Saltar a: navegación, buscar

Guerra de Independencia de los Estados Unidos

Guerra de Independencia de las Trece Colonias
Información sobre la plantilla
Enfrentramiento entre colonos americanos y el ejercito britanico.jpg
Fecha 1775 - 1783
Lugar Trece Colonias
Resultado Conflicto que enfrentó a las trece colonias británicas en América del Norte con el ejército británico y le posibilito a los colonos lograr su independencia.
Consecuencias Concluye con la firma del Tratado de París. Creación de un nuevo estado que se denominó Estados Unidos de América
Beligerantes
Bandera de los Estados Unidos de América Trece Colonias
Bandera de Francia Francia
Bandera de España España
Bandera de Holanda Holanda
Nación Oneida
Nación Tuscarora
Bandera del Reino Unido Reino de Gran Bretaña
Bandera del Reino Unido Colonos realistas
Confederación Iroquesa
Mercenarios de Hesse
Comandantes
George Washington (Comandante en Jefe)
Benedict Arnold (hasta 1780)
Nathanael Greene
Benjamin Lincoln
Richard Montgomery
Tadeusz Kościuszko
Kazimierz Pułaski
Horatio Gates
Friedrich Wilhelm von Steuben
Gilbert de La Fayette
Charles Henri, conde d'Estaing
Jean-Baptiste Donatien de Vimeur de Rochambeau
François Joseph Paul de Grasse
Bernardo de Gálvez
Luis de Córdova y Córdova
Johan Zoutman
Jorge III
John Burgoyne
Charles Cornwallis
William Howe
Henry Clinton
Guy Carleton
Banastre Tarleton
Benedict Arnold (desde 1780)
Joseph Brant

Guerra de Independencia de los Estados Unidos. Conflicto bélico inmerso en un proceso revolucionario que desde 1775 hasta 1783, enfrentó a las trece colonias británicas de la costa atlántica de Norteamérica –que recibirían el apoyo de Francia y España– con Gran Bretaña, y que marcó el inicio de un largo proceso de derrumbe del colonialismo en el hemisferio occidental, en el cual las potencias europeas perderían sus principales colonias. Su desenlace supuso la independencia de las trece colonias británicas y la consiguiente creación de un nuevo Estado, que se denominó Estados Unidos de América.

Revuelta colonial

La rebelión de las Trece Colonias americanas contra Gran Bretaña fue producto a la defensa de los intereses de estas colonias; encontrandose estos intereses perjudicados por la política colonial de Jorge III. El gobierno británico, decidió imponer a los colonos nuevos impuestos directos (sobre el papel sellado o timbre y el azúcar) para así sufragar los gastos ocasionados por la guerra, ya que las colonias eran las principales beneficiarias de la misma.

Los comerciantes que se encontraban disgustados rechazaron estas leyes que no habían votado, por no tener representantes en el Parlamento de Londres, ni tampoco habían sido aprobadas por las asambleas coloniales. Manifestando su desacuerdo en con manifestaciones y motines, negándose a la importación de mercancías inglesas. Logrando así suprimir la ley del timbre en 1767 y más tarde todos los impuestos fueron abolidos menos el que gravaba el té.

Los Congresos de Filadelfia

Salvo Georgia, que se mantuvo leal, los delegados de los doce estados restantes de Nueva Inglaterra: Massachussets, Nueva Jersey, Nuevo Hampshire, Pennsylvania, Delaware, Virginia, Maryland, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Nueva York, Rhode Island y Connecticut se reunieron en el I Congreso de Filadelfia, donde redactaron una Declaración de Derechos (1774) y decidieron suspender el comercio con la metrópoli hasta que se estableciera la situación anterior a 1763.

En 1775 el II Congreso de Filadelfia acordó su separación de la corona británica. El 4 de julio de 1776 era aprobada por los congresistas una Declaración de Independencia redactada por Thomas Jefferson (1743-1826); abogado de Virginia y, posteriormente, tercer Presidente de Estados Unidos. La declaración fundaba la separación de las colonias en “Las leyes de la naturaleza y del Dios de la naturaleza” y en las verdades evidentes de la razón.

Guerra de Independencia de las colonias americanas

En 1774, los colonos se reúnen en Filadelfia, para convocar el Primer Congreso Continental, con el fin de pedir respeto a los derechos de las colonias; reconociendo todavía la autoridad del rey de Inglaterra. Entre los participantes del Congreso figuran: George Washington, Thomas Jefferson, Patrick Henry, John Adams y Benjamín Franklin.

Jorge Washington, fue nombrado jefe del ejército americano para combatir a los ingleses. Francia interviene apoyando al ejército americano con el fin de restar a Inglaterra gran parte de su poder e influencia colonial. La guerra dura siete años, hasta 1783, en que se firma la Paz de Versalles. Inglaterra reconoce oficialmente la independencia de los EEUU.

La guerra fue larga. Inglaterra creyó que bastaría con el bloqueo de los puertos norteamericanos para someter a las colonias. Su ejército estaba compuesto mayoritariamente por mercenarios alemanes, inadaptados al terreno. Los patriotas por su parte estaban desorganizados y sin recursos, sus tropas estaban compuestas de voluntarios.

En 1777 los norteamericanos obtuvieron la victoria de Saratoga, con lo que se liberaron las colonias del norte y centro. Benjamín Franklin, famoso científico ilustrado, fue nombrado embajador de Estados Unidos y mandado a París para conseguir aliados. Francia y España entraron en la guerra para perjudicar a su rival, Inglaterra. Los insurgentes recibieron ayuda en forma de material de guerra, empréstitos y voluntarios europeos, como Lafayette. Holanda, aunque se mantuvo neutral, también aportó armas y material naval.

En el sur el ejército inglés fue derrotado en Yorktown (19 de octubre de 1781 por las tropas americanas de George Washington, primer presidente de los Estados Unidos de América, con lo que finalizó la guerra.

La capitulación de Gran Bretaña mediante el Tratado de París del 3 de septiembre de 1783, y ratificada por el congreso de los Estados Unidos el 15 de noviembre del siguiente año, puso fin a la Guerra de Independencia de las Trece Colonias. El 4 de diciembre de 1782, concluía la evacuación de las tropas británicas. Con ellos se expatriaron más de cien mil norteamericanos, quienes prefirieron seguir siendo súbditos de Jorge III.

En el Tratado de París de 1783, Inglaterra reconoció la independencia de Estados Unidos y les concedió territorios entre los Apalaches y el Mississipi. España recuperó la Florida.

Desarrollo del Arte Militar

Desde el punto de vista del desarrollo del arte militar, la Guerra de Independencia de las Trece Colonias demostró cómo los colonos, que peleaban por su libertad y no desertaban, resultaban a la postre, mejor material humano que los bien adiestrados soldados regulares ingleses y los mercenarios hessianos.

Demostró además que, cuando los rebeldes tomaban la iniciativa y no se dejaban llevar por sus antagonistas, sino que atraían sus largas y pesadas columnas en marcha hacia los bosques, los colonialistas quedaban a merced del certero fuego de sus fusiles estriados.

Organización de los Estados Unidos

Las trece colonias, convertidas en Estados,fueron reformando su sistema de gobierno, durante el período de la guerra, quedando en una situación económica desastrosa, cargada de deudas e inflación. En 1787 un Congreso de representantes de todos los Estados en Filadelfia se reunió para revisar la Confederación. Los congresistas estaban divididos entre los partidarios de un gobierno federal fuerte (federalistas) y los que pedían mayor autonomía para los Estados (republicanos). Entre ellos se encontraban por los federalistas, Alexander Hamilton y John Adams y por los republicanos, Thomas Jefferson. Llegando finalmente a un consenso en 1787 fue redactada la primera Constitución escrita, cambiando así el sistema político, imperante hasta ese momento en el país. Cada Estado contaba con su propio gobierno, el cual podía tomar decisiones en determinados asuntos (policía, salud, enseñanza, justicia…) y por encima de ellos se encontraba un gobierno federal fuerte, responsable de la política exterior, defensa, comercio, impuestos y moneda del país. El texto constitucional establecía una forma de gobierno republicana y aseguraba la separación y el equilibrio de poderes (ejecutivo, legislativo y judicial). El poder ejecutivo quedó en manos del Presidente con amplios poderes. Su mandato duraba cuatro años siendo elegido por los compromisarios de cada Estado. George Washington fue elegido primer presidente de los Estados Unidos de América. El poder legislativo residía en el Congreso, dividido en dos cámaras:

1. La Cámara de Representantes, elegidos por sufragio directo cada dos años en que cada Estado tendría un número de representantes proporcional al de su población

2. El Senado, en que cada Estado tendría dos representantes.

El poder judicial residía en el Tribunal Supremo formado por nueve miembros nombrados por el presidente. La Constitución fue ratificada en 1788 y se completaba con una Declaración de Derechos que garantizaba la libertad de religión, de prensa, de expresión, de reunión, de petición y el derecho a ser juzgado por un jurado. Asimismo nadie podía ser privado de su vida, de su libertad o de su propiedad, sin un procedimiento judicial adecuado. La esclavitud no fue abolida en los Estados del Sur. La revolución americana constituye el primer ejemplo de revolución triunfante basada en los principios del liberalismo político lo que explica lo que explica su impacto en el resto del mundo, En Europa inspiró la lucha revolucionaria de la burguesía.

Fuentes