Permetrina

De EcuRed
Permetrina
Información sobre la plantilla

Medicamento utilizado para tratar las infecciones por piojos de cabeza. También se usa para tratar las infestaciones de sarna.
Presentación farmacéuticaLíquida y en crema.
Vía de administraciónUso externo

Permetrina. Medicamento utilizado para tratar las infecciones por piojos de cabeza. Actúa destruyendo tanto los piojos como sus huevos. También se usa para tratar las infestaciones de sarna.

Contenido

Definición

Es un plaguicida sintético de amplio espectro perteneciente al grupo químico de los piretroides, cuyo mecanismo de acción es la neurotoxicidad. La permetrina es un piretroide de tercera generación. Se usa principalmente para matar insectos, arañas y orugas, como también para repeler una amplia gama de insectos. Produce reacciones de hipersensibilidad en mamíferos, incluyendo a los seres humanos. Su nombre químico es 3-(2,2-diclorovinil)-2,2-dimetilciclopropanocarboxilato de nfenoxibencilo y se identifica con el número CAS 52645-53-1. Su fórmula global es C21H20Cl2O3. Peso molecular: 391.3

Formas de obtención

La permetrina, igual que otros piretroides, imita en su acción plaguicida al piretro natural, sustancia que se comenzó a obtener del crisantemo a partir de 1850. El primer piretroide, la aletrina, se creó en un laboratorio en 1949. Desde entonces se han inventado más de mil piretroides sintéticos.

Estas sustancias químicas se produjeron en abundancia con el predicamento de que eran “no tóxicos” o “menos tóxicos” que los plaguicidas organoclorados, organofosforados y carbamatos. Eso explica, en parte, que el uso de la permetrina para controlar insectos se haya extendido en una gran variedad de cultivos, en jardines y parques, en el interior de las viviendas], en la actividad ganadera e, incluso, directamente en los seres humanos.

La permetrina actúa sobre el sistema nervioso central y es causa, como lo han demostrado numerosos estudios, de alteraciones y daños cardiovasculares, endocrinos, reproductivos y del sistema inmunológico. Y algo más: se transmite a las nuevas generaciones a través de la leche materna.

Nombres comerciales

Entre los numerosos productos comerciales cuyo principio activo es la permetrina, se encuentran los siguientes: Aldebaran, Alfabios, Alfatrin, Alfapoint, Ambush, Biostrong, Cipertrin, Ciperpoint, Corsario, Cymbush, Cyperplan, Dalla, Dimetop, Disparo, Drago, Eksmin, Fastac, Furia, Nurelle, Rayo, Permetrina Fúmate, Pounce, Ro-ten-plus, Sherpa, Strongly, Symgard, Talcord y Torpedo, entre otros.

Propiedades físicas y químicas

La permetrina es un líquido entre amarillo y marrón, viscoso y parcialmente cristalino temperatura ambiente. Alcanza punto de fusión entre 34º y 39º C, y presión de vapor Pa a 20º C: <10. No es soluble en agua y su densidad relativa es 1.2 (agua=1). Los disolventes usados en formulaciones comerciales pueden modificar las propiedades físicas y toxicológicas de esta sustancia química.

Es altamente liposoluble. En relación con la estabilidad, la permetrina es combustible y se descompone al arder, produciendo humos tóxicos e irritantes, incluyendo cloruro de hidrógeno. Algunas formulaciones líquidas pueden ser inflamables y/o explosivas. Hay productos comerciales fabricados a base de permetrina que presentan inestabilidad en el medio alcalino.

Usos

Este plaguicida se usa ampliamente en el sector agropecuario, solo o mezclado con otros insecticidas sintéticos de volteo. Las aplicaciones de permetrina en ciertas plantaciones han provocado reiterados debates debido a que mata insectos indiscriminadamente, sin diferenciar entre parásitos de sembradíos y otros insectos, y porque es mortal para la vida acuática.

En cultivos de invernadero se usa para controlar insectos masticadores (lepidópteros y coleópteros). También se utiliza para combatir insectos voladores y trepadores que afectan la salud pública. En [[medicina humana se indica la permetrina para erradicar parásitos dérmicos como los piojos y los causantes de la escabiosis (sarna), y para el control del dengue en combinación con otros plaguicidas. En el tratamiento de la pediculosis se emplea como alternativa al lindano.

En algunos países se usa, además, como repelente de insectos, para lo cual se recomienda volatilizar este compuesto químico sobre mosquiteros y ropas. En las indicaciones de algunos productos comerciales se señala que la permetrina es “segura y efectiva a partir de los 2 meses de edad”. Se advierte que en niños menores de 2 meses hay riesgo de dificultades respiratorias y de exacerbar prurito, edema y eritema.

En los animales se usa como ectoparasiticida. La permetrina está registrada en una gran variedad de formulaciones para el tratamiento de instalaciones donde se crían animales (lecherías, cercados de ganado, cuadras, gallineros, cochiqueras, entre otros) con la finalidad de controlar moscas domésticas, moscas de los establos y otras moscas que viven y se desarrollan en el estiércol.

Es el piretroide aprobado para uso animal más extendido en el mundo. Está disponible en forma de aerosol para aplicar sobre los animales, como también en forma de baños, champúes, crotales (identificaciones que se ponen en la oreja de cada animal), solución de unción y polvo para ser aplicado en perros, gatos, caballos, vacunos y porcinos en el control de pulgas, garrapatas y moscas. También se emplea como producto de protección de la madera.

Modo de acción

La permetrina es un insecticida extraordinariamente activo con un rápido efecto paralizante y aturdidor sobre una gran variedad de insectos, llegando a causarles la muerte. Por ser liposoluble, tiene capacidad para penetrar las áreas grasas de los insectos, lo que produce un efecto de choque inmediato. Actúa como una neurotoxina, alterando los canales de sodio de las membranas de las células nerviosas que regulan la repolarización, con la consiguiente parálisis del insecto. Tiene un amplio espectro de acción ectoparasiticida (piojos, ácaro Sarcopetes scabiei que produce la sarna, etc.).

Absorción

Los seres humanos pueden absorber la permetrina por inhalación, ingestión, por la piel y los ojos. Las piretrinas y los piretroides se absorben relativamente bien por los tractos gastrointestinales y respiratorios. Su absorción a través de la piel intacta es relativamente baja.

Persistencia

Los piretroides, en general, permanecen por más tiempo en el ambiente que las piretrinas debido a que la modificación química de su fórmula los hace más estables a la luz y al calor.

La permetrina posee una tasa de degradación moderada en suelos. Su vida media está relacionada con el tipo de suelo, la población microbiana y su concentración, y con la condición aeróbica del suelo.

Debido a su alta afinidad con la materia orgánica (Koc=86000), existe un pequeño potencial de movimiento en el suelo o posibilidad de alcanzar las aguas subterráneas. Se estima una vida media en el suelo de 10 a 25 días. Es rápidamente hidrolizable bajo condiciones básicas (pH=9), pero no bajo condiciones acídicas y neutras.

Por ser fotoestable (no se degrada con el sol), en algunos casos sus residuos efectivos permanecen de 4 a 7 días sobre las hojas de los cultivos.

Resistencia

Se ha comprobado que el uso continuo de permetrina en lociones contra la pediculosis en seres humanos produce resistencia en el Pediculus capitis (piojo de la cabeza). Por ese motivo se han investigado alternativas de control para manejar la resistencia a permetrina en piojos de Buenos Aires.

Otros estudios recientes avalan la aparición de resistencia a la permetrina en diversos insectos y en grados variables, como también resistencia cruzada con medicamentos similares. Se ha encontrado una doble resistencia a permetrina y malatión, hecho que podría explicarse porque ambos plaguicidas son componentes básicos de gran parte de los tratamientos contra la pediculosis en algunos países, como ocurre en Inglaterra.

Pruebas in Vitro realizadas en el Reino Unido mostraron descenso de la susceptibilidad a permetrina. En Israel, la susceptibilidad de piojos de la cabeza a este plaguicida se redujo en 4 veces entre 1989 y 1994. Un estudio realizado en ensayos de disco mostró que en Estados Unidos el Pediculus capitis es menos susceptible a la permetrina que en Borneo, donde los piretroides se usan rara vez.

En Argentina se ha demostrado resistencia a permetrina y deltametrina. En Chile, a través de bioensayos, se ha demostrado resistencia de Pediculus capitis al insecticida piretroide deltametrina +piperonil butóxido (Launol). En Estados Unidos también se ha reportado resistencia a la permetrina en el tratamiento de la sarna.

Legislación y regulación

En la Unión Europea se prohibió el año 2000 la comercialización y utilización de la permetrina en todos sus usos, debido a los graves daños que provoca a la salud y al ambiente. No obstante, aún se comercializa un número limitado de productos a base de permetrina, como alternativa al lindano. No se ha establecido ningún tipo de límite toxicológico para el aire en los lugares de trabajo, ni biológico (NIOSH REL, OSHA PEL), como tampoco un nivel guía para fuentes de agua de bebida humana.

Por otra parte, normas internacionales vigentes clasifican a la permetrina como sustancia tóxica y, en consecuencia, se recomienda evitar que entre en contacto con alimentos.

Efectos en la salud

Toxicidad aguda

La Organización Mundial de la Salud (OMS) clasifica a la permetrina en el grupo II, como “moderadamente peligroso”. La EPA, en tanto, lo ubica en la clase III con “bajo grado de toxicidad”, igual que en algunos países latinoamericanos. Principalmente en exposiciones por inhalación y/o ingestión, la permetrina excita el sistema nervioso central, puede provocar convulsiones, temblores, ansiedad, alergias, malestares gástricos, alteraciones de la conciencia y pérdida del conocimiento.

Los efectos de la exposición a este plaguicida pueden ser agravados en el caso de personas con trastornos hepáticos y problemas nerviosos. En algunos productos a base de permetrina se ha establecido una dosis diaria admisible para los seres humanos de 0,05 mg/kg/día. No hay antídotos específicos.

Algunos síntomas de intoxicación aguda son tos, irritación del tracto respiratorio, enrojecimiento de la piel, sensación de quemazón y picor, enrojecimiento y dolor en los ojos, dificultad respiratoria, episodios asmáticos. En ciertos casos se ha producido entumecimiento y hormigueo en las partes del cuerpo expuestas. La exposición puede causar efectos en el sistema nervioso de corta duración, dando lugar a sensaciones faciales de escozor, picazón y/o quemazón. Algunos especialistas han definido a la permetrina como “toxina neurológica”.

También puede producir dermatitis alérgicas severas y reacciones alérgicas sistémicas. Su inhalación provoca una reacción de hipersensibilidad sobre las vías aéreas. La ingestión de las piretrinas puede producir fatiga, cefalea, anorexia, náuseas y vómitos. La ingestión masiva (200-500 ml) de fórmulas concentradas podría llevar rápidamente al coma. La dosis mínima letal en casos de ingestión oral en adultos está en el rango de 10 a 100 g.

Efectos en el medio ambiente

Diversos estudios sostienen que la permetrina puede ser peligrosa para el ambiente y en especial para los peces y las abejas. La EPA señala que este plaguicida es peligrosamente tóxico para las abejas melíferas y otros insectos benéficos, así como para los peces, los insectos acuáticos, el langostino y el camarón.

La toxicidad de la permetrina es ligera en aves. Las especies marinas son más sensibles que las especies de agua dulce. De acuerdo con la designación MARPOL, la permetrina es un severo contaminante marino. Las bacterias, algas, moluscos y anfibios son mucho más tolerantes a este plaguicida que los peces y artrópodos (crustáceos).

Las poblaciones de invertebrados y de ostrácodos (microcrustáceos) pueden ser totalmente eliminadas hasta dos y tres semanas después del tratamiento con permetrina y otros piretroides como cipermetrina, deltamentrina, cihalotrina y fenapropatina.

Cuando estos insecticidas se utilizan en programas de control de larvas acuáticas constituyen un elevado riesgo potencial para los peces. La mayoría de sus valores de CL (concentración letal) son inferiores a 1.0 ppb y muy similares a los correspondientes a los invertebrados acuáticos. Incluso algunos peces son más susceptibles a los piretroides que a los insecticidas organofosforados y carbámicos.

Los peces expuestos experimentalmente a dosis subletales de permetrina muestran cambios conductuales, como movimiento rápido de las agallas, alteraciones en el aprendizaje, y nado errático y en la superficie del agua. Muchos organismos acuáticos aéreos e insectos voladores, como los coleópteros], pueden reducir sus poblaciones durante varias semanas (Smith y Stratton, 1986).

Se han descrito efectos subletales de los piretroides para los peces, tanto por exposición directa como a través de los alimentos. Estos efectos incluyen separación del epitelio, necrosis de las agallas e hiperplasia de las células de la mucosa (IPCS,1991).

Las aves son poco sensibles a los piretroides. Aparte de que rara vez están expuestas a un rociado directo, los valores de CL se encuentran por arriba de los 1.000 mg/kg. observaciones se replicaron al exponer células a la permetrina.

Se postula que este plaguicida atraviesa la placenta y afecta las células precursoras hematopoyéticas en el feto en desarrollo, provocando la leucemia. Otros estudios ratifican la ocurrencia de leucemia connatal en intensa exposición a permetrina durante el embarazo.

La permetrina también está incluida en la lista de plaguicidas relacionados con problemas de fertilidad masculina, debido a que “está ligada al receptor hormonal sexual en la piel genital humana y células sanguíneas”. Hay evidencias de que puede disminuir el recuento de esperma.

Por su parte, la EPA advierte de posibles efectos sobre el sistema reproductor femenino e incidencia en el cáncer de mama, además de aportar evidencias sobre incremento en el peso del hígado y de la actividad enzimáticade este órgano.

Estudios de largo plazo de alimentación con formulaciones de permetrina proporcionada a ratones y ratas mostraron aumento del peso del hígado y riñones, inducción del sistema enzimático microsomal del hígado metabolizador de drogas y cambios histopatológicos en pulmones e hígado.

Uso de la permetrina líquida

1. Lávese el cabello con champú regular.

2. Enjuague a fondo y seque su cabello y cuero cabelludo con una toalla.

3. Permita que su cabello reciba aire seco por unos pocos minutos.

4. No se pare (ni se siente) en la ducha o en la bañera; inclinase sobre el lavabo para aplicar permetrina en su cabeza.

5. Agite bien la botella del líquido.

6. Moje a fondo el cabello y el cuero cabelludo con el líquido. Cubra las áreas detrás de sus oídos y la parte de atrás de su cuello.

7. Mantenga la permetrina en su cabello por 10 minutos antes de enjuagar a fondo con agua.

8. Seque su cabello con una toalla limpia.

9. Peine su cabello con un peine de dientes finos para extraer las liendres (huevos y larvas de piojos).

10. Lave sus manos para enjuagar el medicamento.

Uso de la permetrina en crema

1. Lave todo el cuerpo o tome una ducha.

2. Masajee a fondo la crema en la piel de todo su cuerpo, desde su cabeza a los dedos del pie.

3. Deje actuar la crema durante 8-14 horas.

4. Lave la crema después de 8-14 horas al tomar otra ducha.

Almacenamiento

Mantenga este medicamento en su envase, bien cerrado y fuera del alcance de los niños. Almacénelo a temperatura ambiente y lejos del calor excesivo y la humedad (no en el baño). Deseche cualquier medicamento que esté vencido o que ya no se utilice. Converse con su farmacéutico acerca del desecho adecuado de los medicamentos.

Fuentes