Saltar a: navegación, buscar

Tranquilino Sandalio de Noda

Tranquilino Sandalio de Noda
Información sobre la plantilla
Tranquilino-Sandadlio.png
Insigne sabio vueltabajero y afamado agrimensor, poeta y escritor.
NombreTranquilino Sandalio de Noda Martínez
Nacimiento3 de septiembre de 1808
Artemisa, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento23 de mayo de 1866
San Antonio de los Baños, La Habana, Bandera de Cuba Cuba
NacionalidadCubana
OcupaciónAgrimensor
TítuloGeografía, Estadística, Economía y Política
Tranquilino Sandalio de Noda Martínez. Hijo ilustre de Vueltabajo. Figura cumbre de la ciencia en el siglo XIX. Afamado agrimensor, poeta y escritor. Insigne sabio vueltabajero que dedicó su existencia al servicio de la ciencia y la literatura.

Síntesis biográfica

Nació el 3 de septiembre de 1808 en el Cafetal Waterloo (propiedad de colonos franceses) en San Marcos (antiguo nombre de Artemisa), perteneciente entonces al partido de Guanajay, Pinar del Río.

Estudios

Tuvo una formación básicamente autodidacta. Por esa razón, Martí lo definió como:

"un titulado de la naturaleza"

Desde edad temprana se aficionó a la medición de terrenos y caminos. Lo que le permitió años más tarde elaborar un plano topográfico de una extensa región al oeste de la ciudad de La Habana, del cual se valieron las autoridades españolas para la captura del general separatista Narciso López, en 1851.

Formación profesional

Científico, investigador, agrimensor, agrónomo, cartógrafo, economista, matemático, traductor, periodista, pintor, escritor, dibujante, taquígrafo. En tantas actividades logró brillar a la vez que en 1892, criticando una medida colonial que prohibía a los universitarios hacerse doctores en Cuba, José Martí aseguró que “la tierra que da Nodas puede pasarse sin doctores”.

Considerado como un erudito, se destacó en las más variadas esferas de las ciencias y las artes. Cuentan que además del español, dominaba el inglés, el francés, el portugués, el griego, el latín, e incluso varias lenguas africanas.

Su formación fue mayormente autodidacta y para ello contó con el acceso a la biblioteca de un emigrado francés y el asesoramiento del agrónomo José M. Dau, lo que le facilitó entender varios idiomas, adquiriendo así conocimientos en diferentes ciencias. Fue pintor, dibujante, crítico, periodista ensayista, taquígrafo poeta y eminente narrador.

Entre los varios idiomas que este sabio dominaba, se encuentra: el español, inglés, portugués, italiano, el griego, el latín y el hebreo; así como algunos dialectos africanos, lo que le permitía comunicarse con los esclavos: mandinga, congo, carabalí y lucumí. Realizó además estudios del alfabeto maya e inició un diccionario de voces siboneyes, incluyendo algunos idiomas africanos.

Con solo 20 años, ya era Socio de Mérito de la Sociedad Económica de Amigos del País, gracias al impacto de varios textos sobre agricultura, entre los cuales resalta Memoria sobre las causas que pueden producir la alternación de las cosechas de café y los medios de evitarla.

Su quehacer multifacético incluye el hecho de haber sido el primero en reportar la existencia de peces ciegos en aguas cubanas apoyando con información e ilustraciones un libro sobre el tema de Felipe Poey y elaborar el primer atlas hidrográfico de la Isla.

El ilustre sabio vueltabajero abordó materiales diversas: Geografía, Estadística, Economía, incluso escribió versos.

Entre sus obras se encuentran su atlas matemático, físico y político, una memoria sobre el Sistema Métrico Decimal y ventajas de su implementación, y un libro muy completo sobre el cultivo del tabaco.

El valor de su desempeño como hombre de ciencia tendría amplio reconocimiento. Esteban Pichardo, eminente intelectual del siglo XIX, apuntó que "la cabeza de Noda es un almacén ambulante de conocimientos diversos, retenidos por una memoria prodigiosa…".

Mientras tanto José Martí lo incluiría entre los científicos más connotados de la época, llamándole "el pasmoso Noda".

Muerte

Falleció en San Antonio de los Baños, el 23 de mayo de 1866.

Obra literaria

Fue capaz de internarse en la Cordillera de Guaniguanico y explorar la Sierra del Rosario, los mogotes de la Sierra de los Órganos, y su sistema cavernario. Caminar y conocer las costas de Pinar del Río y su historia, dibujar mapas de casi todas las haciendas de Vueltabajo y además dedicar parte de su tiempo a escribir poesía.

Cordillera de Guaniguanico, Pinar del Río
Este ilustre vueltabajero escribió mucho y de muy variados temas que fueron publicados en los periódicos: El Siglo, Revista de La Habana, Labrador, La Habana y El Faro Industrial. Entre estas obras se encuentran: Cartas a Silvia, Versos a Laura, Cuentos sobre guajiros y negros, Apuntes sobre la Historia de Cuba, La lápida mortuoria de Velázquez, Apuntes sobre Yucatán, Epitafios, De la Lengua Castellana, Paseo pintoresco por la Isla de Cuba.

Cada uno de estos títulos corresponde a una suerte de colección, pues fueron varias las composiciones poéticas dedicadas a Laura, varios los cuentos sobre guajiros y negros y lo mismo ocurre con los Apuntes sobre la Historia de Cuba, sobre Yucatán y los referidos al uso de la Lengua Castellana; el artículo sobre la lápida de Velázquez, fue una especie de ensayo histórico y por eso se distingue de sus "apuntes", como tantos otros que no se han mencionado en esta mínima relación de su obra aparecida en publicaciones periódicas.

Algo similar pudiera decirse sobre "Epitafios", pues, luego del más famoso, escrito incluso primero en latín y luego trasladado al español, dedicado a Luisa Pérez de Zambrana, le fueron solicitados otros. Existe además una serie de trabajos escritos como verdaderas estampas. Son breves artículos laudatorios dedicados a resaltar el patrimonio como: “La Fuente de la India”, “El Castillo de la Fuerza”, “El Castillo de la Cabaña”, “El Interior de la Catedral de La Habana: Sepulcro de Colón”, “Antigüedades Góticas”.

También resultan publicaciones periódicas sus trabajos recogidos en "Las Memorias de la Sociedad Económica de Amigos del País" y en "Los Anales de la Junta de Fomento". No puede asegurarse, sin embargo, su autoría en todos los textos suyos citados.

Escribió notables trabajos de Geografía, Estadística, Economía y Política. Realizó estudios sobre los peces ciegos en la Laguna de Ariguanabo y la geografía de Vueltabajo en los que legara para la posteridad importantes datos de su natal tierra.

Quedaron además múltiples obras inconclusas o perdidas en parte, entre ellas: Diccionario Siboney, Apuntes sobre un diccionario de Lenguas africanas, Educación Elemental, Nuevo Arte de la Taquigrafía; Traducciones de Voltaire: La Henriade, Adelaide du Gueselin, La mort de Cesar, y el estudio que sobre este autor realizó. Quedó inconclusa también su novela "El Cacique de Guajaba" y un Elogio sobre Luis de Camoens.

Lo que antecede, revela al poeta, al crítico notable, al eximio literato, al historiador profundo, además del políglota y el académico.

Aportes al desarrollo de la sociedad

Elaboró un atlas matemático, físico y político, una memoria sobre el sistema métrico decimal y ventajas de su implantación y en 1843 publicó las tradiciones cubanas. Gran parte de su producción, quedó inédita, y otra es virtualmente inaccesible actualmente.

Primer Atlas Hidrográfico de Cuba
Dedicó tiempo también al estudio de diferentes cultivos agrícolas y en 1829, la Sociedad Económica de Amigos del País premió su trabajo “Memoria sobre las causas que producen la alternación de cosechas en el café”, eligiéndolo “Socio de Mérito”.

En 1830 realiza el primer Atlas Hidrográfico de Cuba. Cuaderno manuscrito sobre papel en tinta china y grafito que contiene 10 mapas de la Isla de Cuba. En 1831, recibió premio por su trabajo “Memoria sobre el modo de exterminar la hormiga bibijagua”.

En 1839 realizó estudios con el fin de organizar las vías de comunicación terrestres en Vueltabajo, tarea esta que fue considerada muy necesaria para impulsar el desarrollo de la región. Con su esfuerzo propio comenzó a medir los caminos de la Jurisdicción de Pinar del Río y demarcó los puntos en que debían erguirse pilotes o columnas de piedra, ladrillos o maderas que indicasen la numeración de las leguas de tales caminos. El científico vueltabajero conoció el territorio palmo a palmo, estudió topografía y llegó a contar con datos más exactos que las propias autoridades.

Influyó notablemente en la empresa que representó la urbanización de San Diego de los Baños, contribuyendo con múltiples iniciativas en la fundación del poblado, al poseer intereses económicos en el Partido de San Diego, pues en aquella época fungía como propietario de una rica hacienda en el mismo. Noda, como tantas otras personalidades de la época, llegó hasta la localidad motivado por las aguas minero – medicinales del río Caiguanabo o río San Diego y a través de su pluma hizo posible que se conociera la existencia de este territorio.
Vistas del poblado de San Diego de los Baños

A su genio se debió una memoria escrita sobre el tabaco en la segunda mitad del siglo XIX, dividió su obra en capítulos, dedicados a la descripción de la planta, diferentes calidades de tabaco, suelos apropiados para el cultivo, semilleros, plan de un semillero artificial, preparación de tierras y abonos, aplicación del guano del Perú, siembra y asistencia de los campos, corte de tabaco, métodos de secado, pilones, escogidas y enterciadura. Sus investigaciones se referían al tabaco de todo el país, sin embargo, por ser las mejores tierras para esta planta las de Vueltabajo y hallarse aquí adelantado su cultivo, el autor se sirvió de las vegas de Pinar del Río para tratar este tema.

Alcanzó el título de Agrimensor titular de la Academia Pretorial en 1840, trabajó incansablemente para la implantación del Sistema Métrico Decimal y colaboró en la prensa de la época.

En su quehacer en Vueltabajo, dejó la huella en numerosas mediciones de Hatos, Corrales y Haciendas, en la confección de planos y croquis. Además tuvo una notable influencia en la vida económica y social de Vueltabajo.

Fue Miembro de Honor de la Sociedad Patriótica de La Habana y tenía amplias ideas antiesclavistas. En la época en que José Martí está en Nueva York, el Gobierno estadounidense no permitía que los cubanos viajasen a esa nación para hacerse doctores. Ante esa represalia, Martí, con la profunda visión que lo caracterizó, dijo una frase que redime para toda la historia el valor de la obra de Tranquilino:
"La Patria que da Noda no necesita de doctores",[1]
Aún más, el Héroe Nacional cubano se refirió a Noda como “el sabio más laborioso de Cuba”.

El sabio cubano Felipe Poey en 1865, cuando le quedaba apenas dos años de vida a Tranquilino y se encontraba apartado de toda acción (el sabio pinareño se había recluido en su casona de San Antonio de los Baños, donde escribía su tercera novela), confesó que a Noda le debía mucho, no sólo por los elogiosos comentarios a obras suyas, como aquella primera de “Excursión a Rangel”, sino por sus ideas transmitidas en la correspondencia que mantuvieron , y en sus apuntes investigativos sobre los peces ciegos, así como por las bellas ilustraciones que para él dibujó.

En la actualidad

Vistas del Museo Natural de Historia

En honor a este prestigioso estudioso de la ciencia, que dedicó su vida al servicio de la investigación, el Museo Histórico Natural de la provincia de Pinar del Río lleva su nombre.

El otrora "Palacio de Guasch", localizado en el corazón de la ciudad pinareña, exhibe en sus colecciones lo más representativo de la flora y la fauna del territorio pinareño.

Esta institución es el centro de referencia por excelencia de la Educación Ambiental en la provincia y es, por sus valores arquitectónicos, la edificación con mayor monumentalidad de la ciudad.

Rutas para un rescate

Noda decidió escribir, durante sus años finales, un diario de enfermo, donde reflejó los quebrantos padecidos que aceleraron, seguramente, la llegada de la muerte el 27 de mayo de 1866.

“El carácter raro de su personalidad explica cómo, a pesar de poseer fincas y ser adinerado, se mantuvo autoaislado y sin vida social. Nunca ostentó de su riqueza y quiso que esta se destinara para un humilde entierro y para repartir entre los niños huérfanos menores de doce años”, alega el biógrafo Pedro Luis Hernández.

Ni un retrato auténtico se conserva de él, pues el cuadro que pintara Armando Menocal estuvo basado en descripciones de quienes lo conocían. Ni su casa en San Antonio de los Baños, donde murió, quedó en pie luego de un incendio. Ni un busto existe que honre al que nuestro Apóstol llamara “el sabio más laborioso de Cuba”.

En pos de revertir este escenario, sus biógrafos, entre los que están, Jorge Freddy Ramírez, radicado también en Pinar del Río, preparan la compilación de “Cartas a Silvia”, nunca antes recogidas como libro, para brindarlas al público en la próxima Feria del Libro de 2016. Así mismo, están en proceso, por dichos historiadores, la conformación crítica de sus Obras Completas.

Pero, en tanto no se haga una tirada amplia de estos textos y se trabaje de conjunto con otras instituciones, seguirá pesando la triste realidad que el historiador Santovenia logró resumir muy bien: “Extraño es encontrar, no ya en la República, sino hasta en la misma provincia de Pinar del Río, quien sepa que Noda fue un vueltabajero cuyas inusitadas condiciones llegaron a ser tales, que al dirigir hoy una mirada en torno, no hallamos a uno siquiera que por digno sucesor de él pueda tenerse”.

Véase también

Enlaces externos

Referencias

  1. Palabras de José Martí ante las represalias contra Tranquilino Sandalio de Noda

Fuentes

  • Armando Guerra. Un prócer olvidado. Tranquilino Sandalio de Noda. Esbozo biográfico y contribución histórica. Imprenta La Moderna Poesía, La Habana, 1924.
  • Bafil León, Mariana. 2014. Sabio vueltabajero. Tras las pistas del pasmoso Noda. En:El Explorador, periódico digital espeleológico. No. 126, 29 de agosto de 2014.
  • Mario Sánchez Roig. “Tranquilino Sandalio de Noda”. En: Ateneo de La Habana. Figuras Cubanas de la Investigación Científica. Imprenta UCAR García y Cía., La Habana, 1942, pp. 165-199.
  • Obra “Tranquilino Sandalio de Noda, El Sabio Vueltabajero”, de los investigadores Pedro Luis Hernández Pérez, Gerardo Ortega Rodríguez y Jorge Freddy Ramírez Pérez. Artemisa, La Habana, Cuba.
  • Archivo de Historia Local del municipio Los Palacios.