas en una urna mágica, vigilada por el mismo Uther. Arthas, deseando la urna para un ritual, asesinó a Uther y botó las cenizas de su padre. Los restos del rey fueron recuperados y enterrados reverentemente, detrás del salón del trono de Lordaeron:

Aquí yace el rey Terenas Menethil II, último rey verdadero de Lordaeron.

Grandes fueron sus hazañas, largo su reinado, inconcebible su muerte.

Que el padre no sea inculpado por los actos de su hijo.

Que la corona manchada de sangre permanezca en el olvido.

Caída del Rey Exánime

Terenas resucita a los caídos.

El alma de Terenas Menethil II habla al Rey Exánime advirtiéndole que el poder combinado de la Alianza, Horda, Cruzada Argenta y los Caballeros de la Espada de Ébano se habían abierto camino a la Ciudadela de la Corona de Hielo para derrotarlo de una vez por todas.

El espíritu de Terenas aparece en la Ciudadela de la Corona de Hielo durante la batalla contra el Rey Exánime. Cuando los jugadores caen en el hechizo Recolectar alma, son enviados a la Agonía de Escarcha, donde encuentran a Terenas luchando contra el espíritu guardián de la espada. El jugador debe ayudar a Terenas a derrotar al guardián, hasta que la espada se vuelva lo suficientemente débil como para que el jugador pueda volver a la batalla real. A llegar al 10% de su vida, el Rey Exánime mata a toda la banda y se prepara para levantarlos como sus poderosos sirvientes.

Es en ese momento cuando Tirion, congelado durante toda la batalla, se libera y destruye la Agonía de Escarcha con la poderosísima espada Crematoria. Las almas reclamadas por la Agonía de Escarcha se liberan y giran alrededor del Rey Exánime. El espíritu de Terenas aparece para resucitar a los muertos para acabar con el inmovilizado maestro de la Plaga.

Terenas sostiene el cuerpo muerto de su hijo.

Durante las cinemáticas finales, Terenas permanece al lado de Arthas cuando muere.

Arthas cae, los restos de la destruida Agonía de Escarcha permanecen cerca a él. Ve aparecer el espíritu de Terenas Menethil cerca a él y el característico brillo azul desaparece de sus ojos. Cuando Terenas se arrodilla junto él, Arthas coloca su mano en el pecho de Terenas.

Arthas Menethil: ¡Padre! ¿Se... acabó?

Terenas coloca su mano consoladora en el guante de Arthas.

Terenas Menethil II:Por fin. Ningún rey gobierna para siempre, hijo mío.

Arthas Menethil: Sólo veo... oscuridad... ante... mí...

Los ojos de Arthas se dirigen hacia arriba y quedan inmóviles, su mano cae al suelo, Arthas ha muerto. Terenas cierra los ojos de su hijo y suavemente lo deja en el suelo. Tirion aparece.

Terenas Menethil II: Sin el dominio de su maestro, la Plaga se convertirá en una amenaza incluso mayor para este mundo.

Terenas se para mirando a Tirion.

Terenas Menethil II: Es necesario controlarla. Siempre debe haber un Rey Exánime.

El fantasma del Rey Terenas desaparece.

Fuentes